Zontes G1 125: Scrambler vintage con tecnología punta

Zontes G1 125: Scrambler vintage con tecnología punta

Paulino Arroyo

La marca Zontes, en el segmento de las 125 cc, dispone ya de la naked deportiva U 125. Pues ahora nos llega un segundo modelo, la G1 125. Este, con estilo scrambler, está dirigido a los que buscan en las motos ‘neo-retro’ su vehículo para desplazarse a diario en la ciudad y disfrutar en rutas de fin de semana (con 20 litros de depósito) no sólo por asfalto sino también por pistas forestales.

Equipamiento de alto nivel, buen precio y prestaciones

ver galeríaZontes G1 125: Scrambler vintage con tecnología puntaZontes G1 125Destaca en ella el ABS Bosch de serie, un motor que entrega 14,6 CV (cerca del límite de la categoría) que no va a defraudar por tecnología y rendimiento, y un precio de lo más atractivo: 3.195 € (IVA incluido). Este modelo estará disponible en la primera quincena de septiembre como la U 125 que se une a la oferta de las Zontes de 310 cc. 

Después de darse a conocer en las cilindradas medias con una gama de vehículos en todas las especialidades con el denominador común de un sofisticado propulsor de 310 cc, llega ahora el de la U 125. Este ha sido todo un revulsivo en la industria motociclista, el sector más popular del mercado, con una cuota de casi el 60% de las ventas, debido a acceder a modelos aptos para el carnet A1 desde los 16 años, o directamente, sin ningún trámite o tasa adicional, con el carnet de coche.

Recién comenzada la comercialización de la Zontes U 125, a través de los 45 puntos de venta que forman la red de distribución coordinada por Turbimot SLU en España, se incorpora un segundo modelo (que no será el último) que reforzará la presencia de Zontes entre las 125 cc: la G1 125.

Una Scrambler de nueva factura

ver galeríaZontes G1 125: Scrambler vintage con tecnología puntaZontes G1 125La nueva G1 125 pertenece a la especialidad Scrambler que permite un uso mixto “off-road” gracias a la utilización de suspensiones de largo recorrido y anchos neumáticos de taco grande que no comprometen su adherencia en asfalto, sin olvidar la presencia de llantas de radios, que permiten el uso de neumáticos Tubeless, que aportan ese toque “retro” propio de las scrambler.

Como ocurre con su hermana naked, la G1 cuenta con un elevado nivel de equipamiento, destacando las defensas por barras protectoras muy recogidas que se integran a la perfección en su estética. Los espejos retrovisores siguen fielmente el estilo Café Racer, situándolos en los extremos del manillar de tubo de conicidad variable con unas piñas generosas en conmutadores y protectores de levas de freno y embrague.

El faro de sección circular incorpora en su interior diversos módulos LED: tres con sus respectivas lentes polielipsoidales en su parte superior para las luces cortas y dos de forma rectangular para las largas en el centro. Este faro se completa con cinco módulos verticales DRL en su parte inferior y un halo de guía luminosa en el perímetro que hace de luz de posición. La tecnología de alumbrado Full-LED también se hace extensible al piloto trasero y a los cuatro intermitentes.

Detalles de alto nivel: dos modos de conducción

ver galeríaZontes G1 125: Scrambler vintage con tecnología puntaZontes G1 125Para el contacto se confía en una llave convencional mecánica, aunque eso sí, con una cerradura que integra un obturador para el bombín con el fin de poner más difícil la manipulación ante la posibilidad del robo. Desde el mismo contacto se incorpora una posición para la apertura mecánica del asiento donde se encuentra la batería, así como la caja de fusibles, además de permitir el almacenamiento de la dotación de herramientas, documentación y un antirrobo de disco.

La G1 comparte con la U 125 el mismo robusto bastidor simple cuna con un llamativo basculante en fundición de aluminio con las nervaduras a la vista y que es asimétrico, adoptando por el lado derecho una forma curva o “en banana” para salvar la salida de su corto escape. En este basculante se fija un monoamortiguador regulable en precarga de muelle mientras que en el tren delantero se emplea una robusta horquilla invertida. En lo referente al frenado, Zontes emplea delante un disco de gran diámetro con sistema ABS Bosch de dos canales en el equipamiento de serie.

Otro punto en común de ambas Zontes de 125 es el panel de instrumentos basado en una pantalla LCD con abundante información bien distribuida para su rápida consulta en marcha. Destaca su cuentavueltas gráfico con zona roja a partir de las 10.000 rpm, nivel de combustible, indicador de marcha engranada, temperatura del refrigerante, reloj horario, voltímetro, cuentakilómetros total y parcial, y mapa de funcionamiento elegido: deportivo (S) o económico (E) seleccionable desde uno de los muchos botones de sus piñas. La información se completa con seis testigos luminosos y dos botones para ajustar y seleccionar las diferentes funciones del panel.

Motor de 14,6 CV

ver galeríaZontes G1 125: Scrambler vintage con tecnología puntaZontes G1 125El motor de la Zontes G1 125 cuenta con todas las características requeridas para ser realmente competitivo: refrigeración líquida, alimentación por inyección electrónica desarrollada (como el ABS) por Bosch, culata con doble árbol de levas (DOHC) y 4 válvulas, caja de cambios de seis velocidades, con la singularidad de emplear un embrague anti-rebote que permite hacer reducciones de marcha bruscas evitando que el neumático pierda el contacto con el firme.

Con unas medidas internas de 52 x 58,7 mm, este propulsor cumple con la nueva homologación Euro 5 y declara una potencia máxima de 10,8 kW (14,6 CV) rozando el límite permitido para poder ser conducido tanto con el carnet A1 como con el de coche con más de 3 años de experiencia. 

La nueva G1 se ofrecerá el mes de septiembre a un precio de lanzamiento de 3.195 € pudiéndose elegir en colores negro y amarillo. Además, se acoge a la promoción del seguro con terceros gratuito hasta el 30 de noviembre de 2020.

Trabajo de ingeniería y desarrollo

ver galeríaZontes G1 125: Scrambler vintage con tecnología puntaZontes G1 125Tayo Motorcycle Technology, el grupo industrial al que pertenece Zontes, puso a trabajar a dos equipos de ingenieros I+D al mismo tiempo en el desarrollo de la naked deportiva U 125 y en esta Scrambler G1 125. Un tercer equipo se volcó en la creación del motor analizando y estudiando concienzudamente todas las mecánicas disponibles en el mercado con la intención de conseguir el propulsor tecnológicamente más avanzado.

Los primeros pasos para dar forma a la G1 comenzaron por los bocetos de los diseñadores en los que dieron rienda suelta a su imaginación. Al tratarse de un modelo neo-retro se buscaron toques de clasicismo mezclados con pinceladas actuales. Desde las clásicas llantas de radios, al faro con tecnología LED. La G1 se caracteriza por emplear un depósito con suaves contornos redondeados que se completa con un asiento delgado y plano a dos niveles. La parte posterior sigue esquemas convencionales con un guardabarros minimalista que emerge bajo el extremo posterior del asiento. Las formas no son casuales pues se canaliza el aire hacia el radiador, con la quilla que oculta los bajos del motor y el colector de escape. Un elemento que se integra a la perfección en el diseño de la G1 son las barras de protección, no resultan demasiado voluminosas y disponen en su parte superior un tope que es el que recibe los golpes en las caídas protegiendo la integridad del resto de la motocicleta.

I-D: diseño, pruebas y producto final

ver galeríaZontes G1 125: Scrambler vintage con tecnología puntaZontes G1 125Una vez que I+D tuvo listo el bastidor-basculante común a ambos modelos, el equipo de diseño lo vistió con un “traje” a escala real en "clay", la arcilla especial que se puede moldear para corregir sus formas bien por motivos estéticos o ergonómicos. La G1 que vemos en las fotos aun en “clay” difiere del modelo definitivo. Por ejemplo, las formas del depósito son menos redondeadas, la parte delantera del asiento forma parte del diseño del depósito, se planteó un guardabarros trasero pegado a la rueda, aunque sin soporte para matrícula ni intermitentes, el guardabarros delantero forma una sola pieza con el protector del disco de freno, y los radios de las llantas se fijan a unas pestañas para poder emplear neumáticos tubeless.

Una vez conseguidas las formas definitivas, se deja secar la arcilla y se pasa al escaneo 3D para trabajar en el ordenador mediante Renders y diseñar todos los componentes de la carrocería, así como sus uniones entre sí.

Lo cierto es que ya estaba todo listo a mediados de 2019 para rodar con los primeros prototipos pre-serie y poder corregir cualquier anomalía que evidenciaran los probadores, primero con propulsores refrigerados por aire para pasar a los definitivos con refrigeración líquida una vez concluyó su desarrollo y pruebas de resistencia en banco. 

Una nueva 125 de estilo scrambler en la cilindrada que, en los últimos años, ha dado muchas satisfacciones a los fabricantes.