Yamaha YZF-R125 / R3

Yamaha YZF-R125 / R3 : De la carretera al Mundial

Eduard Fernández Masó

La categoría de 125 y 300 están llamadas a ser las cilindradas más importantes dentro de las los carnés A1 y A2. Concretamente las deportivas, que en Asia están viviendo una segunda juventud, en Europa no tienen demasiado éxito comercial, pero no por ello significa que sean motos residuales, simplemente que no se venden tanto como antaño.

Las motos de calle son un gancho importante para ilusionar a los más apasionados y amantes de las motos deportivas. Es necesario que las cilindradas pequeñas y medias tengan motos de calidad con las que hacer cantera ya que de lo contrario se perderán las futuras generaciones de moteros. 

El sector de las superdeportivas está en horas bajas, por lo menos en nuestro continente. Las categorías van cambiando, las leyes van cambiando y en consecuencia las motos y los gustos también cambian. 

La joven categoría SSP300, nos ha dejado en 2018 la primera fémina Campeona del Mundo: Ana Carrasco. Este hecho es muy importante ya que los jóvenes, ellas y ellos serán los consumidores de motos los próximos años. La SSP300 es una de las categorías que más expectación está llamada a crear en un futuro y las marcas sabedoras de esto, van presentando sus propuestas para estas categorías.

Arrancamos con la YZF-R3

ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

Las novedades en esta SuperSport 300 no han sido multitudinarias a nivel mecánico pero sí se tienen que  tener en cuenta ya que en general son importantes. Al tratarse de una moto que evoluciona hacia la competición, se le han cambiado componentes clave que la han mejorado y que a continuación os explico:

La estética es lo que más salta a la vista. Al primer vistazo ya nos damos cuenta que ha sido totalmente renovada y que los nuevos rasgos nos recuerdan a las R1 y R6 y también a la M1 de MotoGP. Las nuevas ópticas de los faros son por led y la obertura central es calcada a sus hermanas de competición. La cúpula es más elevada y ha mejorado un 7% la aerodinámica. El deposito de gasolina ha cambiado su diseño, ahora es algo más ancho y más bajo con una capacidad de 14 litros. ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

Toda la estética en general ha cambiado, bajo mi punto de vista ha mejorado mucho y tiene una presencia elegante y generosa en tamaño a la par con la R6. Realmente es una moto que si la ves en parado aparcada te la quedas mirando. La instrumentación también abandona su antiguo diseño para centrarse en una consola rectangular y totalmente digital, una vez más inspirada en la MotoGP. 

Termodinámica 

Pero estéticas a parte, lo que realmente dinamiza esta moto es su propulsor bicilíndrico de 321 cc capaz de rendir unos agradecidos 42CV. El motor no ha cambiado y se mantiene como en el modelo de R3 original lanzado en 2015. Está alimentado de inyección y cuenta con 4 válvulas por cilindro, DOHC y refrigeración líquida. Este propulsor es muy suave de reacciones pero es capaz de lograr altas revoluciones gracias a sus componentes internos. Pistones de aluminio forjado y cilindros tratados con DiASil también de aluminio. El cigüeñal tiene un desfase a 180º lo que se traduce en una muy buena tracción y reacción al acelerador. ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

Es un motor compacto, estrecho y que permite aumentar sus prestaciones hasta los 50CV con el kit GYTR (Genuine Yamaha Technology Racing). Este kit, que es el que se montará para correr el Mundial de SuperSport, está compuesto de pistones de mayor compresión, árboles de levas, toberas especiales y un juego de juntas de culata. 

Me gustó mucho este motor, con bajos suficientes para usarlo cómodamente en ciudad pero con suficientes medios y sobretodo unos altos muy aprovechables para una conducción deportiva. No vibra nada de nada aun llevándolo muy alto de vueltas y es una gozada exprimirlo ya que responde generosamente pero sin asustar.  

Dinámicamente agradecidaver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

La R3 es una moto que no había probado con anterioridad y que ha pasado bastante desapercibida por mi vida hasta el día que la probé. Una esas motos que cuando te subes piensas, ¡que moto más equilibrada! ¿Dónde habías estado todo este tiempo? Reconozco que si me hubiera cogido en otra época, la R3 y yo hubiéramos sido muy buenos amigos. Realmente no hace falta mucho más para ser feliz. La R3 es una esas motos que cuando te subes piensas, ¡que moto más equilibrada!

Cuando empecé a ir en moto, unos 20 años atrás, si tus aspiraciones eran las deportivas, lo normal era sacarse el carné y comprarte una 600cc. Reconozco que con 20 años y a no ser que tengas la cabeza muy bien amueblada, no necesitas tanta moto. Realmente lo normal en esa época era con 14 años un ciclomotor, a los 16 años una 80 o 125 y a los 18-20 años comprar la moto grande. De esta forma el aprendizaje estaba asegurado pero de todas formas de una 125 a una 600 había una gran diferencia. ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

Con una deportiva tipo SSP300 como la R3 tienes lo mejor de cada categoría. Puedes tener una moto de diario muy equilibrada, una moto con la que salir de ruta y también con la que hacer unas divertidas tandas en circuito. 

Una de las novedades de este modelo es una nueva horquilla invertida KYB. Con unas barras de 37 mm sin posibilidad de regulación, responden bastante bien en tanto en carretera como en circuito, por lo que tampoco se hecha en falta la regulación. El amortiguador trasero tiene las ayudas de bieletas y de un largo basculante de aluminio que permite tener la tracción bajo control en todo momento. 

El chasis tubular de acero permite tener un paso por curva muy estable y preciso. Realmente quedé muy sorprendido con el rendimiento de la R3 en circuito, no me esperaba que fuera tan bien, sinceramente. 

¿De carreras o de calle?ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

Sería una duda muy difícil de responder, si tuviera que decidir donde va mejor esta R3, si en carretera o en circuito. Después de una larga ruta por carretera, tenia claro que la R3 era una excelente moto con la que divertirse haciendo unas rutas. Pero todavía quedaba probarla en pista…

En el Circuit de la Ribera nos esperaba una jornada de pruebas muy especial. A parte de la Yamaha R3 de serie, probaríamos también la R3 del Mundial de SSP300 con el kit especial GYTR. La moto totalmente de serie, ya se dejaba llevar con bastante soltura. Vuelta tras vuelta y ya con el circuito memorizado pudimos darle más caña. 

Las tumbadas y apuradas fueron llegando solas y con todas las garantías. Cuando me quise dar cuenta estaba rodilla al suelo como si de una R1 se tratara. Esta confianza no es habitual en una moto de esta cilindrada y con neumáticos de serie. Realmente la R3 me permitió disfrutar como un niño y con una total confianza. ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

Saltamos a las R3 de carreras e igual que ocurre siempre la diferencia es abismal al principio. Pasas de una moto con suspensiones más tirando a blandas a duras. De neumáticos de calle a neumáticos casi slick con carcasa dura, nuevas geometrías, más motor pero más puntiagudo, más sonido, mejores frenos… 

La diferencia de potencia es evidente así como la estabilidad y el paso por curva. La reducción de peso y los estribos más rígidos permiten mover mucho mejor la moto. La verdad es que el tacto es de moto de carreras a pesar de que la preparación no sea la de una SBK. Incluso me dio rueda la piloto Beatriz Neila, una rapidísima piloto que  afronta la nueva temporada 2019 del Mundial SSP300 enrolada en la estructura oficial Yamaha bLU cRU.

Solamente noté un punto mejorable: la frenada delantera podría ser mejor en el modelo de serie. La pinza es de dos pistones y de anclaje axial, mientras que en el modelo YZF125 monta una pinza de anclaje radial de contrastada eficiencia. 

La YZF-R125, nivel tecnológicover galeríaYamaha YZF-R125 / R3

La marca de los diapasones cruzados nos sorprendió con una nueva YZF-R125. Ésta es según la marca, la superdeportiva de 125 cc más avanzada que jamás ha desarrollado. Su nuevo motor con distribución variable, es pionero en esta cilindrada y categoría. Esta solución tecnológica consigue una aceleración más potente y una mejor distribución de la potencia en el rango de revoluciones, tema de vital importancia para una moto de baja cilindrada pero que se le exigen una entrega de potencia lineal. 

Pero ¿cómo funciona este sistema? El nuevo sistema de válvulas de distribución variable (VVA), saca el máximo rendimiento de la posición de las válvulas en relación con las revoluciones. El sistema cuenta con un doble árbol de levas, que dependiendo de las revoluciones del motor, actúa uno u otro. Es decir, a bajas vueltas actúa uno y a altas otro. El cambio de uno a otro se realiza al llegar a las 7400 rpm y lo realiza un empujador interno.  Con esto se consigue que en todos los regímenes del motor la sensación de empuje no cese en ningún momento hasta las 11.000 rpm. ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

Además del sistema VVA, el nuevo motor cuenta también con una culata completamente nueva de 4 válvulas, que aprovecha el mayor o menor tamaño de las válvulas de admisión y escape. También nos explicaron que los ingenieros de Yamaha habían conseguido reducir el tamaño de la cámara de combustión, y el resultado es un nivel mucho más alto de eficiencia de la combustión, lo que contribuye a la mayor distribución de potencia utilizable de la nueva YZF-R125 y también ayuda a aumentar la eficiencia de consumo.

Mucho más que una estética renovada

Su nueva imagen, inspirada en la YZF-R1, incluye un renovado carenado frontal y una instrumentación con claro diseño de MotoGP. Según Yamaha la alta calidad del motor y los componentes del chasis ha sido una prioridad y eso salta a la vista al ver la moto.ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

Componentes como la distribución o un embrague anti rebote asistido marcan la diferencia con otras motos de la competencia. La parte ciclo también ha dado un salto cualitativo importante. La geometría del chasis se ha optimizado para ofrecer una conducción más sencilla y fácil.La YZF125 es una moto bastante fácil y sencilla de controlar

Para conseguirlo también es de nueva factura la horquilla KYB de 41 mm, un tamaño que sorprende en una moto tan liviana y de prestaciones reducidas. A pesar de los números las sensaciones que pude experimentar se confirman: La YZF-R125 es una moto bastante fácil y sencilla de controlar y así tiene que ser bajo mi punto de vista, una moto para que muchos se inicien.

El basculante está rediseñado y de construcción de aluminio pensando en complementar el nuevo chasis. Éste es más corto que en el anterior modelo lo que a la postre se traduce en una mejor agilidad en los cambios de apoyo. ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

En el Circuit de la Ribera la YZF-R125 se nota mucho más lenta que la R3, evidentemente. Los 15CV de la pequeña nada tienen que ver con los 42CV de la R3 pero también se pueden disfrutar. La parte ciclo de esta YZF-R125 se muestra sobrada en la pista ya que la pinza de anclaje radial y la horquilla hacen muy buen trabajo.

La medida del neumático trasero ha aumentado hasta los 140/70/17 cosa que le da mayor estabilidad y capacidad de tumbada. El embrague asistido no se ve comprometido en ningún punto ya que la retención del motor no es tal como para bloquear la rueda. 

Con la YZF-R125 de excursión

Al día siguiente de la jornada de circuito la organización nos había preparado una ruta de nada menos que 150 km para poder probar en ciudad y carretera esta moto pensada para los usuarios del A1.   ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

En ciudad la moto se mueve con soltura. Los bajos del motor son generosos para ser un octavo de litro. La suavidad general es destacable en especial el motor que gira muy muy silencioso a la vez que efectivo.

La posición a sus mandos no es exagerada para tratarse de una deportiva a pesar de que el tamaño general es más tirando a contenido que a grande. Con mis 1,80 metros la moto ya empezaba a quedarme pequeña. El tamaño del deposito no es muy grande y es capaz de contener 11 litros lo que asegura una autonomía realmente interesando ya que el consumo de esta moto es muy reducido y ronda los 4 litros a los 100 km a ritmo alto. Cuando me quise dar cuenta estaba rodilla al suelo como si de una R1 se tratara.

La moto es un juguete, con sus 142 kg se mueve a las mil maravillas por las carreteras de curvas siendo una muy buena moto escuela. Es apta para cualquier nivel ya que la moto es muy precisa, obediente y fácil. 

A media ruta paramos para hacer un café en una terraza y desde allí podía ver las flamantes YZF125. La estampa es realmente bonita y no existen demasiadas diferencias con sus hermanas mayores a parte del tamaño claro está. La doble óptica sesgada equipada con leds resalta la agresividad de esta pequeña gran deportiva. ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

El colín es de clara inspiración R1 y cuenta también con las dos oberturas por donde se canaliza el aire. Agarrados a sus mandos, tenemos la instrumentación justo delante con un bello diseño, a parte también tenemos la vista de la tija superior claramente inspirada en la MotoGP… Sin duda toda una réplica. 

Reflexiones 

Personalmente conozco bien las deportivas de Yamaha, he tenido la suerte de poder probarlas casi todas desde que compré mi primera R1 en el año 2002. Justamente en ese año me decanté por esa marca ya que realizaron un importante salto cualitativo. Igual que pasó entonces creo que a día de hoy, Yamaha ha hecho un importante salto para adelante en cuanto a calidad, tecnología y saber comprender muy bien las necesidades de los futuros dueños de sus distintos modelos.  ver galeríaYamaha YZF-R125 / R3

Si bien es cierto que la YZF125 no es una moto económica precisamente, ya que su precio se sitúa en 4.499€ si hay que reconocer que su tecnología y calidad general está por encima de la media de su categoría. Lo mismo le ocurre a la R3, la calidad general está a muy buen nivel y curiosamente en este modelo la diferencia de precio tampoco es exagerada para su polivalencia y prestaciones. El precio de la R3 es de 5.849€.

Sin duda Yamaha ha hecho los deberes en la categoría deportiva y ofrece dos productos realmente dignos de la familia “R World”, los poseedores del carné A1 y A2 pueden considerarse afortunados de poder acceder a productos de este nivel.