Yamaha Tracer 900 GT 2019

Yamaha Tracer 900 GT: Elevando su atractivo

Javi Millán

En Yamaha decidieron -a finales de 2017- dar un nuevo empujón a su gama Tracer 900 y nos presentaron una evolución con sutiles pero importantes cambios, tanto en la parte ciclo como en la de equipamiento. En esta ocasión la protagonista es una de las dos versiones disponibles en la gama, concretamente la Tracer 900 GT que viene cargada elementos que harán de los recorridos más largos un viaje aún más placentero…ver galeríaYamaha Tracer 900 GT 2019Fotos: María Pujol

Mucho mejor

Debo reconocer que la primera vez que probé una Tracer 900 me dejó un sabor agridulce. Sí, fui uno más de los que se quedaron con no muy buen sabor de boca al comprobar que el resultado de hacer una MT-09 con mayor protección aerodinámica no estaba al 100% conseguido. Una primera versión que se denominó MT-09 Tracer en sus inicios y que llegaba con un enfoque algo más turístico respecto a la salvaje naked tricilíndrica de la que derivaba, heredando un carácter demasiado extremo para las pretensiones menos deportivas y que debieron pulir hasta llegar a la edición 2018.

Esta llega muy renovada y con mejores argumentos, sobre todo en esta 900 GT, la más equipada de la gama y en la cual no faltan detalles de gran calidad, además de haber ganado en empaque y calidad visual. Sin duda, una evolución más que merecida para un producto muy interesante, enfocado a los que busquen una motocicleta deportiva, pero con la que poder viajar protegido y con capacidad de carga.ver galeríaYamaha Tracer 900 GT 2019

La nueva generación no falla en aspecto alguno y haberla dotado de elementos como el programador de velocidad, el asistente de cambio rápido sin embrague, los protectores de puños, así como un asiento regulable en altura o los faros con tecnología LED -tanto para los intermitentes como para las ópticas principales-, son aspectos muy importantes. Pero no debemos olvidar otros no menos importantes en este tipo de modelos y como son las maletas rígidas. Maletas que, aun teniendo unas buenas dimensiones, no son lo suficientemente amplias como para albergar un casco integral y eso es un punto que deberían revisar en Yamaha. Solo un poquito, un poquito más amplias y serían perfectas porque cargar con los cascos teniendo maletas es un poco contradictorio. No obstante, ese detalle no debe empañar al resto del conjunto. Porque una vez que te subes a sus mandos, ese pequeño “inconveniente” queda en un segundo plano. Más si cabe cuando llevas mucho tiempo sin subirte a una Tracer y la primera vez no fue como esperabas…

Misma mecánica, pero en un conjunto muy mejorado

La Tracer 900 GT no ha sufrido cambios mecánicos y sigue manteniendo su motor de tres cilindros que desarrolla 115 CV de potencia a 10.000 rpm, cifra más suficiente para ofrecer un rendimiento muy alto. No obstante, los cambios en la parte ciclo han supuesto mejoras que elevan su atractivo de manera exponencial. Sin olvidarnos de la estética, con un frontal ligeramente rediseñado que se complementa con el resto del conjunto. Esto ofrece unas líneas más depuradas y donde la mejora en calidad visual es plausible, en la línea de los productos que van llegando de la marca japonesa en los últimos tiempos. ver galeríaYamaha Tracer 900 GT 2019

Pero volviendo al apartado ciclo, donde han pegado fuerte con esta versión es en el tema de las suspensiones, con un equipo tanto delante como detrás lo suficientemente mejorado y que permite mayores posibilidades de regulación además de un gran paso en confort y seguridad. Así pues, la horquilla delantera recibe regulaciones tanto de precarga del muelle, como de la compresión y el rebote, mientras el amortiguador trasero incorpora un regulador remoto de la precarga y también es regulable en extensión.

No obstante, aquí no acaban las novedades, porque también el basculante es de nueva factura, siendo más largo y de aluminio con lo que se gana estabilidad, una mejor tracción y reducción de peso. Con todo ello se ha querido atajar de una ver por todas con los problemas de estabilidad de la anterior generación, o aquellas quejas de los clientes que la habían probado o poseían. ver galeríaYamaha Tracer 900 GT 2019

Un equipamiento de primera

Concretamente esta opción en negro/plata y con las llantas azules, me parece muy llamativa a la vez que elegante. Todos los detalles embellecen un producto cada vez más refinado y que lo acerca incluso al nivel de una YZF-R1. Porque si miramos a las piñas son calcadas a las de su hermana mayor. Otro detalle que también me agrada son las barras dorada de la horquilla delantera y se ha utilizado el cuadro de información similar al utilizado en dicha R1, pero con diferentes funcionalidades y menús, simplificado hasta tal punto de que no se puede cambiar ni el idioma genérico que por defecto es el inglés… Si no estás muy habituado a éste, lo mejor es coger el manual del usuario y leer bien qué significa cada opción, porque entre ellas aparecen algunas interesantes como la posibilidad de configurar diferentes niveles de calor para los tres modos de potencia disponibles o incluso cambiar el color de los avisadores de revoluciones en el tacómetro. 

En cuanto al resto del equipamiento, ofrece un sinfín de elementos muy útiles para viajar y el día a día como son la toma de corriente de 12V, una pantalla con regulación -al igual que el asiento del conductor- y otros como el “Quickshifter” o asistente de cambio de marcha sin embrague -solo en subida- o el programador de velocidad. ver galeríaYamaha Tracer 900 GT 2019

Algo tumbada

Cuando fui a recogerla a la sede central de Yamaha en España me sorprendió lo tumbada quedaba sobre la pata de cabra. Parece muy corta y la sensación es extraña. Evidentemente esto facilita subirse y ponerse a sus mandos, pero levantarla para enderezarla es algo más molesto, aunque sin llegar a ser algo grave.

A sus mandos la vista resulta conocida y da la apariencia de que todo está más compactado si la comparamos con la anterior generación. Quizás el rediseño de los plásticos, los protectores puños o incluso la pantalla de protección, sean los “causantes” de dicha sensación. Pero el caso es que me siento cómodo desde el primer momento. En general, se respira mayor calidad de terminación en todos los elementos. Se nota el salto cualitativo y de detalle alcanzado en esta nueva generación. Algo de agradecer más si cabe habiéndose elevado el precio notablemente.

Lo mismo ocurre al ponerme en marcha, la facilidad con la que puedes iniciar el recorrido sin titubeos, sin esa potencia salvaje esperando ansiosa por salir de manera imprevista. No, la Tracer 900 GT es ahora más dulce desde el inicio. El tacto del acelerador, los frenos, el cambio o la dirección están más compenetrados que nunca. Eso sí, cuidado con el radio de giro porque puedes llevarte algún que otro susto al aparcar. ver galeríaYamaha Tracer 900 GT 2019

Un detalle en marcha algo molesto es la posición de las estriberas. El talón izquierdo toca ligeramente con el basculante a poco que eches el pie hacia detrás. Además, la ubicación de las estriberas traseras está demasiado adelantada y si calzas un número de pie por encima del 43-44 podrás notarás también algo de incomodidad en este aspecto. 

Carácter apaciguado

El carácter de su mecánica está ahí, pero ahora es más dosificable, menos salvaje en la entrega de par y potencia, con una suavidad que se puede regular gracias a los conocidos modos seleccionables a través de su pantalla en color: A, STD o B dependiendo de la mayor o menor respuesta y sensibilidad en la entrada de potencia que queramos, además de poderse combinar con los tres niveles de control de tracción: 1, 2 u OFF. La verdad es que con el nivel de respuesta más rápida o A y con el control tracción en el nivel 1, me encontré muy cómodo durante toda la jornada. Ya no hay tanto salto entre un modo y otro, siendo el tacto del acelerador casi perfecto. 

Básicamente quería probarla en carretera y poder corroborar que se habían solventado todos los “inconvenientes” de la primera generación en tramos más rápidos. La jornada se presentó algo fría y la inestimable compañía de los puños calefactables fue, sin duda, bienvenida. En cuanto me adentré en zonas de montaña ya me di cuenta de que la evolución en el comportamiento es notable y si bien mantiene la agilidad de su predecesora, el dinamismo es mucho mejor, con unas suspensiones que, sin tener un tarado excesivamente rígido, permiten una conducción deportiva con comodidad. Enlazando curvas y curvas puedes llegar a marearte de la facilidad con la que va de un lado a otro sin esfuerzo, casi tan efectiva o más que una MT-09, con un aplomo muy destacable. Abrir gas, frenar, trazar y volver a acelerar se convierte en una tarea sencilla y placentera. Todo ello aderezado por el rugoso sonido característico de esta mecánica llena de par. Eso sí, un poco mejorable es el accionamiento del “Quickshifter”, algo seco para mi gusto y que necesita de aplicar bastante giro al puño del acelerador o régimen de motor para un correcto funcionamiento.ver galeríaYamaha Tracer 900 GT 2019

Pero vayamos al tema que más me preocupada: comparar ese aspecto sobre el tema de la inestabilidad a alta velocidad que tanto preocupaba los usuarios de la generación anterior. Para ello me fui a nuestra pista secreta de pruebas y lo comprobé. Y os puedo asegurar que ni superando por mucho los límites de velocidad legales hace un solo extraño ni aparece signo de flotabilidad del tren delantero. Ahora sí, va bien anclado al asfalto, sin querer despegar o hacer serpenteos molestos. El basculante alargado hace muy bien su trabajo y junto a las suspensiones mantienen inalterable al conjunto. Bien por Yamaha. Han resuelto este “pequeño” e inquietante problemilla. Mejor tarde que nunca, como dirían.

No, no se me olvidaba. Después de una dura jornada y a todo tipo de ritmos, el consumo comprobado fue de 5,65 litros a los 100 km, cifra bastante contenida dado el potencial mecánico.ver galeríaYamaha Tracer 900 GT 2019

Más interesante que nunca

Así pues, la nueva Tracer 900 GT se establece -a mi parecer- como una de las “Sport-Touring” más interesantes del momento, tanto por su conocida y aclamada mecánica, como por su nivel de equipamiento y, ahora más que nunca, por su diseño evolucionado, con un nivel de calidad superior, aproximándose al de las mejores en todos los sentidos. Como buena “Touring” ofrece una buena protección aerodinámica y eso se materializa en un gran confort de marcha, aspecto más que importante a la hora de viajar solos o en compañía.