Nueva Yamaha Tracer 700 2020

Yamaha Tracer 700: Renovación acertada

Jordi Hernández Farguell

La segunda generación de la Yamaha Tracer 700 llega profundamente actualizada. Con la excusa de la necesaria evolución a la normativa Euro5, la firma de los diapasones ha aprovechado para llevar a cabo un restyling sobre su sport-turismo que, ha dado como resultado, uno de los modelos más versátiles y divertidos de su categoría.

Por su filosofía y diseño, la nueva Yamaha Tracer 700 continúa siendo la puerta de acceso de la firma de los diapasones a la cada vez más frecuentada categoría sport-turismo de media cilindrada. Un segmento que se encuentra en pleno auge, debido al desembarco de cada vez más modelos con este particular estilo entre una moto de trail y de carretera, y, cuyo éxito, reside en la versatilidad y polivalencia de sus integrantes. Y es que si, a todo ello, además le sumamos la efectividad, solvencia y practicidad  de sus mecánicas de 74 CV (con posibilidad de limitarlas para el carné A2), es fácil comprender porque están recibiendo una concurrencia de público tan grande.

Yamaha, que siempre está muy atenta a los cambios del mercado -y aprovechando que a la pequeña de las Tracer le tocaba una actualización-, no ha querido dejar escapar la oportunidad de adaptar y ajustar, todavía más, las especificaciones de su criatura al gusto de esta nueva generación de clientes. Todo ello, por supuesto, sin olvidar que una moto como nuestra invitada también es el objeto de deseo de muchos motoristas veteranos, atraídos por las muchas y muy variadas cualidades de esta “trail-asfáltica”.

Diseño deportivover galeríaNueva Yamaha Tracer 700 2020Fotos: Arnau Puig

Para comenzar, la firma japonesa se ha centrado en el apartado estético, ya se sabe que si un producto no entra por la vista, son pocas sus probabilidades de éxito. En este sentido lo han tenido claro, qué mejor que inspirarse en un modelo tan carismático y tan unido al espíritu deportivo de la marca como es la Yamaha R1. Frontalmente los parecidos son obvios, de hecho, el semi-carenado de la Tracer 700 es prácticamente un calco de ella, como bien demuestran los minúsculos faros anteriores y las guías LED que los acompañan. Realmente la ganancia estética respecto a la generación anterior ha sido enorme, aunque desde el punto de vista de la funcionalidad, esos pequeños faros elipsoidales con lamparas LED en su interior alcanzan unos resultados bastante ajustados. El haz luminoso que emiten es muy claro -como buen LED-, pero en cuanto a amplitud, resulta un poco difuso en sus extremos.

Pero no hay que negar que la ganancia en cuanto a diseño ha sido brutal, su imagen es mucho más moderna y tecnológica, gozando de un aspecto más en sintonía con las nuevas generaciones. También hay que destacar la mejora en el aspecto funcional, ya que el nuevo semi-carenado resulta mucho más ligero y, en lo que se refiere a la pantalla que lo acompaña, se monta un nuevo mecanismo de elevación que nos permite movernos con mayor facilidad entre los 65 mm que existen entre la posición más alta y la más baja. Por otra parte, todo ello se ha aprovechado para optimizar significativamente la calidad de acabados, sus nuevas formas, juegan con los volúmenes y las texturas de las fibras de forma muy original, consiguiendo un mayor impacto visual y una sensación de calidad bastante superior.

Esto también se ve reflejado en componentes como el nuevo cuadro de instrumentos que, como en la versión anterior, sigue apostando por la tecnología LCD. Pero en esta ocasión se ha querido remarcar aún más el aumento en la calidad y se apuesta por un fondo en negativo, que ofrece un aspecto mucho más premium y, gracias a su disposición, una excelente visibilidad incluso en conducciones de luz intensa. Al mismo tiempo, para facilitar aún más las cosas, se ha redistribuido toda la información -que es mucha y muy variada- en busca de una mayor facilidad de comprobación. Pero esto no es todo, para incrementar todavía más la seguridad, se monta un nuevo pulsador en la piña de conmutadores izquierda que, sin necesidad de soltar la mano del manillar, nos permitirá consultar aspectos como los consumos, los parciales, la temperatura del motor, poner los trips a cero, etc.

Ergonomía trailver galeríaNueva Yamaha Tracer 700 2020El frontal, completamente nuevo, recuerda en muchos aspectos a la Yamaha R1.

Una de las muchas claves del éxito de este tipo de motos, incluso frente a las todo-poderosas naked -las más vendidas en este rango de cilindrada-, es su particular posición de conducción. Como ya hemos dicho, esta a medio camino entre una moto de carretera y una trail, de ahí que, en multitud de ocasiones, se les llame trail asfálticas; aunque serán contadas las ocasiones en las que estas pisen la tierra. Esta segunda generación de la Tracer 700 ha recibido muchas mejoras a nivel ergonómico para que nos sintamos aún más a gusto y, al mismo tiempo, sea más accesible a más usuarios. El manillar a crecido en tamaño, mientras que el asiento se ha rediseñado en sus formas y recibe un mayor grosor en el espumado; crece unos 5 mm.

Esto eleva la altura de asiento hasta los 840 mm, un dato, en principio, no muy halagüeño para los usuarios de menos de 1,70 cm, ya que les complica un poco las cosas a la hora de apoyar ambos pies en parado. Pero esta situación se ha mejorado, un poco, estrechando la zona de unión entre el deposito y el asiento, lo que, sumado al contenido peso de la Tracer 700 2020, nos facilitarán un poco más las cosas, sobre todo, si optamos por apoyar un solo pie. La verdad es que la nueva Tracer 700 es una moto muy cómoda, incluso, siendo una de las más compactas de la categoría. La triangulación entre manillar, asiento y estriberas es más acogedora, lo que tiene un papel fundamental en su faceta turística.

Otro aspecto muy importante en su faceta viajera es la protección aerodinámica, optima en circunstancias normales pero que flaquea un poco a altas velocidades. Y es que la acción conjunta del carenado, la pantalla en su posición más alta y los discretos paramanos tapan lo justo cuando circulamos a velocidades superiores a los 100 km/h. No es lo mejor cuando se trata de viajar pero, al menos, el pecho y la zona frontal del casco quedarán protegidos. Esta situación revela que, al menos en este aspecto, a primado un poco más el diseño frente a la funcionalidad, aunque, todo sea dicho, si queremos aún más protección, Yamaha pone a nuestro alcance un pack opcional denominado Travel Tracer que, entre otras cosas, potencia notablemente esta faceta.

Diseñada para la diversiónver galeríaNueva Yamaha Tracer 700 2020El manillar ha crecido a lo ancho y el asiento, ahora, es 5 mm más alto.

Aunque esté clasificada como una sport-turismo, en realidad, la nueva Yamaha Tracer 700 tiene más de sport que de turismo. Si la observamos con detenimiento, su diseño, está claramente enfocado hacia la vertiente deportiva, lo que, por otro lado, le otorga ese carácter tan particular y que tanto gusta a sus usuarios. Y es que es una moto que, a pesar de ser una todo-uso muy completa, fundamentalmente está pensada para la diversión, un hecho que se ve claramente reflejado en su magnífico rendimiento en carretera. 

A la Yamaha Tracer 700 le va la marcha. En tus viajes te invita a elegir, siempre, el camino más largo y revirado, donde puede lucirse con un comportamiento tan fácil y divertido, que te enamora desde el primer momento. Todo ello no es casualidad, desde la primera versión, la firma de los diapasones viene trabajando para convertir a este modelo en el preferido de todos aquellos que buscan una moto polivalente y versátil, apta para todo. A parte de en su diseño, esto se ha conseguido dotándola con un apartado técnico consistente  y competitivo, de hecho, su base era tan buena que no ha sido necesario cambiar gran parte de los elementos que le daban vida. Es por ello que tanto el chasis como el motor son básicamente los mismos, aunque este ultimo ha recibido una serie de modificaciones destinadas a superar la normativa Euro5 que, a priori, debía influenciar negativamente en su comportamiento debido a las altas restricciones que se realizan en el paso de la Euro4 a la Euro5.

Pero incluso con ellas, los técnicos japoneses se las han sabido arreglar para que este proceso no afecte lo más mínimo en su apreciado carácter, trabajando duro en apartados como los de admisión, escape, gestión electrónica y transmisión, para que su compacto bicilíndrico de 689 cc de la familia CP2, mantenga intacta su personalidad “Master of Torque”, heredada de sus primas-hermanas, las Yamaha MT. Y es que en todo este himpás generacional, la nueva Yamaha Tracer 700 se ha dejado, solamente, 1,4 CV por el camino (pasa de 74,8 CV a 73,4 CV), eso sí, ahora la potencia la entrega 250 rpm antes.

Carácter inalterablever galeríaNueva Yamaha Tracer 700 2020La potencia se ha reducido debido a la Euro5, pero sus prestaciones no se han visto afectadas.

Con tanto dato, seguro que estaréis pensando en qué puede afectaros todo esto y, la verdad, es que es en muy poco. Todos los ajustes comentados anteriormente, pero sobre todo el trabajo realizado a nivel transmisión (se ha acortado un poco el desarrollo cambiando la corona) mantienen intacta la típica entrega de par de los motores CP2 con tecnología “Crossplane” de Yamaha. No hace falta recorrer muchos kilómetros para darnos cuenta que este bicilíndrico paralelo, continua teniendo un carácter espectacular, con una respuesta especialmente brillante en bajos y medios, aderezada con ese magnífico tacto a motor en V que le confiere su cigüeñal calado a 270º. Pese a todo es un motor bastante suave, sobre todo por debajo de las 5.000 vueltas, a partir de ahí, vibra un poco más pero en ningún momento llega a ser un problema que nos incomode. 

Para disponer de un acelerador convencional, la entrega de potencia se controla sin grandes esfuerzos, lo que unido a su relativamente baja potencia, hace que no se echen excesivamente en falta las ayudas electrónicas como el control de tracción o varios modos de uso. Lo mejor de este CP2 es la sensación de tener, siempre, potencia de sobras a nuestra disposición, una cualidad que se debe principalmente a su excelente entrega de par, que nos confiere unas recuperaciones, incluso en marchas largas, muy buenas. 

Un escenario ideal para darnos cuenta de su efectividad son las carreteras de montaña, donde te ves obligado a jugar con el acelerador y el cambio para obtener la máxima efectividad en las trazadas. Es ahí donde la Tracer saca a relucir toda su entrega de par; incluso en cuarta y por debajo de las 4.000 rpm, la patada sigue siendo buena. La Tracer es capaz de catapultarnos de una curva a otra de forma instantánea y, además, sin que nos cocee por llevar una marcha demasiado larga. Todo ello lo hace conteniendo bastante los consumos que, en nuestro caso, alcanzó una media de unos 5 litros a los 100 km en un uso combinado que incluyo tanto trayectos por ciudad, como tramos rápidos por autopista, y, por su puesto, un abuso premeditado de carreteras comarcales y puertos de montaña.

Aliada perfectaver galeríaNueva Yamaha Tracer 700 2020Su motor twin paralelo, con tecnología Crossplane, continua teniendo una entrega de par impresionante.

Pero el genial comportamiento de la nueva Yamaha Tracer 700 no se debe solamente a la respuesta de su motor, la buena sintonía existente entre este y la parte ciclo, la dotan de una versatilidad de uso que es definitiva para la fama que ha conseguido esta sport-turismo en los años que lleva a la venta. En frenos, no ha hecho falta tocar nada, el doble disco anterior de 282 mm y las pinzas de cuatro pistones que los acompañan nos sorprende con un mordiente y capacidad de dosificación realmente buenos, mientras que el disco posterior, de 245 mm con pinza de dos pistones, lo hace con un tacto muy preciso y una potencia superior a lo habitual.

En carretera, su posición trail y una distancia entre ejes que ha crecido en 10 mm (1.460 mm), simplifican muchísimo las cosas. A golpe de manillar la Tracer 700 cumple todas y cada una de nuestras ordenes sin rechistar, presentando  un comportamiento intachable tanto entrando, como en medio del viraje. Es extremadamente ágil de movimientos, encadena curvas de forma endiablada y los cambios de peso los realiza sin apenas esfuerzo debido a su efectiva geometría de dirección (24,8º de ángulo y 90 mm de avance), a su contenido volumen y aun peso que, con todas los cambios recibidos, se mantiene en unos buenísimos 196 kilos en orden de marcha.

De la parte ciclo, una de los apartados más mejorados ha sido en de las suspensiones, que mantienen el generoso recorrido de la Tracer 700 anterior, con una horquilla telehidráulica convencional de 130 mm y un amortiguador posterior de 144 mm.  Con los tarados de serie, el comportamiento es bastante suave y progresivo, aunque a veces se echa en falta un anclaje por bieletas para el amortiguador, que suavice un poco más su comportamiento. A pesar de ello, es capaz de garantizarnos un buen nivel de confort sobre asfalto roto, mientras que, sobre buen firme, solo se verán algo más comprometidas cuando las exprimamos fuera de lo normal en conducción deportiva. Pero esto, ahora, tampoco será un problema, ya que esta nueva generación nos permite trabajar en la compresión y la extensión, tanto de la horquilla como del amortiguador,  para encontrar el reglaje que más nos guste.

A tu gustover galeríaNueva Yamaha Tracer 700 2020Ahora, tanto la horquilla como el amortiguador, son regulables en precarga y extensión.

Este importante cambio generacional en la historia de la Yamaha Tracer 700, no ha supuesto un incremento muy sustancial en su precio de 8.599€, de hecho, solamente cuesta unos 300€ más que su predecesora. Un precio muy competitivo en la categoría y que se encuentra en clara sintonía de los de sus rivales más directas. Pero si estamos dispuestos a pagar un poco más, podremos ajustar aun más la nueva Tracer 700 a nuestras necesidades, con el completo catálogo de accesorios oficiales que la marca japonesa pone a nuestra disposición.

En él, encontraremos toda clase de gadgets para mejorar aspectos como la capacidad de carga, la protección aerodinámica o la estética entre otros, pero, aún mejor, podremos escoger diferentes packs denominados Sport Tracer, Urban Tracer, Weekend Trace o Travel Tracer que, como sus propios nombres indican, agrupan diferentes elementos para destacar la faceta de nuestra Yamaha Tracer 700 que más nos convenga.