Yamaha TMAX: Máxima eficiencia

Eduard Fernández Masó

La séptima generación del maxiscooter por excelencia llega con sutiles pero importantes cambios. La llegada del Euro5 ha sido el detonante de algunos cambios, que han hecho que el motor quede prácticamente igual, solamente aumenta 30 c.c. y dos caballos más de potencia.

La estética sigue una misma línea que los modelos precedentes pero buscando un poco más de deportividad y abandonar de esta manera la línea “aburgesada” que se había buscado en el anterior modelo. También de tres acabados pasamos a dos: llamados TMAX y el TECH MAX. Pero a parte de todas estas novedades a grandes rasgos lo que más interesa es saber como va en realidad y las mejoras que le notamos.

En esta ocasión nos desplazamos hasta Lisboa para asistir a la invitación que Yamaha Europa había hecho a los principales medios de comunicación especializados. España estuvo muy bien representada en cuanto a número ya que normalmente se asignan las plazas en proporción a las ventas que ha tenido cada país. Siguiendo esta premisa España es el tercer país de Europa donde más TMAX se venden, siguiendo a Francia e Italia que son segundo y tercero respectivamente. Desde su creación en 2001, el TMAX ha conseguido vender 330.000 unidades básicamente en Europa ya que el fenómeno TMAX se ha centrado en el viejo continente. El 85% de las ventas, han sido en Europa.

De alto nivelver galería

Pero vayamos por partes. Primeramente comentar que de los tres modelos que había hasta la actualidad: TMAX, TMAX SX y TMAX DX ahora se pasa a solamente dos modelos. Ahora se llaman simplemente TMAX y TMAX TechMax haciendo más fácil distinguirlos ya que ahora hay un modelo básico y otro con más extras. Curiosamente el modelo más alto de gama es el que más se vende, todo un indicativo de que el potencial cliente que demanda de este modelo valora mucho el nivel de equipamiento y está dispuesto a pagar los 2.000€ de más que hay de diferencia entre el modelo básico y el más alto de gama.

Como ya pasaba con el modelo anterior, las diferencias entre el modelo básico bien merece la pena pagar ese extra de más. Las diferencias son muchas e importantes. Por ejemplo la cúpula eléctrica permite seleccionar la mejor posición en cuestión de segundos para obtener una mejor protección aerodinámica. El control de crucero también se incluye de serie en el TMAX Tech MAX, y esta característica resulta especialmente útil en trayectos largos por autovía o autopista. Este es actualmente el único scooter deportivo equipado con esta función. ver galería

Una opcion imprescindible a día de hoy si se usa una moto o scooter en cualquier época del año es protegerse del frío. Los usuarios del TMAX Tech MAX apreciarán los puños y el asiento calefactados que hacen que cada viaje sea un poco más cómodo además se ofrece como opción una cómoda manta especialmente diseñada para el TMAX que tanto sirve para el frío como para la lluvia. Otra de las diferencias entre el Tech Max y el normal es la suspensión trasera regulable en el modelo premium, lo que permite a los usuarios adaptar su máquina a diferentes cargas y condiciones de conducción.

También la horquilla de este modelo también tienen un acabado dorado especial. También el Tech Max se beneficia de la conectividad de “My TMAX Connect” una aplicación móvil que proporciona a todos los usuarios del TMAX Tech MAX acceso completo a un sistema de seguimiento GPS que proporciona mayor seguridad y confianza además y como dato importante está disponible tanto para usuarios Android como iOS.

Para los que saben lo que compranver galería

El TMAX no es un scooter que se compre por casualidad. Tampoco es un scooter convencional o por lo menos no lo era cuando apareció en el mercado en el año 2001. A día de hoy y después de todos estos años en lo más alto, el TMAX se sigue sacando la competencia de encima con relativa facilidad. Muchas marcas han intentado arrebatarle el trono, pero todas han fracasado. Y no es casualidad, ya que en Yamaha han sabido renovar a su debido tiempo todas y cada una de las 6 generaciones precedentes. 

La electrónica ha ido cogiendo cada vez más peso. En esta versión 2020 no hay cambios importantes en lo que a electrónica se refiere y se sigue contando con dos modos de conducción, una llave inalámbrica sin necesidad de introducirla, un ABS de muy buena calidad y un control de tracción optimizado y que cumple bien para ser un scooter. Otras ayudas electrónicas son las que pueden evitar que te roben la moto, como un caballete central bloqueable o el sistema de detección de movimiento y localización asistido por la operadora Vodafone.  ver galería

La instrumentación a excepción de algún retoque estético no cambia. La pantalla digital central monocromática se mantiene sin cambios. La iluminación es full led que permite una nitidez impecable, y como novedad encontramos unos intermitentes leds delanteros integrados en forma de tira alargada. Lástima que en la parte trasera no se haya optado por una solución similar. Lo que si ha cambiado es el poco exitoso piloto trasero, que se ha substituido por uno más estilizado y en forma de “T”. 

Una de las pocas cosas “criticables” del TMAX es el espacio bajo asiento que continúa siendo solamente para un casco integral o dos tipo jet. Aun aumentando su capacidad un poco, no se ha llegado a conseguir entrar dos cascos integrales. 

El secreto de su éxitover galería

El TMAX fue uno de los primeros scooters que adoptó un diseño de chasis de tipo moto, en el que las funciones del motor y de la suspensión trabajaban separadas. Esto significó que el motor quedaba montado de manera rígida en el bastidor. De esta forma los diseñadores de Yamaha crearon el primer scooter deportivo “verdadero” ya que gracias a esta configuración permitía sentir unas sensaciones de estabilidad y aplomo incluso por encima de muchas motos convencionales del mercado. Sobre ese concepto si siguió avanzando y en 2008 se dio el paso al chasis de aluminio de doble cuna que es el que sigue vigente a día de hoy. 

¿Pero como se consigue transmitir esas buenas sensaciones? Esa es la eterna pregunta que muchos se han hecho al probar el TMAX y quedar sorprendidos de su enorme capacidad de transmitir sensaciones. Un perfecto equilibrio es quizá el secreto de este producto y que en el nuevo TMAX se ha refinado aun más para lograr que la experiencia sea aun más satisfactoria. El diseño de la suspensión delantera y trasera, que se centran en lograr un manejo ligero y ágil, junto con una excelente comodidad, una tracción firme y una sensación de confianza y estabilidad. ver galería

Unas horquillas que bien podrían ser las de cualquier moto deportiva, obviamente invertidas y de 41 mm. Estas horquillas, que tienen la longitud completa al igual que en una moto, proporcionan una pisada del tren delantero realmente sensacional ya sea en carretera o en ciudad. Para este modelo 560 se han endurecido un poco los muelles, volviendo un poco al modelo 2015, donde se dio un paso a la deportividad.ver galería

 La parte trasera es una de las más impresionantes de su clase y consta de un sistema de suspensión trasera Monocross tipo bieleta que, en términos de diseño y rendimiento, se puede comparar con algunos de los sistemas avanzados instalados en las motos de gran cilindrada de Yamaha. Si a esto se le suma un bastidor de fundición de aluminio ligero de doble viga, el resultado es un excelente nivel de rigidez del chasis para ofrecer un rendimiento de conducción sobretodo preciso y ágil. 

Propulsor con más prestaciones

Para ser capaz de adaptarse a las normativas Euro5 en Yamaha han tenido que realizar una serie de cambios en su propulsor para mantenerlo al día. Se aumenta considerablemente el rendimiento gracias al nuevo motor bicilíndrico de 560 cc más potente y de mayor capacidad, que está equipado con nuevos pistones forjados en aluminio ligero y bielas de nuevo diseño. La cilindrada se ha incrementado con la ampliación del diámetro interior entre 2 mm y 70 mm, y a pesar del aumento del 6 % de la capacidad cúbica, las mismas piezas del nuevo motor pesan solo un 1 % más que antes.ver galería

Las cifras de potencia del nuevo motor de 560 cc muestran un aumento significativo de la potencia y del par motor en todo el rango de revoluciones, un carácter más deportivo y una aceleración más contundente. Los ingenieros de Yamaha han aumentado la potencia máxima en un 3,5 % y el par máximo en un 6 %, y estas cifras se traducen en una aceleración mucho más potente en todo el rango de revoluciones. Sin duda la evolución de los materiales sirven para avanzar.

Durante la ruta que realizamos por Lisboa y alrededores personalmente encontré este motor un poco más potente que el anterior y además al haberse variado el desarrollo se nota más aún el aumento. La aceleración es realmente contundente a la velocidad que sea. Incluso circulando a 130 km/h si abres gas el motor responde con mucho potencial llegando al límite de velocidad que está a 180km/h. La sensación de este TMAX 560 es como si llevara un turbo, siempre hay potencia, nunca desfallece y ese es uno de los motivos por el cual causa cierta adicción a los que lo prueban. ver galería

Y no solamente en sensaciones se ha ganado, el motor es más eficiente y gasta menos… esto se ha conseguido gracias a la sincronización de las válvulas de admisión y escape, y a que se han instalado válvulas de admisión de mayor tamaño, concretamente de 27 mm. También un nuevo inyector de 12 orificios se ha reubicado en la parte inferior del conducto de admisión y ahora inyecta el combustible directamente en la parte trasera de la válvula de admisión para mejorar la eficiencia de la combustión. Pero tan importante es la cantidad de potencia como el modo al que llega a la rueda. ver galería

Es por ello que en Yamaha también han querido optimizar la transmisión con una nueva correa de transmisión variable continua (CVT), que ofrece una mayor capacidad de transmisión. La relación de reducción general y las características del cambio automático también se han modificado para proporcionar el equivalente de una marcha más alta a unas rpm determinadas. Y para que toda la experiencia se aún más excitante, el sonido del escape se ha reducido pero sin cambiar ese ya carismático sonido ronco gracias a su intervalo de encendido de 360 grados. 

Más y mejor

Aunque este nuevo TMAX no sea un cambio radical respecto al modelo anterior, si hay cambios que lo hacen mejor moto. Los cambios se han hecho a consciencia y todos han sido a mejor y eso en un producto tan refinado como el TMAX no es tarea fácil. Conseguir bajar emisiones y bajar consumos pero ganando prestaciones y a su vez aumentar la calidad es sin duda todo un éxito.ver galería

Además esto se ha conseguido conservando el precio, que es de 12.499€ para el TMAX 560 ABS y de 14.399€ el TMAX Tech Max. Sin ninguna duda comprar a día de hoy un Yamaha TMAX es un valor seguro, tanto en términos de satisfacción como en valor de reventa pasados los años. Y este es uno de los indicativos que abalan el nuevo TMAX 560. Las 330.000 unidades vendidas son la garantía de que el rey de los maxi scooters sigue más líder que nunca.