Yamaha Super Ténéré World Crosser: Pragmatismo aventurero

3 votos

ver galeríaYamaha Super Ténéré World Crosser


Yamaha hace ya casi cuarenta años que fabrica motocicletas diseñadas para un uso combinado de asfalto y campo. Fue la mítica XT 500, la moto que marcaría la linea a seguir en este tipo de motos. En definitiva fue la primera trail propiamente dicha.

Con un motor de cuatro tiempos y un sólo cilindro, ruedas mixtas, guardabarros levantados, protector de cárter, deposito metálico y un asiento bien gordo, fue presentada a la prensa en la ciudad de Marrakech en el año 1976. Se mantuvo en producción hasta el año 1989, tan sólo en Alemania se vendieron más de 25.000 unidades.

Fue todo un hito del Paris Dakar, quizás por que inspiró a su creador. Yamaha no ha dejado nunca de producir sus XT y XTZ, resucitando ahora las bicilíndricas Super Ténéré mejor que nunca, con la World Crosser, un nuevo concepto adventure-sport.

Equipada con protecciones de carbono y aluminio por todos lados, su planta causa sensación allá por donde pasa. Un modelo ideal para aquellos pilotos enduro-racer, que no se cortan en el asfalto y que pasan de emular a los lobos de la ruta. World Crosser, un nuevo concepto que a bien seguro marcará una tendencia dentro de las maxi-trails.

PVP:
Yamaha XT1200Z Super Ténéré WorldI Crosser 16.849 €


Fotografía: Diego Sperani

"Esta moto es mía, solo mía..."

ver galeríaYamaha Super Ténéré World Crosser

Voy a empezar este artículo por el final. ¿Por qué?, pues simplemente porque no puedo evitarlo. La cosa fue más o menos así: "Nunca me había fastidiado tanto tener que devolver una moto". Ahora que ya sabéis el final, vamos a ver por que llegué a esta conclusión.

Aun recuerdo aquella vieja Super Ténéré 750 de finales de los 80, que observaba con admiración y que soñaba con ella muchas noches. El motor de aquella Yamaha fue toda una sorpresa para la competencia en su momento. Dos cilindros paralelos inclinados hacia delante, refrigeración líquida, 5 válvulas por cilindro. Se trataba del concepto Genesis de las FZ. Aquella moto volaba por las pistas del desierto, conseguía sin problemas los 190 km/h y llegó a ganar esta agotadora carrera en seis ocasiones.

Entonces el Paris Dakar estaba en total auge, sus pilotos eran emulados por multitud de jóvenes de todo el mundo. No solo soñábamos con tener una de aquellas motos, sino que también anhelábamos participar alguna vez en aquella dura carrera. Desde entonces ha llovido mucho en los polvorientos caminos. Yamaha no volvió a producir la Super Ténéré bicilindrica 750, aunque no dejo de lado aquel bicilíndrico, lo evolucionó y lo colocó en las TDM y TRX, pero con 100 cc más.


"La historia continua"

ver galeríaYamaha Super Ténéré World Crosser

La Super Ténéré World Crosser es como aquel amigo tranquilo y discreto, que siempre nos acompaña en aquellas largas noches de discoteca, en las que se montaba alguna que otra pelea tonta. Casi siempre el motivo era la disputa por una fémina. Era aquí cuando él entraba en acción. Sin que nadie se diese cuenta, propinaba un contundente puñetazo al "chuletas" de turno, dejándolo absolutamente KO. Así es esta Yamaha.

El indestructible "monstruo" creado por BMW y denominado GS, no podía quedar ajeno a los ojos de los japoneses. Hacía ya tiempo que en Yamaha estaban cocinando su particular plato de la venganza, aquel que se come despacio. Y aquí tenemos el resultado, ahora evolucionado con la World Crosser, una trail aun más aventurera.
Este nuevo modelo de Super Ténéré, es una versión de su hermana standard, pero con unos cuantos accesorios de gran calidad, que la hacen aun más atractiva.

Tourers aventureros con destinos comunes, pilotos de ciudad que anhelan un lejano destino, pilotos de monte que no quieren dejar el polvo ni la aventura de viajar. Pilotos que se sienten en algún lugar entre la yuxtaposición de una moto de enduro y de gran turismo. Un entorno de mercado cargado de compromisos y que Yamaha ha sabido manejar muy bien, llegando a una solución más que optima. La moto siempre ha sido un símbolo de libertad. Y algunas marcas o modelos concretos, han sido los máximos representantes. Harley Davidson, por ejemplo o las ya mencionadas GS de BMW, pero actualmente hay otras maxi-trails capaces de robarles el titulo.

La Super Ténéré World Crosser es una de las pocas maxi-trails diseñadas para absorber más que un bache ocasional. Es alta, con unas suspensiones de generoso recorrido (190 mm). El manillar está situado en la posición perfecta y con un diseño de arco totalmente ergonómico. Parece estar todo en su sitio.
Yamaha comercializa tres modelos de Super Ténéré en este momento: Super Ténéré 1200, Super Ténéré Adventure y la que hoy probamos, la Super Ténéré World Crosser.

Las principales diferencias que existen entre estás tres motos, radican básicamente en el equipamiento exterior, para que nos entendamos. Por un lado tenemos la 1200, la versión standard que ésta ya de por si más que equipada pero que Yamaha no ha querido dejarla sola ante el peligro alemán desarrollando dos modelos más. Por un lado la Adventure, la más viajera de todas, equipada con todo lo necesario para recorrer medio mundo y nuestra protagonista, la World Crosser. Su nombre ya es toda una declaración de intenciones, "cruzar el mundo".


"Glamour tecnológico"

ver galeríaYamaha Super Ténéré World Crosser

La World Crosser se diferencia de sus dos hermanas en varios aspectos muy destacables. Se diría que toda esta diferenciación pasa por un aspecto puramente estético. Puede que sus diseñadores lo hayan pensado así, pero de todas maneras, los extras que la distinguen de las otras dos Super Ténéré sirven más que para algo.

De entrada la decoración es distinta. Una serie de pegatinas a base de las típicas líneas de cuadros rojos, distintivo de de la marca, recorren parte del depósito y la cúpula. Para este modelo Yamaha ha previsto únicamente dos colores, el negro denominado Midnight Black y una sugestiva plata, el Silver Tech. Todo ello combinado con los espectaculares paneles laterales de fibra de carbono que hay a ambos lados del depósito. El diseño de estos paneles es asimétrico, es decir que no son iguales.

De hecho el frontal de la moto ya es asimétrico, algo que le da un toque tecno muy logrado. El panel del lado izquierdo (en el sentido de la marcha), cubre el radiador de refrigeración del motor, que adquiere el aire fresco del exterior a través de la entrada grande del frontal de la moto. Una ingeniosa forma de colocar este engorroso y a veces antiestético elemento. Dicho panel, deja entrever el ventilador del radiador a través de una apertura protegida con una rejilla metálica tipo "deployé". El aspecto de este elemento es realmente ciclópeo. En el lado contrario, una pieza similar, tapa la "cama sin hacer" que hay detrás de todos los carenados. Aquí las ventanas de "deployé" que hay en el panel, tienen otra configuración formal y están hechas con un propósito puramente estético.

El carbono se extiende también a dos protectores de las barras de la horquilla invertida delantera. Estéticamente muy logrados, protegen la suspensión delantera de los agentes abrasivos que ha en los polvorientos caminos. Y su envolvente diseño proporciona una protección lateral extra a la horquilla. En la triangulación que forma el chasis en la parte baja del depósito, hay una exquisita pieza de carbono que disimula esta confluencia de tubos de forma muy elegante.

El escape que montan las otras dos Super Ténéré, ha sido sustituido en la World Crosser por un tecnológico Akrapovic diseñado específicamente para esta motocicleta. Fabricado con aleación de titanio de alta resistencia a la temperatura, incorpora además, un protector de fibra de carbono. Con este tubo, el sonido del bicilíndrico es más sugerente, se reduce el peso y mejoran las prestaciones motrices, evidentemente.

A parte de la mencionada generosidad de fibra de carbono, una serie de piezas de aluminio anodizado negro, que protegen diferentes aspectos de la World Crosser. Protector del brazo cardánico, protectores laterales de cárter, protecciones de pinza y latiguillos de freno trasero. Estas piezas, realzan la silueta racer de la World Crosser y es que además del color negro del anodizado, están decoradas con alguna línea roja y algunos textos como "XT1200Z" o el nombre de los lubricantes oficiales de la marca, Yamalube.
Se me olvidaba otro extra interesante, las almohadillas de apoyo de las rodillas en los laterales del depósito de combustible. Se trata de unas tiras adhesivas de poliuretano, que aparte de proteger la pintura, te permiten hacer presión con las rodillas sobre el depósito, tanto sentado como de pie. Muy útil en conducción fuera carretera. La única pega es que alguna de estas tiras empezaba a despegarse...


"Adventure-sport"

ver galeríaYamaha Super Ténéré World Crosser

La primera sensación visual cuando tenemos delante la Yamaha Super Ténéré World Crosser, es la de moto grande y voluminosa, que precisa de una cierta habilidad para manejarla. Pero como dice el dicho, "las apariencias engañan". Sí, es una moto alta y con un cierto peso, concretamente 261 kilos con todos los depósitos llenos, pero esto no es sinónimo de que sea difícil de conducir. Todos tenemos alguna carretera, camino o pista emblemática cercana a nuestro pueblo o ciudad. Son como un lugar de culto, un lugar donde te sientes tú mismo. Conoces aquella carretera palmo a palmo y te deslizas por ella casi con los ojos cerrados. Si quieres desconectar y acariciar la libertad, montas en tu moto y por unas horas eres simplemente tú.

Calenté unos minutos el motor de la World Crosser. Subí hasta el cuello la cremallera de la chaqueta, me puse el casco, los guantes y en marcha.
Los neumáticos que montaba la World Crosser que nos prestó Yamaha (Bridgestone Battle Wing), no eran precisamente los más indicados para adentrarse en las profundidades de aquella pista preferida. Me daba totalmente igual, esta Yamaha me estaba pidiendo acción polvorienta.

Para llegar hasta allí hay que recorrer unos cuantos kilómetros de autopista y sortear un buen número de curvas por una carretera sinuosa de verdad. La imagen mental que me había hecho de esta moto, nada tenía que ver con la realidad. He subido en unas cuantas trails, unas más grandes y otras más pequeñas. Algunas manejables y otras que las denominan trail, pero que en realidad son motos de carretera, con el asiento en alto y más tubos que una plataforma petrolífera.

Yamaha ha creado una mega-trail, que es trail de verdad. Es decir, más trail que la mayoría de motos que existen en el mercado y apellidadas de igual manera. Y es que hace ya unos años que el concepto trail ha ido perdiendo su verdadera esencia. Ahora la mayoría de trails son motos de aspecto aventurero, pero con neumáticos y suspensiones de carretera, llantas de palos y prestaciones deportivas. Pienso que este tipo de motos habría que nombrarlas de otra manera, porque el concepto trail surgió con la aparición precisamente de una Yamaha, la legendaria XT 500. Una moto pensada para un doble uso real de carretera y campo.


Todo camino de verdad

ver galeríaYamaha Super Ténéré World Crosser

Circular por la ciudad con nuestra World Crosser, no representa un gran problema, como puede suceder con otras motos de similares dimensiones. Como he dicho en otras ocasiones, evidentemente nos moveremos mejor por las calles con un scooter u otra moto más ligera. Sin embargo con esta Yamaha, tampoco te vas a sentir un extraño en la ciudad.

La autopista que debía coger para llegar hasta la susodicha pista, me permitió poner a prueba la capacidad que tenia la World Crosser para aumentar de velocidad y hasta donde era yo capaz de llegar. Pues bien, la facilidad con aumentaba de velocidad el bicilíndrico me sorprendió. El viento no es ningún problema, aunque la cúpula parece pequeña, protege lo suficiente.

Y si te gusta tener más parapeto delante de tus ojos, existe la posibilidad de subirla unos centímetros, aflojando cuatro tornillos. Un sistema un poco precario, en otras motos como la GS, por ejemplo, es mucho más fácil variar la posición de la pantalla. Como iba diciendo, la velocidad que adquirió la World Crosser, me hizo pensar en lo que me podía pasar si alguien me retrataba. No os diré a cuanto se puso la condenada, pero aun me viene a la memoria el subidón de adrenalina al ver el velocímetro. Os puedo asegurar que con otras maxi-trails, me ha costado más llegar a estos extremos de apresuramiento. Y encima es que no se movía ni un pelo. También hay que tener en cuenta que no llevaba los neumáticos de tacos que se ven en las fotos de la web de la marca.

Dejé la autopista y comencé a enfilarme por las curvas de la tortuosa carretera prevista. El asfalto estaba bastante perjudicado, pero a pesar de ello la World Crosser se comportaba impecablemente. Las suspensiones absorbían con naturalidad las dichas protuberancias. En otras ocasiones recorrí esta carretera con otras trails y no era tan apacible como con la World Crosser.
El motor de estas Super Ténéré es increíble. Como se puede ver en la ficha técnica, el cigüeñal ha sido calado a 270º, para conseguir ese tacto Ducati tan envidiado. El palpitar y tacto de este motor, recuerda bastante los bicilíndricos en "L" italianos.

Yamaha ha equipado la parte motriz de sus maxi-trails con dos exquisiteces tecnológicas, los 2 mapas de conducción y el control de tracción (TCS), con 2 opciones distintas aparte del off. El dual-mode de esta Yamaha es muy útil porque se diferencian enormemente la opción touring (T), de la Sport (S). Además se cambia fácilmente de uno al otro simplemente quitando gas y presionando un botoncito del cuadro de mandos. La potencia final no varía, pero la entrega de esta sí. En la posición touring la moto se comporta mucho más dócilmente, aunque un tanto descafeinada.

Pero va de perlas para conducir tranquilo y sin sobresaltos, sobre todo por pistas. Y es que la opción sport pone a prueba nuestro pilotaje. La fuerza que imprime el motor en esta posición es bastante bestia, es todo régimen, así que cuidado con el gas. Seguramente será la opción más utilizada por sus usuarios, el vicio es el vicio. El diseño de este motor es muy compacto, cárter seco y depósito de aceite separado pero integrado. Y con el radiador situado en un lateral exterior, deja una estrechez entre depósito y asiento muy útil para conducción off-road. El centro de gravedad queda bastante bajo.

El control de tracción, se gestiona también a través de un pulsador en lateral del cuadro. Y para cambiar de una posición a otra del TCS, deberemos detener la moto y sin parar el motor se puede cambiar tranquilamente. La posición TCS1 es la estándar e interviene en el momento que la rueda trasera gira más de la cuenta. El TCS2 actúa de forma más reducida, permitiendo a la rueda deslizarse ligeramente cuando circulamos por pistas de una forma más deportiva. También podremos desconectarlo totalmente situando el indicador en la posición OFF.
Yamaha dispone de un amplio catálogo de accesorios para equipar hasta las orejas a las Super Ténéré.


"Una piedra e el camino"

ver galeríaYamaha Super Ténéré World Crosser

A llegar a mi pista preferida, lo primero que hago es ponerme de pie en la moto para comprobar cómo me siento en esta posición sobre la moto. Mejor imposible, todo está en su sito. La comodidad de las estriberas, que incluyen un taco de goma desmontable en el interior del dentado, es perfecta. El manillar te permite accionar sencillamente el embrague y freno delantero, al igual que los pies gestionan freno y cambio de forma natural.

Así pues hice una buena parte del camino en esta posición y a una velocidad que no me esperaba con esta moto. La World Crosser que nos prestaron en Yamaha, equipaba neumáticos Bridgestone Bridgestone Battle Wing. Sin embargo, de forma opcional se puede pedir con unos de tacos, como los nuevos Pirelli Scorpion Rally, desarrollados específicamente para las maxi-trail.

Pero los Bridgestone Battle me sorprendieron gratamente. Con el control de tracción en el TCS2 y el modo de conducción en posición sport, era un gustazo lanzarse por las irregularidades del camino a velocidad muy aceptable y con seguridad. Y es que este control de tracción es más refinado que el de las GS.
El escalonamiento de las seis marchas es bastante correcto, aunque se asemeja más las tres últimas. La sexta se estira lo suficiente como para llevar la velocidad de crucero con la aguja del cuenta-vueltas a mitad de este. Trialeando por los caminos, la primera velocidad queda un poco larga, obligándote a tirar de embrague continuamente. Hay que destacar las generosas asas traseras, que tanto sirven para el pasajero, como para mover la moto en situaciones comprometidas de montaña.

"ABS frena, ABS no frena..."

ver galeríaYamaha Super Ténéré World Crosser



Me sentía un autentico "Paris-Dakar men", disfrutaba como un niño. Ya que en su día no conseguí correrlo, al menos ahora podía emularlo. Únicamente en las frenadas agresivas tuve algún problema por culpa del ABS, que no es desconectable, pero te acostumbras. Seguramente un piloto de enduro no soportaría no poder clavar la rueda trasera. La World Crosser monta un sistema de frenada combinada, que deja de serlo si se acciona primero el freno trasero. Pero hay truco, o más bien diría yo trampa, para engañar a la electrónica de la World Crosser y desconectar el temido ABS en conducción off-road.

Tengo que decir que depende de cómo vayas de enchufado por los caminos, el ABS tampoco molesta tanto como dicen. Si es cierto que el de la Yamaha funciona muy bien y no actúa a la mínima perdida de adherencia como ocurre en otras motos. El truco de amarras consiste en subir la moto sobre el caballete central sin para el motor, insertamos la primera velocidad y mantenemos la rueda girando en el aire durante al menos 20 segundos.

La ECU detecta el giro de la rueda trasera y la no rotación de la delantera, con lo cual el sistema registra los códigos de error, un mal funcionamiento de los sensores de las ruedas, desconectando de esta manera el ABS. En el tablier se iluminará el led que nos indica el fallo del ABS. Con esta maniobra también se pierden todas las configuraciones del control de tracción. Habrá que parar el motor para restaurarlo todo. Imagino que esto no debe de ser muy recomendable para el buen mantenimiento de la moto...

Además, a menos que estemos descendiendo por una pendiente de difícil negociación no creo que necesitemos desconectarlo. De todas maneras, descubrí un dato interesante para la desconexión del ABS de la World Crosser. Una empresa chilena (xenon-led.cl), fabrica un sencillo accesorio específico para las Super Ténéré 1200 y sus distintas versiones, que desconecta fácilmente el ABS por medio de un pulsador situado en el manillar y de fácil instalación.
El ABS de la World Crosser no es que sea deportivo, pero funciona bien y en carretera no alarga en exceso la frenada.

Como conclusión, decir que la espectacular Yamaha Super Ténéré World Crosser, crea una nueva visión de las maxi-trail. Con una estética espectacular y un excelente motor calado a 270º, todo suavidad, par y progresividad, que responde efectivamente por debajo de las 1.500 vueltas. En altas no es necesario sobrepasar las 4.500 revoluciones para disponer de potencia y efectividad. La parte ciclo intachable y el equipamiento, exquisito. Es la moto que seguramente se parece más a un GS, pero más racer y endurera. Aunque su precio puede parecer alto, depende de con que moto la comparemos, valerlo, lo vale.

3 votos