Wheels and Waves by Triumph

Wheels and Waves by Triumph

Eduard Fernández Masó

14 votos

Wheels and Waves by Triumphver galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

Recibí una llamada de Triumph, ¿Tienes planes el fin de semana del 10 al 12 de junio? Querían invitarme a un evento especial, el Wheels and Waves, un festival singular que se celebra desde hace ya cinco años en la población vasco-francesa de Biarritz. Había oído hablar del evento pero no podía imaginar una concentración tan variopinta como la que me encontraría. No pude negarme... 

El plan de viaje era genial, un grupo de cinco intrepidos saldríamos desde Triumph España en Madrid e iríamos sobre la gama completa de clásicas sin prisas pero sin pausa hasta Biarritz… y así lo hicimos.

En Biarritz hay mucho que ver, ya desde el miércoles empiezan las exposiciones y eventos, pero nosotros dejamos para el fin de semana nuestras vivencias.  Acertamos bastante, ya que el tiempo de miércoles a sábado fue muy inestable obligando a suspender muchos de los shows programados. No pudimos ver y eso me queda pendiente para el año que viene, las pruebas de Flat Track y aceleración.

 

Vamos que nos vamosver galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

Como un servidor es de Barcelona y la sede central de Triumph España está en Las Rozas de Madrid, me tocó madrugar. El AVE salía de la estación de Sants a las 7h, lo que me daría tiempo en el tren para informarme un poco más sobre el evento. La web del Wheels & Waves ya da una pista de lo que se cuece todos los días. Como llegamos el mismo viernes por la noche no pisaremos el Wheels hasta el sábado por lo que las carreras de aceleración y algunos concursos ya habrán terminado (muchos anulados por el mal tiempo).

Sobre las 10:30h llego a Triumph España donde me esperan mis compañeros de viaje y una flamante Thruxton R en color rojo. En la expedición también había diversas Street Twin, Bonneville y una Tiger 800 XCx. Nos esperaba una ruta de unos 500 y pico km por delante por unas carreteras que prometían paisajes de primavera muy bonitos. La ruta recorrería Castilla la Mancha, Navarra, Pais Vasco y Francia.El Wheels es el festival de nuevas tendencias de la moto

Si perder más tiempo atamos el equipaje a nuestras flamantes monturas y comenzamos con la aventura. La sensación de salir todas esas flamantes motos con todo el día por delante para hacer centenares de kilómetros de curvas me encantaba. Con los depósitos llenos no paramos hasta los 200 km, siempre en dirección Soria, allí paramos en un bonito pueblo llamado Calatañazor.

ver galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and WavesTras algunas fotos de ambiente nos sentamos a la mesa donde pudimos degustar algunos productos regionales. Seguimos el viaje dirección Logroño, Estella y Pamplona para cruzar la frontera y llegar a Biarritz. 

Fuimos tirando sin prisa pero sin pausa pero algunas paradas se alargaron más de la cuenta, ya se sabe que cuando vas en grupo... Llegamos de noche, como Francia jugaba la Europoca (o eso me contaron ya que yo de fútbol nada de nada) había bastante ambientillo y nos dieron de cenar a pesar de ser las 10 de la noche pasadas. Después de una divertida cena comentando la jugada, el cansancio del viaje se hizo patente y nos fuimos a dormir ya que al día siguiente había mucho por ver y hacer.

 

El Wheels por dentrover galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

El sábado nos despertamos con lluvia, mal asunto para visitar un evento al aire libre. A medida que avanzaba la mañana el cielo se fue abriendo y pudimos coger las monturas e ir hacia el evento. Por el camino te vas encontrando a todo tipo de moteros que se dirigen al mismo sitio que tu, como si una peregrinación se tratara.

Al llegar, la organización nos va dirigiendo para terminar aparcando en un parking de tierra que a primera hora estaba a media capacidad pero que el resto del día estaba a petar de motos. La cola para las entradas es cosa de pocos minutos, y el precio es de 15€ que al principio puede parecer caro pero luego te das cuenta de que están muy bien invertidos.

Justo en la puerta donde te revisan la pulsera-entrada ya puedes ver todo tipo de personajes pintorescos que llegan montados en las motos que después se expondrán dentro del recinto. Mucho movimiento a primera hora, incluso hubo un momento que se creó un cúmulo de motos a cada cual más interesante, mis ojos no daban abasto y esto antes de entrar…ver galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

Solamente entrar a nuestra izquierda un gran escenario donde tienen lugal los conciertos te da la bienvenida y los estands más grandes quedan justo delante. El de BMW, como sponsor principal del evento es el más grande. Algunos modelos como la Lac Rose y otras muchas como una S1000RR de Endurance con llantas de fibra de carbono y carenado de los años 70 o transformaciones de la NineT eran las motos preparadas por los alemanes.

Todas las marcas que tienen motos de este estilo en catálogo de ventas estaban presentes en el evento con sus motos, además de las preparaciones correspondientes. Yamaha con las Yart Build, Ducati con las Scrambler y por supuesto Triumph con su gama classic con la que nos desplazamos hasta Biarritz.

El ambiente me sorprendió muy positivamente, camaradería y buen rollo de todos los asistentes. Mucho “postureo” y estética Vintage, pero todo el mundo a su estilo, sin clichés demasiado marcados y eso me gustó bastante. En general gente guapa y de una media de edad más tirando a los cuarenta y largos que a los treinta y pico y sobretodo con bastante poder adquisitivo por lo general.ver galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

Muchas tiendas que este año estaban unificadas en carpas militares y exponían sus productos que por lo general eran de buena calidad. Chaquetas y botas de piel de las mejores marcas, cascos “de época”, gafas de sol y gorras, camisetas y vaqueros… Todo lo que las “vintage victims” puedan necesitar.Impresionante también la cantidad de motos que estaban aparcadas por las inmediaciones

Me extrañó no ver más marcas de accesorios de moto pero luego reflexionando sobre el tema llegué a la conclusión que el W&W no es un mercadillo donde la gente compra piezas, más que nada es un sitio donde ver nuevas tendencias y coger ideas para luego explicárselo al mecánico o preparador de confianza.      

 

Alto copetever galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

Todas las preparaciones que pude ver en el Wheels me parecieron de un nivel realmente alto. Ni una de las motos allí expuestas estaba mal hecha o chapucera, todas tenían un montón de horas encima y manos expertas que las habían imaginado primero y creado después.

Impresionante también la cantidad de motos que estaban aparcadas por las inmediaciones… Laverda, Bimota, Benelli a montones y todas en un estado excepcional. Me llamaron la atención una Honda CBX seis cilindros al lado de una Benelli Sei, doce cilindros en dos monturas con mucha historia y personalidad. Otras muchas marcas como Brough Superior, BSA, Norton, Avinton Motorcycles y otras tantas que no las había visto en la vida pero que igualmente eran espectaculares.

Los preparadores de renombre no podían faltar a esta cita y mezclados entre la multitud pudimos ver a Roland Sands o al Solitario entre otros muchos que se perdían por la multitud. El evento es sobretodo para hacer contactos y hablar sobre acuerdos y nuevas tendencias. Muchas fiestas privadas por las noches que se alargan hasta la salida del sol…ver galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

Después de ver todos los stands en el cual se van como poco 3 o 4 horas nos dimos una vuelta por las playas e inmediaciones para ver el ambientillo. Biarritz es una localidad impresionante, con una belleza y glamour especiales que hacen que te sientas libre. Por la noche nos pudimos perder por sus calles y bares donde el ambiente que se respiraba era muy “cool”. Nada de macarras haciendo ruido o el cafre, si había algún que otro grupo que se paseaba por el pueblo exhibiéndose pero nada demasiado exagerado.

 

El domingo ver galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

El domingo siguiente ya teníamos que ir pensando otra vez en poner rumbo de nuevo hacia nuestras casas. Volvimos a empaquetar todo y atamos bien nuestros equipajes en los asientos traseros de las Triumph. Enfilamos camino hacia el País Vasco deshaciendo camino. Por las curvas pudimos hacer unos “piques” con las Thruxton R siempre sin excedernos y dejando mucho margen de seguridad, eso siempre.

Saqué algunas conclusiones que en el resto de la vuelta hacia casa pude corroborar.  Ya en Pamplona me despedí de mis compañeros, ellos volvían a Madrid y un servidor cogió rumbo a Barcelona pero aún me quedaban muchas aventuras por vivir… Saliendo de Pamplona me perdí un poco, di varias vueltas y finalmente paré en una gasolinera a preguntar. El chico que me encontré me preguntó por la moto y a donde me dirigía y explicándole resultó que era de un pueblo cerca de mi casa, el mundo es muy pequeño. Le expliqué que quería volver por Jaca y el me recomendó una ruta alternativa.ver galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

Le hice caso, salí en la buena dirección y después de un buen trozo de autovía me hice unas buenas curvas con unos paisajes espectaculares. El embalse de Yesa es de un color turquesa muy muy bonito y en el fantástico día de sol que estaba haciendo brillaba como un espejo. Pasada esa zona es donde me encontré el desvío que mi paisano me había recomendado.Marcas exclusivas como Brough Superior, BSA, Norton, Avinton Motorcycles y otras tantas

Justamente pasado el Puente de la Reina de Jaca hay dos indicaciones, una a Jaca y otra dirección Huesca, “tu para esta última y ya verás que carretera más bonita” me dijo. Efectivamente la ruta valió la pena y avancé unos buenos kilómetros que me dejaron ya a medio camino de casa. Desde allí hasta Lleida fue un paseo y ya el último tramo lo recorrí por la autovía A-2 que te lleva directo a Barcelona.ver galeríaWheels and Waves by TriumphWheels and Waves

Después de recorrer 530 km por todo tipo de carreteras saque algunas conclusiones de la Thruxton R. Me sorprendió muy gratamente la capacidad para hacer kilómetros de esta moto, a pesar de ser una moto de corte clásico, los semi-manillares no son ni mucho menos tan incomodos como uno se podría imaginar.

El asiento con el paso de las horas si se va notando algo más sufrido pero tampoco es exagerado. El motor es una delicia, siempre tiene potencia y el consumo es realmente contenido ya que solamente gasté unos 5 litros de media durante el viaje. La parte ciclo está a un nivel muy bueno para tratarse de una moto con doble amortiguador trasero sin bieletas. 

Los frenos Brembo se comportaron de una manera impecable. Llegué a casa con una sonrisa de oreja a oreja por un fin de semana diferente, con un ambiente increíble, motos espectaculares y la mejor compañía de viaje. Sin duda repetiré.

14 votos