Triumph Street Triple RS 2020

Triumph Street Triple RS 2020: Actualización 2.0

Javi Millán

La nueva Street Triple RS de 2020 supone una vuelta de tuerca más, una pequeña pero importante evolución en la cual ha participado el equipo de desarrollo de motores para el campeonato del Mundo de Moto2. Los cambios estéticos y funcionales se unen a los realizados en la mecánica con el fin de cumplir ante la inminente normativa Euro5 para motocicletas.

Depurada y ¿más atractiva?

Si ya en la anterior generación de 2017 los de Triumph nos sorprendieron con cambios reseñables en la gama Street Triple, esta nueva no hace más que corroborar el correcto camino que tomaron en su momento, con una mecánica de la que -ya avanzamos- sería la elegida para propulsar a las motos de competición de Moto2 y que, además de un aumento de cilindrada, traía consigo casi una centena de elementos evolucionados respeto a su predecesora.

Todos esos cambios elevaron definitivamente la "Triple" hasta el escalón que buscaban, situándola como una, si no la mejor, ¨naked¨ de este segmento en todos los sentidos. Con la versión RS como punta de lanza, el éxito estaba asegurado gracias a un paquete de equipamiento al más alto nivel, un diseño depurado y un nivel de prestaciones muy considerable, incluso para adentrarse en circuito con todas las garantías y como ya nos mostraron en aquella presentación internacional celebrada en Barcelona.

En esta nueva generación se han pulido minúsculos detalles sin elevar el precio del conjunto que se mantiene casi inalterado para esta 2020. El cambio más aparente lo encontramos en el frontal, donde las ópticas delanteras han pasado de la mirada de "avispa" a la de "tigre"... Bueno, esa es mi impresión. ver galeríaTriumph Street Triple RS 2020Triumph Street Triple RS 2020ADN "Street"

Opciones ¨naked¨ de tres cilindros en el mercado no hay muchas y son todas muy interesantes. En Triumph han seguido jugando sus cartas con muy buen criterio y, lejos de centrarse en aumentar la potencia declarada para la anterior generación, la han mantenido, pero actualizando la forma de entrega, con una curva tanto de par como de caballos más llena a bajo y medio régimen. Si a eso sumamos que es la más ligera de la categoría gracias a sus 166 Kg. en vacío, los datos la convierten en la más interesante gracias al resultado de dividir sus kilos entre la potencia del motor. La ecuación se adereza con el ya conocido equipo de suspensiones multirregulables formando por una horquilla delantera Showa BPF de 41 mm y 115 mm de recorrido y un amortiguador Öhlins STX40 con 131 mm recorrido, elementos partícipes del buen comportamiento dinámico. Si a eso sumamos los frenos firmados por Brembo y esas pinzas delanteras M50 de 4 pistones y anclaje radial, la combinación de todo ello es de lo más convincente, como lo había sido hasta ahora. No obstante, sí han aprovechado para equiparla con unos más modernos neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa SP V3 preparados para "Track Days", además de un sistema Quickshift para subir y bajar relaciones de cambio –la anterior solo permitía subirlas- sin necesidad de accionar el embrague.

En cuanto a la mecánica, los ingenieros de Moto2 han conseguido más par -79 Nm a 9.350 rpm- contando con un 9% más del mismo en el rango medio y alto. Por su parte, la potencia es un 9% más alta en la zona media, habiendo reducido la inercia rotacional en un 7%. Todo ello gracias al trabajar en aspectos tanto internos como externos. Engranajes, la admisión, el nuevo sistema de escape con doble catalizador y la electrónica, han sido factores determinantes en estas mejoras. ver galeríaTriumph Street Triple RS 2020Triumph Street Triple RS 2020Cambios más evidentes

Si bien es cierto que ya os dimos cuenta hace unos días de lo nuevo de esta versión 2020, hagamos un breve resumen al resto de cambios que trae…
Como he comentado anteriormente, las nuevas ópticas frontales suponen un aspecto más agresivo gracias a su diseño más achatado y con el conjunto un poco más integrado hacia el manillar. Además, todos los embellecedores y la zona trasera del acompañante se han rediseñado con el fin de enfatizar el aspecto deportivo. En este sentido el chasis es ahora más visible gracias a la nueva tonalidad gris titanio y el silenciador del escape recibe detalles en carbono. También se han instalado nuevos retrovisores, una torreta del manillar de diferente estilo y se aprecian multitud de pequeños detalles de terminación en metal satinado.

Por otro lado, la pantalla de información recibe nuevos gráficos y coloridos disponibles. A mi parecer, y con respecto a la anterior, su aspecto ha perdido algunos puntos. Bien es cierto que las posibilidades de visualización de parámetros y colores son más abundantes, pero la ausencia -en cualquiera de ellos- del tacómetro circular con aguja, es un aspecto que se echa en falta porque en esta generación 2020, la escala de revoluciones es más bien testimonial y a menos que elijamos la opción numérica pura, saber a qué número de vueltas gira el motor pasa casi desapercibido...

ver galeríaTriumph Street Triple RS 2020Triumph Street Triple RS 2020

Eso sí, esta segunda generación ofrece mayor funcionalidad Bluetooth y si bien requiere de un accesorio para el módulo GoPro, navegación y teléfono/música, merecerá la pena para el día a día. Esta opción estará disponible cuando las primeras unidades lleguen a los concesionarios a mediados de diciembre de 2019.  Bueno, eso es lo que nos contaron, porque en las Scrambler prometieron el mes de septiembre y aún no lo hemos podido poner a prueba. Seremos algo más optimistas en esta ocasión.

Carretera y circuito

Como ya ocurriera en 2017, la marca nos preparó una jornada donde probar las nuevas Street Triple RS tanto en carretera como en circuito. En esta ocasión nos llevaron hasta Cartagena (Murcia). Aunque la mañana se convirtió en un mero trámite en el cual rodar unos pocos kilómetros y realizar una corta sesión fotográfica, la tarde fue el mejor momento del día. ver galeríaTriumph Street Triple RS 2020Triumph Street Triple RS 2020

No obstante, en la primera parte de la jornada me dio tiempo a trastear algo más con los "afinados" modos de potencia, dándome cuenta de que, efectivamente se nota la actualización. Ya no hay un cambio radical entre uno y otro. Ni siquiera en el Rain que limita la potencia a 100 CV percibes que el acelerador electrónico se vuelva perezoso en la ordenes que le das, manteniendo el buen tacto de los programas más "reactivos". No, no me he olvidado. El sonido del motor es quizás menos ronco a bajas revoluciones y a partir de 6.000 rpm es cuando se nota el mayor rugido del tigre, haciendo honor a ese nuevo frontal. Por supuesto, las menores inercias internas se notan, traduciéndose en menores vibraciones y mayor suavidad de funcionamiento.

Por otro lado, esta nueva generación incluye -ahora sí- el asistente de cambio sin embrague tanto para subir como para bajar marchas. La anterior generación solo permitía subir de relación. En este caso la primera acción supone un mayor agrado que la segunda, siendo la bajada de las mismas menos efectiva, por lo menos en carretera abierta a ritmo tranquilo.

Por cierto, esta nueva generación tiene también un sistema de cancelación de intermitentes automático y cabe destacar que ambas manetas, tanto la de freno como embrague son regulables en distancia, e incluso la primera de ellas con regulador de presión. Sí, esto ya lo llevaban las 2017 pero esto último sigue resultando interesante de contar…ver galeríaTriumph Street Triple RS 2020Triumph Street Triple RS 2020

Diversión a raudales

Si bien en carretera te lo pasas muy bien con la RS (mejor si el asfalto está liso) es en circuito donde de verdad puedes apreciar hasta que punto es una motocicleta efectiva, divertida e incluso muy rápida. El aplomo y la confianza que transmite desde la primera curva es una garantía de seguridad. Y aún sin contar con una IMU o Unidad de Medición Inercial que equipan las más potentes deportivas y trail del mercado, esta Street Triple es una ¨naked¨ perfectamente puesta a punto y que no necesita tal elemento –de momento-.

Y es que la electrónica que incorpora es suficiente para controlar los elásticos 123 CV de potencia y a menos que se fuerce por encima de los límites, el conjunto no se descoloca ni si quiera a ritmos muy altos. Eso sí, cuando se sobrepasan, la zaga empieza a deslizar, diciéndote que los Pirelli están al límite de agarre, pero de manera suave… Bueno, la mayoría de las veces.

Una de las mejores sensaciones con esta RS es probar que sale de las curvas más cerradas en segunda o tercera indistintamente, sin rechistar, con empuje contundente, con una progresividad increíble. Ahora más que nunca esta mecánica se aplica con decisión hasta el corte de encendido y eso es de agradecer en un trazado tan revirado como el de Cartagena, con sus grandes desniveles y curvas lentas enlazadas donde estirar marchas cortas ofrece una grata sensación. En este caso, el modo de conducción Track es el más aconsejable y con el cual rodé la mayoría del tiempo en el circuito. No obstante, también probé el Sport, notándose un poco más la intervención del ABS en frenadas fuertes y alargando la trazada. También la aceleración pierde, pero no el tacto del puño electrónico del gas. Eso sí, para los más aventurados queda el modo Rider, en el cual se pueden configurar cada uno de los parámetros disponibles tanto de respuesta del motor ( Sport, Road o Rain), el control de tracción (Road, Rain, Sport, Track u Off) y el ABS ( Road  o Track). Como veis el ABS no permite ser apagado en ninguno de los casos (cosas de la normativa Euro 5) pero ya se han encargado de que sea lo menos intrusivo posible en circuito, incluso hay algún "truquillo" para desconectarlo, como nos comentaron…ver galeríaTriumph Street Triple RS 2020Triumph Street Triple RS 2020 Por su parte la ergonomía es perfecta, no te cansa y puedes dar vueltas y vueltas sin parar gracias también a unos cambios de dirección instantáneos. Lo único que agotará más en un circuito donde se alcance la velocidad máxima será el cuello, porque la protección aerodinámica es justa, como buena ¨naked¨. En Cartagena al final de recta de meta pude ver en el velocímetro digital unos 210-212 Km/h de punta. Lo que no sabría decir es el régimen al que iba, cosas del nuevo tacómetro.

Manteniendo el tipo

Sin ser una revolución, esta generación de la Street Triple RS seguirá siendo toda una referencia en el segmento. Por equipamiento, prestaciones, peso, potencia y una calidad de terminación que está al nivel más alto. Si a ellos sumamos el plus de equipar la base mecánica que compite en Moto2 y optimizada por los mismos ingenieros del mundial, el cóctel se mantiene efervescente. ver galeríaTriumph Street Triple RS 2020Triumph Street Triple RS 2020

Además, con el nuevo diseño frontal habrá ganado interés para aquellos que no les terminaba de convencer el anterior. Avispa, mantis, las similitudes con los bichos siempre han estado ahí. No, los faros totalmente circulares forman parte del pasado, de aquella versión de 2007 y estoy seguro de que irán achatándose aún más en las generaciones venideras. Quizás en 2025 tan solo sean dos líneas de LED que hagan la función de luz de cruce, carretera e intermitentes, incluso puede que incorporen los antiniebla.

Con todo ello, sigo diciendo – desde la imparcialidad más absoluta- que esta RS es una de las mejores -si no la más interesante- ¨naked¨ de media cilindrada y una motocicleta que me compraría con los ojos cerrados. Bueno, quizás pediría a los ingenieros ingleses que me volvieran a configurar la pantalla digital a la v1.0, porque eso de no tener un tacómetro de escala circular se me hace raro en esta nueva generación… Quizás es que me estoy haciendo demasiado viejo ya.