Triumph Speed Triple R 2016

Triumph Speed Triple R: Más cerca del circuito

Javi Millán

7 votos

Mucho más que unos faros...ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016Fotos: María Pujol

Diferente, así es la Triumph Speed Triple 1050 R, una naked que lleva dando guerra desde 1994 y caracterizada por su potente mecánica de tres cilindros en línea. Aun habiendo perdido ese frontal bifaro de trazos circulares por otros más complejos, mantiene su carisma, musculosidad y aspecto robusto. Todo ello para demostrar que es una alternativa fresca sin haber perdido nada de lo mejor de anteriores generaciones. Porque ahora llega renovada y mucho. Con hasta 104 elementos del motor cambiados, una estética pulida y todo el compendio electrónico optimizado. La Speed es aún más Triple que nunca. 

A pesar de que las modas se imponen, en Triumph se resisten a sucumbir ante los diseños japoneses o europeos, manteniendo su propia esencia. Es por ello que podríamos considerar a la Speed como una de las naked con mayor personalidad, sí. Y no solo por el volumen de sus faros en forma de ojos de ¿avispa?, sino también por el tacto de su mecánica y las formas o soluciones aplicadas tanto al apartado ciclo como al estético. Una versión que en 2010-2011 fue renovada y de la que llega ahora, podríamos decir, la segunda generación…

En este caso tenemos entre manos a la más potente de la gama y equipada, la R, unos meses después de su presentación internacional donde Edu Fernández tuvo la oportunidad de probarla tanto en carretera abierta como en pista. En esta ocasión olvidaremos el circuito y nos centraremos en valorar cómo se comporta en el día a día, tanto en ciudad como carretera y autopista. 

ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016

Un poco de historia…

Desde la T309, pasando por las T509, T595 ó 955i hasta llegar a estas últimas 1050, han transcurrido alrededor de 22 años. Tiempo durante el cual la base de tres cilindros y una peculiar estética han fortalecido el sello de una saga que, ahora más que nunca, puede competir de tú a tú con cualquier modelo de la competencia. Y es que las Speed Triple han llegado a un punto de maduración muy relevante, donde la inversión realizada ha surtido efecto en la última década. Las Speed Triple han llegado a un punto de maduración muy relevanteEvidentemente las más “pequeñas” Street – de 675cc- ocupan un mejor lugar en cuanto a ventas se refiere, estando las Speed en un rango más “exclusivo”, para aquellos que busquen mayores prestaciones y radicalidad. Sobre todo en las versiones R como es nuestra invitada. Sí, por el camino se quedaron aquellas llantas de aluminio forjadas incorporadas en las versiones del año 2012, pero a cambio tenemos otros muchos elementos actualizados. 

Volviendo a echar la vista atrás en el tiempo, la saga comenzó en 1994 con la mencionada T309 de 855 cc y alimentación por carburación que derivaba de la deportiva Daytona 900 Super III. Su motor rendía 98 CV de potencia y un único faro delantero presidia el frontal. Además, disponía de un chasis de acero, suspensiones regulables y doble disco de freno delantero. ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016Triumph Speed Triple 955i 2001

Pero el rumbo estético cambió con la segunda generación en el año 1997. Llegaba la T509, la primera con doble faro circular. Una edición que estrenaba el sistema de alimentación por inyección electrónica y rendía 108 CV de potencia manteniendo la misma cilindrada. El chasis de aluminio o el basculante monobrazo fueron otras de sus particularidades…

La actualización de aquella T509 no tardó en llegar y, dos años más tarde, en 1999, se presentó la T595 o 955i -dígitos que representaban la nueva cilindrada-. Estéticamente no sufrió muchos cambios y daba la misma potencia, 108 CV. En 2002 esta 955i sufrió una pequeña actualización que vio aumentar su potencia hasta los 118 CV y reducir su peso cerca de 8 Kg.  De esta versión hubo una edición especial en el último año de su comercialización, 2004. 

Ya en 2005 Triumph decidió que era el momento de un cambio profundo en el Speed Triple y llegó la nueva 1050 de 128 CV, obtenidos gracias a las profundas mejoras realizadas sobre su propulsor. La inyección estaba firmada por Keihin, la horquilla delantera era invertida, los frenos con pinza de anclaje radial -que en 2007 pasaron de Nissin a Brembo-, y ese año también, se montaron nuevas llantas, un motor dos caballos más potente, subchasis trasero rediseñado, nueva centralita electrónica, un nuevo radiador, barra de horquillas anodizadas, además de un piloto trasero LED y un depósito de combustible metálico en vez del utilizado hasta la fecha de plástico. Hasta 2010 las versiones fueron sufriendo mínimos cambios, destacando la versión especial de dos tonos en 2009 y la 15º aniversario.ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016Triumph Speed Triple 1050 2007

Y llegaron las “avispas”

Entonces en Triumph jubilaron los dobles faros circulares delanteros por otros en forma de “ojos de avispa”. Y en ese momento cambiaron la Speed Triple 1050 casi por completo. Nuevo chasis, suspensiones, motor optimizado y muchos otros pequeños detalles que la hacían más… actual. Quizás en detrimento de su esencia, pero al fin y al cabo, haciéndola una moto con personalidad propia. Desde 2011 hasta 2015 se realizaron pequeños retoques y dos versiones se apellidaron con la R. La guinda del pastel fueron las Speed 94 / 94 R, modelos conmemorativos del 20 aniversario y construidas en serie limitada de las cuales llegaron muy pocas unidades a nuestro país.

Y así llegamos a 2016. Donde la Speed Triple 1050 R se presenta como la más potente de sus trayectoria además de la más avanzada tecnológicamente hablando. Si bien el chasis posee las mismas formas, se ha trabajado en la distribución de pesos, así como una mejora en la ergonomía y por supuesto se ha pulido la estética, con un doble faro delantero de trazos más sutiles, más redondeados y con luces de posición de LED. Con un doble faro delantero de trazos más sutiles...Entre medias de ellos, una pequeña toma de aire y, sobre ésta, un deflector perfectamente integrado y que desentona menos que en anteriores generaciones porque todo está más compactado, más integrado. ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016

Como buena tope de gama, los detalles de carbono están también presentes y nos encontramos con ellos en el guardabarros delantero o los laterales del depósito en forma de protectores. El asiento por su parte es un poco más estrecho respecto a la anterior generación y en también son diferentes las tapas embellecedoras situadas sobre el radiador y la quilla. Otros detalles como los retrovisores situados en las puntas del manillar o los logos de la marca estampados en el motor, son signos de encontrarnos ante la edición 2016 de la Speed Triple. 

Esencia “racing”

Aunque no es la Supernaked más potente ni pretende serlo, todos los cambios realizados sobre la nueva Speed Triple -y que ya mencionamos durante su presentación-, le han sentado de maravilla. Sobre todo el apartado técnico. Con una mecánica que, a pesar de no rendir más de 140 CV, ofrece lo suficiente para adentrarse en circuito y rodar a un ritmo muy alto. Y ahí es donde la 1050 R es una moto muy divertida y más si cabe con los componentes que incluye firmados por las primeras marcas. 

Quizás se echan en falta las últimas pinzas de Brembo M50 en vez de las más “veteranas” M4.34, pero el caso es que son suficientes para el conjunto. ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016

Un conjunto que en el primer momento de subirte lo notas rígido, duro, con una goma en el depósito que te insinúa la posibilidad de golpearte tus “partes nobles” contra ella, más que hacerte de almohadilla. O esas estriberas bastante elevadas que te hacen llevar las piernas bien encogidas. Si bien la postura no es demasiado radical, sí se nota el cuerpo cargado ligeramente hacia adelante debido a la elevación del asiento y, a menos que te vayas moviendo durante el trayecto, podrán notar algo de fatiga. Un asiento que, por cierto, para el pasajero no es que sea muy cómodo. Sobre todo por la falta de agarraderas y su pequeño tamaño. Vale, entendido, la Speed es para disfrutarla mejor solo… o sola.

Por su parte la dirección tiene poco radio de giro y eso en ciudad se nota, a la hora de maniobrar en parado o a baja velocidad hay que tener en cuenta este detalle. La rumorosidad mecánica se ha visto mitigada y el sonido emanado por el escape es protagonista. Si bien a baja velocidad es una moto que ronronea sin estridencias, cuando abres gas y alcanza las 6-7.000 rpm se transforma. Al igual que cuando cortas el acelerador de manera drástica. Ahí te deleita con bocanadas intermitentes de aire comprimido, melodías para los oídos. ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016

Suavidad y contundencia

Pero lo mejor de esta Speed Triple es que puedes llevarla en “modo tranquilo” en cualquier circunstancia sin que se queje. Su motor tiene una elasticidad impresionante y se beneficia del buen calibrado del acelerador electrónico. Por supuesto también la electrónica. En esta ocasión me limité a rodar con los tres primeros modos de conducción, olvidando tanto el Track como el Rider. Y en cualquiera de ellos la respuesta es más que satisfactoria. He de decir que para el día a día me encantó en Rain. Primero porque no necesitas más y, segundo, porque, aun siendo el más restrictivo, la calibración es excelente sin que notes continuamente que el control de tracción esté actuando, es muy dulce la entrega del par y la potencia. ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016

En conducción más alegre, tanto el modo el Road como el Sport, son más enérgicos en la entrega de potencia, siendo la configuración del control de tracción y el ABS la misma en ambos casos. En Road puedes acelerar sin contemplaciones, mientas que en Sport deberás estar más atento a la rueda delantera, sobre todo para que no pierda contacto con el asfalto continuamente.En Road puedes acelerar sin contemplaciones, mientas que en Sport deberás estar más atento

Buen trabajo por lo que respecta al embrague anti-rebote y a la caja de cambios. Si bien ratifico que es ligeramente rugosa a la hora de insertar las marchas, una vez te acostumbras no lo es tanto, ni desentona ante otros modelos de la competencia. Como tampoco lo hace cuando avivas el ritmo y toca frenar fuerte, tumbarla, entrar en curva a mayor ritmo. Aquí es donde muestra esa rigidez buscada y el control que permiten sus buenas suspensiones Öhlins NIX30 delante y TTX36 detrás. No obstante, el primer toque en la maneta de freno es un tanto “seco”, como ya hemos comprobado en infinidad de ocasiones en los Brembo M4.34, sobre todo a baja velocidad. Nada que objetar sobre el mordiente o la efectividad, se puede detener a la Speed Triple o reducir la velocidad en milésimas de segundo. Y cuando aplicas todo la fuerza de tus dedos y el pie derecho, la sensación es muy gratificante. La R ni se descompone, sigue la línea impuesta por la dirección, sin titubeos. Es fiel e inflexible, como debe ser una buena deportiva. ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016

No obstante, cuando sales de las reviradas carreteras de montaña y te adentras en autopistas, la Triple, es también agradable. Quizás ajustando sus suspensiones para una absorción más suave de los baches lo fuese aún más. Pero en líneas generales permite rodar kilómetros sin que sientas todo el aire en el casco o turbulencias en tu pecho, demostrando el buen resultado aerodinámico que ofrece. Además es una moto que llevándola a ritmo tranquilo puedes bajar de los 5 litros de media a los 100 km. En esta prueba el resultado fue de 5,1 en conducción “normal”, con los modos Rain y Road y unos 5,7 litros en Road y Sport. Cifras que no están mal.ver galeríaTriumph Speed Triple R 2016

Ojos saltones, de avispa o como queramos…

Sí, es una de sus peculiaridades, gran parte de su esencia, de un diseño que se sustenta en esos faros delanteros. Pero la Speed Triple es mucho más y en esta R todo se multiplica. Porque su mecánica ofrece un rendimiento excelente gracias a muchos elementos que han sido evolucionados. Su nueva electrónica hace que todo fluya de mejor manera y, por supuesto, la parte ciclo a la que pocos defectos pueden sacarse. Sin duda alguna es una gran moto y con unos ojos todavía más bonitos…

7 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...