Triumph Speed Triple RS

Triumph Speed Triple RS: Fast Track

Eduard Fernández Masó

4 votos

Corría el año 94 cuando Triumph lanzó al mercado un nuevo concepto. Una moto desnuda, agresiva, ágil y que rompía con todo. Así era la Speed Triple original y ya legendaria. Desde entonces y hasta el día de hoy no ha parado de mejorar. Con la llegada de la última generación, ya son siete los modelos de Speed que ha creado Triumph. La presentada en Almería promete ser un modelo con un equilibrio perfecto entre potencia, agilidad y capacidad deportiva, lo que convierte esta Speed Triple en la más avanzada y potente que jamás se haya fabricado en la factoría inglesa.

Los nuevos modelos se dividen en dos: la S que es la versión básica y la RS que es la más equipada y la que pude probar en la presentación internacional. Suspensiones Öhlins, escapes Arrow y fibra de carbono son las diferencias más destacables entre los dos modelos. Pero los cambios más importantes de esta última generación de Speed se han basado sobretodo en una profunda remodelación del motor. Para mejorar las prestaciones y reducir peso se han sustituido más de 100 componentes del motor para conseguir más potencia y par en todo el rango de revoluciones, además de una entrega de potencia más suave y lineal. Para mejorar las prestaciones y reducir peso se han sustituido más de 100 componentes

El objetivo fue claro: ganar potencia a la vez que manejabilidad. La potencia máxima aumenta un 7% respecto a la generación anterior y sube hasta los 150 CV, con un par que ha crecido hasta los 11,9 kgm. Para mejorar las prestaciones, las actualizaciones del motor incluyen un nuevo cigüeñal aligerado con un efecto giroscópico muy mejorado, camisas de los cilindros de aluminio con revestimiento de Nikasil, un motor de arranque más pequeño y una batería y alternador más ligeros. Los pistones de nuevo diseño y la nueva culata con los colectores de escape optimizados para mejorar el flujo de gases permiten una mayor relación de compresión y entrega de potencia. Toda esta larga lista de cambios son muy notables en cuanto te subes a la moto.

Cambios que se notanver galeríaTriumph Speed Triple RS

Solamente salir a carretera ya me di cuenta que su motor era aún más fino y elástico de cuantos tricilíndricos había podido probar. Precisamente había podido probar el modelo anterior un par de años antes por carretera y circuito gustándome mucho. También hacía poco había probado el 1200 de la Tiger, pero de todos me quedo con el nuevo de la Speed. Realmente es un “motorazo” y con 150 CV ya si que la cosa se pone interesante. Vayas en la marcha que vayas hay potencia de sobra y eso circulando por carretera es muy agradecido. Las vibraciones son inexistentes y el ronroneo del motor es sencillamente música para los oídos. 

El sonido de los escapes Arrow es muy bonito sin ser escandaloso, la verdad casi ni se nota que llevas “tubarros”. Estos escapes cuestan si los quieres montar en la versión S como accesorio, unos 1.200€. Lo que si me ha gustado es el tacto de las levas de freno y embrague. Son regulables y permiten ajustar a la milésima para que cualquier tamaño de mano se adapte. El conjunto Brembo es todo un ejemplo de calidad. La frenada es excelente ante cualquier situación. La bomba permite regular el efecto de palanca entre 19 y 21 milímetros cambiando el tacto de frenada.ver galeríaTriumph Speed Triple RS

Las pinzas Brembo M4 son toda una garantía de potencia y dosificación tanto en carretera como en circuito. Pero lo más gratificante en cuanto a conducción, bajo mi punto de vista, es el cambio semi automático para subir y bajar marchas sin usar el embrague. El shifter montado por Triumph trabaja impecablemente bien junto con la caja de cambios de la Speed. Es una gozada bajar marchas solamente pisando la palanca y dejando que el sistema dé un pequeño golpe de gas engranando la marcha a la perfección. Hay opciones interesantes en la web de la marca, como los puños calefactables, que tienen un coste de unos 200€.

Última tecnología  ver galeríaTriumph Speed Triple RS

Si hay algo donde Triumph ha avanzado a pasos agigantados es precisamente en la electrónica y acabados de calidad. La Speed ya cuenta con el panel de instrumentos TFT a color de 5" ajustable en inclinación ya visto en las nuevas Street 765 RS y S y también en las Tiger 1200. Realmente es una de las instrumentaciones más conseguidas del mercado. Al activar el panel se muestra una animación de bienvenida con el logotipo de la Speed Triple que da paso a los diferentes estilos de pantalla y temas disponibles vinculados a los modos de conducción, que ofrecen diversas opciones de presentación de la información según los gustos del motorista. También las nuevas piñas y botoneras destacan por diseño y por ser muy ergonómicos e incorporan botones iluminados que facilitan su accionamiento cuando hay poca luz.   Realmente es un “motorazo” y con 150 CV ya si que la cosa se pone interesante.

También novedad es el nuevo sistema de acelerador electrónico que permite configurar el comportamiento de la moto a las preferencias del piloto con diferentes mapas de inyección vinculados a los cinco modos de conducción disponibles. También el control de crucero facilita la conducción en viajes largos. No son novedad, pero si merecen ser mencionadas, las luces de conducción diurna incorporadas en los faros ya característicos de las nakeds de la firma inglesa marcan personalidad propia con una visibilidad contrastada. ver galeríaTriumph Speed Triple RS

Durante la presentación pudimos estar conversando con el ingeniero y desarrollador del proyecto, Felipe López Córdoba. Nos contó algunos de los secretos que han desarrollado para el nuevo modelo, como el control de tracción y ABS optimizados. Felipe confirmó que se ha trabajando intensamente en la electrónica para garantizan una óptima distribución de la fuerza de frenado y permitir el deslizamiento de la rueda trasera trabajando el control del par motor, mejorándolo mucho.

Todos estos cambios han sido posibles gracias a la avanzada IMU (Unidad de Medición Inercial) desarrollada junto a Continental. Su funcionamiento consiste en monitorizar constantemente los parámetros de inclinación lateral y longitudinal, ratio de giro y los datos de aceleración para activar, en cada caso, las funciones apropiadas de seguridad activa.  

La vida en Speedver galeríaTriumph Speed Triple RS

La sensación que tuve durante toda la presentación y pudiendo probar la Speed por carretera y circuito, es que el producto está realmente equilibrado y sobretodo maduro. Las sensaciones en el trazado almeriense fueron a la par con las de carretera abierta. Plena seguridad en todo momento aún yendo a un ritmo realmente rápido. La parte ciclo simplemente exquisita y no es solamente mérito de las mejores suspensiones y frenos que hay en el mercado. El chasis y basculante están muy bien diseñados y permiten una conducción deportiva sin rechistar. Las tumbadas a alta velocidad son ahora más rápidas y precisas.Un producto realmente equilibrado y sobretodo maduro

Las aceleraciones están bajo control y gracias a la electrónica solo es necesario concentrarse en pilotar. Realmente la IMU da mucha tranquilidad tanto en circuito como en carretera. El motor es un portento y rinde una potencia realmente generosa, más que sobrada para una moto con manillar ancho y sin carenado. Este es el único punto negativo a destacar. La moto corre tanto y va tan bien, que te encuentras rodando a toda velocidad con una protección aerodinámica muy escasa y eso pasa factura al físico, especialmente a las cervicales. ver galeríaTriumph Speed Triple RS

Para el día a día es una estupenda moto. Fácil, manejable y cómoda, pero a la que se empieza a ir rápido el aire azotará con fuerza. La RS cuenta con un nuevo sistema de encendido y bloqueo de la dirección sin llave que se activa electrónicamente mediante un botón en el manillar, con la opción de desactivar la función ”keyless” para mayor seguridad. La verdad es que da gusto olvidarse del contacto y con llevar la llave en el bolsillo es suficiente, comodísimo para el día a día. 

Ante su competencia la Speed puede ofrecer una polivalencia difícil de igualar. La tricilíndrica ha llegado a tal punto de refinamiento que permite combinar a la perfección un uso racional de diario con la total deportividad de una moto de circuito. La disponibilidad es inmediata y los precios son de 14.150€ para la versión S y 16.250€ para la más equipada RS.

4 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...