Triumph Rocket 3 GT contra Ducati XDiavel 1260 S

Triumph Rocket 3 GT vs Ducati XDiavel 1260 S: Sin rivales

Víctor Maciel

Comparamos a la Triumph Rocket 3 GT y su potente tricilíndrico de 2.458 cc con la Ducati XDiavel 1260 S y su bicilíndrico en L Testastretta con distribución desmodrómica variable de 1262 cc. Estas muscle bikes, de exquisita parte ciclo y estética impactante, ahora mismo representan a las dos motos más potentes de su categoría.

Cuando se escribe un comparativo, uno muchas veces intenta ponerse en la piel de los posibles compradores y elige una moto u otra como si el criterio imperante no fuese el propio, sino uno impuesto por un usuario medio, abstracto… y muchas veces: inexistente.
No siempre es un ejercicio que salga bien. Algunos probadores se ponen demasiado técnicos, otros nos pasamos de líricos… y muchas veces el usuario que ve los videos -más allá de que estos le gusten o no- acaba reclamando “un poco más” de algo que nosotros no consideramos vital.
Cuando las motos probadas no se ajustan exactamente al estilo de motos que me gustan, acertarle a las inquietudes de quien ve los videos se vuelve una tarea aún más difícil… pero esta vez es algo que no debería pasarme.
Me creo perfectamente capaz de encontrarme en la disyuntiva de elegir entre estas dos motos con la curiosidad de quien ha de decidirse entre una de las dos. Puedo imaginarme perfectamente queriendo comprarlas, o podría... si tuviera los 23.800 euros que cuesta la Rocket 3 GT, o los 24.290 que vale la Ducati XDiavel 1260 S.
Sé exactamente cuales son mis reparos ahora que las he probado y -sobre todo- cuáles eran antes de probarlas… y, aunque puede que estos no se ajusten al 100% a los requisitos de nadie, voy a limitarme a transmitirlos sin más, aunque sea para aprovechar la ventaja de que -para hacerlo- no me hace falta ponerme en la piel de nadie.
Había visto a la Triumph Rocket 3 GT en el Eicma de Milán. Más allá de lo que pueda parecer en fotos, en directo es una moto que impresiona. Es larga, ancha y en general voluminosa. Los neumáticos son grandes, la horquilla es ancha y el motor y los escapes dan la sensación de estar sentado sobre el motor de un hot rod americano, que ha sido desprovisto de todo lo demás.
ver galeríaTriumph Rocket 3 GT contra Ducati XDiavel 1260 SLa XDiavel 1260 S y la Rocket 3 GT cuentan con arranque y bloqueo de la dirección sin llaveTiene además, multitud de detalles muy bien resueltos, como los tapones de los depósitos de agua, gasolina y aceite o las estriberas escamoteables. La lista es larga y no voy a entretenerme en desarrollarla todavía. Un par de ejemplos me valen para resumir la calidad de los detalles de una moto que roba las miradas de todo el mundo allí donde la dejes aparcada.
Sabía que era una moto que entraba bien por la vista y también conocía datos que me hacían esperar la prueba con una dosis de respeto tan alta o más que la cuota de curiosidad.
La Rocket 3 GT pesa 310 kilos con los depósitos llenos, que siendo bastante… es 40 kilos menos que la versión anterior, tiene 167 CV (hasta aquí todo relativamente normal) cúbica 2.458 centímetros cúbicos y entrega 22,53 Kgm (221 Nm) a 4.000 RPM.
La cifra brutal está ahí.. y no es la cilindrada.
Para los que el par expresado en cifras no signifique un dato que le aporte demasiado, voy a poner un par de ejemplos. Duplica literalmente la cifra de par de una moto con una aceleración brutal, como es la Harley Davidson LiveWire (11,82 Kgm o 116 Nm). Supera en un 38% de lo que entrega la brutal Harley Davidson FXDR (16,31 Kgm o 160 Nm) y entrega un 75% más de lo que ofrece la XDiavel 1260 S (12,8 Kgm o 126 Nm) presente en este comparativo.
No es que tenga más par que la XDiavel S… podría seguir añadiendo motos a la lista todo el día y ninguna alcanzaría una cifra tan brutal como esta y, por tanto, nadie puede prometer unas aceleraciones tan impactantes.
El pensamiento recurrente, antes de hacer la primer tanda de curvas con una moto tan sobredimensionada como esta era:
¿Podré con Rocket 3 GT? ¿No será demasiado para mi?.
En comparación los 152 CV y 126 Nm de par que entrega el motor de 1262 cc de la Ducati me parecían algo mucho más accesible… y más si contamos con que la XDiavel 1260 S pesa 63 kilos menos que la Triumph en orden de marcha.
Con 247 kilos con los depósitos llenos, la Ducati es un peso ligero, no solo comparada con la Rocket 3 GT… sino con cualquier custom de cilindrada similar.
Después de probar ambas, tanto en carretera como en ciudad, puedo afirmar que: ni la Rocket 3 GT es una bestia inconducible, ni la XDiavel 1260 S es una moto dócil que uno pueda apretar sin contemplaciones.
¿Cómo se lleva la Rocket 3 GT?
A cualquiera que haya llevado una custom gorda… da igual el modelo y la marca que sea, la Rocket 3 GT le parecerá una moto tremendamente precisa. Me vale cualquier Harley Davidson o Indian y daría por buena a cualquier custom japonesa de más de 800 cc. Si has llevado una moto de estas y has ido a gusto, puedes subirte a la Rocket 3 GT sin temor a que te sobre moto. La potencia solo es descomunal si así lo pides… pero la entrega es dócil y progresiva. Si la tratas con respeto el motor no hace cosas raras, sino más bien lo contrario. Perdonará cualquier torpeza respondiendo a cualquier régimen y en la marcha que sea.
ver galeríaTriumph Rocket 3 GT contra Ducati XDiavel 1260 SABS con asistencia en curva, tanto en la Ducati XDiavel 1260 S como en la Triumph Rocket 3 GT La parte ciclo es súper precisa. La frenada es contundente y la moto, una vez puesta en la trayectoria correcta, se mantiene en ella, aunque el asfalto no sea completamente regular.
Me daba tanta seguridad que, aunque la cogí con muchísimo respeto... acabé buscando con ella los límites.
A cualquier moto a la que le buscas las cosquillas acabas encontrándoselas. Llegué demasiado rápido a solo una curva en toda una semana… con tan buena puntería que llevaba a mi jefe justo detrás. No llegué a cambiarme de carril ni a ponerme realmente en peligro, pero digamos que la tracé con muchísima menos elegancia de la esperada.
Me valió para recordar que una moto de 2.500 cc no es un juguete y que lo suyo es disfrutarla sin perderle el respeto.
No hay una lista de motos buenas con las que hacer el imbécil, pero puesto a elaborar la lista de motos con las que no hacerlo… las que superan los 300 kilos estarían todas las primeras. Más allá de eso, muchas custom convencionales, envidiarían la estabilidad de la Rocket 3 GT si tuvieran que compararse con ellas.
¿Cómo se lleva la XDiavel 1260 S?
La XDiavel 1260 S no es una custom. Es una deportiva bajita. Concretamente es una naked deportiva en la que uno va sentado con los pies por delante.
Normalmente no se la suele ver en comparativos… y mucho menos de motos custom porque no hay una moto de ese tipo y otra marca que puedas poner al lado y aguantar el tipo.
ver galeríaTriumph Rocket 3 GT contra Ducati XDiavel 1260 SLa Triumph Rocket 3 GT cuenta con puños calefactables de serie y asistente al arranque en pendienteSu motor bicilíndrico en L Testastretta con distribución desmodrómica variable, es agresivo… y comparado con otra custom, podría considerarse hasta algo arisco. A bajas vueltas tiembla y traquetea como cualquier buena Ducati, impidiendo que los objetos reflejados en los retrovisores se vean definidos.
Cuando aceleras la cosa cambia… muy deprisa. Configurando apropiadamente la entrega de potencia del motor, es relativamente sencillo notar el tren delantero elevándose, si uno acelera sin contemplaciones.
Su parte ciclo, firme y ágil, permitiría plantarle cara a motos de otras categorías.
Cuesta creer que en Ducati hayan sabido evolucionar la transmisión por correa -integrada en un basculante monobrazo con refuerzo desmontable- para combinar la comodidad de una solución silenciosa y con poco mantenimiento con la durabilidad necesaria para soportar las aceleraciones de vértigo que permite el Ducati Power Launch.
Aun habiendo adaptado y suavizado el comportamiento de un motor, que en la Multistrada 1260 S rinde 158 CV, lo cierto es que el carácter Ducati sigue estando muy presente. Los cambios no son todo lo dulces que podrían ser, y el motor tiende a quejarse un poco cuando se nos olvida reducir, pero todas estas pequeñas imperfecciones se perdonan… o literalmente se olvidan cuando uno da gas y deja que el motor se estire.
Entre las 5.000 RPM en las que el motor encuentra su par máximo… y las 9.500 que hay que alcanzar para aprovechar los 152 caballos de potencia, el bicilíndrico en L hace música y no ruido, e invita a olvidarte de todo lo que no sea centrarse en la carretera, porque rodando en ese régimen la velocidad es alta en todas las marchas.
El carácter o la naturaleza Deportiva, no solo se perciben en el motor. Toda la moto, desde la instrumentación hasta los estribos, parece diseñada con la misma premisa. La instrumentación es bastante más básica que en la Triumph… pero también hay menos tapas, menos adornos y carcasas pulidas. El diseño está cuidado sí, pero en la XDiavel 1260 S -más allá de unas piñas retro iluminadas de dudoso gusto- todo parece dispuesto para obtener el mejor rendimiento sin las florituras a las que el resto de motos custom nos tienen acostumbrados.
Incluso el respaldo para el pasajero, parece diseñado por alguien con muchas ganas de rodar en solitario.
El motor de la Rocket
Mientras que la Ducati se conduce como una moto deportiva, la Triumph puede conducirse como una custom de toda la vida… y también se puede conducir como algo que no tenga absolutamente nada que ver con nada que -al menos yo- haya probado antes.
El cambio es súper suave y la entrega de potencia también. Reduciendo… el motor retiene relativamente poco para lo que me esperaba de un tricilíndrico con 3 perolos de más de 800 cc. Por contrapartida, a esa poca retención, lo sorprendente es que puedes poner primera velocidad al llegar a una curva cerrada y la moto no protestará en absoluto por hacerlo.
Más sorprendente que el hecho de que un motor como este permita poner primera en movimiento sin inmutarse, es el hecho de que puedas prescindir completamente de hacerlo. Después de una tarde completa bajando a segunda y a veces hasta a primera en las curvas cerradas, decidí dejar de hacerlo para “ver qué pasaba”. Al principio no lo hacía, primero porque la moto “no lo exige”... y segundo porque el bicho pesa lo suyo y el temor a que un aparato de estas dimensiones se cale infunde algo más que un serio respeto a los que alguna vez hemos estado involuntariamente debajo de una moto.
Ni se cala, ni se entera. Puedes girar super despacio en tercera, dejar que el motor se muera sin tocar el embrague y acelerar sin miedo a que proteste. Tirar del par, no solo es algo que la Rocket 3 GT pueda permitirse, también es algo recomendado si lo que quieres hacer es obtener un consumo reducido.
Puedes rodar a 80 kilómetros por hora en sexta por autopista. Esta práctica, que en otras motos sería equivalente a torturarlas, es la única forma -según el ordenador de a bordo- de obtener un consumo cercano a los 5 litros a los 100. También puedes acelerar desde ese punto sin reducir ni esperar, porque el motor tiene fuerza de sobra como para que puedas usarlo como si se tratase de una moto sin marchas. También puedes olvidarte de la economía, que es lo que hice yo… pero después no te quejes si el consumo se acerca -como en mi caso- a los 8 litros a los 100.
Si quieres gastar algo menos, la Ducati, dándole un uso muy similar durante la jornada de pruebas, apenas si se acercó a los 6 litros.
ver galeríaTriumph Rocket 3 GT contra Ducati XDiavel 1260 SLa Ducati XDiavel 1260 S permite 40º de inclinación en curvasNo creo que nadie de los que puedan darse el lujo de escoger entre estas 2 magníficas motos lo haga basándose en el consumo de gasolina. Tampoco creo que me haga falta escoger una “ganadora”. Está bastante claro que: para los amantes del custom clásico la Rocket 3 GT es una custom sin competidores.
Para ir rápido sentado cerca del suelo -que eso es una categoría diferente- la XDiavel 1260 S no tiene rival.
Dependiendo de tus prioridades, te quedarás con una moto u otra.