Triumph T120 y Thruxton R: Decididamente apasionantes

Triumph T120 y Thruxton R: Decididamente apasionantes

Javi Millán

25 votos

Son retro sí, pero con mucha electrónicaver galeríaTriumph Thruxton R y T120Las dos nuevas integrantes de la gama ofrecen estilos diferentes sobre una misma base

Una de las marcas que más ha apostado por 2016 es sin duda Triumph y como ya nos adelantó en el pasado salón de Milán, su gama de clásicas ha sido una de las más esperadas. Por ello no han querido esperar más para enseñarnos dos de las integrantes con las que quieren llegar a los corazones de los más nostálgicos: la Bonneville T120 y la Thruxton R, máquinas con diseño del pasado pero con tecnología del presente. Auténticas joyas que, a buen seguro, se llevarán una gran parte del pastel en un segmento cada vez más en auge. 

Puede resultar extraño y no lo es. Parece que hemos entrado en un bucle temporal donde todo regresa al pasado. En formas, texturas, coloridos y lo cierto es que nos gusta. ¿Cada vez más nostálgicos? ¿Lo pasado fue mejor? Bueno, puede ser que muchos opinen así, pero lo cierto es que no hay que renunciar a nada, y menos a disfrutar del dinamismo y seguridad de las motos actuales pero con envoltorios más “vintage”. Y eso es lo que ha conseguido Triumph con sus nuevas creaciones que, sin perder ese espíritu, llegan a un punto de maduración espectacular como hemos podido constatar en la presentación internacional celebrada en Portugal. 

Lo cierto es que el plan inicial era mostrarnos cada modelo por separado pero tenían tantas ganas de enseñarnos el producto final que no pudieron evitarlo y en una sola jornada deberíamos tomar contacto con dos de sus nuevas estrellas. Por un lado la T120, evolución de la anterior T100 y de la que toma las líneas maestras pero más depuradas, con todo más compactado. Por el otro lado, sin duda la mayor protagonista y tope de gama, la Thruxton pero en su versión más equipada y apellidada R, una máquina que en Milán se llevó gran parte de la admiración en el stand de la marca británica. ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Triumph Modern Classic 2016

Si bien ambas comparten la base mecánica y el chasis, el diferente enfoque y público objetivo de cada una de ellas es claro. Por ello, el nuevo propulsor de 1.200 cc y dos cilindros en paralelo ha sido desarrollado de diferente manera en una y otra, enfocándose en la primera más al par motor y en la otra a las prestaciones y potencia. Por ello nos encontramos con 80 CV en el caso de la primera y 97 CV en de la segunda, eso sí, con unos consumos sorprendentemente similares y ridículos como más adelante veremos. 

El caso es que esta nueva gama se compondrá de las T120 estándar en cuatro colores – negro, rojo y los bitono negro/blanco o rojo/plata- y de las T120 Black en dos colores – negro y grafito mate-; cualquiera de ellas tendrá un precio de 11.900€ en nuestro país. Por su parte la gama Thruxton comienza con la versión estándar en un precio de 12.900€, siendo la R el tope de gama por 14.900€, ambas versiones disponibles en tres colores – negro, blanco o verde en el caso de la primera y rojo, plata o negro en la R-. Cabe destacar que para España tanto la Thruxton como la Thruxton R llegarán con asiento biplaza y estriberas del pasajero, siendo el asiento monoplaza y la tapa embellecedora de las unidades que probamos, una opción disponible. ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Habrá dos versiones de cada modelo: T120, T120 Black, Thruxton y Thruxton R

Nuevas referencias: High Torque y High Power

Uno de los pilares de estas nuevas versiones es sin duda el motor, la evolución del bicilíndrico en paralelo y 8 válvulas hasta ahora conocido y que, gracias al aumento de la cilindrada y la multitud de cambios realizados, se convierte en una nueva referencia. En el caso de la T120 se presenta la denominación High Torque dado el carácter más enfocado al empuje a bajas revoluciones y no tanto a la potencia pura. Para esta versión ha conseguido un par motor máximo de 10,71 kgm a 3.100 rpm, lo que representa un incremento de más del 54% respecto al anterior propulsor utilizado en la T100. Por parte, la potencia declarada es de 80 CV a 6.550 rpm, (18% más que el motor anterior) entregando un 50% más de potencia a 4.500 rpm.

En el caso de las Thruxton en enfoque ha sido algo diferente y por ello nos encontramos con la denominación High Power o alta potencia. El par motor es algo mayor pero a un régimen superior: 11,42 kgm a 4.950 rpm, un 62% más tomando como referencia también la anterior generación. La potencia máxima es de 97 CV a 6.750 rpm, un 41% más –también tomando como referencia el anterior modelo- y en las 4.500 rpm está entregando un 68% más de potencia. La mejora del consumo estimada en un 13% y un 11% para la T120 y Thruxton respectivamenteAdemás se ha conseguido una mejora del consumo estimada en un 13% y un 11% para la T120 y Thruxton respectivamente y unas revisiones que ahora se podrán hacer cada 16.000 km (o un año). Así pues, estamos ante una gran evolución del anterior propulsor de 865 cc y que rendía 68 CV de potencia. En este nuevo además se ha adaptado una caja de cambios de seis velocidades, se han logrado menores inercias gracias elementos como el cigüeñal más ligero, dispone también de una mayor compresión y una admisión de aire única.ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Detalles del motor en negro para la T120 Black

Equipamiento de nuestro siglo

Como nos comentaron los técnicos, el despliegue humano y la participación en el proyecto de desarrollo no tenía precedentes en la casa británica, habiéndose destinado gran parte de recursos y meses para crearlo de la mejor manera, como si un reloj suizo se tratase. Y lo han conseguido, hacer una base con aspecto “vintage” pero envuelta en detalles tecnológicos actuales como el acelerador electrónico, controles de tracción, mapas de potencia y por supuesto un calado de 270°. Un motor que ahora sí dispone de un sistema de refrigeración líquida, casi inapreciable ya que el radiador se ha dispuesto de forma vertical, minimizando el impacto visual de su presencia. En la Thruxton más de lo mismo, esta vez ensalzada por unas líneas más deportivas al estilo Café Racer donde la deportividad juega un papel primordial… Queda patente por tanto que esta nueva hornada ha sido cuidada al detalle y por supuesto, la parte ciclo también ha sufrido importantes cambios. Así pues nos encontramos con un chasis de nueva factura y cotas revisadas a cual se han acoplado unas suspensiones enfocadas a la facilidad de conducción y el confort en la T120  y a la efectividad y deportividad en la Thruxton. 

Exteriormente la T120 se ha cuidado al máximo con el fin de parecerse a las Bonneville de la década de los 60’s y el gran trabajo en cada uno de los elementos que engloban el conjunto es algo patente nada más verla en vivo. Las tapas del motor en aluminio cepillado y o los matices en color bronce en la T120, así como tapas del motor negras con detalles en aluminio mecanizado en la T120 Black son buenos ejemplos. Sin dejar pasar por alto esos escapes que parecen hechos de una sola pieza pero que entre ellos albergan un pequeño catalizador – cumplen la normativa Euro4- o ese depósito de combustible más estilizado, esos emblemas cromados en multitud de piezas, como las llantas, el asa de agarre trasera y el caballete central, además de los puños calefactables… Evidentemente existen otros de equipamiento menos palpables a simple vista como el ABS, el mencionado acelerador electrónico, el control de tracción desconectable, dos modos de conducción -Road y Rain-, el embrague antirrebote o de deslizamiento limitado, u otros más palpables como la luz diurna (DRL) de LED, una toma de corriente USB, el inmovilizador de motor u otros también palpables como el cuadro de relojes de dos esferas (velocímetro y tacómetro) en 3D y pantallas digitales. Además, se pueden añadir accesorios como el control de velocidad.ver galeríaTriumph Thruxton R y T120El cuadro de relojes es muy completo y de nueva factura

Por su parte, la Thruxton R dispone de todo el equipamiento funcional y de seguridad de la T120 con algunas salvedades. Una de ellas es la presencia de tres modos de conducción en vez de dos – Road, Rain y Sport- y la otra es la ausencia de puños calefactables –sí disponibles como opción-. También por su parte, los escapes disponen de un diseño diferente con los silenciadores apuntando ligeramente hacia arriba y más separados del basculante. Las pinzas Brembo monobloque, esa impresionante horquilla Showa (BPF), la suspensión trasera Öhlins y llantas Pirelli Diablo Rosso Corsa hacen de ella un claro objeto de deseo…

Sensaciones del presente, olor al pasado

En esta ocasión la firma británica nos llevó hasta Cascáis, cerca de Lisboa (Portugal) donde pudimos tomar contacto con ambas versiones. El plan sería realizar una ruta de unos 75 km con la T120 por la mañana y una algo más larga con la Thruxton R por la tarde. Entre medias de ambas una charla técnica donde nos explicaron todo lo que habéis leído hasta aquí y mucho más que iremos desgranando, como la gran cantidad de accesorios de personalización para cada gama, unos 160 por versión, además de diferentes Kits. 

Hacía dos semanas que me había subido en otra de las novedades de 2016 y pequeña de la gama, la Street Twin. Evidentemente esto me hizo tener una mejor referencia de lo que significan las nuevas T120, en definitiva son más en todo y enfocadas quizás a un público más maduro. No obstante, lejos de querer encuadrar este tipo de motos atemporales en un determinado perfil de usuario, la nueva gama se basa en un estilo más depurado, pero no solo estéticamente, sino también en el apartado dinámico. Así pues, una de las cosas que me llama la atención al subirme en la unidad que me acompañaría en la toma de contacto es su manejabilidad. A pesar de su peso en lleno considerable, la T120 dispone de un reparto muy bien estudiado. También se ha mejorado la ergonomía y noto el manillar y las estriberas en una mejor posición, incluso más cómoda. Todo está más agrupado, siguiendo un patrón de diseño menos aleatorio, más estudiado. Detalles como el tapón del depósito, los relojes, el faro menos voluminoso o esos botones con un tacto de moto moderna.ver galeríaTriumph Thruxton R y T120La T120 se comporta con gran agilidad incluso en trazados revirados

La nueva 1.200 rebosa frescura por todos los lados, algo contradictorio dado su estilo de moto antigua. Pero así es. Y ello queda corroborado cuando la arranco y nos ponemos en marcha. El motor casi ni transmite vibraciones, parece eléctrico. ¿Dos cilindros en paralelo? Podría pasar por un tetracilíndrico sin problemas, pensé inmediatamente. ¿Control de tracción desconectable? ¿Modos de conducción? ¿Incluso puños calefactables perfectamente integrados? Ya hubieran querido a finales de los ´60 este arsenal vanguardista del que no hay porqué renunciar. Y así lo han ejecutado a la perfección en Triumph. No hay que olvidarse de la tecnología moderna porque el producto tenga un aspecto retro. Así pues, gracias por haberlo decidido así, ya que todo ello permite disfrutar realmente de la conducción.

Y hablando de disfrutar, la nueva caja de cambios de seis velocidades perfectamente escalonadas ayuda en la misión y  extraer ese gran par motor desde bajas revoluciones, es una delicia. He de ser sincero, no pensaba que este motor diese 80 CV de potencia antes de que nos lo comunicasen… Imaginé sobre 70-75 y me equivoqué. Es tan suave y dulce que facilita las cosas enormemente. Al igual que lo hacen los modos de conducción. En este caso solo hay dos: Rain y Road. Aunque el tarado del control del tracción no varía entre ambos, sí lo hace la respuesta al acelerador, siendo en el modo Rain algo más “perezosa”. Quizás el primer golpe de gas podría ser más suave, ese donde giramos el puño solo unos milímetros para avanzar en una calle peatonal. ¿La solución? Olvidarse de la primera marcha e insertar una más donde siempre hay empuje suficiente.

Por otro lado, el comportamiento dinámico también sorprende. Aunque las suspensiones ofrecen un tarado confortable, una conducción más viva también está permitida y la T120 no defrauda, invitando a aumentar el ritmo en carreteras de montaña. Aquí los frenos cumplen muy bien su cometido y hay que reconocer que el sistema ABS se ha evolucionado en la línea correcta, algo en lo que algunos modelos de Triumph no terminaban de obtener la mejor nota. Pero en este caso la cosa ha cambiado y el tacto es muy bueno. Tras 70 km la media de consumo fue de poco más de 3 litros...Como también es increíblemente bueno el consumo. Si bien nos dijeron que de media se habían homologado 4,5 litros a los 100, al terminar la toma de contacto paramos a repostar y no entraron más de 2-2,3 litros en el tanque, lo que tras 70 km hacía una media de poco más de 3 litros. Probablemente hubiera entrado medio litro más apurando y aun así estaríamos hablando de cifras irrisorias para un motor de 1.200 cc y 80 CV. ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Su motor entrega ahora 80 CV llenos de par en toda la gama de revoluciones

El turno de la R: espíritu TT

Ya por la tarde, la guinda del pastel. En mi opinión posiblemente la más bella de este 2016. La Thruxton en su versión R. Una motocicleta que te pide a gritos formar parte del mobiliario de tu casa. No, no puedo entrarla por la puerta, vaya. Me tendré que conformar con mirarla en el garaje o quitar el polvo de esa horquilla Showa BPF invertida y de esos frenos Brembo con pinzas de anclaje radial M434… Madre mía qué bien le quedan al conjunto. Detrás, más de los mismo, un doble amortiguador trasero Öhlins completamente ajustable da un toque más racing al conjunto. Como también lo dan esas gomas Pirelli Diablo Rosso Corsa que equipa de serie.

Pero es que una vez subido en ella los detalles se multiplican… Esa tapa del depósito con apertura de visagra, los semimanillares, la tija pulida o esos retrovisores en las puntas, calidad pura. Y encima resulta que no es tan incómoda como podría parecer en un primer momento, pensé. Los brazos no se cargan en exceso y, si bien no es la motocicleta más propicia para hacer largos recorridos, los trayectos cotidianos serán pan comido en ella.  ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Más rápida y espectacular, la Thruxton R es el tope de gama

Si bien es cierto que la cosa se complicó -justo en el momento de ponernos en marcha empezó lo que siempre odiamos durante las presentaciones, la lluvia-, he de agradecer a los responsables de Triumph porque decidieron retrasarnos los vuelos de vuelta y darnos la oportunidad de probarlas a la mañana siguiente con suelo “menos mojado” y algo de sol, un escenario mucho más propicio. Y así fue. La mañana amaneció con unas mejores condiciones climáticas y, aunque al principio el asfalto estaba húmedo, pudimos comprobar algo mejor las nuevas características de este modelo y donde lo primero que se nota es la mayor potencia y el tacto más deportivo del conjunto chasis/suspensiones. Si bien el cambio de marchas lo noté algo menos suave que en la T120 probada el día anterior, el empuje del motor en toda la gama de revoluciones es impresionante, tanto que sin darme cuenta en una de las arrancadas estaba probando a cambiar el modo de conducción de Road a Sport y no me percaté de que estaba en 4ª. Sorprendentemente la Thruxton R salió como si fuese en 1ª. Alucinante. Y en ese momento ya me di cuenta de que este motor es posiblemente el mejor bicilíndrico en paralelo que he probado en mi vida. Sí, con esa rotundidad puedo afirmarlo. Por suavidad, progresividad, vibraciones, tacto o cualquier aspecto añadido que queramos valorar es de sobresaliente. Con razón han estado desarrollándolo tanto tiempo.ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Su motor entrega 97 CV y dispone de 3 modos de conducción

Pero la cosa no acaba aquí porque si bien el motor es tan impresionante, los frenos o las suspensiones han sido puestos a punto para elevar aún más el estatus de esta bella máquina, una moto con la que muchos habrán soñado o sueñan. Encima es de esas obras con la que te imaginas incluso disfrutando en un circuito ya que el conjunto da para ello. Con ese fin, la marca ha desarrollado incluso un Kit “Factory Race” que aumentará el rendimiento de la Thruxton R en pistas. No obstante, para aquellos más puristas, los Kits “Track Racer” o el “Café Racer” serán ideales para tener una máquina aún más exclusiva. 

Definitivamente la Thruxton R cumple las expectativas creadas, incluso las supera porque no te esperas que una motocicleta de este estilo pueda parecerse tanto -dinámicamente hablando- a una moto moderna. Es ágil, fácil de conducir, con un sonido embaucador pero con toda esa moderna tecnología incluida que corrobora la gran apuesta de Triumph por este modelo estrella de la gama.ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Horquilla Showa invertida, frenos Brembo con pinza de anclaje radial, semimanillares y un largo etc. componen los elementos de serie en este modelo

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Kits de personalización T120ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Kit Prestige

 “Prestige”

- Insignia del depósito cromada de 4 barras 

- Asiento negro pespunteado y acanalado

- Intermitentes LED tipo bala negros con tulipas transparentes

- Silenciosos desmontables "peashooter" cromados de Vance & Hines 

- Puños “barrel style” negros

- Protector de cadena, tapa del embrague, cubierta del alternador y embellecedores del cuerpo del acelerador cromados 

Kits de personalización Thruxton y Thruxton R

ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Kit Track Racer

"Track Racer"

- Carenado frontal

- Tapa de colín pintada a juego con la moto

- Asiento de estilo bala

- Semi-manillares más bajos

- Kit de desmontaje del guardabarros trasero con faro

- Silenciosos desmontables de Vance & Hines 

- Correa del depósito en cuero ver galeríaTriumph Thruxton R y T120Kit Café Racer

"Café Racer"

- Kit de desmontaje del guardabarros trasero con faro

- Silenciosos desmontables de Vance & Hines 

- Tapa de colín pintada a juego con la moto

- Protectores de goma para las rodillas característicos de Triumph 

- Correa del depósito en cuerover galeríaTriumph Thruxton R y T120Kit Performance solo para circuito

"Factory Race" para la R, diseñado y desarrollado específicamente para su uso en competición y carreras en circuito cerrado.

- Colectores de acero inoxidable sin catalizador

- Silenciosos de acero inoxidable abiertos con dB killer extraíble

- Kit de árbol de levas con especificaciones de competición

- Filtro de aire lavable de competición

- Semi-manillares 

25 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...