Nuevo SYM Maxsym TL 2020

SYM Maxsym TL 2020: El precio justo

Jordi Hernández Farguell

Con la llegada del nuevo SYM Maxsym TL, los megasooters bicilíndricos han dejado de ser unos vehículos de lujo destinados a unos pocos. Una vez más, la firma taiwanesa realiza los ajustes necesarios en una de sus novedades para ofrecer un producto atractivo y competitivo, a un precio justo para los usuarios del carné A2.

Cuando hablamos de un megascooter bicilíndrico y de cilindrada igual o superior a los 500 cc, el primer modelo que seguramente nos viene a la cabeza es el Yamaha T-Max que, en la actualidad, su evolución ya le ha llevado superar la barrera del medio litro, en concreto, a alcanzar los 562 cc reales. No hay duda que el scooter japonés sigue siendo la referencia; las ventas así lo demuestran. Ni modelos más potentes, ni muy superiores en cilindrada han podido con él, y eso que muchos lo han intentado como Gilera con su GP 800, BMW con su C 650 Sport u Honda con su Integra 750. Solo desde hace unos años, con la llegada de una nueva hornada de rivales muy competitivos del estilo Honda X-ADV o Kymco AK 550, han logrado inquietar un poco a la bestia.

Con ello se ha demostrado que batir o, al menos igualar, a un megascooter como el Yamaha T-Max no es tarea fácil, sobre todo, si se pretende competir en igualdad de condiciones. Su fama y prestigio le preceden, tras él hay toda una legión de usuarios convencidos que, ante la tesitura de escoger una nueva alternativa, suelen mostrarse bastante reacios al cambio. Crear una buena copia o un producto similar no es suficiente, sus oponentes se han visto obligados a buscar nuevas soluciones que, si bien no puedan convencer a los incondicionales del modelo japonés, sí que lograrán seducir a usuarios que, hasta la fecha, no podían tener acceso a un megascooter de estas características.

Nueva estrategiaver galeríaNuevo SYM Maxsym TL 2020Fotos: Arnau Puig

Uno de ellos es precisamente SYM, que lleva años desarrollando el que ha de ser el primer megascooter con motor twin parelelo de su historia y que, ahora, por fin hemos podido probar en profundidad desde que nuestro compañero, Javi Millán, tuviera una primera toma de contacto con su versión prototipo hacia finales del 2019. Tras unos días con él y analizándolo en profundidad, hemos podido comprobar como SYM ha empleado una nueva táctica comercial con su Maxsym TL, una estrategia que no solo busca restar un cierto número de ventas al todo poderoso T-Max, sino más bien, dar acceso a la categoría a usuarios que, hasta el momento, ni se plantean la compra de un megascooter de estas características debido a su elevado precio.

Aquí está precisamente la clave, ofrecer al público (incluidos los poseedores del carné A2) un vehículo que, en cierto modo, se encuentra a medio camino entre los exclusivos bicilíndricos y, los más asequibles, monocilíndricos. Un punto intermedio que amplia el tarjet de usuario al que va dirigido y, en cierto modo, es capaz de “pescar” clientela entre las dos categorías; de los primeros porque buscan un modelo más asequible y, de los segundos, porque desean un nivel de prestaciones más alto.

Estéticamente el nuevo Maxsym TL va muy en la línea de rivales como el T-Max y el Kymco AK, es un sport-turismo en toda regla con una imagen imponente, un diseño moderno y un aspecto robusto. El nivel de acabados es bueno, aunque no llegan a la altura de los rivales más caros, un hecho que se debe al ajuste que la firma taiwanesa ha llevado a cabo en su concepción para mantener una relación calidad-precio simplemente excelente. A pesar de ello, no podemos tachar al Maxsym TL de ser un megascooter espartano en cuanto a equipamiento, puede que no adopte los últimos avances del segmento como son las llaves de proximidad o la conectividad con el móvil, pero de todas formas trae consigo un equipamiento de serie que no es para nada desdeñable.

Parecidos razonablesver galeríaNuevo SYM Maxsym TL 2020Por precio, el Maxsym Tl se sitúa a medio camino entre los megascooters bicilíndricos y los maxiscooters monocilíndricos.

Como era de esperar, cuenta con una firma luminosa propia, en su caso, protagonizada por una espectacular cuádruple óptica LED delante (guiás LED para posición y un par de ópticas para largas y cortas) y un original piloto posterior, también de LED, cuyo sorprendente diseño imita un efecto 3D. Ergonómicamente es un scooter grande, con un asiento bastante bajo (795 mm) pero muy ancho, lo que nos obliga a abrir un poco las piernas al parar. Dispone de un cómodo apoyo lumbar que, aparte de mejorar el confort de marcha, ayuda a delimitar el espacio entre conductor y acompañante para que ambos se sientan a gusto.

La altura del manillar queda un poco por debajo del pecho, lo que le da ese toque de deportividad, que nos hace adoptar una postura al ataque, cargando ligeramente el peso hacia la rueda delantera. Las plataformas, bastante espaciosas a pesar de estar limitadas por la posición central de su motor, quedan bien situadas y, además, incluso nos permiten estirar las piernas para sentirnos más cómodos en carretera. Por su parte, para los pies del pasajero, se han dispuesto un par de estriberas de aluminio de las de siempre.

Aerodinámicamente también se inspira en la competencia, optando por un escudo de gran amplitud coronado por un parabrisas, de medio tamaño, que se puede graduar en dos alturas, eso sí, con herramientas. La acción conjunta de ambos dispositivos nos proporcionan una muy buena cobertura frente al viento y ante las inclemencias metereológicas, siendo la parte alta del casco y la zona externa de los brazos los únicos puntos que quedan un poco expuestos.

Funcionalidad scooterver galeríaNuevo SYM Maxsym TL 2020La cuádruple óptica frontal es una de las principales señas de identidad del SYM Maxsym TL.

Uno de los aspectos que suele definir la calidad de este tipo de scooters es la cantidad y calidad de su equipamiento, como ya hemos comentado, el Maxsym TL no cuenta con soluciones muy avanzadas, pero cumple con lo básico e incluso con soluciones tan prácticas como las manetas regulables o un freno de estacionamiento que se acciona cuando extendemos el caballete lateral. También contaremos con los servicios de la típica piña multifunción con cierre magnético de seguridad, tan utilizada por los scooters SYM. Desde ella, aparte de bloquear o liberar la dirección, podemos acceder a diferentes puntos como son el depósito de gasolina (situado en la zona central y con 12,5 litros de capacidad) o la apertura del asiento, para lo cual, además, tendremos que apretar un botón que está justo a su lado derecho.

La capacidad de carga de este último es la idónea para un solo casco integral y poca cosa más, que irá colocado justo de la forma contraria que en la mayoría, es decir, al revés. Es por ello que encontraremos su interior tapizado para evitar rayadas y una pequeña luz de cortesía para iluminar su interior en zonas oscuras. El asiento se abre a la inversa, como en el T-Max, y su angulo nos dar un acceso total, además, no cuenta con ningún amortiguador hidráulico que interceda por lo que se pueden manipular los objetos que que haya en su interior sin problema. Como complemento en el apartado de carga al cofre, el nuevo megascooter de SYM llega con dos accesibles guanteras tras el escudo, la izquierda es muy pequeña, siendo la derecha la que más profundidad nos ofrece, aparte de disponer de una toma de corriente USB para cargar nuestro móvil.

El componente más destacable en lo que se refiere al equipamiento es su cuadro de instrumentos, muy modernizado comparado con el resto de modelos de la gama, y que se compone de un par de pantallas TFT a color. En la central, que tiene un tamaño de 4,2 pulgadas, podremos elegir la función principal a nuestro antojo, ya sea como cuentarrevoluciones, velocímetro, diagnósticos generales o parámetros de ruta. Por si fuera poco, a todas ellas podremos acceder, cómodamente y sin soltar las manos del manillar, por medio de un pulsador colocado en la piña de conmutadores izquierda. Al mismo tiempo, todas estas pantallas se pueden personalizar con distintas interfaces, lo que nos permitirá modificar su diseño a nuestro gusto.

Nuevo buque insigniaver galeríaNuevo SYM Maxsym TL 2020La pantalla TFT a color de 4,2 pulgadas, se puede personalizar con diferentes interfaces.

Centrándonos en el aspecto tecnológico, seremos consciente del porqué el nuevo Maxsym TL es ya considerado el nuevo buque insignia de SYM, aunque en su catálogo todavía podemos encontrar a su hermano mayor, el SYM Maxsym 600. La verdad es que no tienen absolutamente nada que ver con nuestro invitado, generacionalmente es mucho más avanzado, principalmente, debido a su nuevo motor bicilíndrico 4T LC DOHC 8V (el primero de su historia) que, por otro lado, cuenta con avances como un eje de equilibrado o un sistema de transmisión con embrague multidisco en baño de aceite que lo sitúan a años luz de su compañero de gama. De hecho, está mucho más cerca de rivales como el Yamaha T-Max o el Kymco AK, aunque este se diferencia de ellos por montar una transmisión final por cadena como en las motos y no por correa, que no precisa de mantenimiento. 

Otro aspecto en el que también se diferencia es en la cilindrada, nuestro invitado es el único de los tres que no supera los 500 cc reales (465 cc), lo que en cuanto a cifras de potencia (40,8 CV a 6.750 rpm) y par motor (4,3 kgm a 6.250 rpm) está un poco por debajo del Yamaha (unos 7 CV) y, a gran distancia del Kymco (casi 13 CV); aunque este último tiene el handicap de no poder ser conducido con el carné A2. Es por ello que, en cuanto a prestaciones, se sitúa entre los megascooter bicilíndricos de más de 500 cc y los maxiscooters monocilindricos de hasta 400 cc, cuyas potencias suelen ser algo superiores a los 30 CV y, en sus versiones top, no tienen unos precios muy alejados del de nuestro invitado. Es precisamente este termino medio, esta dualidad, la que permite al TL competir con los modelos de ambas categorías y, de este modo, captar clientela por ambos lados.

No obstante, pese a la diferencia de caballos de fuerza, nuestro invitado se sigue mostrando prestacionalmente muy competitivo, tiene un corto desarrollo que le permite destacar en aceleraciones y recuperaciones, quizás, algo por debajo de sus oponentes bicilíndricos, pero de forma clara y muy superior a los monocilíndricos. El tacto del acelerador es un poco brusco, sobre todo a baja velocidad donde, en un primer momento, cuesta pillarle el pulso debido a su notable retención. Pero en general es un propulsor que demuestra un muy buen nivel de vibraciones y su sonido, ronco y profundo, es melodía par nuestros oídos. En lo referente a emisiones, su categoría todavía es Euro4, por lo que no deberá tardar mucho a pasar a la Euro5. Hasta que este momento llegue, nos seguirá obsequiando con un nivel de consumos muy bueno que, dependiendo de lo cuidadosos que seamos con el acelerador, se puede extraer una media que ronda entre los 4 y 5 litros a los 100 km.

Sport turismo sin complejosver galeríaNuevo SYM Maxsym TL 2020El nuevo bicilíndrico en paralelo es capaz de desarrollar una potencia de 40,8 CV a 6.750 rpm.

El buen trabajo realizado a nivel motor, se ve francamente equiparado a los resultados aportados por una parte ciclo que, como sucede en su competencia más directa, emplea las mejores soluciones (en su mayoría propias para ahorrar costes) para que su comportamiento sea lo más parecido al de una moto de gran cilindrada. En el caso del Maxsym TL, los ingenieros de la firma han basado sus esfuerzos en un musculoso chasis multitubular de acero que mantenga la rigidez de todo el conjunto. Esto, junto a la posición central del motor y la ayuda recibida por un apartado de suspensiones formado por una horquilla invertida con barras de 41 mm y anclaje doble tija delante y, detrás, por un amortiguador con depósito de gas separado, regulable en precarga de muelle y situado en posición lateral mediante un original sistema Multi-link, le proporcionan una excelente base.

Un conjunto que logra demostrar unas muy buenas geometrías que aportan una gran rigidez, a la par que un equilibrado reparto de pesos y un bajo centro de gravedad. Estos, combinados con una ajustada distancia entre ejes (1.543 mm), nos hacen disfrutar de un paquete muy bien compensado y bastante ágil de movimientos. Desde el puesto de mandos, la primera sensación no es la de estar sobre un megascooter especialmente ligero (pesa 211 kg en seco), un hecho que, unido a su particular volumen, no lo convierte precisamente en la opción más ratonera para ciudad. Mientras, en carretera, se comporta de forma muy estable y, sobre todo, mucho más ágil. Puede que se muestre un poco perezoso en la entrada en viraje, pero nos lo compensa con un paso por curva muy seguro y una gran solvencia en los cambios de peso.

El nuevo Maxsym TL es la prueba fehaciente del elevado nivel tecnológico de SYM, capaz de fabricarse, ella sola, los componentes necesarios para dar vida a un megascooter del nivel de nuestro invitado. Este es el caso de las pinzas de cuatro pistones de anclaje radial anteriores (acompañadas por sendos discos de 275 mm) que, pese a no estar fabricadas por firmas especializadas, nos sedujeron con unos muy buenos resultados. El tacto es amable y dosificable, en conducción deportiva y buscando los límites se quedan un poco justas de potencia pero, el cualquier caso, siempre contaremos con la inestimable ayuda de un tercer disco de freno de 275 mm en el eje posterior y, por supuesto, de un sistema de ABS, para ayudarnos a parar el scooter donde queramos. Respecto a este último, demostró una muy baja intrusión en el eje delantero pero, en el trasero, se hacía más visible si ejercíamos una mayor presión sobre la leva izquierda.

Término mediover galeríaNuevo SYM Maxsym TL 2020Hasta el 31 de agosto, el SYM Maxsym Tl estará a un interesatísimo precio de promoción de 7.499 euros.

Una vez repasado las muchas virtudes del nuevo SYM Maxsym TL, solamente nos queda hablar del que sin lugar a dudas es uno de sus puntos fuertes. Y es que nuestro protagonista, a pesar de formar parte del selecto grupo de megascooter bicilíndricos, tiene un precio P.V.P de 7.999€. Esto, planes RENOVE, ofertas y demás ventajas de compra aparte, los sitúa a 2.250€ del Kymco AK 550 y, a nada más y nada menos que a 4.500€ de la versión más económica del Yamaha T-Max 560... ¡Una auténtica brutalidad!

Y es que incluso si lo comparamos con los maxiscooters 400 monocilíndricos más punteros del momento, como es el caso del Yamaha X-Max 400 Tech MAX o el Kymco Xcirng S 400, las diferencias tampoco son tan abultadas; a 800€ del primero y a 1.600€ del segundo. Y sí, tenéis razón, estamos hablando de los precios de tarifa oficiales, existen muchísimas ofertas que pueden rebajar mucho el precio de sus oponentes. Pero también las hay en el caso del SYM Maxsym TL. De hecho, hasta el 31 de agosto, se mantiene su precio en oferta de lanzamiento de 7.499€ con matriculación, seguro y garantía de 5 años totalmente gratis. ¿No es para pensárselo?