Suzuki KATANA 1000 2019

Suzuki Katana: El poder de la nostalgia

Javi Millán

Después de catorce meses de trabajo, Suzuki presentó a finales del pasado 2018 la versión definitiva de su Katana 3.0 Concept, un ejercicio de diseño que impulsó a la marca en esta reedición del que fue uno de los modelos más importantes en Japón desde los años ´80. Su aerodinámica, su velocidad y, en definitiva, un diseño avanzado en aquella época, fueron algunas de las claves para considerarla una referencia de finales del siglo XX en Japón.ver galeríaSuzuki KATANA 1000 2019Suzuki Katana 2019

Un icono en el lejano oriente

Así es, la Katana tuvo su mayor popularidad en el lejano oriente, donde se convirtió en un icono, no solo por sus prestaciones sino por ese apellido que hacía referencia al arma de los Samuráis, su espada, un objeto de culto, defensa y lucha que aún hoy en día está muy presente en la sociedad japonesa. Pero lejos de ser una arma, la motocicleta apodada así, vuelve a la carga con esta nueva generación. Reviviendo casi 20 años después de la última edición. Sí, has leído bien. La última Katana se fabricó en 2000 con el mismo diseño que su originaria de 1981. Una muestra clara de que aquel estilo se mantuvo fresco durante casi dos décadas completas. 

Otras dos décadas después, llega una nueva saga o, mejor dicho, un concepto modernizado de lo que fue aquella GSX1100S como se llamó. Eso sí, lejos de representar lo mismo que la original, con esta nueva Katana 1000 2019 se pretende rememorar un diseño de culto para muchos, mezclado con la tecnología moderna y unos toques “artísticos” que, a esos nostálgicos que la tuvieron en el pasado, les haga recordar o incluso plantearse su adquisición. No, la nueva Katana, no es la más rápida de esta época, ni la más avanzada tecnológicamente hablando, ni siquiera sorprende con detalles que no hayamos visto en otros modelos de Suzuki o de la competencia. Lo que nos trae son unos trazos maestros modernizados y los colores o las letras/tipografía similares a las utilizadas en las primeras generaciones, algo sin duda primordial para darle ese toque “ochentero”…ver galeríaSuzuki KATANA 1000 2019Suzuki GSX 1100 Katana 1985

Los orígenes alemanes

A finales de los ´70 principio de los ´80 era difícil -o casi imposible- ver motocicletas con carenado o semi-carenado como el que incorporó aquella primera GSX1100S Katana de 1981 y más allá de redondeadas cúpulas sobre ópticas circulares, las motocicletas iban bien descubiertas…

El estudio de diseño alemán German Target Desing capitaneado por Hans Muth, Hans-Georg Kasten y Hans Olof Fellström fue el impulsor de la Katana. El primero de ellos llegó a colaborar en 23 proyectos de la marca nipona y con la primera Katana se ganó a los dirigentes de Suzuki porque les recordó al “avión supersónico Concorde”. ¿Por qué la llamas así?, le preguntaron. Su respuesta fue que le atraía la cultura japonesa, desde la mitología hasta el típico minimalismo, el respeto y la coreografía en el movimiento de la espada, la Katana. Es por lo que Muth basó este diseño en el Samurai, los guerreros feudales y su espada. “La espada es una arma para luchar, incluso más para la defensa personal y debe ser tratada con respecto, en caso contrario, uno mismo se puede herir por una mal manejo. Lo mismo ocurre con una moto. Debes tratarla con cuidado, con respecto, estar pendiente de ella y convertirte en un centauro”. Éstas eran las ideas del diseñador alemán y las que llevaron incluso a testear la Katana en el túnel del viento de Pinifarina, con el fin de hacerla la más rápida de la época. Y lo consiguió porque, algún medio italiano logró alcanzar los 231 km/h de velocidad punta. Una cifra realmente sorprendente y que elevó su deseo entre los japoneses. ver galeríaSuzuki KATANA 1000 2019Suzuki GSX 1100 Katana 1985

La base sobre la que partieron era conocida, una GSX1100E de 1979, de la que tomaron el chasis y el motor 102 CV de potencia y sobre los cuales realizaron oportunos cambios para adaptarlos a los nuevos requerimientos. Los refuerzos en el bastidor, las suspensiones mejoradas y, por supuesto, la ergonomía más deportiva gracias a unos semimanillares, fueron algunas de las claves en un producto final que vio la luz en 1981. Nacía la GSX1100S Katana con sus 107 CV de potencia, frontal carenado y unas prestaciones de vértigo.

Pero en aquella no fue la única Katana del catálogo. También nación la más tradicional GSX650G con cardán 4 cilindros y 54 CV de potencia; en 1982 hubo una versión exclusiva para el mercado norteamericano con cilindrada reducida llamada la GSX1000S y ese mismo año llegó la GSX750S/SS que se hizo para el mercado japonés, aunque acabó siendo exportada a Europa y EE. UU. Ya en 1984 llega la que, a mi parecer, es la más espectacular de la saga, GSX750S3 de faro retráctil que solo se vendió en Japón y Australia durante pocos años.  En 1992 nacen las versiones pequeñas de la Katana, la GSX250S y la GSX400S que usaban las bases de la Bandit 250 y 400, siendo en 2000 cuando se fabrica la última serie de 1.100 unidades de la GSX1100SY, finalizando oficialmente la producción que duró veinte años. Solo se vendió en Japón y con la decoración original de la primera edición, pero con el motor y la llantas en negro.  Sí, por supuesto que en Norteamérica se vendió también una GSX 600 F a finales de los ´90 con el apellido Katana pero aquella no era -posiblemente- merecedora de esa denominación…ver galeríaSuzuki KATANA 1000 2019Suzuki Katana 2019

¿Qué hay de nuevo, viejo?

Personalmente tengo pocos recuerdos de la Katana en mi infancia. Tan solo vi una o dos en mi vida y tampoco era la que más llamó la atención. Ese frontal con el pequeño faro rectangular, con su pequeño deflector y el pico, me recordaban mucho al diseño de las DR-Big más pequeñas de la época y por ello me parecía más una trail que una deportiva. Pero bueno, eso eran apreciaciones mías y desconocía el trabajo aerodinámico que esa Katana había tenido.

Lo cierto es que en el país de origen fue una de las deportivas más deseadas, ese icono con apellido de espada. Vamos, una auténtica arma de la carretera. Pero lejos del trasfondo místico que se le quiera dar -y algo por lo que las motocicletas siguen siendo más pasionales que otros medios de transporte-, esta nueva recreación es algo diferente. Una obra de Rodolfo Frascoli, un diseñador italiano creador de otros muchos modelos de la competencia de Moto Guzzi, Triumph e incluso Vespa. En octubre de 2016 tenía los primeros bocetos de su interpretación moderna de la Katana. Decidió hacerla sobre la base de una GSX-S1000 y comenzó a dar forma al concepto que llamó la atención nuevamente de los japoneses. Si en su época fueron los alemanes, ahora tocaba el turno de los italianos. Y así nació el 3.0 Concept, algo más deportiva que la versión definitiva, con manillar más bajo y un frontal de faro más redondeado y no tan parecido a la versión original. ver galeríaSuzuki KATANA 1000 2019Suzuki Katana 2019

A los japoneses les gustó la idea y se pusieron a trabajar en el proyecto, puliendo pequeños detalles de ergonomía y diseño que ellos veían fundamentales. La base de su naked más potente era una buena referencia y en lo que se refiere a la puesta a punto o la fiabilidad el trabajo estaba hecho de años atrás. Si bien el chasis se creó desde cero en 2014, en el punto de mira estaba una utilización más cotidiana donde la ligereza y la flexibilidad fueran mayores a las de una GSX-R1000, modelo del cual se tomó la mecánica que estuvo en el catálogo desde 2005 a 2008. Un motor para el cual se extraen en esta ocasión unos, nada despreciables, 150 CV, cifra más que suficiente para rodar a ritmo de vértigo y aunque no la convierten en la naked de 1000 cc más potente, está al nivel de sus primas japonesas.

¿Solo 12 litros?

Respecto a la base de la que deriva -GSX-S1000-, han cambiado algunas pequeños e importantes detalles. El primero es la incorporación del basculante de la edición 2016 de la GSX-R1000 y el segundo son las pinzas delanteras de la versión 2018 de la superbike de la marca. Además, la pantalla es más vistosa y con más información. Las luces de LED forman parte del equipo de serie y otros detalles como el porta matrícula o las formas del asiento en su parte trasera, nos hacen recordar que estamos ante una moderna creación…ver galeríaSuzuki KATANA 1000 2019Suzuki Katana 2019

Quizá los más fanáticos dirán que tiene poco que ver con las primeras versiones y están en lo cierto porque incluso aquella primera versión tenía unos 21 litros de capacidad de combustible y esta nueva tan solo ¿12? Este es uno de los puntos más impactantes dado que su motor no es uno de los menos gastones de la categoría y con tantos años a sus espaldas tampoco se pueden hacer milagros. ¿Cuántos kilómetros de autonomía tendrá entonces? Calculad que unos 150-160 km serán lo máximo que podrás hacer ha ritmo normal… Si empiezas a sacar todo el potencial entonces esa cifra se puede ir incluso a menos. Sí, aquí han fallado un poco y a menos que tu intención sea tan solo ir y volver a la terracita de moda, deberás pasar por la gasolinera más de lo habitual. 

Desenvainado de la espada

Después de tomar una breve clase sobre el Iaido o arte de desenvainado del sable, nos dispusimos a rodar con una de las pocas unidades disponibles en nuestro país. En esta ocasión me tocó la única en color negro ya que las demás disponibles eran del más popular plata que ya habíamos visto desde aquel “Concept”. La idea era realizar una corta ruta de unos 75-80 km por las carreteras más reviradas de la zona de Guadalest en Alicante y así tomar contacto con una de las principales novedades de Suzuki en este año 2019. 

ver galeríaSuzuki KATANA 1000 2019Suzuki Katana 2019

Creo recordar que la última ocasión a la que asistí a una presentación de Suzuki fue en Almería, donde pude probar tanto las GSX-R1000 y R1000R además de rodar en circuito con las GSX-S 750, esta última -para mi gusto- una de las naked más equilibradas y divertida del momento. Eso sí, los que quieran un poco más, en la GSX-S1000 encontrarán potencia de sobra. Y esa misma base es la que ofrece la Katana pero rediseñada sobre todo en cuanto a la ergonomía. Sus 825 mm hasta el asiento resultan una cifra buena para todo tipo de tallas.  Las postura es cómoda, aunque dicho asiento tiene un poco de inclinación, el manillar queda algo más elevado respecto a una S1000 y con ello la sensación de deportividad. Este detalle no permite echar el cuerpo hacia delante para cargar bien el tren delantero todo lo que nos gustaría.

Una simple pulsación hace cobrar vida a su veterano cuatro cilindros y puesto a punto para los requerimientos más actuales. Ya durante la prueba de dicha GSX-S1000 unos años atrás, uno de los puntos que no me terminó de gustar fue el tacto del puño del acelerador, cosa que en esta Katana sigue siendo muy parecido, aunque se haya mejorado ligeramente. Si bien el sistema de ayuda en salida intenta que no se cale la moto al iniciar la marcha -la mayoría de las veces lo consigue-, el acelerador podría tener una mejor sensibilidad con el fin de sentir más el control de la mecánica, porque en los primeros milímetros del giro lo sientes un poco perdido. Bien es cierto que también depende de la conducción que realices y el modo de control de tracción seleccionado de los tres disponibles. En carretera con asfalto seco y condiciones normales olvida llevarlo en el nivel 3 o Rain y opta mejor por el 1 o el 2 donde notarás el mayor potencial y una menor intrusión del sistema de tracción. Este se puede desconectar incluso. ver galeríaSuzuki KATANA 1000 2019Suzuki Katana 2019

Rígida y flexible como una espada

La Katana 2019 es de esas motos que la sientes como un bloque bastante compacto, rígido para una conducción deportiva y lo suficientemente cómodo para rodar por carreteras con buen asfalto. Bien es cierto que el motor adolece de falta de bajos y entrega lo mejor de sí a partir de las 7.000 rpm, cosa que incita siempre a llevarla alegre y con una marcha o dos menos. 

Su radio de giro es correcto sin más, bueno para carretera y autopista, pero demasiado amplio para ciudad. Por su parte el tren delantero demanda un poco más de peso para ofrecerte un mejor “feeling” en la trazada y aunque en las enlazadas no es la moto más ágil del mercado, se defiende dignamente. Se nota ese neumático 190 trasero empujando al 120 delantero y, a menos que vayas muy fino, notarás un pequeño subviraje en el ápice de la curva en cuanto vuelvas a aplicar acelerador. 

No hay IMU o Unidad de Medición Inercial y por lo tanto no hay ABS en curva ni otros muchos sistemas que permiten llevar dicha unidad, detalle en lo que Suzuki podría haber avanzado ya en su gama de “nakeds”… Corre mucho sí, y la herencia de las pinzas de freno delanteras radiales y firmadas por Brembo, te hace estar muy tranquilo a la hora de detener el conjunto sin el menor problema.  ver galeríaSuzuki KATANA 1000 2019Suzuki Katana 2019

Un mensaje diferente

No es ni será, la Katana original pero la nostalgia es más poderosa incluso que una arma. Y aquí lo ha demostrado Suzuki con esta nueva generación de su mítico modelo. No trae nada que no hayamos visto y en cuanto a la competencia directa toma un camino algo diferente, incluso arriesgado. Y es que, como dice Hans Muth, “Suzuki debe volver a aparecer con un mensaje audaz, alentador y comprensivo: se necesita sustancia en lugar de superficie para mostrar la diferencia y el liderazgo porque esta nueva Katana no trae el mensaje nuevo, moderno ni evolutivo…”.