Suzuki GSX250R: Primeros pasos

Suzuki GSX250R: Primeros pasos

Eduard Fernández Masó

3 votos

Cuando vi que Suzuki presentaba un nuevo modelo deportivo que recuperaba el nombre de GSX-250R, mi vinieron a la cabeza aquellas pequeñas deportivas que las marcas japonesas crearon en los años 80 y 90 para su propio mercado. Aquellas pequeñas deportivas estaban diseñadas expresamente para las restricciones de carnets japoneses que limitaban las cilindradas.

Por esa razón y buscando el máximo rendimiento montaban motores tetracilíndricos en línea muy apretados y con potencias que podian rendir de manera holgada por encima de los 45 CV. El precio a pagar eso si, era un rango de vueltas útil muy alto y puntiagudo. En aquellos tiempos las normas anti polución eran casi inexistentes por lo que no había problemas de catalizadores. Rapidamente me apresuré a mirar la ficha técnica a ver que mecánica le habían montado. Al ver un bililindrico en paralelo pensé que sería un acierto ya que seguro sería un motor muy aprovechable, -nada de estridencias pensé-.

Las fotos corroboraban que una deportiva atractiva llegaba a la familia GSX, pero al buscar prestaciones la web de Suzuki no las mostraba. Realmente aunque su nombre y estética sea sinónimo de deportividad en circuito, este nuevo modelo está más cerca de una apacible moto urbana para el uso diario que de una deportiva. Su motor bicilíndrico, se hereda del modelo naked Inazuma 250, pero pierde un poco más de carácter al incorporar la normativa Euro4. 

Comedida

ver galeríaSuzuki GSX250R: Primeros pasosFotos: Félix Romero

Al recogerla en el concesionario ya me comentaron que el Euro4 le había pasado factura en cuanto a potencia. Pero yo recordaba que la Inazuma me había gustado mucho años atrás por lo que no le di demasiada importancia. Mientras la estuve usando por ciudad me pareció una moto de lo más lógica y agradable. Con una buena respuesta desde bajas vueltas. Sonido muy agradable y buena reacción de la parte ciclo. Es una moto pintona, muchos moteros se me quedaban mirando en los semáforos intentando analizar esa GSX-R con pintura de carreras RZA. Tras moverme por el trafico de la ciudad me dispuse ha afrontar carretera de curvas. Aunque su nombre sea sinónimo de deportividad, está más cerca de una apacible moto urbana

Mi pista de pruebas particular es la famosa Rabassada donde hay un poco de todo, curvas rápidas, lentas, paellas y tramos para todos los gustos. En esta carretera tampoco se puede ir muy rápido por lo que el comportamiento fue bastante bueno en general. El problema llegó cuando cogí una vía rápida. Ya metido en la autopista me di cuenta que a 120 km/h el motor ya está trabajando bastante alto de vueltas además la moto estaba aún en rodaje... Decidí ver hasta donde llegaba ese motor y cual fue mi sorpresa que antes de llegar a los 140 km/h de marcador ya está en la zona roja y corta encendido. ver galeríaSuzuki GSX250R: Primeros pasos

No quise meterle tanta caña al motor estando nuevo y me vi en la autopista con un buen trecho por delante y a poco más de 100 km/h casi sin margen para adelantar para no forzar la máquina. La verdad es que no se la razón de un desarrollo tan corto en una moto de 250 cc y que no permite ni hacer vías rápidas sin tener que ir casi al límite de vueltas del motor.

Estas velocidades son normales en una moto de 125 cc pero en una 250 cc bicilíndrica la verdad es que me pareció una limitación demasiado importante. Cierto que el límite de velocidad legal, por el momento, es de 120 km/h, pero se supone que a esa velocidad se tiene que poder circular de una manera relajada y guardar un poco de margen para adelantar. Realmente es un "handicap" fácilmente solucionable con un piñón de más dientes o una corona más pequeña por lo que no le di más importancia. 

Tu mejor amigaver galeríaSuzuki GSX250R: Primeros pasos

Es una moto que a pesar de su estética deportiva, no dista tanto de su prima hermana Inazuma, una naked muy equilibrada. La pequeña GSX goza de un comportamiento muy neutro a baja velocidad. A pesar de sus 178 kg que no son pocos, la sensación no es de una moto pesada. La altura del asiento es de 780 mm pero la estrechez de su depósito permite que la pierna baje recta y que hacer pie sea fácil. Su posición a los manillares, es bastante plana, realmente no dista mucho de un manillar de una moto naked. Sí son un poco más cerrados pero van por encima de la tija consiguiendo una posición bastante cómoda y nada inclinada.

Los estribos no son demasiado retrasados tampoco y están en una posición bastante natural también. El asiento de doble altura es muy deportivo pero quizá no es lo más comodo si la intención es llevar durante muchos kilómetros acompañante. El asiento del colín es tirando a pequeño y las usas brillan por su ausencia por lo que la vida del acompañante no será la más placentera.Es un perfecto trampolín si se quiere dar el salto a una moto de más potencia.

El tamaño es suficiente como para tener una buena presencia sin llegar a ser una moto grande. Para los más altos a partir de 1,80 m empieza a quedar pequeña, mirar las fotos y lo veréis. Pero no es una moto pequeña, ni difícil para los de talla pequeña sino todo lo contrario. Este punto la convierte en una moto perfecta para los que estrenan carné A2 y para los novatos que quieren dar sus primeros pasos con una moto fácil y sin complicaciones, para ir aprendiendo poco a poco. Es una moto que permite disfrutar y tener sensaciones pero sin tener que ir rápido. También es un perfecto trampolín si se quiere dar el salto a una moto de más potencia. 

Surfeando las curvasver galeríaSuzuki GSX250R: Primeros pasos

Su parte ciclo está a un buen nivel, frenos y suspensiones son suficientes para las prestaciones que puede llegar a alcanzar esta GSX-R. Un solo disco delantero de 290 mm mordido por pinza de dos pistones Nissin con su correspondiente ABS. El tren trasero queda a cargo de un solo disco de 240 mm con un solo pistón. La frenada en general es suficiente sin ser espectacular. La bomba de freno es convencional pero de generosas dimensiones y con regulación de longitud lo que permite que cualquier tipo de mano se adapte bien. Si te enamoran las motos deportivas pero buscas una moto tranquila, la GSX es tu moto

La instrumentación tiene todo lo que podamos necesitar, es del tamaño de un Smartphone con suficiente información sin ser generosa. Destacaría el número de marcha engranada y el avisador de sobre régimen. También nivel de gasolina, doble trip, escala de revoluciones en la parte alta del display etc. Todo ello con fondo oscuro y dígitos en claro, lo que resulta más agradable a la vista.

Si se echa en falta un faro de leds para iluminar o algún tipo de modernidad que marque un poco la diferencia en este segmento. Los potenciales compradores de este modelo a buen seguro valorarían detalles tecnológicos actuales.  

ver galeríaSuzuki GSX250R: Primeros pasos

Un dato interesante en esta moto es el consumo, bastante contenido. A ritmo tranquilo rondará los 4 litros a los 100 km mientras que si apretamos en autopista y vamos al limite de la velocidad legal que es casi en la zona roja el consumo se disparará hasta los 7 litros los 100 km. 

La retención de las suspensiones KYB es suficiente y eso que yo estoy en 80 kg por lo que a menos peso más deportiva se notará. El ABS cumple muy bien su cometido y se tendrá que forzar mucho la máquina para notar su trabajo. Es una moto con la que puedes jugar bastante. Tiene mucho margen para el disfrute sin ir demasiado rápido.

Es perfecta para aprender minimizando los riesgos y sobretodo experimentando con una moto de verdad. Los neumáticos están firmados por IRC, modelo Road Winner. No son demasiado deportivos, pero tampoco mostraron mala adherencia al asfalto. No se puede tumbar demasiado ya que no se tiene motor suficiente par levantar la moto con la potencia del motor.  

Conclusiónver galeríaSuzuki GSX250R: Primeros pasos

Sinceramente me quedé muy frío con la velocidad punta y prestaciones de esta moto. Por chasis, estética, calidad general y comodidad podría ser una moto con un compromiso excelente. De referencia también podría poner la Honda CBR 250 monocilíndrico que Honda comercializó entre los años 2011 y 2014. Una moto con una velocidad punta de unos buenos 160 km/h. Kawasaki también comercializó -hasta la llegada del Euro4- la Ninja 250, una deportiva fácil y ciudadana con 28CV. 

En resumen, la GSX-250R es una buena moto con la que estrenarse y aprender como paso previo a una moto con más prestaciones o como moto para ciudad. Si te enamora la estética de las motos deportivas pero buscas una moto tranquila y fácil la GSX-250R es tu moto. Como siempre te recomiendo que acudas a tu concesionario y pidas una prueba dinámica para probar que tal te adaptas. El precio de este modelo es de 5.450€ y se sirve en color negro perla nebulosa o en el azul Motogp llamada RZA.

3 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...