Suzuki Burgman 400: Menos city más sport

Jose María Marfil

8 votos

No descubrimos nada si decimos que el sentido a los scooteres se lo dan su practicidad, su comodidad y su facilidad de uso. Tres características que, llevadas a su máxima expresión, nos abocan a los scooteres de 125.

Este que vamos a probar cubica 400 cc, pesa 215 kg, tiene una distancia entre ejes propia de un tren “AVE” y cuesta 7.799€. Sobre el papel estaría lejos del concepto. Pero a este Burgman 400 no hay que leerle los papeles. Hay que probarlo. Y es entonces cuando entiendes el porqué de su éxito.

Lo he tenido una semana. Me he movido por ciudad, por autopista y también he curveando. Y reconozco que me ha sorprendido muy gratamente. No me lo esperaba.

Cambio de conceptover galeríaSuzuki Burgman 400Fotos: Arnau Puig

Este nuevo Burgman 400 ya lo conocemos. Nos lo presentó David Remón tras asistir a su presentación en Turín. No me extenderé otra vez en los detalles. Aquí os dejo el enlace. Solo os diré que, más que una revisión, Suzuki le ha dado un nuevo aire. Otro estilo.

Suzuki ha permutado las redondeces, las molduras cromadas, el aspecto lujoso, y el espacio de carga bajo el asiento por una carrocería y un comportamiento más dinámico y deportivo. Han seguido el camino marcado por Yamaha con sus mega scooteres. Algo que también ha hecho la gran mayoría de fabricantes, todo hay que decirlo.ver galeríaSuzuki Burgman 400

Enfrente tiene al Kymco Xciting 400 (5.999€), al SYM Maxym 400i (6.499€) y al Yamaha X-Max 400 (6.699€). Un comparativo sería lo suyo. Creo que se está cocinando…

En marcha

Arranco, y a los pocos metros me deja con la boca abierta. Se mueve casi mejor que algunos 125 “hormonados” entre los coches parados. Es estrechísimo (765 mm). Los retrovisores están colocados fuera del campo de acción del resto de vehículos. El manillar gira muchísimo (80º de punta a punta). El asiento está muy bajo (765 mm) y las Se mueve casi mejor que algunos 125 “hormonados” entre los coches paradosplataformas, con hendiduras a la altura de las piernas, te lo ponen facilísimo para echar el pie a tierra en maniobras o al parar. Además, en cuanto empieza a andar, apenas notas su importante peso (215 kg) –el centro de gravedad debe estar muy bajo- y su dirección es muy poco cabezona –exige menos esfuerzo del esperado para controlar los balanceos-. Maniobrar con ella es sorprendentemente fácil. No parece un 400.ver galeríaSuzuki Burgman 400

El único inconveniente es su larga distancia entre ejes. Dificulta el zigzagueo. Pero no queda otra si después queremos estabilidad a alta velocidad… Todo no se puede tener.

Las reacciones del motor/transmisión también colaboran a facilitarte la vida entre el tráfico congestionado. El embrague engancha/desengancha con sorprendente suavidad para tratarse de un motor de 400 cc y un solo cilindro. Traquetea sensiblemente menos que, por poner un ejemplo, el Kymco 400. La llegada de par jugando con el gas (abrir/cerrar) maniobrando a poca velocidad es sorprendentemente predecible.

Si aceleras en “serio”, abriendo a fondo desde parado, la sensación de puño lleno abajo es digna de mención. Hay par de sobras. A veces, el neumático tiene problemas para aplicar toda la potencia. Lo notas con algunos rebotes de la rueda trasera. No hubiera estado de más un sencillo sistema de control de tracción. No lo he probado en mojado, pero una mala tarde la puede tener cualquiera y un golpe de gas inoportuno sobre piso deslizante puede acabar en susto.ver galeríaSuzuki Burgman 400

Ergonómicamente está bien resuelto. Todo está en su sitio. La posición es natural en cualquiera de sus dos posiciones de conducción: adelantado tipo moto o extendido tipo sofá, con los pies estirados y reclinado en el soporte lumbar. El asiento es comodísimo. El único defecto –importante- en cuestión ergonómica es la ausencia de regulación en las manetas de freno. Para mi gusto están demasiado separadas y eso que mis manos no son pequeñas.

El espacio reservado al acompañante es de primera. La posición es cómoda. Las sujeciones son prácticas. Lástima que el espumado de su asiento sea un poco duro.

400 metropolitanover galeríaSuzuki Burgman 400

La razón última de un scooter de gran cilindrada no es otra que su capacidad para moverse con soltura por las vías rápidas. Y aquí, lo que necesitamos es: un motor con capacidad de reacción, estabilidad, protección aerodinámica y comodidad. Veamos.

Con el motor no hay problema. Su capacidad de aceleración, desde velocidades medias (80-110/h), permite zafarte de los coches que te rodean sin agobios. En ningún momento tienes sensación de indefensión.

Sobre los 90 km/h el variador entra en “directa” y tanto el motor como las rpm empiezan a subir al unísono. Llanear a 120 km/h supone llevar el motor hasta las 7.000 rpm. Han dejado el desarrollo un poco corto. La zona roja está sobre las 8.500 rpm. A ese régimen de giro el marcador flirtea con los 150 km/h. Le cuesta llegar. Arriba le falta algo de pegada. Aquí, el increíble motor del Kymco 400, no tiene rival.ver galeríaSuzuki Burgman 400

A mi entender, su velocidad de crucero ideal parecen ser los 110 km/h de marcador. El motor va girando tranquilamente sobre las 6.500 rpm y la luz “eco”, el testigo que te indica que la relación consumo/velocidad es óptima, no se apaga.

La estabilidad a alta velocidad es impecable. Llanea con una calma imperturbable. Incluso con viento lateral de carácter moderado. Muy bien.

La cobertura aerodinámica es más que aceptable. Los hombros quedan protegidos en su totalidad. Solo la parte superior del casco, por encima de la visera, entra en contacto con el aire. Mido 1,75 y acostumbro a ir sentado en posición adelantada. Los pies y las piernas no llegan a escapar totalmente del aire. Es un problema común de los scooteres con la columna central. Esa que impide que puedas esconderlos. En los pies “entra” un poco el frío… Solo las manos quedan sin protección. Casualmente, pagándolos aparte, Suzuki ofrece los protectores de puños.ver galeríaSuzuki Burgman 400

El confort de marcha, como no podía ser de otro modo tratándose de un Burgman, es de primera. Para llegar al diez solo habría hecho falta reducir los ruidos aerodinámicos. Consigues que desaparezcan si te agachas para esconder el casco tras la pantalla. No es plan, claro.

Las suspensiones, a pesar de ser firmes, sobre todo la trasera, están muy bien amortiguadas, posiblemente sean las mejor amortiguadas de la categoría. El confort es suficientemente bueno como para pensar en largas tiradas. Incluso como vehículo de uso lúdico y viajero.

Espíritu deportivover galeríaSuzuki Burgman 400

Ya hemos comentado que la evolución hacia la deportividad no solo ha sido estética. Suzuki ha introducido cambios importantes: menos peso (7 kg), llanta delante de 15’ (antes de 14’), más altura respecto al suelo (5 mm), nuevo tarado de suspensiones, etc. Y se ha notado.

El aplomo en curvas sorprende y su dirección, con unas reacciones previsibles y elegantes, invita a buscarle los límites. Límites que, naturalmente, acabas encontrando en el caballete. Aunque para rascar deberás ir “deprisilla”. Por cierto, el X-Max rasca bastante Se nota que está manufacturado en Japónantes. Las suspensiones colaboran a dar consistencia al conjunto. Detrás puedes ajustar la precarga. La operación se realiza abriendo una trampilla de plástico, situada en los bajos, muy bien carenados por cierto.

La capacidad de aceleración saliendo de las curvas de velocidad media (40/60 km/h) no decepciona. Siempre hay par. Ah, y el grip de los Dunlop ScootSmart me ha parecido de primera.ver galeríaSuzuki Burgman 400

Lástima de los frenos. Les falta algo de potencia. Yendo ligero, hay que tirar con fuerza de la maneta. Un scooter de estas características debería montar un equipo más potente. Le hubiera puesto la guinda a su comportamiento dinámico. El trabajo del ABS es correcto, en su línea con la competencia. Bien delante y un poquito miedoso detrás.

El Burgman no es un aparato rápido. No es su función. Os recuerdo que se trata de un scooter de rueda “pequeña” y con una distancia entre ejes y un peso considerables. Pero si os diré que entre curvas no os aburriréis.

Practicidad y acabados

Observándolo con detenimiento percibes que se trata de un producto de calidad. Un producto elaborado, bien terminado y con buenos materiales. Se nota que está manufacturado en Japón.ver galeríaSuzuki Burgman 400

El equipamiento es completo aunque le faltan algunos gadgets que encontrarás en la competencia (luz de cortesía en el “maletero”, llave de proximidad, etc.). Eso sí, la iluminación es completamente LED salvo la luz de la matrícula y los pilotos de los intermitentes.

El cuadro de instrumentación es completo y fácil de interpretar gracias a sus relojes analógicos de gran tamaño. Rodeándolos, han colocado todos los testigos que puedas necesitar (intermitentes, avería inyección, temperatura refrigerante, ABS, inmovilizador, Su dirección, con unas reacciones previsibles y elegantes, invita a buscarle los límiteslargas, freno de mano, hielo en la calzada, consumo óptimo) salvo el más importante, el de la presión de aceite.

Entre los relojes y los testigos han insertado una pantalla, a modo de ordenador, con unos dígitos de generosas dimensiones. Ahí encontramos información sobre: consumos, km, trip’s, reloj horario, termómetro ambiente y un testigo de sustitución del aceite del motor. Lástima que los botones para gestionar la información estén en el cuadro. Eso te obliga a soltar la mano del manillar. Además son pequeños. O al menos lo suficientemente pequeños como para tener problemas con unos guantes de invierno.ver galeríaSuzuki Burgman 400

El freno de mano está bien resuelto. Usarlo es fácil y cómodo. No podemos decir lo mismo del caballete. Subirlo cuesta un poco. Deberían reestudiar los brazos de palanca. Hay 500 más pesados que requieren mucho menos esfuerzo.

Pero el mayor inconveniente en cuestiones de uso es la capacidad de carga. Poder guardar un solo casco integral bajo el asiento puede llegar a ser un factor determinante. El Burgman, aunque de lujo, no deja de ser un vehículo para el día a día y no son pocos los que piensan usarlo compartiendo trayectos. Aquí el X-Max le da sopas con honda.

Siguiendo con la capacidad de carga, echo en falta el típico “gancho” central situado tras el escudo, ese en el que cuelgas las bolsas del supermercado. Eso sí, a los lados han situado dos guanteras de considerables dimensiones. En la derecha encontrarás una toma de carga de 12 CV y hasta 120 W.

Gastosver galeríaSuzuki Burgman 400

Los scooteres de 400 acostumbran a gastar. El consumo promedio fue de 5,5 l/100. Aunque por carretera bajó hasta los 4,6 l/100. El ordenador de a bordo me pareció un poco optimista marcando entre 4 y 4,6 l/100. Con un depósito de 13,5 l/100 la autonomía debe rondar los 270 km.

El cuadro de mantenimiento, tras la primera revisión de los 1.000 km, te obliga a pasar por el taller cada 6.000 km. El cambio de aceite es obligado en cada parada así como la revisión y apriete de los puntos habituales. A los 12.000 km deberás sustituir las bujías, el aceite de la transmisión y el líquido de refrigeración. A los 18.000 deberás cambiar los filtros de aire y aceite y a los 24.000 lo mismo que a los doce más la correa de transmisión. El mantenimiento, como en todos los scooteres, es intensivo.

Conclusiones

Reducir la capacidad de carga bajo el asiento puede traer consecuencias en las ventas. Podrían haber hecho como BMW y comercializar dos versiones: la turística (capacidad de carga) y la deportiva (estética y dinamismo). En cualquier caso, no seré yo quien le diga al departamento de marketing lo que debe hacer. Faltaría.ver galeríaSuzuki Burgman 400

Los acabados y la calidad general están por encima de la competencia. También lo está precio. Suzuki pide por él 7.799€. Aunque, según la web oficial, en los concesionarios os espera una “excepcional promoción” que no concretan. Quizá os toque entrar en “tratos” de mercadillo persa. En fin.

Es caro y no caben dos cascos. Sí. Pero dudo que encuentres en el mercado un scooter de 400 cc con un comportamiento dinámico tan agradable, tanto en la ciudad como en la carretera. Y esta vez, lo caro y lo excelso parecen ir de la mano. Así que, suerte con el regateo.

8 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...