11ª Ruta Trail: De Pereña a Fermoselle (Salamanca y Zamora)

Miguel A. Fernández

Por los Arribes del Duero

En el oeste de Zamora y Salamanca, donde el Duero y el Águeda se hacen frontera con Portugal y se encajonan formando los cañones más profundos y extensos de toda la Península Ibérica, se encuentra la comarca de Las Arribes.

Las profundas incisiones de los ríos Duero y Águeda, dividen una zona de idénticas características entre ambos países. El Duero y sus afluentes son el elemento común y nexo de unión de todo un territorio que se extiende linealmente a lo largo de más de 120 km.

¿Verdad que suena bien?, y si ya has estado en otras ocasiones por la zona y sabes que se come de maravilla, suena aún mejor, por lo que una vez más, nos fuimos a la linde de nuestra frontera para realizar una ruta de cerca de 100 Km. que transcurriría principalmente por la provincia de Salamanca pero que terminaría en la de Zamora.ver galeríaLa BMW F850 GS Adventure fue la compañera perfecta para la ruta de hoy

El Parque Natural de Arribes del Duero es un espacio natural protegido, la Junta de Castilla y León incorporó este territorio a su red de parques naturales el 11 de abril de 2002. El Gobierno portugués hizo lo mismo con su parte algo antes, el 11 de mayo de 1998, bajo el nombre de Parque Natural del Duero Internacional.

Los grandes desniveles de su orografía, el alto caudal del Duero y los numerosos ríos que en él desembocan, convierten a esta zona en uno de los puntos de mayor potencial hidroeléctrico de toda la península ibérica. Por ello, se fueron construyendo una red de presas y embalses conocida como Saltos del Duero. Su peculiaridad orográfica es además la razón de la existencia de un inusual microclima mediterráneo que contribuye a la diversidad vegetal y convierte al parque en un lugar idóneo para el refugio de la fauna salvaje, especialmente para las aves.ver galeríaLa orografía del terreno es espectacular.

Catalogado como "Zona de Especial Protección para las Aves" (ZEPA) desde 1990, los Arribes del Duero tiene una superficie de 106.105 ha, con unos 180 Km. de cañones fluviales, en el que quedan incluidos 37 municipios pertenecientes a las provincias de Zamora y Salamanca, con cerca de 20.000 habitantes en total.

La geomorfología es la principal seña de identidad de Arribes del Duero. Una suave penillanura, donde la acción erosiva de la red fluvial, aprovechando antiguas fracturas originadas por el choque de placas terrestres, ha ido labrando los granitos y las rocas metamórficas, generando profundos y escarpados cañones con desniveles de más de 200 m de altura: son los llamados arribes, arribas o arribanzos.ver galeríaA lo largo de nuestra ruta disfrutamos de impresionantes vistas de los Arribes.

El patrimonio histórico que conserva este Parque Natural de los Arribes del Duero es muy rico, fruto del paso de diferentes culturas como la celtíbera (castros), la romana (puentes, calzadas, estelas funerarias); incursiones de visigodos y musulmanes dieron paso a la cristiandad (ermitas, iglesias y fortificaciones). Destacan también los puentes y vías del siglo XIX y los embalses del Duero y sus afluentes construidos a mediados del XX.

Empezaremos nuestra ruta de hoy dirigiendo nuestros pasos hacia Pereña de la Rivera, que en un primer momento pasaremos de largo para dirigirnos hasta el Pozo de los Humos, en el límite fronterizo de Pereña con el término municipal de Masueco, uno de los parajes más emblemáticos de los arribes.ver galeríaComenzamos nuestra ruta en los alrededores de Pereña de la Rivera, más concretamente, visitando el Pozo de los Humos

El Pozo de los Humos es una cascada de casi cincuenta metros de altura por donde se despeña el río Uces antes de verter sus aguas al Duero, pero atención, no siempre lleva el caudal suficiente para poder presenciar este espectáculo, es más, en junio, cuando nosotros realizamos esta ruta, el Uces iba prácticamente seco y no aportaba nada a la cascada, por ello aportamos una foto de archivo para que se pueda apreciar el espectáculo que podremos apreciar si nos decidimos a realizar esta ruta en invierno o primavera.ver galeríaEl Pozo de los Humos en su esplendor. Desgraciadamente nosotros, en junio, nos lo encontramos prácticamente seco.

En cualquier caso, tras aparcar la moto en el parking habilitado para tal fin, realizamos el sendero de unos 400 mts. que accede hasta él pozo, que está perfectamente indicado y en él que existe un mural explicativo de la zona, y pudimos comprobar como, a pesar de no poder disfrutar de la cascada, lo impresionante del paisaje bien merece la visita.

De regreso sobre nuestros pasos, deshacemos la sencilla pista que nos ha traído hasta aquí y ahora si, paramos en Pereña. Balcón de los Arribes como lo denominan en Salamanca, sus tranquilas calles ofrecen múltiples rincones dignos de ver y fotografiar, ya que conserva buena parte de su arquitectura popular, destacando el arco de entrada a la plaza, las numerosas bodegas y las construcciones agrarias (chozos y casetos).ver galeríaLa Iglesia Parroquial de Santa Maria en Pereña

Sobresale la torre de espadaña de la iglesia parroquial de Santa María, construida en el siglo XVI. Situada en su parte más alta, la torre marca la silueta del pueblo visible desde los distintos caminos.

Por una estrecha carretera, dirigimos nuestros pasos hacia la cumbre del Berrocal. Se trata de un cerro sobre el que se sitúa la Ermita de Nuestra Señora del Castillo en el que se ha habilitado una barrera de seguridad que ofrece unas bonitas vistas de las arribes del Duero. En el cerro se encuentra la ermita y una pequeña casa donde antes vivía el ermitaño que cuidaba la ermita y la mostraba a los peregrinos. Hoy ya no vive nadie en esa casa por lo que en la puerta de la ermita se ha puesto un cristal para que la gente pueda ver la virgen.ver galeríaEn la Cumbre del Berrocal se encuentra la Ermita de Nuestra Señora del Castillo.

Dice la tradición que, con la llegada de los musulmanes en el año 711, la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles conocida como Nuestra Señora del Castillo fue escondida y enterrada por los pereñanos antes de entregarse, bajo uno de los cubos de la fortaleza allí existente.

Seguimos nuestro camino y llegamos a Villarino, que entre otros monumentos nos ofrece la majestuosa Iglesia de San Sebastián del siglo XV o XVI; la Iglesia de Santa María la Mayor, del gótico tardío, o sus miradores. Nosotros como habíamos hecho en Pereña, “pasamos de largo” para dirigir nuestros pasos hacia Ambasaguas, nombre que recibe el lugar donde el Tormes se mezcla con el Duero, unos metros más abajo de la pared de la presa de Bemposta.ver galeríaAmbasaguas, lugar donde el Tormes mezcla sus aguas con el Duero.

De regreso al pueblo, callejeamos por sus coquetas calles y nos dirigimos al Mirador del Duero, donde una vez más obtuvimos unas excelentes vistas de los Arribes.

Hasta ahora la ruta ha transcurrido por estrechas carreteras solitarias y pistas fáciles, donde la F850 GS Adventure que hoy nos acompaña se encuentra en su salsa, pistas y carreteras que nos llevan hasta Trabanca, que debido a su situación en un cruce de caminos, es uno de los puntos de entrada más transitados del Parque Natural de Arribes del Duero. Además es uno de los pueblos de este espacio natural que propone más lugares y actividades para conocer las tradiciones socioculturales de la zona.ver galeríaSolitarias y fáciles pistas nos acompañaron durante toda la jornada

Imprescindible resulta una visita al Parque Temático de Construcciones Populares, donde en sus 10.000 metros cuadrados, podremos apreciar una buena muestra de la arquitectura civil y tradicional de la zona. La iglesia, la fuente y la fragua antigua de Trabanca, con más de dos siglos de historia, también merecen dedicarles unos minutos de nuestro tiempo.ver galeríaIglesia de Trabanca

Tras salir de Trabanca nos adentraremos por el paraje de la Falla de la Lumbre, que entre otras cosas nos permitirá ver los chiviteros de Somaero. En este lugar se encerraban los chivos durante el día mientras las madres pastaban por el monte, hasta la caída de la noche cuando eran devueltas al corral junto a las crías.ver galeríaChiviteros de Somaedo, en la Falla de la Lumbre.

Seguimos bajando por la revirada pista que continuamente nos ofrece bonitas vistas y que termina descendiendo hasta la carretera que, al cogerla a la derecha, enseguida nos llevará hasta el Puente de San Lorenzo, puente romano situado en el límite de las provincias de Zamora y Salamanca para salvar el paso sobre el río Tormes.

Tras “abandonar” Salamanca y pisar por primera vez tierras zamoranas, el primer pueblo que nos encontraremos será Fermoselle, declarado conjunto Histórico - Artístico en 1974.ver galeríaEl Puente de San Lorenzo, sobre el río Tormes, frontera entre Salamanca y Zamora.

Fermoselle es un precioso y típico pueblo de la comarca de Sayago. Está considerado como la capital de los Arribes Del Duero y se sitúa sobre un cerro horadado por numerosas bodegas, contando con un relevante casco antiguo repleto de casonas y edificios de interés como la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de origen románico, numerosas ermitas y pasadizos, resultando un lugar ideal para hacer noche degustando las sabrosas carnes de Sayago.

Muchos son los atractivos que nos ofrece, nosotros nos dirigimos hacia el Mirador de Las Escaleras. Este mirador sobre los arribes, se encuentra situado a unos 3 Km. de la villa, a través del camino de las Escaleras.

Durante el recorrido del citado camino, se deja a un lado la Ermita de Santa Cruz, con ventana visigoda y estelas romanas y desde donde tendremos unas estupendas vistas de Fermoselle, siguiendo más adelante, llegaremos a los restos de la antigua casa de los carabineros, y poco después, al Mirador de las Escaleras desde donde tendremos unas magníficas vistas de Los Arribes.ver galeríaVista de Los Arribes desde el Mirador de las Escaleras.

Además de los citados, Fermoselle nos ofrecerá ver también el Mirador del Torrejón o de El Torojón, el Mirador del Castillo, el Mirador del Terraplén, el Mirador de Las Peñas, el Mirador de Los Barrancos; La antigua muralla, de la que tan sólo se conserva una puerta de arco agudo con corredor cubierto, conocida como El Arco, que daba entrada a la villa. Aneja a ella se encuentra una de las casas más antiguas de Fermoselle, posiblemente medieval, con dos arcos de medio punto y corredor cubierto. También nos encontraremos El Castillo de Doña Urraca, la Ermita de San Albín, el Convento de San Francisco…ver galeríaVistas de Fermoselle desde la Ermita de Santa Cruz.

Siendo como era la hora de comer, nosotros apostamos a “caballo ganador” y dirigimos nuestros pasos hacia Casa Mati, un lugar en el que lo de menos es que esté recomendada por la guía Repsol. Con un servicio excelente y amable, podremos probar una amplia selección de la variada gastronomía de la zona en la que destacan las carnes de cabrito, lechazo o ternera, a la brasa o en exquisitos guisos. Como simple sugerencia, decir que el cordero con salsa de almendras, los embutidos de la zona y el queso con mermelada de producción propia, están para “chuparse los codos”.ver galeríaCallejeando por Fermoselle

Tras tan suculenta parada, y con el trabajo bien hecho, una vez más nos felicitamos por poder disfrutar de muchos de los maravillosos paisaje que ofrece nuestro país, cargados de historia, cultura y como vemos ruta tras ruta, de una gastronomía envidiable.ver galeríaEn las reviradas carreteras por las que transitamos, la F 850 GS Adventure también se encuentra en su salsa

El recorrido ha resultado súper interesante, lleno de atractivos, y la BMW F850 GS Adventure se ha comportado a la perfección, mostrándose muy apta para el tipo de pistas que hoy hemos realizado y no nos cuesta nada ponernos de acuerdo en que es una ruta para repetir en los meses de primavera, cuando la mayor presencia de agua nos permitirá disfrutar de los arroyos y cascadas que se encuentran a lo largo del recorrido... además del barro de las pistas.