Ruta 47 (26º Etapa): De Sevilla a Tarifa

Motos.net

Salir de Sevilla para ir a Tarifa pasando por Cádiz: ¿se puede pedir algo más? Creo que no. Magnifico paseo hacia destinos que siempre dejan buen sabor de boca. Un paseo tranquilo, con un clima excelente, saludando a los moteros que te cruzas. Un auténtico placer. Si deseas conocer las etapas ya publicadas no dudes en visitar: Ruta 47: ¡Están todas!

De Sevilla a Tarifa: Quedarán 700 Km

ver galeríaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaHoy me espera una etapa corta: 266 km que me llevarán hasta Tarifa. También estuve en una ocasión y me encantó. Además voy a acceder al último de los faros que veré en La Ruta 47. Los faros siempre me han parecido lugares mágicos y me hace mucha ilusión visitar uno.

Me levanto sin prisa y tras preparar todo, como cada día bajo a recepción a despedirme de la recepcionista y hacer alguna foto para Sercotel de su hotel Doña Carmela. 

Arranco a Dita y salgo de Sevilla dirección Cádiz. No voy a pasar la noche allí, pero llegaré a comer y pienso ir directamente a una freiduría de la que tengo un buen recuerdo, comiendo cazón adobado.

La carretera es ancha, recta y bien asfaltada, lo que me permite hacer una buena media incluso sin pasar de 90 km/h. Creo que para variar, llegaré a comer a una hora prudencial. También hay que tener en cuenta que hoy es domingo, y habrá ambiente en el casco histórico de Cádiz.

Ya en Cádiz: Perdón... busco una freiduría

ver galeríaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaAcabo de dejar atrás la población de El Cuervo de Sevilla y veo el cartel anunciador del cambio de provincia. Estoy en Cádiz y su capital está muy cerca. Me incorporo a la autovía que da acceso a la capital.

Entro en Cádiz por el magnífico Puente de Cádiz (antiguo Puente de Carranza), un coloso de 185 metros de alto y 3 kilómetros de longitud. Lo recordaba de mi anterior viaje y tenía ganas de volver a cruzarlo, pero en moto. Cualquiera que viaje sobre dos ruedas, sabe que no es lo mismo. Abro el angular de mi cámara y le hago un par de instantáneas que quedan bastante artísticas. 

Aparco la moto en las afueras del casco histórico. A partir de aquí me moveré andando. Marco en el GPS la ubicación de Dita, y me introduzco por las estrechas calles en busca de la Freiduría. Mi memoria es bastante frágil y salvo la forma del local, han desaparecido todas las conexiones neuronales (si es que alguna vez las hubo), de ubicación y entorno. Elena para eso es mucho mejor que yo, así que la llamo por teléfono y me da unas pistas vagas. “Estaba en una plaza, con un árbol grande…”. Le canto a un joven las pistas de Elena y me dice: “Buscas la Freiduría Las Flores. Avanzas un poco y dos calles a la derecha.”

Llego a la freiduría. Hay mucha gente, se nota que es domingo. Una vez dentro, hago cola para comprar una ración de cazón adobado y otros pescados fritos y me salgo con mi cucurucho a comerlo en un banco. Pillar una mesa es imposible, tanto dentro como en la terraza.

Parque Natural de los Alcornocales

ver galeríaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaMe tomo un café en un bar cercano a Dita y tras charlar un rato con la camarera sobre La Ruta 47, decido partir hacia Tarifa. Suenan los Sevillanos “Beggar’s House” en los altavoces del bar.

Circulo a baja velocidad mientras ruedo junto a un paseo, por la costa. Paro frente a la Policía Municipal y le pido a un lugareño que me haga una foto con el mar de Cádiz de fondo. El cielo está totalmente despejado. Creo que me voy a librar de las tormentas hasta el final. Solo me quedan 3 etapas más y esto es Andalucía. 

Más o menos en paralelo a la costa, llego a Zahara de los Atunes. Voy muy bien de tiempo. Se nota que no hay muchas curvas y la etapa tiene pocos kilómetros. Hace años que vine por aquí y todavía me suena esta zona. 

Para hacer las últimas curvas del día, abandono la N-340 y cojo una autonómica que me introduce en el Parque Natural de los Alcornocales. El gran parque eólico que me rodea, denota la presencia de viento en esta zona. Hoy, parece que no hay levante. Me cruzo con un grupo de moteros que han salido a dar una vuelta.

Tarifa y el faro de la Isla de Las Palomas

ver galeríaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaLlego al Hostal El Asturiano. El sitio está bien, pero nada que ver con los Sercotel a los que estoy acostumbrado. Es un lugar agradable, pero me toca una habitación muy pequeña en el piso bajo. Veo a Dita desde la ventana. Me hará compañía, como si fuera un perrillo.

Después de una ducha y deshacer el equipaje, salgo a dar una vuelta. Es pronto y me apetece dar un paseo por las muy estrechas calles de Tarifa. 

Me siento en una terraza a tomar una cerveza mientras llamo a Javier. Cuando estaba en mi casa preparando esta etapa, pude ver desde Google Earth, que el faro de Tarifa, realmente está en la Isla de Las Palomas. A ella se accede desde un paso que al final tiene una valla cerrada. Imaginé que no era fácil entrar y cuando llamé a Turismo de Tarifa para informarme, me dijeron que tenía que hablar con Javier, de www.mundoposibilidades.com. Cuando le llamé se desvivía por ayudarme y me dijo que él se encargaría de todos los permisos pertinentes para poder entrar incluso con la moto hasta el faro.

Poco antes de finalizar la conversación me preguntó: Oye… ¿Tú de dónde eres? De Pamplona le contesté. ¡Joder… Como yo!. Hace unos años me harté de todo, me vine para aquí y monté una empresa de Turismo de Aventura. ¡Qué casualidad! le contesté, aunque con ese nombre no puedes ser de otro sitio! 

De Pamplona: ¡cómo yo!

ver galeríaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaRuta 47 (Etapa 26º): De Sevilla a TarifaLe invito a cenar o tomar algo pero me cuenta que en realidad no vive en el casco urbano de Tarifa, sino en una casa apartada rodeada de naturaleza. Ha tenido un hijo hace un par de meses y es la hora del baño y otros rituales infantiles. "Si te quieres venir, nos tomamos la cerveza aquí”. Yo, que entiendo un poco de “rituales infantiles” a media tarde, rechazo su invitación alegando que estoy cansado y me quiero ir pronto a la cama.

De regreso al hostal, paro en un garito de comida rápida y me como algo exótico que no está mal. Al llegar, miro el neumático y veo que la huella ha bajado un poco. Se nota el trazado recto. No me preocupa demasiado porque ya llevo 9300 km y la etapa de mañana son 358 de curvas así que lo redondearé un poco.