Ruta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-Badajoz

Motos.net

Esta etapa comienza con una nacional recta y bien asfaltada, como para darle un poco al puño derecho. Al salir de la nacional empiezan las curvas, el asfalto está justito pero se pueden hacer algunas tumbaditas. Voy todo el rato mirando al cielo, pero los dioses de la carretera y la ropa Garibaldi me protegen porque entro seco en Badajoz. Hasta llegar aquí he vivido ya 23 etapas. Si quieres conocerlas todas clica en Ruta 47. Son recorridos muy recomendables.

Desde Ciudad Real siempre hacia el Oeste

ver galeríaRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozLo primero que hago hoy en Ciudad Real es salir a la terraza de la habitación. No llueve pero esta nublado y no tiene muy buena pinta. Consulto la APP del móvil y veo que hay una tormenta en todo el trazado de mi ruta. La buena noticia es que se desplaza hacia el norte, cuando yo tengo que ir hacia el oeste. 

Como siempre, me he liado en recepción hablando de La Ruta 47 y tras sellar el pasaporte en el Sercotel Guadiana y hacer la foto correspondiente, arrancamos Dita y yo y salimos de Ciudad Real escuchando a “Estrellados” y su “Pelirroja”.

Todo el trazado de esta provincia sigue siendo recto hasta que abandono la Nacional y comienzo a rodar por una comarcal con mucho bote y asfalto viejuno que me obliga a ir a 50 Km/h. No importa: tengo todo el día y a poca velocidad el neumático sufre menos. El paisaje es de mucha dehesa. Paro a hacer unas fotos a un edificio en ruinas con una cigüeña que ha instalado su nido, pero al acercarme, la cigüeña sale volando asustada.

El cielo se pone un poco en mi contra y empiezo a notar gotas en el casco. No tiene mejor pinta en mi dirección así que decido parar en Almadén junto al Bar  “El Parador” a ver si mejora un poco mientras como algo. Me fijo que hay otra moto aparcada con matrícula inglesa y una pareja de moteros sentados en la terraza del mismo bar donde he parado.

Sus chupas de cuero raídas delatan los miles kilómetros que llevan encima. Les hubiera entrado, pero como no se inglés, me limito a sentarme en otra mesa. Una pena. Hubiéramos charlado a gusto, seguro. Consulto el estado de la tormenta en la APP. El cielo se está despejando. Me voy rápido no sea que se encapote otra vez.

Badajoz me recibe con buen asfalto

ver galeríaRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozEntro en la provincia de Badajoz. La carretera y el paisaje cambian. Buen asfalto y curvas para tumbar. El problema es que a 90 Km/h no se puede tumbar mucho en una carretera tan ancha y bien asfaltada. Me tienta sacar partido a los 160 CV que llevo debajo, pero no quiero hacer el bobo con los neumáticos. Cuando vuelva con las gomas nuevas, ya le daré bien.

Como voy tan despacio, me entretengo mirando el paisaje y rodando por el embalse de La Serena, veo un castillo que parece bastante accesible en el pueblo “Capilla”, así que decido ir allí a hacer unas fotos y contemplar el paisaje. Pregunto a un lugareño cómo se accede al castillo y me dice dos cosas: 1. Hay que subir andando. 2. Está cerrado. A pesar de todo creo que merece la pena y decido subir. Asciendo con Dita lo más posible y la aparco junto a un portal para seguir subiendo a pie unos 300 ó 400 metros. Se esta bien aquí arriba. Hay una paz absoluta y el paisaje abierto con el pantano a un lado, calma a la calma. Hago varias fotos, alguna para patrocinadores, alguna para poner en Instagram y alguna más para mi colección. Me cuesta irme de aquí.

Todavía me quedan más o menos 230 km así que decido no parar más, hasta llegar a Mérida.Al fondo el panorama no es muy alentador: nubes negras y cortinas de lluvia. Y lo peor es que voy hacia allí. A pesar de todo consigo esquivar la tormenta y solo me caen unas gotas.¡Sorpresa! Al margen de los bellos paisajes, la cantidad de monumentos que se pueden ver en La Ruta 47 o la simpatía de las personas que te encuentras en el camino, la propia carretera no deja de sorprenderme.

Extremadura sorprende, Badajoz sorprende

ver galeríaRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozAcabo de atravesar el Embalse de La Serena accediendo a una isla totalmente redonda por una carretera que la bordea en un solo sentido. Ya lo vi en Google Earth cuando preparé esta etapa, y llegar aquí me hace ilusión. No es necesario pero tengo que rodear la isla y continuar la ruta. Me preocupan las tormentas que hay a mi alrededor. Hay cortinas de lluvia por todos lados.

Empiezo a utilizar una herramienta del GPS que no utilizo habitualmente: La brújula. Tengo claro que durante toda la ruta de hoy, voy hacia el oeste y con la ayuda de este maravilloso invento veo con alegría que el oeste está limpio, incluso con sol, pero los otros tres puntos cardinales están un poco negros. Un par de veces tengo la suerte de que cuando me empiezo a mojar, giro hacia el oeste sorteando la tormenta.

A uno de esos giros llego tarde y me cae el diluvio durante los cuatro minutos en los que hago el giro. Me sorprende que no me mojo demasiado. Parece que la cazadora de cuero Bull Rider y el pantalón vaquero de Garibaldi aguantan bien. O eso, o que como hace calor, me seco enseguida y apenas noto la humedad.

Medellín, Mérida

ver galeríaRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozPaso por Medellín y veo otro castillo al que parece que se puede subir, pero decido no hacerlo. Ya voy justo de tiempo. Como voy con un cuarto de depósito decido repostar aquí y quitarme otra preocupación de la cabeza. Mientras se me acerca un tío impoluto con acento extremeño intentando venderme unas Rayban con su funda y todo. Le digo que no tengo ni dinero, ni sitio, ni necesidad. Insiste que con este sol las voy a necesitar. Cuando le enseño las gafas incorporadas de mi casco, le dejo muerto matao y se rie. ¡Jod… así cualquiera!

Continuo mi camino con Mérida como próximo objetivo pero a medida que me acerco decido pasar, porque la tormenta está ya sobre esta ciudad. Mérida no es una ciudad para ver en dos horas y tengo la suerte de haber pasado un día entero aquí en una ocasión anterior. Otro quiebro me salva de mojarme. 

Ya en Badajoz y su muralla

ver galeríaRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozRuta 47 (Etapa 24º): Ciudad Real-BadajozEn compañía del Guadiana llego al Sercotel Gran Hotel Zurbarán, ¡seco! Durante el check in hablo con Rosa, jefa de recepción, que también es motera y me recomienda unos garitos para ir por la noche.

Tras una ducha salgo a dar una vuelta y me lío a hablar con una empleada de la limpieza que termina su turno y se ofrece para acompañarme hasta la parte vieja que está a 10 minutos andando y guiarme un poco. Ella vive por allí. 

Me da unas indicaciones y nos despedimos. Yo me dedico a pasear y de vez en cuando entro a tomar una cerveza con alguna tapa en algún bar. Paseo por las calles y hago unas fotos en la muralla. No me habían hablado muy bien de Badajoz pero la verdad es que me está sorprendiendo.

Vuelvo al hotel. La rutina de siempre… y a dormir.