Ruta 47 (Etapa 23º): Murcia - Ciudad Real

Motos.net

He estado a punto de montar a Dita en la Vespa de "Amanece que no es poco". Y luego ya entre Albacete y Ciudad Real, he visitado el Parque Natural Lagunas de Ruidera, un paisaje super curioso. Siempre resulta agradable rodar cerca del agua y entre la naturaleza.

Toda la información sobre la etapa en www.laruta47.comY del resto de etapas ya publicadas en Ruta 47. 

Desde Murcia rumbo a Ciudad Real

ver galeríaRuta 47 (Etapa 23º): Murcia - Ciudad RealRuta 47 (Etapa 23º): Murcia-Ciudad RealSuena el despertador a las 9 h. A estas alturas de ruta, no me siento con fuerzas de madrugar demasiado. La ruta de hoy supera los 400 km, pero en general no es muy curveada. Además, con el calor que hace, apetece dar una vuelta por la noche y siempre se me hace tarde, así que tras levantarme a esta hora prudencial, como siempre bajo al bufet de Sercotel JC1 y me tomo mi tiempo para disfrutar de un buen desayuno.

Vuelvo a recepción para cumplir con mi obligación de saludar a Tania, la directora del hotel. Tras una agradable conversación, ella declina mi invitación para hacerse una foto conmigo y termino haciéndomela con la guapa recepcionista, con Tania como fotógrafa. 

Estoy un poco espeso y a pesar de no ser Murcia una ciudad muy complicada, no consigo encontrar la salida hacia la que tengo que dirigirme, así que recurro al truco de decirle al GPS que me lleve directamente al tramo 1. Ya utilicé este truco en Salamanca y supongo que no será la última vez que lo haga. Pincho al murciano “Joaquín Talisman”, a ver si con un poco de Rock and Roll acabo de despertarme.

Albacete: Llevo ya 37 provincias

ver galeríaRuta 47 (Etapa 23º): Murcia - Ciudad RealRuta 47 (Etapa 23º): Murcia-Ciudad RealLlego al primer tramo. Ya estoy fuera de la capital murciana. El cielo esta nublado pero no tiene pinta de llover, lo cual es bueno, porque el asfalto no está muy caliente y los neumáticos sufrirán menos. Sigo preocupado por si llegaré o no.

Entro en la provincia de Albacete, la número 37. Cada vez que cambio de provincia siento que acabo de hacer una nueva conquista y noto que el final está cada vez más cerca. Dentro de una semana estaré volviendo a casa, pero todavía me queda Andalucía. Tengo muchas ganas de llegar a esta comunidad, pero decido disfrutar del momento y ver qué me depara Albacete, otra de las provincias totalmente desconocidas para mí.

Tras un corto tramo de curvas, en el que he atravesado el río Segura, llego a Elche de la Sierra, y debido a la hora y a mi flaqueza de estómago, decido hacer la parada del día para comer. Paro en el Bar Oasis, un garito junto a la carretera, con una terraza en la que me sirven un menú del día bastante rico.

En el rato que paso comiendo, pasan al menos tres grupos de tres o cuatro moteros extranjeros. Por las matrículas, me da la impresión que son ingleses o alemanes. En cada grupo, hay al menos una BMW. 

Rumbo a La Suiza Manchega

ver galeríaRuta 47 (Etapa 23º): Murcia - Ciudad RealRuta 47 (Etapa 23º): Murcia-Ciudad RealMe voy de Elche de la Sierra. Todavía me quedan 250 km y no me gustaría llegar tarde. Cuando me documenté para hacer la Ruta 47, vi que quería llegar a las 20:00 a Ciudad Real. A esa hora el Carrillón de la Plaza, muestra la figura autómata de Don Miguel de Cervantes  que sale al exterior del balcón al son de diferentes melodías, presentando primero a Sancho Panza y después a Don Quijote de la Mancha, que aparece inmerso en su lectura. Por la hora que es, las sorpresas que me depara la ruta y la parada obligada en Almagro, poco antes de llegar a mi destino, creo que no voy a poder llegar a Ciudad Real tan pronto. Cada vez estoy más convencido que lo ideal en esta experiencia de la Ruta 47 sería alternar un día de moto con otro de turismo. Creo que este es un buen plan para mi jubilación.

Me dirijo ahora hacia la capital albaceteña por uno de los tramos más largos de La Ruta 47. Nada menos que 84 km que discurren por la CM-3203. Según me voy acercando al río Mundo, el paisaje va cambiando poco a poco volviéndose cada vez más rocoso. Comienzan nuevamente las curvas.

Al final de un curveado descenso, paso junto a Rollo Odrea, un pequeño pueblo situado en una colina, que me llama la atención. El paisaje es diferente. Parece como si estuviera en otra provincia. 

Comienzo un ascenso y veo un monumento compuesto de una vespa con sidecar. El mástil de una guitarra junto a una maleta, asoma por el sidecar. Me resulta familiar. ¿Dónde he visto esto antes? Tengo que hacer una parada obligada. Cuando me acerco y veo la información del monumento, cinco palabras me lo aclaran todo: Amanece que no es poco. Un clásico del cine español que he visto al menos en cuatro ocasiones. Se rodó en estos parajes, en Ayna, también llamada La Suiza Manchega. Ahora me explico también lo característico de este entorno. No esperaba encontrarme algo así en la Ruta 47 y me emociona.

La catedral de Albacete

ver galeríaRuta 47 (Etapa 23º): Murcia - Ciudad RealRuta 47 (Etapa 23º): Murcia-Ciudad Real. Catedral de Albacete.Hace un rato que he abandonado La Suiza Manchega volviendo a entrar en acción la monotonía de las rectas. Llego a Alcadozo y aunque todavía no me ha entrado la reserva, decido repostar y quitarme de encima el problema de tener que repostar más adelante.

Entro en la ciudad de Albacete. No tengo tiempo de parar demasiado y tampoco me apetece mucho, pero no puedo perderme otra de las curiosidades de la que me hablaron en Turismo de Albacete, así que en apenas 25 minutos, aparco la moto y me introduzco en la catedral para admirar “el lienzo más grande del mundo pintado por una sola persona”.  Es realmente grande.

Las Lagunas de Ruidera

ver galeríaRuta 47 (Etapa 23º): Murcia - Ciudad RealRuta 47 (Etapa 23º): Murcia-Ciudad Real. Lagunas de Ruidera.Con media ruta recorrida, me dirijo hacia mi destino de hoy en dirección oeste. El trazado es prácticamente recto. Se nota la cercanía con Toledo y Cuenca donde todo es recto. La buena noticia es que a pesar de no correr, podré mantener una buena media y llegar al hotel a una hora prudencial.

Se está nublando pero hace mucho calor. Creo que las tormentas pueden presentarse en cualquier momento. No puedo entretenerme mucho pero tengo mucha sed, así que efectúo una parada rápida en el Rte. Cuatro Vientos, situado en Barrax a tomar un refresco.

Abandono por un momento la N-430 para encontrarme un oasis en medio de estas tierras de secano: Las Lagunas de Ruidera, que sin duda poseen un trazado y un paisaje mucho más atractivo que la aburrida y recta nacional.

Como tantas maravillas de la Ruta 47, este entorno es espectacular. Se trata de una serie de lagos, cada uno con nombre propio, formados por la acumulación de carbonato cálcico que a lo largo de miles de años de precipitación, han formado impresionantes barreras (presas naturales) que dan lugar a espectaculares cascadas entre una laguna y otra.

Ha vuelto a salir el Sol y se está realmente bien en este humedal. Me siento a la orilla de uno de ellos y tras cinco minutos de absoluta calma y meditación, decido hacer una serie de fotos de recuerdo.

Salgo de Las Lagunas de Ruidera rodando por la provincia de Ciudad Real. Me quedan apenas 60 km para llegar a mi destino y si acelero un poco, todavía llego a tiempo de ver el espectáculo del reloj. ¡Qué dilema!, porque también quiero hacer una última parada en Almagro. Allí está el Corral de Comedias, del siglo XVII, el único completo de esa época que mantiene su estructura original. 

Almagro y su corral de comedias me espera

ver galeríaRuta 47 (Etapa 23º): Murcia - Ciudad RealRuta 47 (Etapa 23º): Murcia-Ciudad RealTodo no va a poder ser, y me decido por El Corral de Comedias. Con toda la tranquilidad del mundo, llego a Almagro. Aparco a Dita muy cerca de la hermosa plaza y me doy un paseo hasta allí. La plaza es impresionante, histórica, con dos grandes edificios de galerías acristaladas y soportales. En mitad de uno de estos edificios se accede al famoso Corral de Comedias. Quiero entrar a visitarlo, pero hoy hay una función privada y solo dejan entrar a gente con acreditación. Suplico al encargado de Turismo que me deje entrar a hacer unas fotos mientras el público se acomoda pero a pesar de insistir en que quiero promocionar la ciudad, mis súplicas caen en saco roto.

Estoy muy cabreado. Me pregunto: ¿cómo es posible que en Toledo se desvivan por dar a conocer su ciudad organizado incluso visitas nocturnas y aquí en Almagro sean tan bordes y obtusos?

Con mi enorme cabreo, cojo una silla de terraza de las que están apiladas en un rincón y me hago una foto en mitad de la plaza. Por lo menos, me haré una foto en este singular entorno.

Ciudad Real y final de la etapa

ver galeríaRuta 47 (Etapa 23º): Murcia - Ciudad RealRuta 47 (Etapa 23º): Murcia-Ciudad RealAbandono Almagro. De mi posición hacia Ciudad Real el cielo está despejado, pero me siguen por detrás una serie de nubes que no tienen muy buena pinta, así que con la certeza de que llegaré seco, pero sin pausa, me dirijo al hotel.

Llego al Sercotel Guadiana. Hago el check in y subo a la habitación. Es ya de noche. Mientras deshago una de las maletas, escucho el gran estruendo de un trueno. Un olor a tierra mojada invade el ambiente y con el viento empieza a llover torrencialmente. Una vez más, de buena me he librado. 

Cuando viajas solo, piensas mucho. En estos momentos pienso que todo en la vida son ciclos y yo ya he pasado el ciclo de agua. Llevo años organizando rutas desde Navarra a Castilla y durante muchos años nos hemos mojado, ¡pero bien!, desde que salíamos hasta que volvíamos al día siguiente a pesar de ser Junio. En otra ocasión, durante un viaje a la Bretaña Francesa de una semana, nos cayó lluvia intensa cinco de los siete días que duró el viaje. Creo que ya me he mojado demasiado y estos años me está tocando aparcar el traje de agua. Supongo que si hablamos de ciclos, el de agua, algún día volverá y puedo asegurar, que no será bien recibido. Por cierto… he hablado con mi familia. Empiezo a echarles mucho de menos. 

Saldría a gusto a dar una vuelta por el casco histórico de Ciudad Real, pero sigue lloviendo a mares y no me apetece salir, ni a cenar con esta lluvia. Me queda la fruta que cogí del Sercotel JCI en Murcia así que esta noche toca cenar sano y acostarse pronto.