Ruta 47 15º etapa: De Madrid a Valladolid

Motos.net

Después de salir de Madrid ciudad, se aprecia más la soledad de la carretera y del viaje, porque en Madrid también hay mucho campo y espontáneos de cuatro patas en la carretera como en todos los sitios. Pasé por Segovia, pero no me dejaron entrar con Dita hasta el acueducto. Y ya sabéis que en Castilla y León hay castillos y a mi me chiflan. Al llegar a los pinares de Valladolid, el olor a pino me recuerda a tantas ediciones de Pingüinos, menos mal que hoy no toca pasar frío. 

Media Ruta 47

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-Valladolid

Suenan “Los Chicos” en el despertador y su tema “The Price”. Aunque ya estoy despierto es agradable levantarse con ritmo. Anteayer llegué al ecuador de La Ruta 47 en kilómetros y hoy lo haré en días. Llevo 15 días rodando en moto ininterrumpidamente y la verdad es que se me ha hecho corto. No me siento solo y el tiempo pasa deprisa, señal de que estoy disfrutando como nunca.

Ayer ya hice las fotos de promoción del hotel así que hoy solo tengo que desayunar, recoger y arrancar. Me lo tomo con tranquilidad. Hoy tengo una etapa corta, de tan solo 306 km, y a partir de hoy comenzaré a rodar por las llanuras castellanas, que evidentemente son más rápidas que las carreteras curveadas del norte. Tampoco puedo correr, porque sería fatal para los neumáticos, y todavía me quedan casi 5000 km por delante, pero creo que podré hacer una media de 70 km/h, incluyendo paradas, etc, etc.

Pongamos que salgo de Madrid

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-ValladolidArranco a Dita y me pongo en marcha buscando la salida de Madrid. Llevo la ruta perfectamente marcada en el GPS, pero como soy terriblemente despistado, me equivoco dos veces, teniendo que rectificar.

Consigo salir de esta gran ciudad y comienzo a rodar por secundarias. Ayer comenté con Gabi las veces que he estado a punto de quedarme sin gasolina y tras una bronca cariñosa, hoy decido repostar al salir, aunque tenga el depósito casi lleno. Sé que a lo largo de los días me relajaré de nuevo y volveré a estar a punto de quedarme colgado, pero yo soy así.

Me dirijo hacia el Norte, hacia la Sierra de Guadarrama. Al fondo se ven montañas con la cima nevada. Intuyo que hoy ascenderé bastante y posiblemente tenga que ponerme los Garibaldi de invierno o activar los calienta puños de Dita.

¿Fotos desde la moto? Alguna

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-ValladolidLlego a una gasolinera poco antes de Miraflores de la Sierra y siguiendo los consejos de Gabi, paro a llenar el depósito. Nada más verme con la cámara de fotos colgando, el dependiente de la gasolinera me pregunta: ¿No irás haciendo fotos desde la moto? Alguna, le contesto. Pues ten cuidado, que el helicóptero de la DGT te saca la foto desde 2 km y después sales muy guapo en el telediario.

La verdad es que nunca lo he pensado, respondo, y tiene razón, pero creo que tengo a mi favor que una vez despegue, el helicóptero tiene que volver con una recaudación mínima, y por las secundarias por las que voy, no va a recaudar apenas nada. Creo que se centrará más en las autovías y vías principales. No obstante, me da que pensar.

Ya con el depósito lleno y tras haber dejado unos cuantos flyers de NavaRider Day, abandono la gasolinera con el siguiente objetivo en mente: La Granja de San Ildefonso.

Hay quienes valoran lo que tenemos

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-ValladolidVoy ascendiendo por la Sierra de Guadarrama, y sobrepaso un coche parado al borde de la carretera, en lo que parece un mirador. Sentado en una de las piedras que hacen de quitamiedos, un joven, está almorzando un bocata. Tras cinco segundos de reflexión, pienso: ¡qué vistas tan bonitas!, y decido dar la vuelta. Tendré un rato de conversación y mi nuevo conocido me podrá sacar una foto sin necesidad de preparar el trípode, que siempre cuesta más.

El joven que está almorzando es Pieter. Me cuenta que es sueco. Ha aterrizado hoy en Madrid y tras alquilar el coche, se ha puesto rumbo a Segovia. No es la primera vez que vengo a España, me cuenta. España me encanta. En Suecia, todo el mundo cuando habla de España piensa en la costa, pero este país tiene mucho más. Ya he visitado Asturias, Cataluña, Cantabria, León y el norte en general. Me ha encantado. Este año voy a visitar el interior.

Jod… Pieter, eso llevo diciendo yo mucho tiempo y me alegra que alguien de otro país sepa valorar España en este aspecto. Le cuento el proyecto “La Ruta 47”, que le encanta y me cuenta que lo tendrá presente la próxima vez que vuelva. 

Aprovecho su presencia para que me haga unas fotos en el mirador, con intención de subirlas a redes sociales y antes de despedirnos Pieter insiste en hacemos un selfie. Le regalo una chapa de La Ruta 47. Para que no se te olvide la web, le digo.

Por toda compañía… las vacas

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-ValladolidContinúo ascendiendo hacia el puerto de Navacerrada. La nieve está cada vez más cerca, aunque por estas fechas sé que no la voy a pisar, al menos por esta zona. Recuerdo que ya la caté en León.

Antes de llegar a la cima del puerto, me encuentro con unas vacas en mitad de la carretera. A veces resulta un incordio, pero siempre me ha gustado ver ganado, aunque sea en asfalto. Me recuerda que estoy en el campo, en plena naturaleza. Y también me hace extremar la precaución a la hora de rodar en moto. Es difícil ir despacio sobre Dita y a veces siento que necesito alguna señal para bajar un poco el pistón. Esta sin duda, es una de ellas. 

Llego al alto de Navacerrada. Un cartel verde me anuncia nuevamente la entrada en Castilla y León, esta vez por Segovia.

La Granja de San Ildefonso y unas fotos 

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-Valladolid. La Granja de San Ildefonso, Segovia.Me viene a la mente el acueducto. Lo visité de niño y tengo un bonito recuerdo. Entonces los coches pasaban bajo sus arcos, algo impensable hoy en día. Tengo ganas de verlo de nuevo, pero antes haré mi parada obligada en La Granja de San Ildefonso, para verla por fuera. 

Llego a La Granja de San Ildefonso. He disfrutado descendiendo la Sierra de Guadarrama. Me acerco a ver La Granja por fuera y decido hacer una sesión de fotos, para lo cual meto a Dita al otro lado de una valla. No tarda en llegar una persona de seguridad para decirme que saque la moto de allí inmediatamente. Por supuesto la saco, pero bueno…. Al menos he hecho las fotos que quería.

Allí mismo, me siento en una terraza y como de menú: ensalada y albóndigas. Mientras me tomo el café, se me ocurre llamar a Jaime, de Michelin. Él es quien mantiene el boletín interno de la empresa. Me cuenta que ya ha visto que voy publicando las etapas pero le parece raro el contenido. Es muy técnico, comenta.

Yo le comento: ¿Pero ya me sigues en Facebook e Instagram? Es ahí donde puedes ver el resto.

Tiene el ordenador delante y haciendo uso de mi experiencia como profesor, le voy guiando paso a paso hasta enseñarle las fotos y comentarios que he ido publicando durante estos 15 días. Tú, lector, puedes ver también las etapas de la Ruta 47.

¡Esto es otra cosa!, comenta. Así si. Voy a revisar todo el material despacio y publicaré un nuevo boletín interno sobre la Ruta 47.

El Acueducto de Segovia y más fotos

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-ValladolidAbandono La Granja de San Ildefonso y me dirijo hacia Segovia, que esta tan solo a 8 km. Qué ilusión. Voy a ver de nuevo el impresionante Acueducto de Segovia. Cuando llego, me doy cuenta que es imposible acceder hasta él, con cualquier tipo de vehículo. Unos guardias municipales apostados permanentemente impiden el paso de cualquier forma que no sea peatonal. Aun así, me aventuro con la moto haciéndome un poco el despistado y les comento que estoy promocionando España con La Ruta 47 y si podrían dejarme tan solo hacerme una foto con el acueducto. Su respuesta es tajante: No se puede, pero aparque la moto allí (señala una arboleda situada a unos 200 metros) y llame a este teléfono para pedir permiso. Si se lo conceden, puede venir a hacer la foto.

Obedeciendo sus órdenes, me desplazo hasta la arboleda y hago la llamada telefónica. Le cuento todo al nuevo municipal y me dice Espere un poco que voy a consultar. Se deja la línea abierta y yo escucho por el teléfono: A ver…. Que hay una persona que dice que quiere sacarse una foto en el acueducto. (omite lo de la promoción de España). Esta en moto y dice que solo necesita 5 minutos. 

Me mantienen en espera unos dos minutos y acto seguido agarra el auricular y me trasmite con voz de sobresalto: ¡Oiga, puede ir a hacer la foto pero solo tiene 5 minutos y tiene que ser ahora mismo!

Ni corto ni perezoso, arranco a toda prisa y voy directo nuevamente hasta los municipales que custodian el acueducto. Pero…. ¿Qué hace aquí? La respuesta es negativa. No puede venir hasta aquí. Y encima ha venido por dirección prohibida (yo no vi ninguna señal). Ande, váyase inmediatamente de aquí.

En fin… He comprobado que la comunicación entre la policía municipal de Segovia no fluye adecuadamente, y con más rabia que pena, no me queda más remedio que salir “zingando” y conformarme con una foto desde cierta distancia. Es una pena porque me hubiera gustado hacer algo más artístico.

Con la promesa de volver con más calma, abandono Segovia. 

Pongo rumbo a Coca y su castillo

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-Valladolid. Castillo de Coca, SegoviaNo dejo de pensar en mi incidente con la policía municipal de Segovia y sin prestar demasiada atención al GPS, me salto uno de los cruces, continuando en línea recta un rato. Afortunadamente me doy cuenta enseguida y puedo rectificar en poco tiempo. Creo que es a partir de aquí cuando puedo decir que comienzo a rodar por la llanura castellana.

Llego a Coca. Ya estuve hace años aquí pero siempre me han encantado los castillos y Coca posee una joya gótico mudéjar que no puedo dejar de visitar aunque solo sea para hacerme una foto. Hoy visitaré dos maravillas más como esta.

Las puertas del castillo están abiertas y empieza a salir gente. Pregunto si se puede visitar, me dicen que parte del castillo es una escuela de forestales y ahora salen de clase. Le pregunto al profesor si podría sellarme el pasaporte y sin dudarlo lo agarra, se mete para adentro y vuelve a salir con el sello. Muchísimas gracias.

El Castillo de Cuellar

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-Valladolid. Castillo de Cuéllar, Segovia.Tras la habitual sesión fotográfica en el castillo, abandono Coca y continuo por las llanuras de Castilla en busca de mi siguiente objetivo: otro castillo que también conozco. El paisaje castellano en esta época del año es verde, muy verde, que contrasta con el amarillo de los mismos campos en verano. Conozco bien este entorno. Estoy teniendo mucha suerte con el tiempo y me apetece mucho saborear el frescor que sugiere este paisaje, así que me levanto la pantalla del casco y aspiro profundamente.

Al poco, las grandes extensiones de sembrado se ven sustituidas por unos pinares diferentes a los de Gipuzkoa, a los que estoy más acostumbrado. Su forma y la cercanía de la provincia de Valladolid me traen a la memoria las veces que he venido a Pingüinos, la concentración invernal más grande de Europa, que se celebra en la capital vallisoletana, el fin de semana después de Reyes. 

Llego a Cuellar y cómo no, voy directamente a su castillo a hacerme una foto. También lo conozco por dentro así que no invierto demasiado tiempo y tras otra corta sesión de fotos y un selfie con la moto, continuo la ruta.

Valladolid, el Castillo de Peñafiel y el de Curiel de Duero

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-Valladolid. Al fondo el Castillo de Cuellar, Segovia.Entro en la provincia de Valladolid. Me siento como en casa. El sol está cayendo y no quiero llegar a hotel sin pasar por otro de mis castillos favoritos: el de Peñafiel. Así que prácticamente ni me bajo de la moto para hacer la foto del castillo cuando llego a esta localidad de singular plaza y mucha historia. 

De camino a Valladolid, veo a lo lejos el castillo de Curiel de Duero, otro lugar con encanto en el que además merece la pena alojarse. Desde su torre, estarás en el punto más alto de la provincia.

Veo un tren de lavado y decido darle una duchita a Dita, y revisar la presión de los neumáticos. Están un poco por debajo de la presión ideal.

Llegada al hotel y a preparar la etapa de mañana

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-ValladolidLlego al Sercotel Felipe IV. Voy a hacer el check-in y me entero que mañana el Punta a Punta de BMW termina en Valladolid y hay muchas habitaciones reservadas para este evento. 

Entro en la habitación y mientras deshago el equipaje, pienso en Lola, una muy buena amiga que vive en Valladolid. No sé qué me da, estar aquí y no saludarla, al menos por teléfono así que agarro el móvil y marco su número aunque solo sea para preguntarle ¿A qué no sabes dónde estoy? Para mi sorpresa, no solo lo sabe, sino que me está siguiendo por Facebook e Instagram y me responde: Vivo muy cerca del hotel. ¿Te apetece tomar una caña? ¡Cojonudo! respondo, y de paso cenamos algo.

La Ruta 47 como tema principal

ver galeríaRuta 47 15º etapa: De Madrid a ValladolidRuta 47 15º etapa: Madrid-ValladolidQuedo con Lola en la recepción del hotel y me lleva a un bar cercano a comer unos bocatas riquísimos y una cerveza. Charlamos de La Ruta 47 y de lo bien que lo pasamos durante los veranos en Astudillo. 

Lola me acompaña al hotel y nos despedimos. En un par de meses nos volveremos a ver y brindaremos con un gin tonic en algún bar de la plaza del pueblo. Esta noche, no ha podido terminar mejor.

Mañana tendré que madrugar para llevar la moto al concesionario BMW de Valladolid, Motolid, para que me arreglen el intermitente y todavía me queda clasificar el material de hoy.

Como siempre, me dan las 2 de la mañana. Pero todo va… ¡sobre ruedas!