Royal Enfield Continental GT

Royal Enfield Continental GT

Llegados directamente de la India, como un equipo digno de una productora de Bollywood, los responsables de Royal Enfield desembarcaron en el mismo Támesis, para enseñarnos de primera mano, que es lo que se cuece en la factoría de Chennai.

Mr. Siddhartha Lal es un declarado enamorado de las café racer, y como tiene la suerte de disponer de una fabrica de motos, pues se ha propuesto construir una autentica café racer, pero con los condimentos típicos de la India. El resultado salta a la vista.

Diseñada a partir de una la misma base, los técnicos de la legendaria marca inglesa, han reflejado sobre la nueva Continental GT, un producto casi de colección.

La inspiración para llegar a esta atractiva motocicleta llega por dos puntos diferentes. Por un lado, un viejo modelo de 250 cc producido en la desparecida fabrica de Inglaterra en el año 1965, que ya se denominaba de esta manera y que reproducia las café racer del momento.

La otra fuente de inspiración es sin duda las café racer inglesas en su máxima expresión. Es por ello que Royal Enfield ha escogido Londres y concretamente el lugar con más tradición cafe racer del mundo, el Ace Café, para presentar a la prensa internacional su nuevo modelo.

Ciertamente ha sido una presentación diferente, con el estilo y maneras de hacer de sus creadores indios. Su filosofía se decanta por otros valores muy distintos a los que tenemos los occidentales, la cual cosa pudimos comprobar durante toda la presentación de la Continental GT.



PVP:
Royal Enfield (aprox. 6.185 €)

Pura esencia

ver galeríaRoyal Enfield Continental GTRoyal Enfield Continental GT

"Caferacerizados" de los pies a la cabeza, nos subimos a una de las treinta y pico Royal Enfield Continental GT de color rojo que nos estaban esperando delante del Ace Café. La verdad que impresionaban tantas monocilíndricas iguales y aparcadas milimétricamente por los técnicos de Chennai.

El recorrido escogido para la toma de contacto reproducía el mismo que realizaban rockers y mods a mediados de los sesenta para encontrarse en las playas de Brighton, donde se liaban a palos a modo de divertimento. La salida de Londres es dura por sus grandes atascos, como consuelo tengo que decir que una vez más me sorprendió la amabilidad de los conductores automovilísticos, que se apartaban de inmediato al ver las luces de las Royals por el retrovisor.

Que tomen nota los conductores de vehículos de cuatro ruedas de nuestro país. En Inglaterra, como en la mayoría de países europeos, las motos son respetadas y admiradas. A medida que descendemos hacia el sur, nos detenemos en el Brooklands Museum. Allí es donde se realiza la presentación propiamente dicha.


"Námaste occidente"

ver galeríaRoyal Enfield Continental GTRoyal Enfield Continental GT

Tras una reconstrucción de lo que es la filosofía café racer, Mr. Siddhartha Lal, director general de Royal Enfield, expuso ampliamente de que se trata su nueva motocicleta.

La moto se pondrá en marcha en la India en el mes de octubre y se espera que tenga un precio en torno a los 6.185 € en Europa.

La Continental GT es una moderna café racer, que mezcla el estilo retro con un atractivo más moderno. En la empresa india están orgullosos de su nueva creación y tienen muy claro que se trata de la Royal Enfield más rápida, más ligera y más potente que han fabricado.

La Royal Enfield Continental GT es impulsada por un motor de 535cc, un cilindro refrigerado por aire que entrega 29,1 CV de potencia a 5.100 rpm y 4.48 kg/m de par a 4,000 rpm. El motor de inyección (Keihin) está acoplado a una caja de cambios de 5 velocidades, con arranque eléctrico y también a patada. Delante monta una horquilla telescópica de 41 mm, mientras que en la parte de atrás hay dos espectaculares amortiguadores de gas Paioli con los muelles de color amarillo y deposito separado para el gas.

El chasis está desarrollado por el la firma británica Harris y fabricado en tubo redondo de acero. La Continental GT pesa 184 kgs y dispone de un depósito de combustible de 13,5 litros. En la India se venderá con espejos retrovisores convencionales, mientras que en el resto de países, Royal Enfield ofrece espejos montados en el extremo del manillar, muy cool y muy café racer.

Los que montaban las motos de la presentación eran excesivamente pequeños y para mi entender, dudo que pasen la homologación inquisitiva de aquí. La Royal Enfield Continental GT dispone de una distancia entre ejes de 1360 mm y mide 2060 mm de longitud, 760 mm de ancho y 1070 mm de alto.

La altura del asiento es de 800 mm y la distancia mínima al suelo es de 140 mm. Esta café racer utiliza neumáticos Pirelli Sport Demon de 100/90 18 delante y 130/70 18 detrás, respectivamente. La equipación de frenos se encuentra en su justa medida, delante un único disco flotante Brembo 300 mm de diámetro, mientras que en la parte trasera utiliza un disco de 240 mm. Todo ello se expresó modestamente, creo que le vendría bien una revisión a este apartado tan importante.


Café Racer

ver galeríaRoyal Enfield Continental GTRoyal Enfield Continental GT

De serie, la Continetal GT monta el atractivo y típico asiento café racer con colín redondeado, pero existe la posibilidad de cambiarlo por uno de dos plazas. La zona de contacto es bastante plana, clavándose los extremos con el paso de los kilómetros. Las motos café racer se basaban en uno de los hechos más interesantes que definen este concepto.

En los sesenta, los rockers competían para ver quien era el más rápido con su café racer. La competición consistía en ir a la siguiente cafetería, y regresar antes de que acabara la canción que sonaba en la "juke box". Lo cual significaba que la motocicleta debía ser ligera y rápida, para llegar a las 100 mph.

A este hecho le llamaban "doing a ton", de donde viene la denominación de ton-up boys. De esta manera, los pilotos de las café racer se veían obligados a modifican sus motos para rebajar el peso y mejorara así su rendimiento. El manillar era estrecho, los reposapiés estaban desplazados hacia atrás, y el conjunto del asiento era redondeado para mejorar la aerodinámica de la moto.

Con estos cambios las cafe racer tenían un aspecto y una posición de conducción muy exclusiva que las hacia diferentes. Royal Enfield se fijó en estas motos y se puso a fabricar la Continental GT de 250 cc. En 1964, la Royal Enfield Continental GT llegó a rodar en el circuito de Silverstone a una velocidad de 73 mph (117 km/h).

La producción de la Royal Enfield Continental GT se inició en 1965 en la fábrica de Redditch. Utilizaba un motor de 4 tiempos de 250 cc, con 21 CV de potencia y caja de cambios de 5 velocidades. El depósito era de fibra de vidrio y estaba acabado en color rojo, al igual que el colín.

Con el declive de la industria inglesa del del motor en los setenta, las café racer prácticamente desaparecen. Sin embargo, Royal Enfield continuó con su café racer Interceptor hasta 1985. Algunos fabricantes empezaron a producir kits para transformaciones café racer, incluso Royal Enfield lanzó en el 2005 un kit café racer para su modelo Electra.


Una moto muy "especiada"

ver galeríaRoyal Enfield Continental GTRoyal Enfield Continental GT

La sensación que desprendía esta nueva Royal Enfield fue un poco descafeinada en cuanto a tecnología y equipamiento se refiere. La primera vista y sensaciones son muy buenas, sin embargo, cuando subes en ella te das cuenta de la realidad, de que no se trata de una motocicleta de grandes prestaciones. Su concepto hay que encasillarlo donde debe estar.

Es necesario hacer un ejercicio de reflexión y saber dónde encaja este tipo de moto. Existen otras marcas que también han tomado esta dirección, aunque quizás con menores pretensiones. Las prestaciones del monocilíndrico indú han aumentado gracias al consiguiente aumento de cilindrada, ahora son 535 cc.

La verdad es que se nota diferencia con el motor de que montan los otros modelos de Royal Enfield, pero no nos engañemos, la Continental GT dista bastante de lo que fueron aquellas café racer inglesas de los sesenta con motor Norton, Triumph, BSA, AJS o Velocette, por nombrar algunas.

Con esta nueva Continental GT, Royal Enfield tiene muy claro que no esta vendiendo prestaciones. Su propósito es llegar a aquellos clientes enamorados del café racer, que no están por la labor de transformar una motocicleta. La conducción de la Continental GT es fácil y suave, en primer lugar gracias a su cómoda posición de conducción.

¿Comodidad?

ver galeríaRoyal Enfield Continental GTRoyal Enfield Continental GT

El manillar dos piezas se encuentra situado sobre la tija de dirección de forma plana, sin apenas inclinación. Para mi entender, a esta moto le toca ir montado por debajo de la tija.

Las estriberas están ligeramente retrasadas. El motor, como monocilíndrico de carrera larga que es, se estira holgadamente en todas las marchas, aunque llega un punto, entre los 130 y 140 km/h, que de allí no pasa.

En una autovía mientras circulábamos en grupo, dirección Brighton, al estilo copa de promoción monomarca, nos íbamos adelantando a base de aprovechar rebufos. Solamente se escapaban los más ligeros de peso y más aerodinámicos.

La carretera no es que tuviese muchas curvas que digamos, pero la Royal se comportó bastante bien, aunque la suspensión delantera se mostró un tanto blanda. Quizás deberían rediseñar su pesado chasis, la moto pesa 184 kg.

Hay detalles que saltan a la vista y que denotan su país de origen, como por ejemplo las placas perforadas de aluminio que hacen de protectores de los pies, que tienen un diseño diría yo, poco café racer. Pero también hay que decir que la moto es muy bonita y realmente atractiva. Además puede ser una buena base para personalización café racer y seguramente que con algunos pequeños cambios, gana en prestaciones.

Un poco de historia del Ace Café

Cuesta describir lo que se siente cuando llegas al Ace Café. En su aparcamiento se pueden ver todo tipo de motos. Tras sus puertas, un montón de años de historia motociclista. Las mesas del bar las ocupan los propietarios de las motos que hay en el aparcamiento. Ellos conversan tranquilamente con una pinta de cerveza en la mano. En el respaldo de las sillas reposan las negras chaquetas de cuero con algún que otro escudo representativo de su moto club.

El Ace Café abrió sus puertas por primera vez en el año 1938, como bar de carretera para ofrecer comidas a los camioneros que circulaban por la North Circular Road, una de las arterias principales que comunicaba la capital con el resto de Gran Bretaña.

ver galeríaRoyal Enfield Continental GT

Como estaba abierto las 24 horas, pronto fue descubierto por los motoristas de la época, escogiéndolo como lugar de encuentro donde comer, tomar una taza de té o simplemente trastear sus motos. Pero el destino del Ace Café sufre un revés con la llegada de la II Guerra Mundial. Debido a su cercanía con el ferrocarril quedo muy dañado durante los ataques aéreos.

Al finalizar la Guerra fue reconstruido, abriendo de nuevo sus puertas en 1949. A partir de entonces aumenta notablemente el tráfico de mercancías por carretera. La industria inglesa de la motocicleta está en pleno auge, al igual que el rock & roll. Y como no era posible escucharlo en la radio, los jóvenes se acercaban a las "juke box" de los bares. Junto a estas ingeniosas máquinas de discos se formaron bikers y bandas de rock. De esta poderosa fusión nace la leyenda de la "record-racing", consistente en una competición contra la juke box. Al dejar caer la moneda por la ranura empieza la carrera. Una sola moto, un rocker, 100 mph, y un recorrido pactado por los alrededores. La condición, llegar antes de que finalice el tema que suena en la "juke box".

Es la generación de la posguerra, una juventud cansada de los viejos valores y enfrentada a los cambios sociales que busca una identidad propia. Culto a la velocidad y el rebelde cuero negro. Evitados por la sociedad burguesa, los "Ton-Up-Boys" atraen cada vez más gente joven a sus filas. Unas vidas salvajes y llenas de peligro, delirio por la música y la velocidad.

Por aquel entonces el Ace Café era ya bien conocido entre los pilotos famosos y los músicos del momento, como Johnny Kidd y "los Piratas", o el piloto Dave Degans. Los Rockers del Ace Café tenían sus propias reglas, no reconocían a forasteros. Su aspecto salvaje y marcial no encajó en las normas convencionales, que alimentado por los comentarios sensacionalistas de la prensa, irritaban aún más a la sociedad inglesa. Hasta tal punto, que el gobierno se planteó tomar medidas. Pero la cohesión del grupo de "rockers" no fue dañada y continuaron reuniéndose en el Ace Café, con sus café racer.

Estas maravillosas motos eran motos de serie con preparaciones más o menos deportivas. Merecen mención especial las famosas "Triton", una mezcla de Triumph y Norton. Un bicilíndrico Triumph montado en uno de los chasis más exitosos de Norton, conocido con el nombre de "featherbed" (lecho de plumas). Su nombre lo dice todo. William Shergold (Bill) era un reverendo entusiasta de las motos que creo un pequeño club para jóvenes en su parroquia, con la intención de encaminar a los rebeldes rockers.

El atrevido reverendo se acercó al Ace Café para invitarles a ir a una misa semanal exclusiva para ellos. No solo acudieron a la cita, sino que la asistencia fue en aumento semana a semana. Así es como nació el Club 59, que desde entonces no para de crecer, con socios repartidos por todo el mundo.

No debemos olvidar la relación del Ace Café con la pequeña ciudad de Brighton en la costa sur de Inglaterra. Allí se enfrentaron rockers y mods. Estos encuentros de fin de semana llegaron a convertirse en ocasiones, en una auténtica batalla campal, como refleja muy bien la película "Quadrophenia"

ver galeríaRoyal Enfield Continental GT


En 1969 las café racer dejan de sonar en el Ace Café. La cambiante sociedad de consumo, junto con el creciente mercado de coches a costa de la industria de la moto y la expansión de la red de autopistas, obligan al Ace Café a cerrar sus puertas. Sin embargo, a mediados de los noventa, junto al abandonado edificio, convertido entonces en almacén de neumáticos, se reúnen aficionados de las café racer y las motos clásicas.

Tras la insistencia de la afición por recuperar el mítico Ace Café, Mark Willsmore se embarca en la difícil aventura de rehabilitar el edificio. Con gran voluntad y esfuerzo consigue permisos y ayudas para que por fin el 1 de agosto de 1997 se cumpla el sueño de muchos aficionados y el Ace Café es reconstruido a imagen y semejanza del original Desde ese momento el Ace Café no para de organizar eventos relacionados con las motos.

El más importante es la Ace Café Reunión, que se celebra el segundo fin de semana de septiembre, precisamente empezaba justo después de la presentación de la Royal Enfield Continetal GT. A esta reunión acuden miles de aficionados de todo el mundo con motos de todo tipo, clásicas, deportivas japonesas, Ducatis, streetfighter, custom, touring, y como no, todo tipo de preparaciones y restauraciones café racer, e incluso algunos "secadores de pelo", que es como llamaban los rockers a las Vespas y Lambrettas de los mods.

Para demostrar que has estado en el Ace Café, junto a la barra hay una pequeña tienda donde comprar algunos souvenirs o una cazadora de corte clásico con el logo oficial, un casco cronwell o simplemente un pin. Sobre el largo mostrador del Ace Café, aparte de tomar una pinta de cerveza, o degustar un "fish & chips", también podemos coger algunos de los muchos folletos explicativos de los diferentes eventos semanales.

Bajo la escalera y junto a unos barriles de cerveza, suele estar la mascota del Ace Café, una Triumph Bonneville de color amarillo, que el propio Mark Willsmore saca a pasear en puntuales ocasiones. A través de los grandes ventanales se divisa la North Circular Road, las café racer y a partir de ahora, también las Royal Enfield Continental GT.