PuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

PuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

Eduard Fernández Masó

3 votos

PuntApunta 2018

Un año más no faltamos a la cita de uno de los eventos más bien organizados del calendario, el PuntApunta de BMW. Desde su creación en el 2014, este evento no ha hecho más que mejorar edición tras edición convirtiéndose en un referente en lo que a rutas moteras de calidad se refiere. Esta era la quinta edición en la que Motos.net no ha faltado nunca y os podemos asegurar que el evento se supera año tras año.  ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

El motivo de ir de un punto de la Península a la otra no es otro que tener una excusa para pasarlo en grande con amigos. BMW cada año busca la fórmula para mejorar y a juzgar por el aumento de participantes lo consiguen con creces.  Para esta quinta edición, se diseñó un recorrido que salía de Avilés en Asturias y que tras tres etapas terminaba en Cullera, Valencia.

El reto está abierto a todo tipo de motos y marcas, no es necesario ir con una moto BMW. Lo importante es querer pasarlo bien, tener ganas de hace muchos kilómetros y de conocer nuevos lugares de la geografía y también nuevos compañeros de ruta. 

Llegar a la salida: De Barcelona hasta Avilésver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

La primera prueba de fuego fue llegar hasta Avilés, ya que saliendo de Barcelona el trecho es considerable. Nada menos que 900 km del tirón, una buena paliza para realizarla en un día. La ruta a realizar el primer día fue la siguiente: Barcelona, Zaragoza, Logroño, Bilbao, Santander, Gijón y finalmente Avilés.

ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a CulleraLa verdad es que no recomiendo a nadie hacer esta ruta en un solo día ya que obliga a realizarlo todo por autovía y autopista, por lo que es muy aburrido. Yo me vi obligado a realizar esta opción ya que por temas de agenda no pude permitirme un día más, pero un plan perfecto seria realizar una ruta por carreteras secundarias hasta Bilbao y al día siguiente de retomar la carretera de la costa vasca y cántabra hasta Asturias. ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

Tras 11 horas de ruta por fin llegamos a destino. Al ver todo el montaje que BMW había preparado para las más de 750 motos inscritas al evento el cansancio ya parecía menos. El PuntApunta 2018 estaba en plena ebullición. Pasamos las verificaciones técnicas y administrativas donde se hizo entrega de los tres rollos de roadbook, dorsales y demás menesteres. Tras el breefing de presentación del evento montamos el rollo de roadbook en la moto y a descansar para estar a punto para la primera jornada. ¡Al día siguiente empezaba el PuntApunta!   

Primera jornada: Corvera de Asturias - Valladolid ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

El día amaneció nublado pero no se esperaba lluvia hasta la tarde. Últimos preparativos para montar el equipaje de nuevo en la moto y arrancar en la primera etapa. Al sentarme otra vez en la moto mis posaderas me hicieron recordar la paliza del día anterior. Esa noche había dormido plano, pero un par de horas más no habrían venido mal. ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

Nos esperaban por delante 406 km hasta Valladolid, pero antes todos los participantes teníamos que hacer el ritual de recoger agua del cantábrico con la cantimplora que la organización nos había facilitado. Éste es un ritual de este evento y se tiene que cruzar el país para terminar vaciando el agua en el Mediterráneo. Desde su creación en el 2014, este evento no ha hecho más que mejorar edición tras edición Por tanto la primera parada fue la playa de Salinas donde recogimos el agua cantábrica. Una vez hecho el protocolo y siguiendo las instrucciones del roadbook (o eso creímos) seguimos la ruta. ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

Primer escollo de la aventura, nos perdimos no pocos participantes y costó un buen rato retomar el buen camino. Tras juntarnos unos cuantos “perdidos” encaramos el trayecto correcto directos al punto de sellado. Tras llegar al control de pasaportes, donde te sellan y comernos “el picho” y la bebida con la que te obsequia la organización, emprendimos la marcha de nuevo. Sobre las 14h mediodía no habíamos recorrido ni la mitad del recorrido y el cielo empezó a encapotarse. ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

En cuestión de pocos kilómetros nos cayó una buena tromba de agua mezclada con nieve y piedra. En este punto y viendo la intensidad de la tormenta decidimos aprovechar para comer esperando a que despejara un poco. Justamente había visto un restaurante rústico y no me lo pensé dos veces y acertamos de pleno. Después de una buena comilona la meteorología había mejorado por lo que seguimos nuestro camino. Tuvimos tregua hasta ya cerca de Valladolid donde otra vez nos sorprendió la lluvia hasta la puerta del hotel. 

Segunda etapa: Valladolid – Guadalajaraver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

El segundo día queríamos salir algo más pronto y lo teníamos todo preparado. Pero justo en la salida nos encontramos con un grupo muy majo que había conocido el día anterior y decidimos sumarnos. Como siempre, cuando se va en grupo, las cosas van más lentas y entre parar a llenar el depósito, ir al baño etc la cosa se alarga. La primera parada la realizaríamos en Peñafiel, en unas impresionantes bodegas. Toda la zona de la Rivera del Duero está plagada de viñedos y bodegas que visitar, sin duda una ruta ineludible para los amantes del buen vino.ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

Personalmente me quedé con las ganas de hacer una cata, ya que aun quedaban muchos kilómetros por delante y preferí sacrificar este punto y me conformé con el bocadillo. Pusimos la directa dirección Burgo de Osma. De momento la meteorología nos respetaba pero las predicciones no eran muy optimistas. Toda la zona de la Rivera del Duero está plagada de viñedos y bodegas que visitar

Después de picar algo en la misma Plaza de la Catedral nos dirigimos a las motos y nos enfundamos los trajes de agua ante unas amenazadoras nubes negras. Los compañeros de ruta hasta el momento muy muy bien, todos experimentados moteros curtidos a base de kilómetros y años encima de la moto.ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

No tardó en llegar la lluvia pero seguimos la ruta prevista sin más. La carretera estaba bastante resbaladiza por lo que  bajamos el ritmo. Aun así presencié una caída –por surte sin consecuencias- de un scooter, solo un revolcón y nada más. Finalizamos la etapa un poco remojados pero con un mejor ritmo que el día anterior.

Tercera etapa: Guadalajara – Culleraver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

La tercera etapa era la más larga, por delante teníamos casi 550 km. Un día más nos juntamos con nuestros amigos del “PuntApunta Marruecos” y empezamos la ruta. Muchas rectas y también puertos de montaña y paramos en el mirador Ventano del Diablo, estirar piernas hacer dos fotos y poco más.  A unos pocos kilómetros nos desviamos por una pista de tierra donde una gran polvareda empezó a mezclarse con la lluvia. ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a CulleraLas pistas asfaltadas son otro de los atractivos del PuntApunta y permiten llegar a preciosos parajes en los que la foto y el recuerdo son obligados. Llovió un buen rato –para no variar- pero la belleza de la Serranía de Cuenca bien valía el esfuerzo. Paramos a comer en Campillo de Altobuey, donde en el restaurante "Falcon-Crest" nos atendieron a pesar de las horas.ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a Cullera

De allí emprendimos la marcha hasta Utiel donde quedaba la zona más divertida del día.  La carretera que une Los Pedrones, Cofrentes y Dos Aguas, con el Castillo de Chirel de fondo es realmente un paraíso para los amantes de las curvas. De cuantos viajes he hecho, el de BMW es el evento de más calidad y mejor montado.La verdad es que fue el mejor tramo de todos los días y nos divertimos como enanos curveando. Paramos a tomarnos algo en una terraza ya sobre las 7 de la tarde para comentar la jugada. Solamente nos quedaba la bajada hasta la meta. Cullera nos esperaba para finalizar la aventura. ver galeríaPuntApunta 2018: De Avilés a CulleraUna vez hecha la foto del polio -casi no llegamos a tiempo- y de vaciar el agua cantábrica en el Mediterráneo, pudimos disfrutar de una increíble fiesta por todo lo alto. Realmente el PuntApunta ha sido una  experiencia muy positiva. De cuantos viajes he hecho el de BMW es el evento de más calidad y bien montado. Merece la pena vivirlo y disfrutarlo. Sin ninguna duda repetiré. 

3 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...