Presentación BMW S1000RR

Presentación BMW S1000RR

ver galeríaPresentación BMW S1000RR

Adrenalina alemana

Tras haber competido en el campeonato del mundo 2009 a pesar de que el modelo no hubiese llegado a las tiendas, la expectación sobre sus prestaciones y cualidades dinámicas era enorme. Por fin, BMW se había decidido a fabricar una superdeportiva que fuese una rival directa de las japonesas e italianas, y lo ha hecho con sus mismas armas. Es decir, por fin el temperamento y tecnologías propias habituales en los modelos de Berlín- cardan, Paralever, Telelever, etc.- han dado paso a un excelente chasis doble viga de aluminio, una horquilla invertida con pinzas monobloque y, casi lo más llamativo, un potentísimo motor cuatro en línea.

En resumidas cuentas, una moto hecha para ganar. Y cuando los alemanes quieren algo...

David García de Navarrete / Lofer PhotoPress


Puesto de conducción

ver galeríaPresentación BMW S1000RR

Radical y exigente, pero dentro de unos parámetros bastante razonables. Semimanillares bajos con estriberas altas y retrasadas proporcionan un excelente control del tren delantero, pero el chasis y el depósito se adelgazan mucho a la altura de las piernas y rodillas del piloto, lo que logra una posición razonablemente cómoda. Por otro lado, la cúpula está muy bien diseñada con perfil "doble burbuja" y unos deflectores inferiores que evitan turbulencias y desvían viento de la cabeza del piloto.

Mecánica

ver galeríaPresentación BMW S1000RR

Ni boxer ni bicilíndrico ni experimentos con "temperamento propio". Aquí se trataba de desarrollar un motor lo más potente y eficaz posible, y los siempre particulares alemanes se han decantado por fin por la estructura más habitual en el mundo de las motos deportivas: cuatro cilindros en línea. Cuenta con cuatro modos de entrega de potencia- Rain, Sport, circuito y slick- recortando en la primera la potencia hasta los 150 CV con entrega muy suave, y manteniéndose en los 193 (¡madre mía!) que declara de máxima en las otras tres, siendo la última la más radical, en que además se anulan las ayudas electrónicas. Sólo para pilotos.

Comportamiento

ver galeríaPresentación BMW S1000RR

El circuito de Portimao donde se hizo la presentación, es tremendamente complicado y lleno de curvas ciegas y cambios de rasante, y a pesar de todo no hubo un solo incidente durante los cuatro días a pesar de que muchos de los periodistas no nos conocíamos el trazado. Esto, por sí solo, ya es una buena muestra del intachable comportamiento de la nueva S1000RR. Eso sí, conviene instalar un amortiguador de dirección de calidad para controlar un tren delantero que muchas veces deja de tocar el suelo por el tremendo empuje del que es capaz este portentoso motor.

Valoración final

ver galeríaPresentación BMW S1000RR

Por casi 16.000 € tenemos una excelente superbike, posiblemente la más potente y rápida del mercado con el permiso de la Aprilia RSV4, pero todas las ayudas electrónicas (excelentemente desarrolladas y puestas a punto, os lo aseguro) se venden como complementos: control de tracción, ABS deportivo (el mejor del mercado, al menos para circuito), el sistema de cuatro curvas de potencia, cambio semiautomático, etc. Con todo, el precio final sube un buen pico. No obstante, si eres de los que disfruta de la tecnología y el pilotaje estrictamente deportivo, es algo que no deberías dejar pasar por alto.

BMW, para sorpresa de muchos, ha dejado atrás definitivamente la imagen de fabricante exclusivamente de motos excelentes, pero algo aburguesadas y ruteras, para tener la que sea posiblemente la mejor, más completa y tecnológica superbike de serie que se pueda comprar en una tienda.