Piaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrio

Piaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrio

Telva Somoza

El Piaggio Medley 125 se presentó en el pasado Salón de Milán de 2019, cuando nadie parecía sospechar lo que estaba por llegar. El scooter italiano queda como la opción intermedia entre un Liberty 125 y un Beberly 300, la única opción desde que despareció del mercado la variante 125. Su concepto de rueda alta delante y pequeña atrás le ha valido la simpatía de muchos compradores, colocándola entre los modelos favoritos de los y las urbanitas. Esta nueva generación llega con mejoras en apartados clave como el equipamiento, el motor y la capacidad de carga. Ponemos a prueba este sofisticado scooter que conquista por la vista y convence, principalmente, por su comportamiento dinámico. 

Las  ciudades españolas retoman, poco a poco, su ritmo habitual. La cuarentena llegó a ser total durante dos semanas, a excepción de los servicios imprescindibles. Las calles vacías impresionaban a cualquiera, una situación que empieza a ser un recuerdo lejano y de fácil olvido. Con la activación de la economía y la mayor libertad de movimientos, el tráfico vuelve a ser el protagonista de las urbes más pobladas. Barcelona es una de las capitales con mayor presencia de motos y la gran mayoría son scooters, con especial mención de las alternativas de rueda alta. Sus calles han sido testigo de una prueba muy especial, una de las primeras post-confinamiento por covid-19. 

El consistorio catalán parece decidido a complicar su uso, acabando con el ventajoso puerta-puerta de la movilidad sobre dos ruedas. Pese a estas complicaciones, el usuario de moto sabe de sus excelencias: la reducción en los desplazamientos, la agilidad para superar congestiones de tráfico, el ahorro económico frente a un coche y el descenso de las emisiones. Además, en la situación actual, se reduce el riesgo de contagio al tratarse de movilidad individual o, como mucho, de dos personas. Parece, entonces, que no existe mejor momento para plantearse la compra de un scooter 125, ideal para callejear con estilo y soltura. Las alternativas son muchas, empezando por el exitoso Honda SH 125i, rival directo del que nos atañe en esta prueba: el Piaggio Medley 125. En este artículo la comparabamos con un Yamaha Tricity 125.

Más es más 

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrioFotos: Maria PujolMuchas de las novedades vistas en el salón, llegaban con motivo del cumplimiento de la normativa Euro 5. El Medley 125 todavía es Euro 4 pero su motor se adapta a la nueva legislación. Esta estrategia les permite ofrecer, durante este 2020, un scooter con prestaciones más interesantes a las de sus rivales. Modelos como el SH 125i (enlace de su presentación) ya montan el bloque correspondiente al Euro 5 y eso afecta, directamente, al empuje y el consumo. Eso sí, los modelos Euro 4 se verán afectados antes cuando las ciudades españolas amplíen el protocolo anticontaminación. No sabemos cuándo llegará esa decisión, si dentro de 10 o 15 años, pero es una cuestión a tener en cuenta si el ámbito de utilización será urbano o pretendes rentabilizar este scooter durante más de una década.

Piaggio ha aprovechado la ocasión para ir un paso más allá en casi todos sus apartados. Digo casi, porque hay aspectos en los que apenas vemos y notamos la diferencia. Uno de ellos es el estético. El objetivo de la marca era enfatizar el lado premium de este scooter, algo que han conseguido dotándole de una firma lumínica LED y la corbata con diseño de parrilla. Ambos detalles se combinan a la perfección en una especie de acuerdo entre la esencia clásica de la marca y las nuevas tecnologías. Pese a este salto en equipamiento, los intermitentes delanteros y traseros siguen siendo de bombilla, un detalle demasiado vintage para la época en la que estamos.

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrioEl Piaggio Medley estándar cuesta 3.399 euros, el S son 100 euros más.La unidad probada se trata de un Medley estándar pero existe otra versión, denominada S, que trae consigo algunos detalles estéticos específicos y el sistema de conectividad Piaggio MIA de serie. Quedarían entonces, en 3.399 euros el modelo básico y 3.499 euros el S, una diferencia de precio de 100 euros, más que justificado si tenemos en cuenta sus mejoras. El freno delantero de esta variante es lobulado y podremos identificar esta variante por el embellecedor rojo de la corbata, también presente en los amortiguadores y la costura de los asientos. No pasa desapercibido el del negro mate de las llantas, el guardabarros y el túnel central, como tampoco la pinza dorada

Volviendo al modelo que nos ocupa, otra de sus novedades es cuadro de instrumentos. Deja atrás las agujas analógicas para adentrarse en el mundo de la digitalización y las pantallas LCD. A través del pulsador Mode, colocado en la piña derecha, puedes acceder a los datos de consumos, dos parciales, kilómetros, autonomía, velocidad media e información de temperatura. También nos aparece un aviso nuevo, el del sistema Start&Stop del que os hablaré más adelante. Por lo demás, el Medley 125 se mantiene fiel a su estilo, actualizando el diseño de las llantas, del asiento y los estribos del pasajero. 

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrioEl Medley 125 sigue apostando por la llanta de 16' adelante y de 14' atrás.A primera vista, el nuevo Medley parece mejor acabado que el anterior. Los materiales utilizados cumplen con el objetivo de enamorar a las (y los) conductores más coquetos y elegantes. Los tonos satinados aportan un look sofisticado pero el paso del tiempo no suele sentarles demasiado bien. 

Por ejemplo, los elementos decorativos del túnel central se llevarán más de un pisotón, una suciedad con la que contaremos hasta que el usuario se acostumbre a levantar bien el pie para colocarse en el asiento. Además, situar la boca del depósito en este saliente supondrá, inevitablemente, que caigan gotas de gasolina en esta superficie.

Con todo a cuestas

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrio Caben dos integrales pero si son pequeños y sin piezas en la parte superior.La capacidad de carga es uno de los elementos clave del Piaggio Medley 125, empezando por la posibilidad de guardar dos cascos integrales bajo el asiento. Para conseguir este enorme hueco, la firma italiana sigue apostando por el concepto de llanta de 16 pulgadas adelante y de 14 para la rueda posterior. Esta estrategia de diseño ofrece más margen para ampliar el hueco sobre esta rueda trasera, pero tiene truco. Para empezar, su apertura se realiza a través del botón de la piña izquierda y la llave debe estar pasada hasta el contacto.

Es cierto que caben dos integrales pero, siempre y cuando, sean de talla pequeña (como mucho una M) y de diseño sencillo, sin elementos aerodinámicos ni de ventilación en la parte superior del casco. Por ser más concisa, el NZI de la prueba no puede colocarse en el hueco superior, dado que golpea por arriba y no cierra, pero sí entra sin problema en el espacio inferior. En cambio, un Shoei NXR de talla S cabe en cualquiera de los dos así que puedes colocar ambos, dejando este último para la zona sobre la rueda trasera. 

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrioEl casco NZI de talla S no cabe en el hueco superior pero sí en el inferior.En caso de utilizar una talla más grande, siempre tendrás que recurrir al hueco delantero y dejar el trasero para un casco jet. El espacio es muy grande y te permitirá cargar otros objetos como bolsos, herramientas, documentación e incluso alguna bolsa de compra. Es más, creo que su función principal será esa. Si requieres de más capacidad de carga tendrás que optar por un baúl, disponible en su lista de accesorios.

La guantera tiene un tamaño considerable pero muy plano, con dos huecos para guardar llaves y el móvil, con enchufe USB incluido. En las versiones S tendrás que conectar el teléfono para poder gestionar llamadas y la música desde la botonería del propio Medley 125. También encontramos un gancho retráctil, una solución acertada que lo esconde en caso de no utilizarse y así queda más disimulado. El túnel central genera cierta desconfianza a la hora de colocar carga entre las piernas, algo que no sucede con el piso plano. De todas formas, con el paso del tiempo, la costumbre y gracias a este gancho, la fijación está bastante asegurada. 

Motor más potente

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrioEl sistema Start&Stop del Medley es eficaz y muy fiable.La estabilidad y el confort de rodadura del Medley 125 anterior eran intachables. Si algo podía criticarse de esa generación, era la falta de empuje del motor. Los italianos han trabajado para superar este punto flaco partiendo del mismo motor monocilíndrico refrigerado por agua. El radiador se mantiene en el lado lateral, un elemento que podría vestirse mejor para que encajara con el refinamiento del resto del scooter. Uno de los cambios reside en su encendido, que elimina el motor de arranque y es el propio alternador el que, fijado al cigüeñal, activa el sistema Regulator Inverter Start & Stop Sistem. Por eso mismo, cuando arrancamos el Medley, escuchamos esa primera vuelta de motor, algo tosca en comparación a otros modelos. 

Este sistema, muy habitual en los coches, empieza a trasladarse al mundo de las dos ruedas. Las primeras sensaciones son, cuanto menos, curiosas, pero las ventajas son muchas. Para empezar la calma que te ofrece estar en un semáforo sin ruido ni vibraciones, como si fuera una eléctrica. El arranque es casi instantáneo, solo debes tener en cuenta ese giro que necesita para ponerse en marcha y que, en una pendiente, hace que se desplace ligeramente si no mantienes el freno. El truco también puede ser dar un pelín de gas cuando estés a punto de salir.

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrioEste sistema requiere de un tiempo de calentamiento y arranca el motor en una vuelta.Me ha sorprendido, y mucho, la eficiencia del Start & Stop y su fiabilidad. Los primeros coches con este sistema tendían a adelantarse a la hora de apagar el motor. He buscado las cosquillas al Piaggio pero hasta que no se para por completo, pies incluidos, no hace su función. Eso sí, requiere de un tiempo de calentamiento y si la batería está bajo mínimos no se activará. El propio conductor puede decidir si contar con esta ayuda o no, tan fácil como desconectarlo a través del pulsador de la piña derecha.

Esta no es la única novedad en lo que concierne al propulsor. Los italianos han trabajado en la estructura del motor en pro de un mayor empuje y potencia máxima. Sus datos finales son de 14,75 CV sobre las 9.000 vueltas, pasa de 9 kW a 11 kW de potencia, y 12 Nm (1,22 kgm) de par máximo alrededor de las 6.500 rpm. 

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrioEl Medle 125 consumió 2,24 l/100 km durante la prueba. La firma homologa 2,4 l/100 km.En cuanto das el primer acelerón notas las mejoras, ahora sale mucho mejor y se siente más lleno desde la zona baja del cuentavueltas. Es más, prioriza esa fuerza a la velocidad punta, que se mantiene en los 112 km/h. En bajada y sin viento sería posible ir más rápido pero una persona más corpulenta no lo llegaría a alcanzar ni con esas. De todas formas, hablamos de un modelo urbanita, que deberá mantenerse más atento entre los 50 y 70 km/h. 

El aumento de las prestaciones no ha supuesto un mayor consumo, lo contrario. Los ingenieros han montado una culata nueva y el árbol de levas se ha adaptado a los cambios. Durante la prueba mantuvo un gasto de 2,24 litros a los cien kilómetros. La firma homologa 2,4 l/100 así que todavía habría margen para una conducción más deportiva y ágil. Otro detalle a tener en cuenta es su tramo entre revisiones, que Piaggio calcula sobre los 10.000 kilómetros.

¿Cómo se comporta el Medley 125?

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrioLa suspensión es uno de sus argumentos de peso de este Piaggio Medley 125.Como comentaba anteriormente, el pasado Medley 125 recogió elogios por doquier. Si algo funciona, ¿Para qué cambiarlo? Por eso mismo Piaggio mantiene el chasis de acero con horquilla de 35 milímetros de diámetro y 88 de recorrido junto a los dos amortiguadores traseros con 5 posiciones de precarga. Precisamente la suspensión es uno de sus argumentos de peso. Se muestra muy cómoda para la ciudad, con un tarado blando pero estable a velocidades elevadas. Los baches de la calzada se pasan como si nada pero puedes trazar una curva sin notar pérdida de control o tracción. Eso sí, en cuanto subes a un segundo pasajero se vuelve algo rebotón

El aplomo del Medley sorprende por su rueda pequeña trasera pero es un detalle bien compensado por su reparto de pesos, casi perfecto, y el neumático más ancho. Los Michelin City Grip son todo un acierto para este scooter y ofrecen un agarre fantástico en cualquier tipo de superficie urbana. En ningún momento sientes que la zona frontal flote o pierda fuerza, se mantiene como un bloque fácil de conducir y de guiar entre el tránsito urbano. Seguramente, una rueda más alta mejoraría su agilidad entre coches, pero perdería esa confianza ciega que te concede desde el primer momento.

ver galeríaPiaggio Medley 125 i-get: Cuestión de equilibrioEl nuevo Piaggio Medley 125 2020 sorprende por su estabilidad, aplomo y confort.La frenada es otro de los aspectos que inspira esa confianza hacia el Medley, que monta dos discos de 260 milímetros delante y de 240 milímetros detrás. El sistema ABS está firmado por Bosch y, pese a buscar su actuación, fue muy complicado que se entrometiera en la conducción. La mordida de la frenada combinada es tal que debes acostumbrarte, regulando poco a poco la fuerza que viertes sobre la maneta izquierda. 

Piaggio declara 136 kilogramos de peso en vacío, a lo que deberemos sumar los 7 litros de depósito más nuestro dato en báscula y objetos. Las maniobras son lentas por su reducido radio de giro (para ser un scooter) y la rueda ancha atrás. Su ergonomía es de diez para conductores que superen los 1,70 metros de alto, algo peor para personas más pequeñas. La altura del asiento se ha elevado hasta los 799 milímetros así que, para alguien de 1,60 metros, es imposible llegar al suelo desde la posición de conducción. Esto me obliga a tirarme hacia adelante en los semáforos y clavarme los cantos del pitón, acabé la prueba con marcas. El copiloto va en una posición bastante baja y la postura de las piernas es encogida, en comparación a otros modelos del segmento. Detalles nimios si tenemos en cuenta lo bien que va este Piaggio Medley 125 2020, un modelo que ha mejorado en lo que debía y al que tan solo le quedan cuatro detalles por pulir.


Los que han leído esta noticia, también han leído...