Ruta 47 (9º etapa): De León a Palencia

Motos.net

Hoy he comenzado el día sellando mi pasaporte de la Ruta 47 en la recepción del Hotel Alfonso V. Gran hotel y gran servicio. Por cierto… ¿puedes? Me refiero a completar, sin prisas, la Ruta 47 Provincias. Ahora no… pero pronto… ¡hacer turismo por España será una buena idea! Hazte con tu pasaporte en www.laruta47.com Y aquí puedes ver las etapas anteriores: 1ª Cap de Creus-Barcelona, 2º Barcelona-Lleida, 3º Lleida-Pamplona, 4º Pamplona-Donosti, 5º Donosti-Santander, 6º Santander-Foz, 7º Foz-Santiago y 8º Santiago-León.

Conocer gente es uno más de los atractivos de viajar

ver galeríaRuta 47 (9º etapa): De León a PalenciaRuta 47: 9º etapa: León-PalenciaMe levanto sin prisa. De los 350 km que me esperan hoy, conozco la segunda mitad a la perfección y sé que las rectas que la componen, las recorreré en dos horas, así que con las paradas correspondientes no creo que tarde más de ocho horas en llegar a Palencia.

Como siempre, voy a desayunar tranquilo y con el estómago lleno vuelvo a la recepción del Sercotel Alfonso V para preguntar por el director y saludarle. Me comentan que se llama Manuel y que en esos momentos se encuentra en el Hotel Luna, del que también es director y está situado a 200 metros, así que me dirijo andando a su encuentro.

Pienso en ir a visitar la catedral, que no queda muy lejos pero veo complicado acercarme hasta allí con la moto para hacer unas fotos. Es una catedral que ya conozco. No hace mucho tiempo que la visité, así que omito la visita.

Pregunto por Manuel en la Recepción del Hotel Luna y baja a saludarme. Para mi sorpresa, no solo es motero sino que restaura "cacharros", como los llama él. Me cuenta que todo su tiempo libre lo dedica a restaurar motos y ya tiene un par de Vespas, un sidecar Ural, alguna Montesa y que tras ver una película sobre los orígenes de Harley-Davidson, se ha animado a crear desde cero una réplica de la primera moto que fabricó esta marca de motos estadounidense. “Al final no será lo mismo, pero yo estoy haciendo todas las piezas a base de soldar y fabricar de forma artesanal cada pieza”, me comenta. Me enseña fotos de sus restauraciones y están francamente bien. La réplica de la Harley ya tiene forma y está muy avanzada.

Rumbo a Palencia: y sus esperadas rectas

ver galeríaRuta 47 (9º etapa): De León a PalenciaRuta 47: 9º etapa: León-PalenciaHablamos de la Ruta 47, que ya conoce y le alegra poder colaborar con el proyecto, que por cierto, le encanta. Le comento por dónde voy a ir hacia Palencia y me dice que no puedo perderme el banco más bonito de España, que se encuentra en Riaño.

Regreso al Sercotel Alfonso V para hacer las maletas y prepararme para la salida. Ayer se me olvidó hacer fotos de los neumáticos así que antes de salir, como siempre las fotografío y hago una foto también del cuentakilómetros. Llevo ya un tercio de ruta recorrido y los neumáticos siguen en buen estado con 3.271 km recorridos.

Arranco la BMW S 1000 XR. Tengo que comprar pilas suficientes. No quiero que me pase como ayer, así que avanzo unos metros y paro frente a un supermercado para comprar un paquete de pilas que guardo en una de las maletas de la moto. Dos, las meto en un bolsillo de la cazadora Garibaldi, para no perder tiempo cuando las tenga que cambiar.

La siguiente parada es en una gasolinera, pues vuelvo a estar en la reserva. Y ya con el depósito lleno y suficientes pilas para el GPS salgo definitivamente de León dirigiéndome hacia el Norte por carreteras más o menos rectas. ¡Qué descanso, después de las interminables curvas del Pirineo, la Costa Cantábrica y Galicia!

El paisaje es mucho más abierto y el cielo esta completamente despejado. No hace calor pero tampoco frío y no tengo prisa, así que solo puedo disfrutar de una conducción agradable.

Picos de Europa por el Sur

ver galeríaRuta 47 (9º etapa): De León a PalenciaRuta 47: 9º etapa: León-PalenciaEl verde se hace cada vez más presente cuando veo un cartel que anuncia mi entrada en los Picos de Europa. Ya los toqué hace unos días por la parte Norte y ahora me toca hacerlo por el Sur. Me queda pendiente para un futuro atravesarlos por la AS-17, una carretera que tiene muy buena pinta. Quizá lo haga este verano en una excursión de un día desde Palencia.

Llego al embalse del Porma y la leve ascensión que venía subiendo hasta aquí, se hace un poco más pronunciada, mientras comienzan las curvas de nuevo, por una carretera castigada por las condiciones meteorológicas de la zona. El rocoso paisaje es espectacular y los edificios recuerdan un poco a los de las estaciones de esquí del Pirineo. Sigo ascendiendo por un entorno cada vez más rural. Las vacas hacen acto de presencia en el asfalto.

La carretera está limpia pero estoy rodeado de nieve. Hace fresco. Enciendo la calefacción de los puños. Me resulta curioso estar en la nieve en Mayo así que paro para hacer unas cuantas fotos.

Llego a la cima del Puerto de Las Señales, a 1.625 metros de altitud. Bajo la velocidad de la moto hasta circular a 20 km/h. No quiero parar pero quiero disfrutar de las vistas, la tranquilidad y el aire puro. La montaña nevada de los Picos de Europa al fondo, es un espectáculo para la vista. Tras un bonito descenso a poca velocidad, llego a Riaño. Ya conozco este pueblo de venir con mi amigo Luis Ángel, de Astudillo, Palencia, en una de nuestras habituales excursiones veraniegas en moto.

Comida en Riaño y nuevo encuentro

ver galeríaRuta 47 (9º etapa): De León a PalenciaRuta 47: 9º etapa: León-PalenciaSé que hay un par de restaurantes donde se come bien y hoy, que voy con tiempo, me apetece comer sentado, de plato y tengo antojo de legumbres. Justo a la entrada de Riaño, veo un motero haciendo un video con su teléfono. Le hacen compañía un bonito caballo blanco y su BMW R 1200 RT. Paso de largo pero enseguida rectifico y doy la vuelta. ¡Voy a saludarle y charlar un rato!

La agradable conversación nos dura 20 minutos. Me cuenta que se llama Manuel Bonilla, como el actor, me comenta. Es de Valencia y ahora que está jubilado y tiene tiempo, viaja a menudo montado sobre su RT. Le gusta viajar solo. Inmortalizamos el momento y continúo hacia el pueblo para comer y ver ese bonito banco del que me ha hablado Manuel, el director del Sercotel Alfonso V. Avanzo unos metros y veo una gasolinera. Es perfecto: Llenar el depósito, parada para comer y sobremesa en el banco.

Me siento a comer en el Hostal Sainz, garbanzos con almejas, que me saben a gloria. Estoy prácticamente solo en el restaurante del hostal. Cuando voy a la barra a pagar, el dueño me imprime un nuevo sello en el pasaporte y le comento que estoy de ruta recorriendo España. "Qué buena idea y qué envidia. Ya me iba contigo", me comenta.

El banco más bonito de León

ver galeríaRuta 47 (9º etapa): De León a PalenciaRuta 47: 9º etapa: León-PalenciaSalgo del Hostal y me dirijo al famoso banco mientras pincho el tema “Behind The Fence”,  de los Leoneses “Peralta”. No tardo en ver un letrero que dice “El banco más bonito de León” con una flecha que anuncia su dirección. Llego antes de que termine la canción de los leoneses Peralta.

Conduzco la moto por los escasos 200 metros que separan el banco de su letrero y la aparco junto a él. Estoy solo. Me siento en el banco y disfruto de las maravillosas vistas del pantano que hay delante, con las montañas que lo adornan al fondo. La calma y tranquilidad es absoluta. Pasados quince minutos comienzo mi sesión de fotos en el banco. Casco, guantes, moto por aquí, moto por allá…

Aparece una pareja de jóvenes en un coche, que viene a comer. Colocan un mantel sobre el suelo y comienzan a sacar comida para picar. Se me ocurre hacer unas fotos con modelo. Me acerco a ellos y le pregunto a él: "¿Te importaría hacerme de modelo? Estoy haciendo un viaje por toda España y tengo que promocionar la moto, la ropa, el casco…"

El chico pone cara un poco rara, a lo que continúo: "En realidad solo necesito tu mano. ¿Podrías ponerte estos guantes?"

Él accede y termina poniéndose la cazadora y el casco. Yo me doy prisa por hacer la sesión fotográfica, porque hace mucho calor y no quiero que se me asfixie el pobre. Tras la experiencia, me despido de ellos regalándoles un imán de La Ruta 47.

Por Tierra de Campos: largas y esperadas rectas

ver galeríaRuta 47 (9º etapa): De León a PalenciaRuta 47: 9º etapa: León-PalenciaArranco la moto y me despido de Riaño. Desde aquí hasta Palencia, me conozco el trazado a la perfección. He rodado varias veces por estas carreteras curveadas entre pantanos y dentro de muy poco comenzarán las largas rectas de Tierra de Campos.

Llego al alto del Puerto de Las Portillas mientras entro a la vez en la provincia de Palencia. Me alegra rodar por esta provincia que me hace sentir como en casa y de la que conozco cada curva y cada rincón. Otro hito conocido en el camino: El río Pisuerga, que cruzo por uno de sus característicos puentes y en el que tantas veces me he bañado. Estoy muy cerca de Aguilar de Campoo y ahora sí que empiezan las largas rectas de Tierra de Campos.

Acelero por las llanas y rectas comarcales palentinas. Sin perder demasiado tiempo, paro en unos lugares emblemáticos de esta encantadora provincia que posee la mayor concentración de arquitectura Románica de Europa para hacer unas fotos con la BMW S 1000 XR: La maravillosa portada de la Iglesia de Moarves de Ojeda, la Iglesia de San Martín de Frómista, máximo exponente del Románico Palentino, las exclusas del Canal de Castilla o la iglesia de Támara de Campos, un impresionante templo desconocido con categoría de Catedral, situado en una población de apenas setenta habitantes.

Descanso tras la jornada 

ver galeríaRuta 47 (9º etapa): De León a PalenciaRuta 47: 9º etapa: León-PalenciaLlego al Sercotel Rey Sancho. Esta noche tengo una cita para cenar con mi gran amigo Javier Borja, también motero, que curiosamente se presenta en el hotel en coche. Eres un “descastao” le abronco. ¿Con este tiempo, y te vienes en coche?

Tras admirar la maravillosa BMW S 1000 XR, nos vamos dando un paseo a picar algo por ahí, y terminamos la noche tomándonos un Gin tonic en el “Lemon”, el bar que presume de tener el mayor número de ginebras del mundo.

Trato de hacerme una foto con la camarera pero le da corte que subamos su foto a las redes sociales, así que acabamos fotografiando un bodegón que ella misma compone con mi copa de ginebra y el pasaporte de La Ruta 47. Sin duda tiene más gusto estético que yo.

Y me recojo para preparar la próxima etapa.