NIU N-GT: Scooters eléctrico

NIU N-GT: Scooters eléctrico equivalente a 125cc

Jose María Marfil

Hoy vamos a probar un scooter eléctrico. Se llama Niu N-GT. Proviene de China. Lo fabrica NIU y es el modelo más potente de su catálogo. Llevando matrícula, no le queda otra que competir con los 125 convencionales. Y ahí es cuando nos preguntamos ¿Estará a la altura de sus homólogos de gasolina en prestaciones y en practicidad? ¿Es verdaderamente más económico? y la gran cuestión ¿Ha llegado el momento de pasarse a lo eléctrico?

Pues bien, a esas y a otras cuestiones trataremos de dar respuesta en esta prueba. Pero antes vamos a conocerlo.

Cómo es

A primera vista el N-GT destaca por su elaborado diseño y por estar repleto de detalles tecnológicos.

Mirándole las tripas, vemos que es un scooter compacto, parecido al Vision de Honda (su distancia entre ejes -1280 mm- es casi calcada), que el chasis es de tubo, que las suspensiones son hidráulicas y que los frenos, en ambos ejes, son de disco. Lo habitual.

Su potencia, según la ficha técnica oficial, es de 3,5 kW (4,6 CV). NIU declara 3 kW de potencia nominal y 4 kW de potencia máxima (5,44 CV). Tiene tres programas de motor: económico, dinámico y deportivo; con este último alcanza los 70 km/h.ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctricoFotos: María Pujol

El motor lo fabrica Bosch. Es del tipo “brushless” (sin escobillas) y va anclado directamente a la rueda trasera, lo que reduce notablemente las pérdidas mecánicas por transmisión. Dispone de un sencillo sistema de regeneración de energía, denominado EBS, que solo actúa al accionar los frenos.

Las baterías –lleva dos- están compuestas por cientos de pilas Panasonic 18650 de ion de litio conectadas entre sí –su formato es muy parecido al de las “AA” de toda la vida pero 15 mm más largas y 4 mm más anchas-. Cada paquete, según NIU, pesa 11 kg. Se recargan mediante un enchufe doméstico. Trabajan con 60 V y 35 Ah por lo que su capacidad nominal es de 2,1 Kwh (4,2 kwh en total). De controlar y proteger su funcionamiento (tensiones, cargas/descargas, temperatura, etc.) se encarga un sistema denominado BMS. Según NIU, admiten 600 ciclos de carga –unos 50.000 km- y su vida útil es de cinco años. Están garantizadas por tres y su precio unitario, como recambio, es de 1.380 euros IVA incluido.ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

La autonomía declarada, con una carga de 70 kg, es de 170 km con el modo de motor económico (e-save), de 120 km con el dinámico y 95 km con el deportivo. Veremos.

Alta tecnología

Tratándose de un scooter utilitario nos ha sorprendido su equipamiento tecnológico (sensores, GPS, alarma, conexión inalámbrica y demás cachivaches).

El sistema, con sus 32 sensores, va registrando infinidad de datos (en NIU hablan de 200) que después son enviados a una “nube” soportada por los servidores de Amazon Web Services, mediante una SIM, que viene de serie, facilitada por Vodafone. El acceso a los datos lo gestionas desde tu teléfono con una APP. Y allí lo encontrarás todo: consumos, autonomía, estadísticas, historial de conducción, alarmas, diagnosis, etc.

La SIM está exenta de costes durante los tres primeros años. Después, según nos dijeron en NIU, podría rondar los 30 euros al año.ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

También incorpora un sistema de enlace vía GPS. Con él podrás controlar su localización en todo momento así como hacer el seguimiento de las rutas efectuadas. Un Gran Hermano, vamos.

La iluminación es totalmente LED. El cuadro de mandos, de generosas dimensiones, es digital y el fondo cambia de color en función de la luz ambiente. Los intermitentes disponen de señalización acústica y de un sistema de auto-apagado tras finalizar el giro. Además, equipa una llave con mando a distancia para el bloqueo.

Su capacidad de carga es reducida. Solo han habilitado una pequeña guantera -sin tapa- y un gancho para colgar bolsas tras el escudo.

Su precio es de 4.499 euros. Al estar incluido en el plan Moves 2019 puedes solicitar una ayuda de 750 euros.

Cómo vaver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

Te sientas, le das al contacto y te quedas impresionado por la luminosidad de su cuadro de relojes. La lectura de los datos es facilísima y la información está muy bien distribuida. De lo mejor que he visto en un scooter ciudadano.

El tacto del acelerador al arrancar es relativamente predecible. Basta cogerle el truco para empezar a moverse con suavidad. No sucede lo mismo cuando abres “gas” desde cerrado a poca velocidad, entre 5 y 15 km/h, o sea maniobrando entre los coches parados. Ahí, la respuesta puede llegar a ser un tanto errática, incluso brusca.

La posición de conducción del N-GT denota ciertas trazas orientales. Lo digo por el tamaño. El espacio es contenido y el suelo está demasiado cerca del asiento. Con mi estatura -1,75- las piernas quedaban más flexionadas de la cuenta con la sensación de ir sentado en la sillita de un niño. Eso sí, el espumado del asiento me ha parecido francamente confortable.ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

Echar el pie a tierra no será un problema. El asiento no está muy alto (a 740 mm del suelo).

El radio de giro es correcto para zigzaguear. El manillar -bien resuelto ergonómicamente- es un poquito ancho. Los retrovisores cumplen.

Las suspensiones, con unos muelles más bien firmes y una amortiguación de carácter comercial, no acaban de filtrar las irregularidades del asfalto como deberían.

La frenada me ha parecido más que suficiente teniendo en cuenta sus prestaciones. No dispone de ABS. En su lugar han montado un asistente de frenada que reparte, de forma autónoma, la presión en ambos ejes solo con accionar el freno trasero. Un sistema, por cierto, muy bien ajustado ya que apenas genera interferencias en el tacto de freno delantero.ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

En modo deportivo el motor tiene cierto picante. Con el económico, la reducción de prestaciones no me hizo sentir del todo cómodo entre el nervioso y exigente tráfico barcelonés. Cosa distinta será en las zonas rurales. Allí, las cosas suelen transcurrir a otro ritmo…

Con el dinámico, la aceleración es homologable a la de cualquier 125 hasta que llegas a los 40/45 km/h. A partir de ahí, la llegada de potencia se va atenuando y los 125 “Deluxe” se te empezarán a escapar ligeramente. En cualquier caso, para ir por ciudad, que es su cometido, tendrás más que de sobras.

Para moverse por las vías de circunvalación, tipo Rondas de Barcelona o M-30, el modo deportivo te llevará a unos buenos 70 km/h, o incluso más, si las condiciones son favorables, hablo de marcador. Por cierto, incorpora un mecanismo de fijación de velocidad tipo “control de crucero”. Otro detalle distintivo.

Repostarver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

Circulando por Barcelona en modo dinámico sin complejos ni racanerías y con el peso de un servidor (alrededor de los 70 kg), llegué a recorrer 85 km, a partir de ahí se activó el modo de protección de la batería que redujo seriamente las prestaciones. Una medida que te ayudará a llegar al punto de carga sin tener que empujar, que no es poco…

Decir que el cuadro de mandos no dispone de cuenta kilómetro parcial o de viaje  y tampoco te informa de los kilómetros de autonomía que le quedan a la batería. Esos datos, según me explicaron en NIU, los tendrás en el teléfono tal y como hemos comentado antes. He de confesar que no lo he probado. Me resisto a descargar APP’s. Soy poco “techie” por no decir que todavía voy con la libretilla y el lápiz. Lo siento. En cualquier caso, el cuadro de relojes va indicando, de forma clara, el porcentaje de carga que va quedando.

Para cargar completamente las baterías, según nuestros cálculos, serían necesarias unas siete horas. Una cifra prácticamente calcada a la declarada.

ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

Cargarlo en tomas públicas (centros comerciales y demás) no va a ser fácil. La mayoría solo ofrecen tomas del tipo “Mennekes” con 5 conexiones en las que no encaja su enchufe. Una conexión dual aumentaría sus las posibilidades.

También puedes recargar las baterías en casa, aunque no deja de ser un engorro: sácalas, súbelas, busca un lugar de carga ventilado y finalmente vuélvelas a montar. Por cierto, los complementos de carga exterior (trasformador y repartidor) no caben en la moto. Necesitarás una mochila.

¿Es más económico?

Analizado su funcionamiento, vayamos con los costes. Y para hacernos una idea aproximada hemos hecho cuatro números.ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

Una recarga completa (sobre los 100 km), según la tarifa que veo en mi factura de Endesa, rozaría los 0,6€. A eso habría que añadirle la repercusión de amortizar las baterías. No debemos olvidar que, según la marca, su vida útil rondaría los 50.000 km o los cinco años. Si tenemos en cuenta que reponer las baterías costaría 2.760 euros y recargarlas para esos 50.000 km unos 300 euros, estaríamos sobre los 3.060 euros. Algo así como 6,1 euros a los 100 km.

Hacer 100 km con un PCX de Honda rondaría los 7,1 euros. Para calcularlo, hemos tenido en cuenta el coste de las operaciones de mantenimiento necesarias para recorrer 48.000 km poniéndonos en contacto con un concesionario oficial. El montante asciende a 1.800 euros en los que, al igual que en el NIU, no hemos tenido en cuenta el material fungible: neumáticos, frenos, etc. Para el gasto del combustible, hemos adoptado el consumo verificado por nosotros en su momento (2,4 l/100), ascendiendo a 1.600 euros. Total: 3.400€.ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

Vemos que tras 50.000 km, el ahorro económico es importante: alrededor de unos 500 euros, siempre que no tengamos en cuenta el precio de compra (3.075 euros del PCX por los 4.499 euros del NIU).

¿Quizá por conciencia ecológica? Veamos.

Decisión ecológica

Es evidente que el NIU N-GT no tiene tubo de escape. No emite C02 ni demás contaminantes de forma directa, pero si decidimos seguirle el rastro al enchufe descubrimos que, al menos en España, la energía con la que recargamos las baterías no es del todo inocua. En un extracto del informe “El sistema eléctrico español. Previsión de cierre 2018” de REE, publicado por Total Energía, se expone que solo el 40% de la energía eléctrica producida en España se obtuvo de forma limpia o renovable (eólica, hidráulica, solar fotovoltaica, solar térmica, otras) el restante 60% se generó ensuciando (nuclear, carbón, cogeneración, ciclo combinado de gas, otras).ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

Después está el asunto de la fabricación de las baterías y su posterior tratamiento final. Otro informe, esta vez realizado por el Swedish Environment Research: “The Life Cycle Energy  Consumption and  Greenhouse Gas Emissions from Lithium-Ion Batteries” pone de manifiesto la nada despreciable huella ambiental que supone la fabricación y posterior reciclaje, la mayor parte de las veces por piro metalurgia (incineración), de las baterías. Recomendamos su lectura. Ahí están los datos.

Según los suecos, la solución pasaría por fabricar baterías reutilizables que extendiera su vida útil. Una solución técnica que, en estos momentos, no presentaría una especial dificultad técnica. Otra de las medidas, posiblemente la más difícil de aplicar tal y como se están poniendo las cosas, sería la elaboración de una normativa con protocolos de fabricación y reciclaje limpios, capaz de vincular a todos los Estados. Ambas medidas, según el informe, deberían ir acompañadas de importantes incentivos económicos con los que asumir los elevados costes de su aplicación. Y ahí volvemos a lo de siempre ¿Quién los asume?ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

En definitiva, desengañémonos, la electricidad todavía no es del todo limpia y las baterías tampoco parecen serlo, al menos de momento.

Conclusiones

El N-GT nos ha gustado especialmente por su diseño, por sus detalles electrónicos y, sobre todo, por su brillante autonomía.

Sus prestaciones son más que suficientes para moverse sin agobios por una gran ciudad, aunque quedan algunos puntos a revisar como: la ergonomía, el tarado de las suspensiones, la respuesta del acelerador en determinadas circunstancias y, quizá, ajustar algo más el precio para competir con mayor desahogo con sus homólogos de gasolina que todavía presentan ventajas con la autonomía, la practicidad para repostar y la capacidad de carga.ver galeríaNIU N-GT: Scooters eléctrico

No obstante hay dos apartados en los que cualquier scooter convencional no podrá acercársele ni de lejos: el placer de circular sin ruido y sin olores y, claro está, la reducción directa del impacto ambiental. Para algunos serán razones más que suficientes para pasarse a lo eléctrico. Y lo entiendo.


Los que han leído esta noticia, también han leído...