Navarider 2019: Navarra en moto, ¡menuda experiencia!

Paulino Arroyo

Poco más de 500 km y 825 inscritos. ¿qué ha pasado en Navarider en estos últimos seis años? La inscripción casi se ha triplicado y el éxito es más que justificado, pero parece que sigue siendo un grupo de amigos que salen a carretera: ¡ni más ni menos!

David Remón y yo mismo nos apuntamos con la Kawasaki Versys 1000 SE, la versión Grand Tourer Edition y la Kawasaki Ninja 1000 H2 SX, (esta en la versión SE+ Tourer) ambas con maletas laterales y la Versys además con baúl.

Descubrimos carreteras navarras desde Pamplona

ver galeríaNavarider 2019: ¡Inolvidable!Navarider 2019Es la primera vez que en una actividad de este tipo no utilizo un road book de papel. Serán los nuevos tiempos, el ecologismo o el futuro que ya está aquí, pero en Navarider lo de menos es el cómo te orientas para seguir la ruta en una pantalla, de móvil o de un navegador. A cambio la disfrutas de modo intenso sin necesidad de girar las ruedecitas de la caja de road book tradicional. He de decir que no es lo mismo, mucho más fácil seguir un navegador ¡y te invita a ir más rápido! Lo cual no es positivo... pero también es cierto que puedes escoger la ruta, dejar de lado tramos complicados y controlar el tiempo en cada punto de control.

El inicio del Navarider se produce tras llegar a Pamplona, la capital de la Comunidad Foral de Navarra, lo que ya implica recorrer, para muchos participantes, cientos de kilómetros. Para algunos fueron kilómetros rápidos por la autopista desde Zaragoza al Sur o desde el País Vasco al Oeste. Pero no fueron pocos los que optamos por recorridos más entretenidos. En nuestro caso, David Remón y el que suscribe, elegimos cruzar Huesca desde Lleida, por interesantísimas carreteras que, he de reconocer, hacía años no formaban parte de mis viajes. Pero volveré pronto.

La sexta edición y no deja de crecer

ver galeríaNavarider 2019: ¡Inolvidable!Navarider 2019El Parque de La Runa es un lugar amplio y bien situado, en el que se ubican las barracas en San Fermín. Espacio escogido este 2019 por primera vez como punto de salida y llegada del Navarider. El lugar anterior se quedó pequeño. Desde aquí el centro de la ciudad se encuentra a cinco minutos en moto, y el mismo tiempo a pie por las calles por las que corren los toros en las fiestas patronales del Siete de Julio. Incluso un ascensor llega al centro en menos tiempo. Las motos podían permanecer en el Parque con vigilancia durante toda la noche pero nosotros optamos por aparcar en el parking junto al hotel.

La cena del viernes la disfrutamos en el Restaurante Otano, en la populosa y siempre concurrida, calle Nicolás y aunque era elocuente que algunos optaron por seguir hasta más allá de las 12 de la noche… la necesidad de madrugar recomendaba dirigirse al hotel.

A las 7 h del sábado me encontraba ya desayunando en el hotel. A las 7.15 h en el hall con David Remón y Raul Romojaro, compañero de prensa del diario AS, y poco más tarde de las 7.30 horas salíamos desde el Parque de La Runa... El sol aun no había hecho acto de presencia.

Por el Este y Norte de Navarra

ver galeríaNavarider 2019: ¡Inolvidable!Navarider 2019La organización no dejaba de repetir que para completar la ruta eran necesarias 11 horas y una app permitía saber cuanto tiempo podías permanecer en cada punto de control. Las 11 horas se cumplirían si seguías todo el recorrido y no perdías tiempo en las paradas, incluida la completa comida en Dantxarinea donde los participantes se distribuirían en tres restaurantes. Pero eso sería casi al final… a falta del último tercio del recorrido total.

La primera parada o punto de control fue en el alto de Larra-Belagua, una estación de esquí donde adquirí un excelente queso curado de oveja. Y sin entretenernos mucho por aquello de no acumular retraso nos dirigimos hacia el siguiente punto de control, el de Zubiri. Pero para llegar hasta esta bonita localidad, había que superar el Puerto de Las Coronas, pasar por Isaba, ascender el Puerto de Belate de 847 metros, y superar el paso de Egozkue, este situado a mucha mayor altura. Algunos optaron por coger el atajo… para ahorrar algo de tiempo y de kilómetros, pero sobretodo evitar la dificultad aunque no fue nuestro caso. 

Tomamos hacia la cantera.. muy bien indicado en el navegador... por una estrecha carretera de cemento, y mucho, mucho musgo. Imagina, o mejor, fíjate en la foto... la dificultad en la conducción era más que evidente, pues había que conducir en estado de alerta, pero ¡tampoco fue para tanto! Y valió el esfuerzo porque en el interior de esos bosques tan cerrados del Valle del Baztán realmente había que detenerse a hacer la foto. En Irurita se encontraba el segundo atajo posible, al que tampoco hicimos caso, por lo que disfrutamos de la ruta al completo.

Alto de Otsondo: pura mágia

ver galeríaNavarider 2019: ¡Inolvidable!Navarider 2019Tras el Alto de Otsondo llegamos a Dantxarinea junto a la frontera con Francia, donde según tu grupo tenías adjudicado uno de los tres posibles restaurantes. Y puesto que allí se estaba realmente bien, superamos los 90 minutos recomendables. Habiendo comido más de lo recomendable para regresar a la moto, pero sabiendo que aun quedaban muchas horas sobre la moto, salimos hacia Zugarramurdi famosa por sus cuevas… que dejamos para otra ocasión.

En Etxalar la ruta vuelve a ser pura mágia. Allí el navegador nos llevó por una carretera privada de uso público, de asfalto roto y gravilla, pero con vistas muy bonitas. De nuevo estamos inmersos en bosques húmedos de ambiente encantado y donde la conducción implica ese punto de sobre atención que, por otro lado, no debemos abandonar nunca.

A Pamplona desde Irurtzun

ver galeríaNavarider 2019: ¡Inolvidable!Navarider 2019El balneario de Elgorriaga, Leitza, Lekunberri (no recuerdo si en este orden) e Irurtzun donde se sitúa el último control. Desde aquí quedaba solo una hora de ruta aunque Pamplona se encuentra a solo 20 kilómetros. Pero ya sabemos cómo son los que trazan los recorridos de experiencias como el Navarider. Quieren tenerte “liado” hasta el final. Así que subimos y bajamos algún que otro puerto y, por fin, llegamos al Parque de La Runa, punto de salida y llegada. 

El paso por el Photocall es siempre un momento especial… como un premio tras toda una jornada de ruta: salir en la foto, aun con el sudor del camino pero con ganas de una ducha. Algunos, al llegar tarde fueron directamente a la cena (con tres “cazuelicas” y vinos en la mencionada calle San Nicolás), pero nosotros tuvimos tiempo de darnos una ducha, cambiarnos de ropa, disfrutar de las cazuelicas, probar los vinos navarros (la ruta se había acabado ya) y dirigirse al Teatro Zentral (con la inolvidable actuación de la divertida banda de rock, la Tribu Obembe), dónde la fiesta acabó pasadas las 00.00, casi, casi, como en el Cuento de la Cenicienta. 

En las Kawasaki Ninja 1000 H2 SX y Versys 1000 SE

ver galeríaNavarider 2019: ¡Inolvidable!Navarider 2019No. A las 00 horas las motos no se transformarían en calabazas… ¡ni los caballos en ratones! ¿Lo imaginas? Pues en el caso de la Kawasaki Ninja 1000 H2 SX serían más de 200 ratones corriendo por las calles de Pamplona, ¡saliendo de un motor de cuatro cilindros en línea!.

Ahora en serio… empiezo por la Versys 1000 SE. Esta dispone de un motor de cuatro cilindros en línea que entrega 120 CV, más que suficientes para una trail de 1000 cc con maletas. Es muy cómoda para dos personas (incluso con maletas laterales -cabe un casco integral- y el top case de gran capacidad).

Resulta muy fácil de conducir, con el cambio Quick-Shift que permite cambiar de marcha tanto en aceleración como en reducción sin necesidad de utilizar el embrague, conectar el control de velocidad, elegir de modo electrónico el reglaje de suspensiones que se adapte a nuestros gustos (en precarga y extensión) y con modos de conducción que modifican la curva de potencia.

Dispone de control de tracción con lectura incluso en curva, puños calefactables, pantalla del carenado ajustable en altura, luces que se conectan para iluminar la trayectoria, embrague asistido y antirrebote... Si deseas conocer más detalles de la Kawasaki Versys 1000 visita la prueba que hicimos con ella.

La Ninja 1000 H2 SX

ver galeríaNavarider 2019: ¡Inolvidable!Navarider 2019Y ahora sí. Me centro un poco en la Kawasaki Ninja 1000 H2 SX. Ya adelantaba que entrega 200 CV (que son 210 CV con el RAM Air pues se trata de un motor sobrealimentado). Este te saca siempre de la curva, aunque ruedes en sexta relación a bajas vueltas y es un verdadero placer conducir con ella en cualquier situación. La cantidad de electrónica facilita las cosas y en condiciones complicadas el control de tracción evita sustos indeseables.

La frenada me ha impresionado, no en vano la necesita pues, de curva a curva, los metros pasan muy deprisa. Es obvio, aunque recordaré algo de lo que incluye de serie: Quick-Shift, embrague asistido y antirrebote, control de tracción, cornering lights, control de suspensión electrónico y personalizable, control cruise, modos de potencia… Si quieres conocer más detalles visita la prueba… en Kawasaki Ninja 1000 H2 SX.

Viva Navarider 2020

ver galeríaNavarider 2019: ¡Inolvidable!Navarider 2019Participar en el Navarider es una experiencia que recomendamos. Tanto a David Remón como a mi nos ha dejado un bonito recuerdo. Pamplona y sus gentes, el Moto Club 7 de Julio, están acostumbrados a acoger en su ciudad personas llegadas de todo el mundo y es algo que se nota, tanto en sus establecimientos hoteleros como en los bares y restaurantes. Pero más allá de ello, Navarra dispone de carreteras preciosas, paisajes evocadores, mágicos y que, recorridos en moto, ganan aun más atractivo. Y su gastronomía es también otro motivo más para visitarla. Nos veremos… tal vez en el Navarider 2020.