MV Agusta y sus 75 años de historia

75 aniversario de MV Agusta: De los aviones a las motos

Motos.net

El pasado 19 de enero la mítica marca italiana cumplió 75 años aunque se mantiene en plena forma a pesar de su accidentada trayectoria. La historia de MV Agusta es una historia de aristócratas, pilotos y bellísimas motos.ver galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaLa réplica de la moto de Agostini, la 750 S, una obra muy cotizada entre los coleccionistas actualmente

Sigue siendo una de las marcas más laureadas de la historia del motociclismo -con 37 títulos mundiales- y un referente europeo cuando hablamos de diseño motociclista. La casa fundada por el Conde de Agusta cumple 75 años y lo hace reforzada, tras haber sobrevivido a la postguerra mundial y a varias crisis que estuvieron a punto de hacerla desaparecer. 

La aventura motociclista de la casa italiana comenzó el 19 de enero de 1945 cuando la aristocrática familia Agusta fundó la Meccanica Verghera Srl en Cascina, a pocos metros del actual aeropuerto internacional de Malpensa. 

Los Agusta habían hecho fortuna en la industria aeronáutica fabricando aviones que nutrieron las escuadrillas de la fuerza aérea italiana tanto durante la Primera Guerra Mundial como durante la Segunda. El propio Giovanni Agusta -el patriarca fundador de la marca- había entrado en combate como piloto en 1911 luchando contra el ejército turco en Libia y se había labrado una reputación de excelente ingeniero aeronáutico al inventar el aerofreno. Gracias al éxito de esa patente -que en esencia se sigue utilizando hoy- y en agradecimiento a los servicios prestados, el ejército del aire italiano le encargó en 1923 a “Costruzioni Aeronautiche Giovanni Agustael mantenimiento de los potentes bombarderos trimotores Caproni basados en el aeropuerto de Cascina Costa. Y allí fue a instalarse la familia Agusta...

La Vespa que no pudo server galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaLos inicios de la industria de MV Agusta fueron bélicos, ingeniería aeronáutica de las 1º y 2º guerra mundial

Giovanni Agusta falleció prematuramente apenas cuatro años después y su hijo Doménico se puso al frente de la empresa. Para entonces Benito Mussolini -desde 1922 Presidente del Consejo de Ministros de Italia- ya había puesto en marcha un acelerado programa de rearme de las fuerzas armadas y Cascina Costa bullía de actividad. El primogénito de Giovanni decidió entonces ampliar el negocio también a la fabricación de aviones, en previsión de ese nuevo conflicto en Europa que ya se veía venir. Lógicamente e igual que le ocurrió a la Piaggio, eso convirtió las instalaciones Agusta en un objetivo militar que fue ocupado, durante el conflicto, primero por los alemanes y después por los aliados. En cualquier caso, finalizada la Segunda Guerra Mundial, a los Agusta les impidieron retomar su actividad aeronáutica y fue entonces cuando Doménico decidió recuperar una vieja idea que ya había tenido en 1927: fabricar motocicletas. De hecho, ese año ya había desarrollado un motor ligero destinado a una futura moto económica; era un monocilíndrico dos tiempos de 98 cc bastante avanzado para su época, con tres transfers, transmisión primaria por engranajes, embrague en baño de aceite, cambio de dos velocidades y una potencia de 5 CV. ¡Acababa de nacer Meccanica Verghera Agusta!
Cuenta la leyenda -por lo visto con cierta base real... aunque bien pudiera ser un simple bulo fruto de la histórica rivalidad entre los Agusta y los Piaggio- que el primer modelo al que dio vida ese motor iba a llamarse “Vespa” y que a los de Cascina se les ocurrió ese nombre antes que a los de Pontedera pero que los pontederinos se adelantaron en el registro y por eso la primera MV Agusta se quedó con su denominación industrial: MV98.

La marca se consolidaver galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaLa primera MV Agusta MV98 fue presentada en 1945, de 2T con dos velocidades, fue la primera con 3 transfers y con 5 CV de potencia

La enemistad entre Enrico Piaggio y Doménico Agusta iba mucho más allá de la competencia empresarial. Piaggio -que nunca simpatizó con el régimen fascista- acusó veladamente en varias ocasiones a Agusta de tibieza con Mussolini y el de Cascina -al fin y al cabo un aristócrata que, como tal, siempre consideró a “Il Duce” un advenedizo- jamás le perdonó esa acusación. 

Pero volvamos a lo que nos interesa; la MV98. La moto fue presentada en otoño de 1945, todavía con carros de combate americanos patrullando las carreteras italianas y se convirtió en un éxito tal que dos años más tarde -en el recuperado Salón de Milán- se exhibía ya una versión de lujo.  

En 1948 y prácticamente con la misma 98 de calle como base mecánica, se presenta la versión de competición con el que fue primer piloto oficial de MV Agusta, Franco Bertoni, a los mandos. La máquina gana el Gran Premio de Italia de 125 en Monza y la proyección de la marca en el mercado nacional se dispara. Eso posibilita que en 1950 se incorporen a MV Agusta los ingenieros Arturo Magni y Piero Remor, procedentes de la gran rival Gilera y considerados los dos mayores genios del momento en materia de diseño vanguardista. A partir de ese momento y sin abandonar los exitosos 2T, en Cascina se empieza ya a pensar también en los 4T.ver galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaGiacomo Agostini de 1968 al 1973 le dio a la marca los títulos mundiales, después ya con el desembarco de la armada japonesa, todo cambió... Doménico Agusta, el del sombrero

Magni y Remor desarrollan nuevas horquillas Earless y sobre todo modernizan los modelos, iniciando con ello el que será uno de los rasgos distintivos de las MV Agusta: sus estéticas agresivas. Además, se presenta en 1952 un motor 125 4T DOHC con un embrague multidisco, bomba de aceite y un carburador Dell’Orto de 27 mm SS1. En lo deportivo la marca gana su primer título mundial de la mano de Cecil Sandford, con una decisiva victoria en la Isla de Man.

El Pacto de Abstenciónver galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaDoménico, hijo de Giovanni, Conde de Agusta, también era un apasionado de la competición. Aquí le vemos entre sus mecánicos

Doménico Agusta acuñó una frase que pronto se hizo popular en todo el mundo de las dos ruedas: “la carrera del domingo, vende el lunes”. 

En 1957 las grandes competidoras de MV Agusta en el circuito y en las tiendas -Moto Guzzi, Mondial, Gilera...- decidieron abandonar los Grandes Premios debido a los enormes costos que ya comenzaban a representar las carreras para unas marcas que, en muchos casos, sobrevivían únicamente gracias a los mercados locales. El llamado “Pacto de Abstención” de estas tres fábricas fue una verdadera bomba nuclear que arrasó el campeonato y cuyos efectos se notaron en toda Europa. En España, por ejemplo, llevó a Montesa a renunciar a su prometedora carrera en el Mundial y a cerrar su departamento de competición, convirtiéndose en el germen de la ruptura entre Paco Bultó y Pedro Permanyer.

El Conde Agusta aceptó en un primer momento retirar también sus motos del Campeonato Mundial pero poco más tarde se desdijo al no considerar justo tener que renunciar a la competición por cuestiones financieras de terceros, así que en 1958 su marca se quedó prácticamente sola en las parrillas de salida de las grandes cilindradas. La situación propició un dominio de títulos y récords nunca visto hasta la fecha: desde 1958 -con John Surtees- hasta 1974 -con Phil Read- todos los Campeones del Mundo de 500 cc fueron pilotos MV Agusta. En la cilindrada de 350 lo fue John Surtees del 58 al 61 -del 62 al 67 Redman y Hailwood dominaron con su Honda- hasta que las motos del Conde Agusta recuperaron el cetro con Giacomo Agostini del 68 al 73, año en el que la llegada de las Yamaha marcó ya sí el fin de una era para las motos plata y rojo. ver galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaFranco Bertoni en 1948, con la 1º versión de la MV98, gana el GP de Italia en 1948. aquí junto a Doménico

Y es que, evidentemente, los japoneses no desaprovecharon la oportunidad; Honda llegó en 1959, Suzuki en 1960 y Yamaha en 1961. Con MV Agusta centrada exclusivamente en 350 y 500, a partir de 1961 los nipones no tuvieron rival en las categorías restantes de modo que -paradójicamente- acabaron siendo Gilera, Mondial y Moto Guzzi quienes allanaron el camino a la industria japonesa.

Los tiempos cambianver galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaTodas las marcas tienen un modelo "negro" en su historia. Esta raro ejemplar de peculiar faro e impulsado por un motor bicilíndrico de 600cc y 60CV acabó hundiendo a la marca...

El abandonar las cilindradas pequeñas no fue solamente una transición deportiva. También lo fue comercial. Era cierto que a finales de los 50, con la postguerra ya en el olvido y una Europa con cada vez mayor bienestar, las ventas de motos de pequeño cubicaje comenzaban a caer y MV Agusta decidió girar hacia las máquinas de calle de mayor calado. En 1967 MV Agusta lanza al mercado la primera 600 tetracilíndrica 100% de calle de su historia... aunque derivada directamente de los modelos de competición. Y aunque era una decisión comercial que tenía sentido, a Doménico Agusta le disgustó enormemente lanzar la “Four” porque el viejo Conde siempre se había opuesto rotundamente a mezclar la tecnología de carreras con la tecnología de calle y prefería mantener una gama paralela de 250 a 400 con mecánicas propias.

La moto, además, fue un fracaso absoluto y sin paliativos que aceleró el final de la MV Agusta “aristocrática”. Era estéticamente feísima, con un ridículo faro delantero, 220 kilos de peso, una ruidosa transmisión por cardán, una potencia justita de 60 CV y unos frenos de disco por cable que hacían de frenar una ruleta rusa. Tal fue el fracaso del modelo que en los años que estuvo en producción -de 1967 a 1973- únicamente se vendieron 127 motos. Y eso contando con que algunas fueron compradas y preparadas para competir... que era justamente lo que intentaba evitar el conde Agusta. Por suerte y pese a estar herida de muerte, a MV Agusta aún le dio tiempo en 1970 a fabricar la 750 S, considerada una de las motos italianas más bonitas de la historia.ver galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaClaudio Castiglioni, fallecido en 2011, dejó el legado de la "Meccanica Verghera Agusta" a su hijo Giovanni Castiglioni

Doménico Agusta fallece el 28 de febrero de 1971 de un infarto fulminante mientras le está mostrando la fábrica a un representante diplomático. No llega a ver la última victoria de su “ragazzo Ago” con una de sus motos rojas y plateadas en Nurburgring en 1976. Tiene 68 años y con él termina la “vieja y gloriosa Meccanica Verghera”. En 1980, acuciada por los acreedores y abandonada por el mercado, la marca cierra sus puertas y cesa la producción definitivamente... ¿o no? porque la historia de MV Agusta aún no ha escrito su última página...

La resurrecciónver galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaClaudio Castiglioni recupera a la marca después de 2 décadas cerrada. Su gran obra, apadrinada por Agostini, la MV F4, seguramente una de las motos más bellas del mundo diseñada por Tamburini

MV Agusta fue durante dos décadas una marca de la que solamente se hablaba en los libros de historia del motociclismo, en los museos y en las entrevistas a viejas glorias del circuito. Pero en 1991 el guión da un vuelco inesperado y un joven empresario apasionado de las motos, Claudio Castiglioni, decide comprar la marca y volver a ponerla en la calle. Castiglioni había creado su propia marca -Cagiva-, había logrado devolver a la vida a Ducati en 1985 y esperaba hacer lo mismo con la histórica “emevú” para convertirla en un referente de la moto exclusiva. 

Incluso antes de todo eso, Claudio y su hermano mayor Gianfranco -fascinados por las motos y con ganas de hacerse un nombre en ese mundo- ya habían adquirido una vieja planta propiedad de Harley-Davidson -cuando esta pertenecía al grupo Aermacchi- en Schiranna, junto a Varese, para construir sus primeros proyectos. 

Castiglioni vende Ducati en 1996 y destina el capital a lanzar un año más tarde la primera MV Agusta de la nueva era. Se trata, por supuesto, de la preciosa F4... todavía hoy considerado uno de los diseños motociclistas más hermosos de todos los tiempos. ver galeríaMV Agusta y sus 75 años de historiaTimur Sardarov, CEO del Grupo Comsar Invest, hoy es el máximo responsable de MV Agusta después de adquirirlo en 2017

Las motos de Varese son una maravilla... pero la crisis de los 90 se hace notar en todo Europa y el mercado no tira. Pese a los esfuerzos de la familia Castigioni, las deudas alrededor de MV Agusta crecen y antes que echar el cierre por segunda vez en la historia de la marca, Claudio decide venderla en 2005 a un grupo inversor el cual -a su vez- la revende a Harley-Davidson. Aquello le dolió en el alma al temperamental italiano, que no cesó hasta recuperar en 2010 el control de su amada marca, la cual iniciaba definitivamente su nueva segunda vida.

Por una de esas trágicas ironías del destino, Claudio Castiglioni no llegó a disfrutar de esa MV Agusta ya saneada y convertida de nuevo en el referente italiano que soñaba. El hombre que resucitó la Meccanica Verghera falleció prematuramente de cáncer en 2011 aunque su hijo Giovanni sigue defendiendo el legado pasional de los Castiglioni en MV Agusta. 

Finalmente, en 2017 y en otra vuelta de tuerca en su azarosa historia, la fábrica pasa a formar parte del potente conglomerado de empresas del grupo ComSar Invest propiedad de Timur Sardarov y actual CEO de la marca.