Mujeres en moto: Esas pioneras olvidadas

Gonzalo de Martorell

Marzo es tradicionalmente el mes dedicado a la lucha por la igualdad real entre hombres y mujeres y a recordar a las pioneras de la reivindicación femenina. También en el mundo de la moto las ha habido... y es de justicia recordarlas.ver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasCharo García de la Barga, la primera española en ganar una carrera motociclista de velocidad

El mundo de la moto se puso hace tiempo y afortunadamente las pilas en materia de igualdad entre sexos y hoy las calles de nuestras ciudades están llenas de chicas que van en moto. Encontrarse en cualquier carretera con moteras ya no causa ninguna sorpresa e incluso en los circuitos de velocidad o en los rallys hay mujeres piloto que compiten de tú a tú con los hombres y en algunos casos -como los de nuestras Ana Carrasco (la primera española en ganar una carrera mundialista de velocidad) o Laia Sanz- incluso les vencen.

Pero como es fácil imaginar esto no fue siempre así. Hubo un tiempo en el que las mujeres que iban en moto eran tratadas como locas, aventureras o marimachos.

A principios del siglo XX y con la aparición de las motocicletas como elementos populares de movilidad, los “especialistas” defendían con absoluta seriedad que la mujer no debía usarlas, con argumentos tan aberrantes como que había que conducirlas con las piernas abiertas y eso -amén de provocativo- podía provocar esterilidad o que su cerebro -sin duda mucho menos despierto que el del hombre y diseñado para tareas más pausadas como las labores domésticas- no era capaz de procesar con la misma velocidad las rápidas referencias visuales a las que obligaba conducir una motocicleta. 

E incluso existía otra razón “social” todavía de más peso que las anteriores: ¿por qué demonios iba a querer una mujer decente conducir una sucia y ruidosa moto y circular por ahí a su libre albedrío exponiéndose a todo tipo de peligros en vez de hacerlo acompañada por su marido?

Y puede que estas memeces de hace un siglo hoy nos hagan reír incluso más que escandalizarnos, pero conviene recordar que en pleno siglo XXI y en una dictadura cuasi medieval como Arabia Saudí, se vivió como una gran revolución que desde hace apenas dos años las mujeres pueden conducir un coche o una moto... aunque siguen necesitando de la autorización de su marido para hacerlo. Y eso por no hablar de la mayoría de los países islámicos donde siguen teniéndolo directamente prohibido. 

Por lo que respecta a nuestra España, hay que decir, en honor a la verdad, que no estuvo especialmente detrás de otros países como Francia o Reino Unido... hasta la llegada del régimen franquista, el cual hizo retroceder notablemente los avances en materia femenina logrados en los años 30.

También en esto de las dos ruedas, por lo tanto, las mujeres han tenido que recorrer un largo camino hasta llegar a la absoluta normalidad motociclista de la que disfrutan en la actualidad.

Y ese camino lo comenzaron unas pioneras de las que no siempre se habla... y a las que es de justicia recordar...

Bertha Benzver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasBertha Benz, esposa de Karl Benz, el fundador de la mítica Mercedes-Benz, aunque no fuera estrictamente motociclista, la señora Benz se merece estar en esta lista.

En agosto de 1888 Bertha Benz -la esposa de Karl Benz, el fundador de la mítica Mercedes-Benz- se atrevió a conducir a escondidas de su marido y de las autoridades el Benz Patent-Motorwagen -el primer automóvil con motor de explosión de la historia- de su hogar en Mannheim a Pforzheim. La acompañaron sus dos hijos, tardó doce horas en completar los 106 kilómetros y al lograrlo se convirtió no solamente en la primera mujer, sino también en la primera persona en conducir un coche en un recorrido de larga distancia. Cuenta la leyenda que usó una pinza para el pelo para reparar el arranque y una de sus medias para recubrir un cable eléctrico pelado. El pretexto del viaje era visitar a su madre, aunque en realidad, Berta -que había invertido todo su capital en el proyecto de su marido- utilizó ese viaje para hacer promoción de ese extraño “carruaje sin caballos”. Hoy en día una ruta conmemorativa permite repetir su mismo trayecto, aunque con mucha más comodidad. Por esa condición de pionera y aunque no fuera estrictamente motociclista, la señora Benz se merece estar en esta lista.

Anne de Rochechouart-Mortemartver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasAnne de Rochechouart: la primera mujer en el mundo en recibir en 1897 de mano de las autoridades de París, un permiso equivalente a la licencia de conducir

Esta francesa de tan aristocrático nombre y condición -era Duquesa de Uzés y amiga personal de la Emperatriz de Austria y de la Reina Cristina de España- heredó la inmensa fortuna de su abuela, la fundadora de la marca de champagne Veuve-Cliquot y eso le permitió “excentricidades” tales como conducir automóviles o motocicletas y ser la primera mujer en el mundo en recibir en 1897 de mano de las autoridades de París, un permiso equivalente a la licencia de conducir. Y como no hay acción sin reacción... fue también la primera conductora en recibir una multa por exceso de velocidad por conducir a 15 kph por Bois de Boulogne, donde sólo se permitía hacerlo a 12 kph. Pero lo de Anne de Rochechouart no era capricho de niña rica: tuvo siempre un carácter independiente -y para algunos impropio de su status-, apoyó abiertamente el sufragio femenino, fundó en 1926 el Automóvil Club Femenino de Francia, pilotó aviones, participó en varios rallys incluso hasta poco antes de su muerte en 1933... y

Marie Laumailléver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasLaumallié: Entra en la historia por ser la primera mujer en participar en una carrera motociclista

No nos movemos de Francia para fijar nuestra atención en Niza, donde viven desde 1880 el campeón ciclista Albert Laumaillé y su joven esposa Marie. A diferencia de otros maridos de su tiempo, a Albert no sólo no le disgusta que su mujer le acompañe en sus prácticas ciclistas, sino que la anima a ser competitiva y a probar otras especialidades relacionadas con su pasión común por la velocidad. El 6 y 7 de marzo se anuncia una carrera de 226 kilómetros entre Marsella y Niza y los Laumillé se inscriben cada uno en una especialidad. Marie elige un triciclo De Dion-Bouton de  330cm³ con transmisión por cadena y sin caja de cambios y entra en la historia por ser la primera mujer en participar en una carrera motociclista. Madame Laumaillé llegó a liderar su categoría -vehículos de menos de 100kg- hasta que una rotura en la cadena de su triciclo le hizo perder tiempo y cruzar la meta en cuarta posición,  27ª en la general con un tiempo de 12h52m29 y por cierto, con una ventaja de 48 minutos delante de su marido que acabó el 31º.

Nancy y Betty Debenhamver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasHermanas Debenham: Escribieron un libro “Motociclismo para mujeres” en el que en 1927 ya daban consejos tan actuales como el cuidado de las uñas tras las tareas de mantenimiento del motor

Eran los locos años de la Belle Epoque y de la reivindicación femenina tras la Primera Guerra Mundial y Nancy y Betty iban en moto, bebían licores fuertes, jugaban al golf... y hacían activismo político a favor del voto femenino. Incluso escribieron un libro “Motociclismo para mujeres” en el que en 1927 ya daban consejos tan actuales como el cuidado de las uñas tras las tareas de mantenimiento del motor o dar un toque femenino a los cascos de cuero. 

El tono era maravillosamente “naif”: "La motocicleta se está haciendo cada vez más popular entre las mujeres, pero hay todavía muchas almas tímidas que dudan en dar el primer paso hacia la libertad. Esto es más triste si tenemos en cuenta que ninguna chica que haya conocido las alegrías de la motocicleta ha renunciado voluntariamente a ella. La motocicleta es ideal para la chica de negocios cansada. Salud y placer acompañarán en un bonito fin de semana por el campo o el mar. Puede recoger preciosos ramos de prímulas del bosque en lugar de comprarlos en marchitos racimos de un par de peniques"

Fueron unas “influencer” de su tiempo y su éxito fue tal entre las chicas que BSA acabó nombrándolas embajadoras de la marca.

Sally Haltermanver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasSally Halterman: Se convirtió en la primera fémina en los USA en poseer el primer carné de motocicleta

Esta mujer pequeña de cuerpo -medía 1,50 y pesaba 39 kilos- pero enorme de espíritu, peleó con la Administración americana durante 10 años para conseguir que le dieran el carnet de conducir moto. Y cuando lo logró se convirtió en la primera fémina en los USA en poseer tal documento. Fue toda una década llena de excusas absurdas para negárselo tales como que llevaba pantalones o que carecía de fuerza física suficiente. Harta de pretextos, el 10 de Septiembre de 1937 se presentó en la oficina de tráfico de Washington con un notario y un abogado para que este diera fe de que hacía el examen a la perfección e iniciara la correspondiente demanda contra el Estado si no se le entregaba la licencia.

Bessie Stringfieldver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasBessie Stringfield: En 1953 y para obtener algún dinero, participo en una carrera disfrazada de hombre y la ganó, pero se le negó el premio por su sexo y raza

Si ser mujer e ir moto ya era difícil en la ultraconservadora sociedad norteamericana de los años 30, todavía resultaba peor si se era de raza negra. Bessie Stringfield luchó toda su vida contra los tres prejuicios. Y con relativo éxito, ya que acabó siendo conocida como la “Reina motera de Miami”. Siendo una adolescente -nació en 1911 en Carolina del Norte- vio pasar una moto a toda velocidad y aquella visión la marcó. Al cumplir los 19 años la joven consiguió comprar una vieja Indian Scout, lanzó un centavo en un mapa y decidió que donde aterrizara la moneda viajarían ella y su moto. En 1930 ya había conseguido recorrer los 48 estados norteamericanos... la mayoría de las ocasiones durmiendo en gasolineras o encima de su Indian ya que en los hoteles le negaban habitación por el color de su piel. Durante la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, sirvió como correo motorizado entre bases militares y durante 4 años cruzó todo el país al manillar de su Harley-Davidson. En 1953 y para obtener algún dinero, participo en una carrera disfrazada de hombre y la ganó, pero se le negó el premio por su sexo y raza. Falleció en Miami en 1993 convertida en una celebridad para todos los moteros americanos. Su nombre fue incluido en el salón de la fama de la AMA en el 2000 siendo la primera mujer afroamericana que recibe ese honor.

María Calvo Nodarse.“Macorina”ver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristas"Macorina": La primera mujer en poder conducir legalmente su coche y moto por Cuba. El escándalo fue tal que una asociación católica la demandó ante los tribunales

El nombre de esta mujer -la primera en conducir una moto por su Cuba natal- hubiera quedado en el anonimato si no hubiera sido porque su belleza y su osadía al manillar impresionaron a la gran Chavela Vargas, la cual le dedicó una de sus canciones más conocidas. Nació -según ella- en La Habana en 1852 en una familia de buena posición y rígida moral católica española... y como ha ocurrido tantas veces, fue precisamente el estricto modo de vida que trataron de imponerle el que la empujó a todo lo contrario. Llamada “la Mata-Hari cubana” se convirtió en una habitual de las fiestas más salvajes del y de la Habana mafiosa y sin límites de los primeros años del país como república independiente. Su buena posición económica, costeada por sus numerosos amantes, le permitía costearse una de sus grandes pasiones; las motos y los coches... pero había un problema: la ley cubana no permitía el acceso al carné de conducir a mujeres. Finalmente lo logró en 1917 gracias a sus influencias, siendo la primera mujer en poder conducir legalmente su coche y moto por Cuba. El escándalo fue tal que una asociación católica la demandó ante los tribunales para retirarle la licencia, pero ganó en juicio su derecho a conducir... y con éste el de todas las mujeres cubanas. Falleció en la miseria en la capital habanera en 1977 convertida, sin embargo, en una leyenda...

Catalina Garcíaver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasCatalina Garci´a: Aunque no le conocemos gustos motociclistas, es de justicia señalar que la primera mujer española en poseer carnet de conducir fue la leonesa

Aunque no le conocemos gustos motociclistas, es de justicia señalar que la primera mujer española en poseer carnet de conducir fue la leonesa -de Puebla de Lillo- Catalina García que lo obtuvo en 1925. Para solicitarlo tuvo que presentar un documento que acreditaba que contaba con el permiso de su marido para ello. Era una mujer dura, de esas que sacaba adelante a la familia con trabajo duro -de ese considerado “de hombre”- y que quería un coche justamente para eso, para trabajar más. Fue también la primera mujer en conseguir una licencia de explotación de línea de autocar... en el que ella misma se ponía al volante en infernales carreteras de montaña nevadas y de pavimento inexistente. Hasta que falleció en 1959… Aunque ya sin conducir, siguió llevando viajeros cuatro veces diarias entre las poblaciones de Cofiñal a Boñar, repartiendo el correo de los 21 pueblos que atravesaba en sus viajes, compaginándolo con la crianza de sus hijos, atendiendo la posada familiar que llevaba su nombre “Casa Catalina” y recogiendo los medicamentos para sus vecinos.

Carmen Viñalsver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasCarmen Vin~als: La catalana Viñals fue la primera española en participar en carreras motociclistas, en 1933

La catalana Viñals fue la primera española en participar en carreras motociclistas. Fue en 1933 y destacó especialmente en el dirt-track, una especialidad muy popular en los años 20 y 30 en Europa ya que no había circuitos estables y este tipo de carreras viajaban con las ferias o se instalaban en canódromos, hipódromos o estadios de fútbol. Fueron éstos últimos, precisamente, los escenarios favoritos de Carmen Viñals; sobre todo el estadio olímpico de Montjuich y el viejo estadio Metropolitano del Atlético de Madrid, en la actual Zona Universitaria de la capital española. Al estallar la Guerra Civil escapó en moto a París junto a su marido -Manuel Teixidor- y más tarde se instaló definitivamente en las Islas Británicas, aunque regresando esporádicamente a Barcelona. Nunca dejó de ir en moto...

Charo García de la Bargaver galeríaMujeres en moto, pilotos y motoristasCharo García de la Barga: La primera española en ganar una carrera motociclista de velocidad, lo consiguió en el circuito madrileño del Jarama el 7 de octubre de 1979

Y si hablamos de mujeres piloto es obligado recordar a la madrileña Charo García de la Barga, la primera española en ganar una carrera motociclista de velocidad. Fue el 7 de octubre de 1979 en El Jarama, en el llamado Gran Premio de Otoño, a la sazón Campeonato Nacional Júnior. Era la primera vez que esta simpática madrileña -que tenía entonces 22 años- corría en ese circuito e incluso así se impuso con rotundidad a sus rivales al manillar de una Bultaco Metralla. Charo comenzó a ir en moto a los 12 años y en la pista se codeaba con los más grandes de este país; Nieto, Pons, Reyes, Aspar, Tormo, Morante o Andrés Pérez Rubio. En el Criterium Solo Moto quedó en décima posición, por delante de 190 rivales. Hoy -algo alejada de la moto- destaca en una especialidad mucho más tranquila: el golf.