Moto Guzzi V7 III Stone

Moto Guzzi V7 III Stone: Puro Romanticismo

Eduard Fernández Masó

3 votos

La marca Moto Guzzi tiene un pedazo de historia del mundo de las dos ruedas. Moto Guzzi es romanticismo, tradición, y es precisamente esto lo que en la actualidad están buscando las marcas como herramienta de marketing. Pocas factorías pueden sacar tanto pecho en lo que a historia motociclista se refiere como Guzzi.

ver galeríaMoto Guzzi V7 III StoneFotos: Arnau Puig

Desde el año de su creación en 1921, la marca tiene su sede en Mandello del Lario, donde aún se conserva la fábrica original, con su túnel del viento para estudiar la aerodinámica. La marca fué adquirida primeramente en el año 2000 por Aprilia y en el 2004 Aprilia-Moto Guzzi fue adquirida por el Grupo Piaggio. Desde entonces Guzzi ha vivido una modernización y actualización de modelos continua.

La moto hoy analizada es la tercera generación de la V7, una moto que llegó sin hacer demasiado ruido y que se ha terminado convirtiendo en la más exitosa y polivalente de las Guzzis. Realmente estamos ante una moto que es capaz de mimetizar según el estilo que se le quiera dar y eso se convierte a la postre en contentar todos los estilos y tendencias actuales del mercado. Igual que sucede con las tribus urbanas y las modas, la V7 cambia mucho su estética de versión en versión. Actualmente en catálogo hay cinco modelos distintos de V7 en su tercera generación. La Special, Stone, Racer, Anniversario y Carbon todas ellas muy personales. La que hoy probamos es la V7 Stone en color verde militar, la más guerrera de la saga.

 

Grata sorpresaver galeríaMoto Guzzi V7 III Stone

El mismo día que fui a buscar la moto al concesionario Motoespazio, realicé la prueba. Me planté allí a primera hora de la mañana me subí a la Stone y ya no me bajé de ella hasta media tarde. Solo había podido probar la V7 brevemente en una ocasión. Fue en un interesante comparativo que os ofrecimos en 2015, llamado “Vintage de hoy”  y la verdad, no recordaba demasiado las sensaciones, solamente recuerdo que la Guzzi me gustó bastante. La V7 es una de esas motos de las que sin ponerle demasiadas expectativas, al final te sorprende por su buen hacer y te ofrece mucho más de lo que esperas.

Realmente el equilibrio de su motor, es muy elevado. Dentro de la propia marca lo llaman “Small Block” por ser el más pequeño que se produce en la actualidad y como no podía ser de otra manera con la mítica configuración en “V” transversal a 90º de 744 cc. Los 54 CV que rinde pueden parecer pocos sobre el papel, pero tras subirme a la moto y recorrer los primeros 30 Km os aseguro que no se hecha en falta ni un solo caballo.

Las novedades se centran en la parte alta del motor, culata, pistones y cilindros son de aluminio y completamente nuevos, aunque los valores de diámetro y carrera son idénticos a los de la anterior versión con 80 x 74 mm respectivamente, tampoco cambia la cilindrada. Circulando por autovía no hace falta más, la moto permite circular a ritmos legales con el motor descansado y siempre a punto por si se quiere adelantar que se pueda hacer rápidamente y con una buena respuesta. Por carretera de curvas tampoco noté falta de potencia ya que el par que ofrece la V7 es generoso. Las vibraciones son muy sutiles y para nada molestas. El motor está muy equilibrado y para tratarse de una configuración que solamente la usa Guzzi, sorprenden sus buenas maneras.ver galeríaMoto Guzzi V7 III Stone

La posición de sus cilindros es mucho más lógica por ejemplo que un bóxer, ya que los cilindros quedan más recogidos y no molestan a las piernas. El “V” también es una configuración que responde y tracciona de una manera especial y que a mi particularmente me gusta mucho. Además la V7 cuenta con un cardán muy bien resuelto técnicamente que trabaja perfectamente.La V7 es una de esas motos que al final te sorprende por su buen hacer

Realmente cuesta de entender la razón de que no haya más motos que monten un cardán como la V7. La tradición de Guzzi por montar cardán también llega a la V7, monta un cardán que pasa totalmente desapercibido al ir integrado en el basculante. No hay mejor solución que un cardan de estas características, además en una moto de una potencia moderada como la que ofrece este motor es perfecto. El embrague es un monodisco en seco, pero su tacto y funcionamiento es muy correcto también.

Para usar y no cansarver galeríaMoto Guzzi V7 III Stone

A sus mandos me encuentro con una moto de ergonomía muy aceptable. Realmente sin pretender ser una moto cómoda, lo termina siendo y tras los 250 km que realicé ese primer día, llegué a casa sin demasiado cansancio. Su manillar plano permite una posición relajada y el depósito a pesar de ser largo no obliga a ir con los brazos estirados. La posición de los estribos también es muy correcta y permite tumbar a un buen ángulo a pesar que termina por rozar. Pero la conducción es bastante agradecida en general. Por ciudad también es una moto agradable. La probé con temperaturas más bien bajas pero no me pareció que su motor sea muy caluroso.

Es una moto muy válida para usar cada día del año y en cualquier situación o recorrido. Su motor es dulce y elástico además de trabajar en un rango muy amplio de revoluciones, lo que permite ser usado en las continuas arrancadas y paradas de la conducción de ciudad. El consumo también es un factor importante y con unos 5,2 litros de media la V7 cumplió muy bien en este aspecto. Además es una moto que no estresa en su comportamiento ya que el tacto general invita a una conducción tranquila. El sonido en general es bastante contenido, no es una moto de las que te dejan la cabeza como un bombo. Los escapes suenan pero muy sutilmente y el motor gira realmente fino sin ruidos mecánicos desagradables.ver galeríaMoto Guzzi V7 III Stone

La instrumentación es básica, no hace falta mucho más para una moto de este tipo. Pero no hubiera estado mal un cuentavueltas para saber el régimen de giro del motor. Dos relojes no suelen quedar tan mal en una moto de estas características y la verdad ayudan a no cortar encendido a cada momento como ocurre ahora. Si hay una luz de sobre régimen que avisa, pero no es suficiente en una conducción alegre por carretera.

 

Tecnologíaver galeríaMoto Guzzi V7 III Stone

Aun siendo una moto de estética clásica, la tecnología ha hecho acto de presencia  y se  ha incluido un control de tracción regulable y un sistema de ABS de bastante calidad. Si hace algunas semanas os hablaba de la tecnología de Aprilia en la prueba de la Shiver 900, esta misma tecnología la encontramos en Moto Guzzi.Pocas factorías pueden sacar tanto pecho en lo que a historia motociclista se refiere

La V7 dispone del sistema ABS y un nuevo MGCT (Moto Guzzi Controllo Trazione) regulable y desconectable. El ABS es una unidad Continental con doble canal que evita el bloqueo de las ruedas en frenadas al límite, mientras que el segundo es un sistema que impide el deslizamiento de la rueda trasera en las aceleraciones. El sistema MGCT es regulable en dos niveles de intervención, uno más conservador e ideal, por ejemplo, cuando la adherencia es precaria en calzadas con el asfalto mojado o resbaladizo, y el otro estudiado para asegurar una conducción emocionante sobre asfalto seco con la máxima seguridad.ver galeríaMoto Guzzi V7 III Stone

Otra peculiaridad del sistema MGCT es la posibilidad de recalibrar la circunferencia del neumático trasero, compensando el desgaste o el cambio de perfil, con el objetivo de conseguir siempre el máximo control posible de tracción. No es que sea una moto que necesite el control de tracción, pero nunca está de más tenerlo. La verdad es que su motor tracciona realmente bien y el cardán es muy preciso. Pocas motos hay en el mercado con un cardán y la verdad es que es una opción realmente acertada. Poder olvidarte del mantenimiento de la transmisión de por vida es muy interesante. A la vista no se aprecia el cardán, quedando muy disimulado en el basculante.

 

Disfrutandover galeríaMoto Guzzi V7 III Stone

No me hubiera imaginado que con la V7 se pudiera disfrutar tanto de las curvas. Realmente su parte ciclo no es nada del otro mundo, pero es más que suficiente para transmitir muchas alegrías en tramos ratoneros. Esto no significa que se pueda ir a un ritmo alto, significa que la moto ofrece unas sensaciones realmente interesantes y que permitirá disfrutar de la conducción. Se nota que la moto es italiana, la tradición por la deportividad se siente en su esencia.Realmente estamos ante una moto que es capaz de mimetizar según el estilo que se quiera

El sonido es uno de los puntos más característicos de esta moto. Es agradable y tiene personalidad con un ronroneo muy característico. La caja de cambios es precisa tanto a baja velocidad como a ritmo más alegre. La rumorosidad del motor también está a un buen nivel, se nota que el Euro4 está presente en este motor. En general es una moto muy agradable y aprovechable además de usable. Por desgracia esto no sucede con todas las motos y hay bastantes que priman la estética por encima de la funcionalidad.ver galeríaMoto Guzzi V7 III Stone

Realmente por el precio que tiene a día de hoy, que ha bajado de 9.148€ a 7.699€ la Stone es un caramelo de moto. Además podrás equiparla o personalizarla con accesorios originales ya que Moto Guzzi tiene una larga lista de opciones (Aquí puedes ver una muestra). Si estás buscando una moto de este tipo y con un presupuesto que ronde los 8.000€ la Guzzi será una excelente opción. Un pedazo de historia puede ser parte de ti con la V7.  

3 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...