Exposición "Electric Revolution" en el Petersen Museum

Jose María Marfil

Hemos visitado la exposición temporal “Electric Revolution” celebrada en el Petersen Automotive Museum de Los Ángeles. La muestra, que cerró el pasado 1 de diciembre, contó con la presencia de algunos reputados constructores y preparadores que han decidido apostar por las motos eléctricas.

En el Petersen hemos visto de todo: custom’s, modelos de competición de diversas especialidades, modelos utilitarios y no pocas sorpresas, algunas extravagantes, otras elegantes y casi todas innovadoras, que han nos han permitido entrever el camino que puede estar tomando la vanguardia.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesPetersen Automotive Museum situado en Wilshire Boulevard de Los Ángeles. De visita obligada si vas a la ciudad.

Paul d’Orléans, editor de Custom & Style de Cycle World, ha ejercido de comisario. Motorcycle Arts Foundation, una institución que promueve la investigación de la historia creativa en el mundo de la moto, la ha producido, mientras que el patrocinio ha corrido por cuenta de Harley-Davidson; por algo los de Milwaukee están entrando en el sector eléctrico. Vayamos con las motos.

Creatividad desatada

Uno de los modelos más sorprendentes de la muestra ha sido la Zeus. La ha diseñado Jordan Cornille y la va a producir Curtiss Motorcycle, una empresa afincada en Leeds, Alabama, propiedad de Matt Chambers.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesZeus del fabricante Curtiss Motorcycle con motor e-twin y 190 CV. Una de las sensaciones del evento

Más allá de sus formas, me ha sorprendido la colocación del motor: arriba y atrás. El chasis es del tipo monocasco en aluminio. La carrocería es de fibra de carbono. La suspensión/dirección delantera es alternativa y el basculante, también de aluminio, comparte eje con un inusitado motor.

Y digo inusitado, porque se trata de un “e-twin”, una planta motriz compuesta por dos motores eléctricos, de alto rendimiento, que impulsan un eje de salida común. Rinde 140 kW (190CV). Su par motor, de 20 kg·f/m, permite aceleraciones estratosféricas –de 0 a 100 km/h en 2,1 segundos-. La batería es de iones de litio con una capacidad es de 14,4 kWh. La autonomía declarada es de 280 millas y el peso total se queda en 215 kg.

Comenzará a producirse a principios de 2020. Su precio será de 60.000 USD y estará disponible en dos versiones: Bobber y Cafe Racer.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesLa Zeus de Curtiss Motorcycle sorprende su motor twin eléctrico y por su colocación, arriba y atrás.

Curtis Motorcycles, antes Confederate Motors -dedicada a producir curiosas V-twin de gasolina-, empezó su nueva singladura con las motos eléctricas en 2017 y está contando con la colaboración de la conocida firma Zero Motorcycles.

La Racer-X es una visión desprovista de prejuicios ¿Por qué una moto sin depósito de gasolina ni tubo de escape, debe tener un aspecto tradicional? Se preguntaba su creador, Mark Attkinson, mientras dibujaba una X en una servilleta de papel…ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesRacer-X una visión sin prejuicios ni ataduras que destaca por su original sistema de dirección.

Y de aquel esbozo, Attkinson ha llegado hasta esta Race-X. Una moto que, además de sus formas, sorprende por algunas de sus soluciones técnicas como, por ejemplo, la dirección. El manillar, montado de forma solidaria al chasis, permanece siempre inmóvil. Para girar la rueda hay que accionar un joystick instalado en el manillar izquierdo. Las órdenes las ejecuta un servomotor que han conectado a diversos elementos electrónicos, de código abierto, proporcionados por Arduino.

Una compleja obra de ingeniería que ha traspasado los límites estéticos y técnicos ¿Serán así las motos del futuro?

Y para propuestas singulares la de esta E-Bike. Su estética deriva del modelo que apareció en la película Priest, un film de acción y vampiros dirigida por Scott Stewart en 2011.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesE-Bike, una versión de la moto que apareció en la película Priest. Solo para mitómanos.

La moto que salía en la “peli” fue desarrollada por Cinema Vehicle Services y Ghostlight Industries, tomando como base a una dulce y elegante Suzuki Gladius. No disponemos de datos técnicos de esta E-Bike. Solo para mitómanos del cine.

La Hope es obra de Simon Aguiar, director de Shiny Hammer, una empresa francesa que se dedica a diseñar y producir motos personalizadas y elaborar muebles hechos a mano.

Simon ha definido a su Hope como el abrazo entre un Porsche pre-A, un iPhone y un Pokemon. Puro eclecticismo. Un diseño retro futurista, por no decir una pura contradicción, que ha sido capaz de combinar, sin estridencias, los remaches aeronáuticos del siglo pasado con volúmenes vanguardistas. Impresionante.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesLa Hope combina los remaches aeronáuticos del siglo pasado con las formas volumétricas vanguardistas. Puro eclecticismo.

Su base técnica descansa en el conocido Vectrix VX-1. Su potencia es de 28 CV. El par motor, constante, es de 65 Nm, la autonomía de 250 km y la velocidad máxima declarada es de 140 km/h.

La Tarform llega de Brooklyn (NY) y es obra de Taras Kravtchouk. Taras nos propone una moto eléctrica realizada con materiales sostenibles y con un sistema de conectividad inteligente mediante sensores de proximidad ultrasónicos.

La carrocería se fabrica con una impresora 3D usando plástico biodegradable a base de lino. Las piezas de latón, para minimizar los desperdicios durante la producción, también se han impreso en 3D. Kravtchouk, sin renunciar a la tecnología más avanzada y limpia para el proceso de fabricación, ha buscado la excelencia en el detalle.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesLa Tarform se ha realizado con materiales sostenibles y está dotada de conectividad inteligente. Se fabrica en Brooklyn NY.

Estará disponible en dos versiones: la Scrambler y la Cafe. Mecánicamente habrá dos posibles opciones: una de 53 CV con una batería de 9 kWh y otra de 80 CV con una batería de 13,5 kWh y una autonomía de 270 km. El precio inicial rondará los 18.000 USD.

Universo Harley Livewire

Ya conocéis a la H-D Livewire. Os la enseñamos este verano tras asistir a su presentación oficial. Su potencia es de 78 kW (104 CV). ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesHarley Davidson estuvo presente con su Livewire, la apuesta por el futuro.Chasis y basculante son de aluminio. El peso según la marca es de 249 km. La batería, de alto voltaje e iones de litio, está rodeada por una carcasa con aletas de refrigeración. La autonomía máxima declarada es de 235 km y acelera, de 0 a 100 en tres segundos. El precio en España, según la web, es de 33.700 euros.

Entre la bici y la moto

En Harley-Davidson parecen tener claras dos cosas: que el futuro pasa por los vehículos eléctricos y que va a ser difícil seguir creciendo apelando al sentimiento y la nostalgia de una parroquia que va cumpliendo años... O al menos eso es lo que se desprende tras ver a esta Lightweig de H-D.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesHarely-Davidson Lightweigh con la que piensan explorar nuevos segmentos.

Es una moto liviana, de carácter lúdico urbano, con un paquete de baterías fácilmente extraíbles y capaz de ser conducida por todo el mundo. La propuesta es sencilla pero mantiene el genuino estilo Harley-Davidson. Lo vemos con la colocación del retrovisor o con la desproporcionada anchura de los neumáticos. Como debe ser.

¿Super73?

Fundada en 2016 y con sede en el sur de California, SUPER73 es ya una conocida marca de vehículos eléctricos gracias al predicamento que ha ido adquiriendo entre los jóvenes, incluyendo alguna que otra celebridad. Se definen como una marca que trata de conjugar el estilo de vida estadounidense con las motos prácticas y fáciles de usar.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesLa Original 2018, que así se llama este modelo, representó a la marca SUPER73 que está haciendo furor entre la juventud de los EEUU.

Esta “Original 2018” está a la venta por 2.800 USD. Su autonomía oscila entre los 25 y los 30 km y su peso apenas llega a los 37 kg. Es una mezcla entre una bici y una moto, que quizá ayude a acercar el “concepto” moto a la cultura juvenil, que buena falta nos hace…

Que SUPER73 está adquiriendo cierta resonancia en los EEUU parece quedar confirmado por el hecho de que Roland Sands se haya decidido a versionar uno de sus modelos. Y el resultado ha sido esta estilizada y exquisita e-Holligan.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesLa e-Holligan, una SUPER73 versionada por el prestigioso preparador Roland Sands.

El motor está situado en el buje trasero. Su potencia es de 1 kW. La batería, de Panasonic, es de 14,5 Ah y 46V. Alcanza los 32 km/h y la autonomía oscila entre los 45 y los 90 km. Su estampa hará furor entre los chavales de la cultura Skater.

Pura adrenalina

Esta Kalk es obra de Cake, el fabricante de motos de enduro radicado en Estocolmo. La Kalk ha recibido varios premios internacionales a la innovación y ha llegado a estar expuesta en los museos de diseño de Londres y Estocolmo.

Es un verdadero ejercicio de estilo alrededor de la simplicidad, la funcionalidad y la limpieza de líneas. Pura elegancia.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesLa Kalk de los suecos de Cake, ha recibido varios premios de diseño. Mucho más que una bici y poco menos que una moto de Enduro.

El motor proviene de IPM. Llega hasta los 15 kW (20 CV) y lo alimenta una batería de 50 Ah y 51,8 V. Tan solo pesa 68 kg y es capaz de alcanzar los 80 km/h. Con esas prestaciones y a la vista del equipo de suspensiones, debe ser un auténtico diablo por el campo. El precio: 13.000 USD.

Sobre la base de una Alta Redshift, Walt Siegl y Mike Mayberry, de Ronin Motoworks, conocidos por el “asunto” de aquellas 47 Buell 1125R repudiadas… nos presentan esta sofisticada y exclusiva Super Motard de calle: la WSM PACT.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesEsta WSM PACT destaca por su cuidado diseño. Una verdadera Supermotard con 50 CV y 113 kg.

La WSM destaca por la calidad de sus materiales, por el cuidado en su ejecución y por unas proporciones exquisitas que le confieren una estética limpia y equilibrada.

El chasis es de tubo de cromo-molibdeno y el sub-chasis y la carrocería de fibra de carbono, todo un detalle de exclusividad. El motor, de 50 CV y con refrigeración líquida, recibe la energía de una batería de 5,8 kWh. El peso es de tan solo 113 kg, un dato relevante tratándose de una moto eléctrica. Tienen pensado producir seis unidades. El precio, de momento, está por determinar.

Zero Motorcycles le pidió a Huge Design que vistiera a su FXS de serie con una carrocería más sugerente. Y el resultado ha sido esta FX Supermoto.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesHuge Design ha obrado el milagro: otorgarle cierto atractivo a la Zero FXS. Se llama FX Supermoto y se hizo por encargo de Zero Motorcycle.

Huges le ha dado una vuelta al diseño original incorporándole un estilizado “pico de pato” y un cuerpo basado en el concepto depósito/asiento como pieza única, que empezamos a ver en la Cota 247 de Leopoldo Milà a finales de los 60.

Huges no lo tenía fácil a tenor de las proporciones y la ubicación de algunos elementos técnicos de la FXS de serie que le conferían, todo hay que decirlo, un estilo deslavazado e inconexo. Buen trabajo.

A competir

La Traker es obra de Blatant Moto, un taller de San Francisco (LA) que ha contado con la colaboración de John Mclnnis, Vinnie Falzon y Brandon Dawson.

ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesBlatant, sobre la base de una Alta, ha realizado esta preciosa, ligera y potente moto de Dirt-Track.

Partiendo de una Alta, los chicos de Blatant nos proponen una elegante moto de Dirt-Track. Destaca por su extrema ligereza (113 kg) y por la espectacular pegada de sus 16 kgf·m de par motor. Para quitar el sueño a los mejores derrapadores. Pagaría por ver a Rubén Xaus sobre esta moto…

Noel Connoly desde Galway (Irlanda) nos presenta a su Strom36. Noel se ha inspirado en ciertos criterios estéticos de principios del siglo XX, como los trazos redondeados del tubo o las manetas con pivote en la punta de los manillares, para ofrecernos una propuesta muy original, distinguida y sin fisuras. No en vano, a pesar de ser una moto eléctrica, ganó el premio al mejor diseño en el Irish Motorcycle Show de 2015.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesEl irlandés Noel Connoly ha sorpendido con esta Strom36. Trazos curvos de otra época enlazando con la modernidad. Ganó el primer premio al diseño en los Irish Motorcycle Show de 2015.

El chasis combina el tubo de acero con las láminas de aluminio. El motor es un ME 0909 de Motenergy. El controlador proviene de Alltrax. La alimentación depende de 4 baterías de iones de litio de 12 V. El acelerador electrónico es de Magura. Las llantas de 26’ proceden de Surly y el freno delantero de Shimano. Me encanta.

La Crapshoot es obra de Alta Motors, fabricante afincado en Brisbane (LA) cuyo modelo más conocido es el Redshift de off-road y que, como estamos viendo, ha sido la base de algunas de las preparaciones expuestas en esta muestra.

La razón de ser de la Crapshoot fue la voluntad de su director de Marketing, Jon Bekefy, de asistir al Show The One Moto de Portland con un modelo que llamara la atención y a fe que lo consiguió.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesAl fondo. La Crapshoot, de Alta, es un ejercicio de estilo de la marca de motos de Off-Road eléctricas para darse a conocer en eventos del motor.

La dibujó Mclinnis. Vinnie Falzon, responsable de la división de montaje de Alta, le dio forma al metal y demás componentes mientras que del carenado se hizo cargo Dennis Hodges de DK Design de San Francisco.

Las líneas están inspiradas en aquellos Dragster bimotores (generalmente Triumph) de los años 60 ensamblados por preparadores artesanos. La base mecánica procede de la Redshift. Ofrece 42 CV y su par, constante como siempre en los motores eléctricos, es de 16,6 kg·f/m.

La Omega, de Kent Riches, fue diseñada y fabricada con el objetivo de establecer el récord mundial de velocidad en tierra con una moto eléctrica.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesLa Omega de Kent Riches fue diseñada con el objetivo de establecer el récord de velocidad en tierra de una moto eléctrica. Kent seleccionó el motor más potente que pudo encontrar en aquel momento, lo montó en un chasis especial y le añadió una carrocería desarrollada en el túnel del viento. No tiene más. Tampoco menos ya que en su página web, Kent declaró haber llegado en 2009 a los 283,9 km/h en el lago salado de Bonneville. Inquieta y mucho la leyenda en el carenado con ese ”Danger High Voltaje Electricity”.

La SWIGZ es otra propuesta caza récords. Es obra de Chip Yates, Brisbane (California). En 2009, Yates, sobre la base de una Suzuki GSX-R 750 construyó una moto eléctrica para competir con las motos de gasolina en el campeonato nacional de SBK WERA. Con 196 CV y 266 kg, la SWIGZ de SBK incluso llegó a subir al podio en varias ocasiones.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesKent Riches, en 2009, con esta Omega, alcanzó los 283,9 km/h en el lago salado de Bonneville.

De aquella SBK ha derivado esta singular caza récords que, con una trabajada aerodinámica en la zaga, ha llegado hasta los 272 km/h en Bonneville.

También en SBK

Hace ya más de diez años, en febrero de 2009, Mission Motors, presentó esta espectacular moto eléctrica de carácter deportivo. Fue proyectada en el estudio de diseño industrial Fuseproject dirigido por el famoso Yves Béhar.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesEl diseño de esta Mission diseño tiene diez años y todavía sorprende. Su objetivo era plantar cara a las motos de gasolina.

La intención de Yves era diseñar una moto eléctrica capaz de plantarles cara dinámicamente a los modelos de gasolina.

El motor, trifásico, ofrecía 13,8 kg·f/m de par y una potencia de 134 CV. La batería de 11,4 kWh de capacidad prometía una autonomía de 120 km a 90 por hora y la velocidad máxima, certificada en Bonneville, llegó, nada más y nada menos que a 241 km/h. Decir que en el desarrollo técnico participaron ex empleados de Tesla. Pasados once años sus formas geométricas siguen desbordando algunos criterios estéticos.

Esta L-216 es la propuesta del fabricante de Super Bikes eléctricas más reputado del panorama: Lightning Motorcycles de San Jose (California).ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesLa L-216 de Lightning Motorcycles poco o nada tiene que envidiar a la mejor SBK del momento: 200 CV, 224 kg de peso. Lástima de autonomía.

Empezaron en 2006 tomando como base a una Yamaha R1, a la que le acoplaron unas baterías de litio para alimentar un motor de 60 CV. La evolución les ha llevado hasta esta LS-218 con un motor de refrigeración líquida, capaz de girar a 10.500 rpm, rendir 200 CV de potencia y ofrecer un exuberante valor de par motor de 23,22 kg·f/m. Y todo con un peso de 224 kg. Las baterías, según la marca, permiten recorrer entre 160 y 190 km.

Los componentes son de primer nivel (Öhlins, Brembo, etc.). El precio, dependiendo de la capacidad de la batería, oscila entre los 38.888,88 USD de la versión 12 kWh y los 46.888,88 USD de la de 20 kWh. Salvo por la autonomía, poco o nada tiene que envidar a cualquier SBK puntera de calle.

Este modelo, derivado de la LS-218 conmocionó al mundo de la moto en 2013 al ganar la Pikes Peak compitiendo de tú a tú con las motos de gasolina de los equipos oficiales.ver galeríaLa moto eléctrica y sus preparacionesEsta L-216 convenientemente preparada y en manos de Carlin Dunne consiguió derrotar a las motos de gasolina en la Pikes Peak de 2013. Todo un logro.

Pilotada por Carlin Dunne, consiguió recorrer las 12,42 millas en un tiempo de 10:00.694. El segundo clasificado, el especialista Bruno Langlois, sobre una Ducati Multistrada 1200, lo hizo en 10:21.323.

No parece difícil adivinar cómo serán las motos del futuro cuando las baterías pesen menos, necesiten menos tiempo de recarga y ofrezcan más capacidad.

Y hasta aquí lo más granado de la exposición Electric Revolution celebrada en el impresionante Museo Petersen de Automoción. Sus instalaciones atesoran todo tipo de coches, motos y demás elementos relacionados con el mundo del motor, como muestra de la historia del automóvil y su impacto en la vida y la cultura de nuestro tiempo. Si por casualidad pasas por la costa oeste de los EEUU, su visita es obligada.