KYMCO AK 550: Ataque al segmento

KYMCO AK 550: Ataque al segmento

Javi Millán

14 votos

Competir en un segmento como el de los scooters o maxi-scooter deportivos de mayor cilindrada ha supuesto para KYMCO un gran desafío... Primero, porque no habían tenido un modelo de estas características en su catálogo y, segundo, porque en él han puesto toda la carne en el asador en forma de patentes, creándolo a partir de cero, para atacar directamente el reinado del TMAX de Yamaha. El AK 550 está aquí, la versión definitiva del prototipo K50 que ya pudimos ver hace un par de años en el aniversario de la marca taiwanesa. 

En la línea japonesa

El apellido AK hace también referencia al Anniversario KYMCO pero en italiano. No, no se llama así por el arma o por las iniciales del presidente de la marca Allen Ko. La denominación es por tanto consecuencia de la trayectoria de un fabricante referente en el mercado actual de los scooters a nivel mundial. 

El resultado final no ha dejado indiferente a nadie y si bien muchos han criticado su gran parecido con el todopoderoso rival japonés, por dentro dispone de una configuración mecánica exclusiva, como ya nos mostraron durante su presentación dinámica meses atrás y desarrollada únicamente en el circuito de Ascari; un terreno donde la marca quiso demostrar la deportividad de este modelo llevado al límite, un auténtico órdago y que dejó patente la buena parte ciclo del AK 550.

Pero donde realmente se pueden sacar conclusiones más reales es en el día a día y así lo hemos hecho. Probar el nuevo modelo en condiciones normales, en ciudad, cartera y autopista, en trayectos lo más cotidianos posibles y donde poder extraer de mejor manera todo lo prometido. Un AK 550 que ya está a la venta en los concesionarios a un precio de 9.949€, cifra que lo sitúa en una gran ventaja competitiva respecto a modelos similares. No obstante, no solo el precio más ajustado es su mejor argumento, ya que, de entrada, dispone de una mayor potencia o un equipamiento más “tecnológico”, haciendo de él un serio contendiente entre los maxi-scooters deportivos. ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmentoFotos: María Pujol

De entrada, bien rematado

El agresivo diseño de su carrocería es lo más llamativo de un conjunto, en líneas generales, muy bien rematando para ser su “primera edición”. Se nota que en KYMCO han querido cuidar detalles para elevar su imagen de marca a otro nivel; el de los scooters más "premium" y de mayores prestaciones. Es por ello que lo han dotado de elementos como una horquilla delantera invertida, frenos firmados por Brembo con pinzas de anclaje radial delanteras, una transmisión independiente anclada al motor u otros más electrónicos como los dos modos de potencia, el arranque sin llave e incluso una pantalla de información dividida en tres, configurable e interactiva desde el smartphone mediante la aplicación Noodoe. Relojes, el tiempo, notificaciones de mensajes, todo es visible desde la esfera central. Un detalle de agradecer en los tiempos que corren. Sí, estamos en el siglo XXI y las motos/scooter parecen -a veces- estancadas en el pasado… Así pues, todo lo que sea avanzar en el tiempo y facilitar la vida del usuario, sea bienvenido. No obstante, ese es tan solo un detalle de muchos otros y del que más adelante iremos desgranando su funcionamiento.  ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmento

Es cierto que su configuración está claramente inspirada en el TMAX presentado en el Salón EICMA de Milán de 2014, con ese chasis de doble viga de aluminio, el motor de dos cilindros en paralelo y una transmisión final por correa. Además de una serie de elementos funcionales como el arranque sin llave o las luces de full LED. Por supuesto sin olvidarnos de la horquilla invertida delantera o los frenos con pinzas de anclaje radial, como ya vimos en esa penúltima generación del modelo japonés. Claramente esa ha sido la referencia para KYMCO y tampoco creo que lo hayan ocultado. BMW, Piaggio, Honda y alguna que otra marca lo ha intentado sin todo el éxito esperado, ahora toca el turno de los taiwaneses con este AK 550 aún más agresivo su cabe.

Y tanto es el parecido que bajo el asiento no caben dos cascos, y habrá que probar con el integral que vayamos a elegir – como bien indican en el manual de instrucciones, porque no todos caben-. Pero eso es algo que tampoco determinará su adquisición, como suele ocurrir en este segmento. Aquí priman más las prestaciones y el comportamiento dinámico. De entrada, ese ha sido el objetivo en la marca taiwanesa: hacer el AK más potente y prestacional respecto al todopoderoso rival japonés, sin volverse locos en cuanto a la potencia como hizo Gilera con el GP 800. Aquí todo en su justo medida.ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmentoCasi 54 CV

Según las cifras oficiales el AK 550 rinde 53,7 CV de potencia, siendo limitable a los 47 CV del A2. En su fase de pruebas previas a la producción se desarrolló también en nuestro país y es por ello que en su comportamiento prima la efectividad y manejabilidad en todo tipo de recorridos. Sí, el peso es uno de esos factores que influyen y por ello también el reparto de masas ha sido clave. Alrededor del 49% queda suspendida en el tren delantero y un 51% en el trasero que se reparten los 230 kg en orden de marcha. Si a eso sumamos un centro de gravedad bajo, unas suspensiones con reglajes tirando a deportivos y unos neumáticos de primera marca, el cóctel parece, a priori, muy interesante. 

Bien es cierto que siempre que sale un modelo totalmente nuevo surgen las dudas sobre la fiabilidad, ajustes, calidad… En definitiva, pequeños fallos de juventud que pueda tener y que sin duda alguna se irán mejorando en próximas temporadas. ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmento

Botones, plásticos y equipamiento

Elementos de serie como los puños calefactables, la toma USB o el testigo de presión de neumáticos, entre otra mucha más información del cuadro de mandos, hacen de él un modelo muy equipado. Pero se echa en falta un control de tracción, por ejemplo, aunque en este aspecto, KYMCO ha jugado la baza de los dos modos de potencia: uno “full power” y otro para lluvia menos agresivo. El cuadro en azul indica modo de potencia normal, en naranja cambia al “Rain”. Eso sí, si queremos hacerlo en marcha habrá que ir siempre por debajo de unos 30 Km/h, como pude comprobar. KYMCO ha jugado la baza de los dos modos de potencia: uno “full power” y otro para lluvia

En un primer instante, te encuentras con un compendio de botones algo ¿“caótico”? Mejor digamos “poco claro”. Evidentemente cada marca dispone sus elementos funcionales dentro de un orden y en KYMCO le han dado el suyo, con su propia arquitectura. En este sentido manipular la esfera central o los menús de información de la pantalla izquierda están supeditados a pulsar el botón marcado con M o N y situado en la piña derecha. Al principio algo confuso, después más claro. La N de Noodoe, la M de… ¿Main? De ¿M…? Bueno, lo que sea. Lo más importante, una vez salvado el manejo y la ubicación de cada función, es la mencionada conectividad a través de un Smartphone y su App específica. ¿Un “selfie”? ¿Un paisaje? ¿La playa donde estuviste de vacaciones? ¿El logo de Motos.net? Cualquier foto puede ser seleccionada para aparecer en el AK 550. Además de otras muchas visualizaciones personalizables como relojes, velocímetros, etc. Todo ello mediante la aplicación del móvil y compartido con otros usuarios. Sí, no está mal. Incluso es divertido ver la previsualización de e-mails o mensajes instantáneos cuando paras en un semáforo. Efectivamente, solo aparecerán cuando paremos.ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmento

Pero todo eso no debe distraer la atención de detalles mejorables de entrada. Y algunos de esos los encontramos en el acabado de algunos plásticos y botones. Evidentemente la diferencia de precio – unos 2.500-3.000€ respecto a un equivalente de la competencia- se puede llegar a notar, pero en detalles muy concretos. Y no solo en los ajustes o materiales elegidos, sino en la aparente durabilidad o tacto, incluso en su visualización, como el caso de la pantalla, o su manejo, como ocurre con el mando giratorio de contacto, incluso en la tapa de apertura de las guanteras, o un tapón de depósito de gasolina con cerradura para la ¿llave?

El caso de la pantalla de información es el más reseñable. Si bien su diseño es muy llamativo, vistoso y con gran colorido, la esfera central se ve mucho mejor que las dos laterales, sobre todo en condiciones de cielo nublado o cuando el sol golpea de lleno. Este es uno de los primeros detalles que encontramos a mejorar, junto al complejo manejo de los botones y el mejorable diseño/ubicación de alguno de ellos como el de la bocina y que sale escupido literalmente dada su proximidad a la palanca del freno de estacionamiento; no es fácil evitar el contacto con el guante al bascularla hacia la derecha. También choca la ubicación del botón de las luces de emergencia – en el mismo botón que el de arranque- y que se activan sin querer continuamente… Después es algo complicado desconectarlas si no te has leído el manual.ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmento

Lejos de los circuitos

Ahí está el AK 550 esperándome. “Aquí el mando, simplemente quédatelo en el bolsillo”, me dijeron. Para desbloquear pulsa el botón de encendido en su mando central, manillar recto y pulsa el arranque de la piña derecha. Previamente el Noodoe me había saludado, con unos destellos en su pantalla central al acercarme a él. Me dada la bienvenida, como contento de salir a pasear. Eso sí, ya me había descargado la aplicación móvil y me había registrado, emparejando al AK con mi dispositivo. 

Cuando me siento por primera vez, lo noto muy alto, no llego del todo bien al suelo. El arco que te provoca el asiento hace que llegue casi de puntillas con mis 175 cm de altura. Además, el manillar queda un poco alejado para mis brazos si pego el trasero hasta el pequeño respaldo. Sí, se nota diseñado para tallas algo más altas. 

El sonido del AK 550 recuerda al de los motores en V. Eso lo provoca el calado de cigüeñal a 270º y jugando con ello han dado un carácter “más de moto” a este nuevo modelo. Una mecánica que empuja con suavidad desde parado, sin sobresaltos, mostrando un buen compromiso entre instantaneidad y progresividad. Si bien esta unidad de pruebas no tenía ni 400 km de rodaje y por tanto le faltaba soltarse, no es impedimento para mostrar su carácter. ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmento

Se nota algo pesado en parado, eso pensé nada más retirar la pata lateral. Pero esa sensación desapareció nada más recorrer los primeros metros entre las calles de la ciudad. El tacto del acelerador, de los frenos y la dirección ya denotan desde un primer momento que el AK está a un nivel superior a lo hasta ahora conocido en la marca y si bien su discreto color de carrocería no deja ver con total claridad el diseño, con una decoración más “clara”, nos daríamos cuenta de que posee su propio carácter, como en aquel prototipo K50 pintado en azul eléctrico.El AK está a un nivel superior a lo hasta ahora conocido en la marca

Al principio me resulta difícil diferenciar los modos de potencia. No me queda claro que el azul sea para el modo normal y el naranja para el modo de lluvia… ¿No debería ser al contrario? ¿Naranja no es más…deportivo? Elecciones de los diseñadores o ingenieros, el caso es que incluso me paré para leer el manual antes de seguir. Intentando aclarar esas dudas iniciales y donde también pude corroborar que el cambio de un modo a otro yendo en marcha no es instantáneo. Hay que estar parado para cambiar y circular por debajo de unos 30 Km/h. Si se circula por encima de esa velocidad el cuadro insinúa tu mandato pero no cambia hasta que se reduzca la velocidad.ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmentoCarretera y manta

Pero donde de verdad puedo apreciar la diferencia real entre los modos de potencia es en carretera. Aquí el AK 550 puedo asegurar que es uno de los scooter más efectivos que he probado y se nota claramente el trabajo realizado en la parte ciclo. Es imperturbable, va por donde quieres exactamente y el aplomo frenando es impresionante. Además, tumbando a ritmo endiablado es casi imposible rozar con algo. A mí por lo menos no me dejó… El tren delantero te transmite mucha información y el conjunto se ve guiado al unísono. No, no impresiona la potencia aun en el modo menos restrictivo, pero sí la manera de entregarla. 

Por su parte, los frenos ayudan en la conducción más “sport”, y queda patente la buena puesta a punto de la bomba delantera. No, no han querido darle un tacto de “carreras” y a pesar de su pinza de anclaje radial, los primeros milímetros de la maneta son suaves para luego endurecerse y ofrecer más mordiente. Todo ello ayudado por un ABS de última generación y que funciona a las mil maravillas. Por supuesto que los neumáticos Metzeler tienen gran parte de protagonismo en todo ello y el “feeling” que dan tanto en frio como en caliente es determinante. No obstante, en algún momento se echa en falta el control de tracción si el asfalto está sucio o pasamos acelerando por encima de un paso de peatones mal pintado. ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmento

En ese terreno tenía curiosidad por saber el funcionamiento de la presión de los neumáticos y me di cuenta de que solo puedes ver la información de la delantera o la trasera pero no las dos ruedas a la vez…  ¿Tampoco puedo ver la temperatura ambiente? Pues hace calor, sí.

Autopista y viento

El gran aplomo mostrado en carretera se ve refrendado también en vías más rápidas. Si bien aquí se empiezan a notar algo más las turbulencias -sobre todo a la altura de las piernas-, en líneas generales el AK 5500 permite circular a ritmos altos sin problemas. No obstante, se echa en falta algo más de espacio en los pies o unas plataformas con diferente inclinación. 

Rodando a velocidad constante se notan unos pequeños vaivenes de la transmisión -casi inapreciables- ya que las revoluciones ni el sonido del motor se hacen eco del detalle. ¿Cosas de la falta de kilómetros? ¿Quizás sea algo que solo noto yo? El caso es que no es nada que incida en el rendimiento o tan siquiera en el consumo que nunca se fue por encima de los 5,4 litros a los 100 km haciendo una conducción “normal” -tirando a deportiva-. Había que rodar su mecánica, ese fue el objetivo inicial. Y casi rozando ya los 1.000 km apreté un poco más para ver hasta dónde llegaba el rendimiento mecánico. Su consumo que nunca se fue por encima de los 5,4 litros a los 100 kmEl AK 550 responde, sí. Aunque para superar las cifras de velocidad máxima homologadas por la marca hacen falta unos cuantos kilómetros y segundos, hasta los 170 Km/h de marcador se llega con relativa facilidad -comprobado en un tramo cerrado al tráfico-, un detalle importante para los usuarios alemanes que circulen por sus autopistas sin limitación o incluso si tienes intención de rodar en circuito…ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmento

Que teman los nipones

Ha quedado claro que KYMCO ha sacado su artillería con el AK. No ha querido dejar dudas con su parte ciclo, con un motor más potente y con un diseño que está ahí, más agresivo si cabe respecto a cualquier otro scooter del mercado. Jugando además la baza de un precio por debajo de la barrera psicológica de los 10.000€ y con un equipamiento que, a pesar de no contar con elementos importantes, dispone de otros más actuales si cabe.  

Ya en sus primeros meses de ventas en nuestro mercado ha entrado por la puerta grande, habiéndose matriculado 226 unidades a clientes particulares -257 en total- y ocupando el primer puesto entre las motocicletas de más de 125 cc. Eso demuestra claramente la expectación generada y que el mercado necesitaba competencia en un segmento donde el BMW C 650 Sport era hasta ahora el único competidor real del Yamaha TMAX, dada la desaparición de los más potentes Aprilia SRV 850 y Gilera GP 800. Por supuesto que no nos olvidamos del Honda Integra y mucho menos del nuevo X-ADV.

Se podrá criticar su parecido al TMAX, que KYMCO no haya tomado un camino propio y haberlo hecho más personal en cuanto a la estética. Aun así, lo que está claro es que han aplicado muchos recursos en el desarrollo del motor y la parte ciclo además de añadir esos “gadgets” como la App e incluso puños calefactables de serie. ver galeríaKYMCO AK 550: Ataque al segmento

El qué se puede esperar en los próximos meses es una incógnita. Pero lo que sí está claro es que KYMCO ha dado en la tecla. Ha apretado el botón que hará a los demás competidores no dormirse en los laureles, tensionarse en lo que se espera como una competencia más dura de los últimos tiempos. Al fin al cabo 15 años de reinado son muchos, ¿no?

14 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...