KTM 790 Adventure / Adventure R: Nueva reina de África

Eduard Fernández Masó

KTM 790 Adventure R: Trail con todas las letras

Por fin llegó el día de viajar a Marruecos a probar la KTM 790 Adventure R. La expectación creada alrededor de esta moto no ha sido poca precisamente. Ya con la naked 790 Duke muchos fueron los que quedaron sorprendidos y las expectativas hacia el modelo Adventure eran francamente muy altas y ya os puedo avanzar que las cumplió creces.ver galería

Nos esperaba un largo viaje por delante, primero a Casablanca y de allí otro vuelo al norte de Marruecos, concretamente hasta Arfout justo donde termina la civilización y empieza el desierto del Sahara. Pero las buenas sensaciones ya empezaron en el aeropuerto donde nos encontramos con el equipo de KTM España y con la piloto Laia Sanz. Además una vez llegados a destino allí nos esperaban Marc Coma y Jordi Viladoms –entre otros cracks- para explicarnos todos los secretos de la moto y darnos una clase magistral de conducción off road en el desierto. 

Dos versiones Adventure y Adventure Rver galería

De la Adventure hay dos versiones, la estándar que está más pensada para un uso más generalizado y la R que destaca por sus aptitudes off road. A primera vista se aprecian bastantes diferencias entre ellas. Las dos son atractivas pero quizá la R tiene ese aire aventurero de las motos de raid que tanto gusta a los amantes del off road. Las diferencias entre ellas, a parte de las estéticas, son de algunas piezas más. 

Estéticamente se distinguen rápidamente por el chasis naranja de la R y negro en la versión más polivalente. El asiento totalmente plano y con laterales naranjas en la más endurera también destaca, ya que el de su hermana es en dos alturas y en negro. El guardabarros alto también es un símbolo identificativo de la R al más puro estilo off road mientras que en la normal es bajo a ras de rueda. La cúpula también es más baja en la montañera para garantizar que no molestará en caso de conducir de pie. ver galería

Las suspensiones por ejemplo también cambian, en la estándar son WP con barras de 43 mm y 200mm y en la R son las WP Xplor totalmente regulables de 48 mm y 240 mm. El amortiguador también cambia, en la R tiene 40 mm más y es totalmente regulable mientras que en la estándar solo se regula el muelle mediante clicks. Por tanto la altura en la Adventure R es bastante más elevada ya que se necesita más altura para afrontar las zonas off road complicadas. 

Pero de lo más destacable de esta moto es su motor y su bajo centro de gravedad, que si son idénticos en ambos modelos.  Será indistinto donde queramos usar la 790 Adventure ya que cualquiera que sea su territorio ya nos ha demostrado que va impresionantemente bien. 

La refrigeración del motor también ha sido objeto de estudio intensivo y se ha resuelto con un radiados curvado de grandes dimensiones pero con mucho protección para que la conducción por zonas pedregosas no sea un problema. La evacuación del aire caliente también se ha tenido muy en cuenta para que no sea en dirección a las piernas para evitar el calor sobre el cuerpo del piloto.

El valor de la pasiónver galería

No importará lo complicado que sea el terreno, lo larga que sea la carretera… La 790 Adventure me demostró en Marruecos que no hay quien la pare. Si algo es sabido de KTM es su más que enorme capacidad de crear motos de off road. Pero su ambición no termina aquí ya que hace algunos años se empezaron a poner las pilas con las motos de asfalto y aprendieron muy muy rápido. Si algo tienen los ingenieros de KTM es talento, talento para crear motos. 

Gran parte de este talento lo han podido demostrar, ya que montan en moto, la sienten y la viven como el que más. Y ese es el mayor valor que un ingeniero puede trasladar a sus creaciones. 

Todo esto lo cuento para intentar poner en antecedentes una cosa que descubrí hace tiempo de esta marca: Su secreto es que todos los que están implicados en un proyecto de desarrollo -como el de estas 790- saben muy bien de que están hablando. Todos son ingenieros moteros, endureros y “quemados” en general, ese es el máximo valor de una marca, que sus trabajadores trabajen con pasión. Eso se nota en el producto y en la 790 Adventure se ha notado muchísimo. ver galería

La primera sensación que se aprecia en esta Adventure es que se ha priorizado por encima de todo la manejabilidad. Las primeras curvas por las carreteras de Marruecos dieron fe de que la estabilidad es muy elevada. La moto se siente muy ligera y aplomada. La forma del deposito de gasolina es poco convencional ya que parecen dos jorobas bajas a lado y lado del motor.

El depósito de una sola pieza es estrecho en la zona donde se une con el asiento, para facilitar la posición de las piernas. En la zona más baja es donde se concentra la mayoría del almacenaje del combustible por tanto el peso queda siempre en esa zona siendo determinante para el aplomo y seguridad general. 

También la aerodinámica ha sido muy estudiada y la 790 está preparada para los viajes más largos. En la versión estándar la cúpula es más alta y permite ser regulada mediante dos tornillos. En la R al ser más baja si se precisa de mejor protección aerodinámica se tendrá que recurrir al catálogo de accesorios de KTM.  

Propulsión y electrónica

ver galeríaEl motor es ya el conocido LC8c visto en la Duke 790 pero con la reducción de potencia pertinente hasta los 94 CV (unos 10 CV menos que la naked). Los bajos, medios y también altos están fuera de toda duda con una progresividad y reacción al puño de gas impecables. La gran cantidad de electrónica que montan permiten una gestión de la potencia impensable pocos años atrás. 

Para poder controlar todos estos parametros contamos con una gigantesca pantalla a todo color TFT donde podremos perdernos con las opciones de regulación que nos ofrece. Por carretera contaremos con el MTC, es un sistema sensible al ángulo de inclinación que reacciona inmediatamente cuando detecta que la velocidad de giro de la rueda trasera resulta desproporcionada respecto a la situación de pilotaje.

En pocas milésimas de segundo, el MTC reduce la entrega de potencia del motor de forma suave, hasta que el deslizamiento se ha reducido en la proporción óptima, según el modo de conducción elegido y el ángulo de inclinación del momento, además se puede desconectar totalmente. 

ver galería

El modo de conducción off road también fue de gran ayuda durante la ruta y me permitió un pilotaje por las pistas marroquís con todas las garantías. El ‘modo Offroad’ ofrece una respuesta suave y permite una buena cantidad de deslizamiento antes de intervenir. La función anti-wheelie se desactiva en este modo, para que se pueda levantar fácilmente la rueda delantera para superar los obstáculos. En el ‘modo Offroad’ no es sensible al ángulo de inclinación, por lo que el control de tracción no interviene cuando el piloto quiere derrapar para girar. 

La experiencia de rodar por el desierto y por las dunas fue increíble y estoy seguro que no hubiera sido posible tan fácil si no hubiera sido por la electrónica. Realmente la electrónica de esta Adventure permite hacer fácil lo difícil y te acerca mucho a una conducción off road para pilotos con un nivel medio de enduro, como es mi caso. 

La experiencia del desierto

Reconozco que estaba un poco a la expectativa de lo que sería la primera vez pilotando una moto por las dunas. Pensaba que una moto trail con un peso más cercano a los 200 kg que a los 100 kg podía ser delicado en la fina arena del desierto. El primer día de test la Adventure me había sorprendido muy positivamente, pero por carretera, ya sabia que la moto iría bien y tampoco dudaba de mis capacidades asfálticas, por lo que el reto real era el segundo día de test. ver galería

Al amanecer y bajo amenaza de tormenta de arena nos subimos a la Adventure R con los neumáticos de tacos Continental TKC80. Salimos del hotel Xaluca y por carretera nos dirigimos durante unos 5 km hasta el desvío que nos adentraría al Sahara. Paramos y los guías nos recomendaron poner el modo off road y así lo hicimos.

Primeramente encontramos pista en unas planicies enormes. La tierra suelta y alguna piedra eran fácilmente sorteables y avanzamos a ritmo rápido sin más complicaciones. De pie la moto se conduce muy cómodamente, las suspensiones absorben las irregularidades de manera impecable, permitiendo centrarte en la conducción. 

Nos adentramos por una zona un poco más cerrada donde la piedra suelta era abundante pero la Adventure R seguía imperturbable en su trazada hacía el horizonte. La belleza del desierto a la salida del sol es sobrecogedor y la tranquilidad del control total que me ofrecía la moto me estaba permitiendo olvidarme de la inseguridad y disfrutar mucho del momento. ver galería

Las piedras saltaban y golpeaban con fuerza los bajos de mi montura. Como era de esperar en KTM saben que el protector de motor es una pieza primordial y han equipado esta 790 con uno de gran tamaño y robustez

NOs acercábamos cada vez más al mar de dunas. Otra parada más y unos cuantos consejos de cómo afrontarlas. Dos, tres, cuatro pequeñas dunas superadas sin más percances, algún compañero de grupo ya ha besado el suelo. En mi interior estoy tranquilo y disfrutando, espero que la cosa siga así, pienso.

Nos adentramos en un rio de arena muy blanda y empieza el reto. Me quedo medio bloqueado y la moto se hunde por la zona de la rueda trasera. Me encallo hasta el cárter y necesito que me ayuden. Tirar la moto al suelo y volver a ponerla en pie es suficiente para poder continuar.

Unos consejos técnicos muy valiosos me ayudarían el resto del día. Poner segunda velocidad, culo atrás y dejar la dirección suelta serían mi mejor aliado durante las próximas horas. Realmente la 790 se estaba comportando a las mil maravillas y los kilos que sobre el papel parecían muchos en realidad no son tantos. 

Dunas y reflexionesver galería

Llega el momento clave, las grandes dunas nos esperan y el camino hasta el momento no ha sido fácil pero me he sorprendido a mi mismo hasta el momento. La verdad es que creo que la moto te lo pone tan fácil que te crees capaz de subir hasta la duna más alta el desierto. Pues ahí vamos.

Segunda velocidad, gas constante y para arriba. La enorme capacidad de tracción de la 790 permite avanzar duna arriba. La electrónica en su justa medida facilita mucho el trabajo y permite ir escalando metros sin más. La dirección flanea surcando y hundiéndose en la arena pero la moto avanza sin problema alguno. 

Un sueño de infancia se hace realidad con la 790 R. Tantos años viendo el Rally Dakar e imaginando como sería la sensación de las dunas y ahí estoy, como un niño con bicicleta nueva. Subí y bajé dunas hasta no poder más y ya de vuelta al hotel varias horas después me hicieron reflexionar y llegar a conclusiones muy claras.ver galería

No fue casualidad que la KTM 790 Adventure se presentara en las dunas de Marruecos. Como ya comentaba antes en KTM, saben muy bien lo que hace y saben que este producto está exquisitamente bien diseñado. La facilidad y el disfrute de esta máquina en un terreno tan hostil como el desierto, es solamente una pequeña muestra de la satisfacción que te puede ofrecer una máquina como la 790 Adventure. 

Realmente habrá que tenerla muy en cuenta a partir de ahora en la categoría trail  y estoy seguro que en esta sub categoría de los 800 c.c. les ha salido un duro hueso a la competencia. Habrá que esperar a descubrir las bondades de algún modelo que está por llegar a la categoría y preparar un enfrentamiento off road y también por carretera, ya que estas motos son tan polivalentes como efectivas en ambos medios. Os citamos para la prueba ya en casa que nos permitirá sacar aun más conclusiones de esta apasionante nueva trail de KTM.