Probamos la KTM 1290 Super Duke GT

KTM 1290 Super Duke GT: No apta para noveles

Simón Saura

Por si alguien no conoce todavía la marca KTM, decir que la deportividad y la tecnología son sus marcas de identidad. Sus motos tienen todo un ADN deportivo que no pueden ni quieren disimular y, si le sumamos una tecnología punta que equilibra un conjunto, nace la moderna e innovadora KTM Super Duke 1290 GT. Esta súper moto aprovecha todo este saber para radicalizar su apellido GT y posicionarse como una gran deportiva con la que se puede viajar con comodidad. Y es gracias a la fama de motos así que el fabricante nacido en Mattighofen se ha convertido en el más grande de Europa, con más de 120.000 unidades vendidas este último año.ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTSu estampa es imponente y con sus colores de guerra resalta aún más. Fotos: María Pujol

Cuando salió al mercado esta KTM, en el 2016, ya marcó el camino a seguir dentro del mundo GT, es decir, Gran Turismo. Como siempre, la propuesta del fabricante austríaco, es la de darle un aire deportivo a todo lo que inventa y fabrica. Pero con esta Super Duke, de forma premeditada o no, creo que ha ido más allá. La filosofía impregnada en este modelo –recuerdo, que de apellido GT- ha hecho que se radicalice el sectory se posicione como una manera de viajar a toda velocidad. De esta forma se aleja y le da más espacio a las motos que ofrecen más confort y que pretenden otras prestaciones más turísticas.

Estética Ultramoderna

Si le hechas un vistazo a las excelentes fotos de Maria Pujol observarás que sorprende la ligereza que KTM siempre ofrece en su estética. Lo demuestra la ausencia de carenado integral -que deja a la vista el chasis de color naranja- el tamaño contenido del conjunto, el colín deportivo o el manillar ancho colocado una deportiva. Estéticamente es de agradecer que los ganchos para las posibles maletas estén integrados al colín pasen desapercibidos.  Reconozco que hasta hace poco me parecía una cosa forzada y antiestética ver una naked con cúpula alta y maletas. Pero siempre me pasa que con el tiempo tengo que rectificar y reconocer mi cambio de criterio; esta GT me ha enamorado porque encuentro esta moto preciosa, seductora y que transmite perfectamente lo que es, una moto de altos vuelos con necesidad de ofrecer confort.ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTLa parte ciclo ha mejorado un poco más, ahora se siente más ágil

Sólo subirme en la esta moto de 1.301 cc y 175 CV, me vuelve a sorprender el tamaño contenido. Es cierto que las motos actuales han conseguido unas cotas imposibles hace tan solo una década, pero en esta KTM es un valor añadido, ya compite en el mercado con motos mucho más grandotas y difíciles de manejar. El asiento a 835 mm no es nada bajo, pero la disposición de los cilindros en V en el sentido de la marcha, le dan una dimensión estrecha en la zona de las rodillas y se llega bien con los pies al suelo. Además, es una moto que, tanto la utilicemos para viajar o para un día a día, tendremos que aparcar y formar parte de la movilidad urbana con más o menos agilidad. Para esto también incluye el asistente “Hill Hold Control” opcional y es una buena opción para manejar la moto en pendiente.

La electrónica, en esta KTM ha llegado a niveles de los mejores vehículos del mercado. Ya no existe la funcionalidad de la llave tal y como estamos acostumbrados, y me da la sensación que el disponer de una es un concepto más romántico que otra cosa. Tan sólo se utiliza para sacar la parte trasera del asiento. Para lo demás, no hace falta sacarla del bolsillo. Incluso el control del tapón del depósito de gasolina es electrónico.

En el día a díaver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTLa protección aerodinámica es generosa

Una vez en modo on, la súper pantalla TFT a color y de 6,5 pulgadas cobra vida dejando todos los parámetros a la vista con mucha más claridad que la ya antigua pantalla de LCD. Todo se controla con facilidad. Todo queda bajo el control del pulgar izquierdo y la funcionalidad es superintuitiva. En apenas unos minutos ya está todo aprendido y podemos jugar con la electrónica, incluso en marcha. Con ello, claro está, no incito a nadie a hacerlo, tan sólo me limito a decir qué es lo que se puede hacer. Además, esta pantalla nos frece todas las ventajas de poderse conectar al móvil y todas sus funciones, incluido un navegador exclusivo KTM.

Esta pantalla también tiene dos funciones que me gustaron, una en la que se puede cambiar la configuración según nos guste darle importancia a un dato u otro, y otra muy deportiva que es el cambio de color a medida que sube la velocidad… eso sí, a partir de 180 km/h y hasta el corte de encendido más allá de los 230 km/h y 10.500 rpm, 500 vueltas más que la versión anterior y que nos sirven para tener más margen entre marcha y marcha. ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTEl propulsor de 1301 cc. y 175CV es realmente poderoso

Arrancamos. El potente bicilíndrico ya deja su huella. Es uno de los pocos “peros” que le encuentro a esta moto: Vibra. Es lo natural con dos cilindros de 650 cc cada uno, en V2 a 75 grados. Claro queda que no son vibraciones molestas y en KTM ha trabajado en el peso del cigüeñal para reducirlas, pero queda claro de qué tipo de motor es el que estamos manejando. 

Ponemos primera y a una velocidad de vértigo nos alejamos de la ciudad para encontrar su hábitat natural, la carretera. Decir antes que en ciudad se defiende bien. Los cilindros empiezan a coger temperatura y la suerte de no utilizar carenado integral, diluye fácilmente el calor y no nos abrasa las piernas como en otros modelos. A la ya comentada cota del asiento y el manillar alto, le sumamos que se han bajado las estriberas respecto al modelo R para colocar al conductor en una posición bastante cómoda. Ahora hay más facilidad para moverse con soltura, pero lejos –tampoco lo pretende- del alto confort que ofrecen las motos touring. ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTSu tamaño no acompaña con la sensación de ligereza general

Me dirigí hacia Terrassa por la autopista C-58. Es una autopista muy transitada y apenas podía pasar de 90/100 km/h. Ahí todo perfecto y la mejor opción era ir en 5ª velocidad. Así tenía siempre disponible una buena dosis de par motor para ir adelantando coches. Atravesar la ciudad de Terrassa también fue fácil. Una avenida larga que recorre de sur a norte la ciudad con poco tránsito y con algún radar calibrado a 50 km/h.

Digo esto porque es posible que los propietarios de esta GT también la utilicen en desplazamientos urbanos además de que, por suerte, cada vez tenemos más integrado que por ciudad los desplazamientos han de ser respetuosos y cívicos. En esta moto, las marchas son largas, y si estiramos bien el propulsor, podríamos pasar de 100 km/h en 1ª velocidad. Pero como no se trataba de una competición, sino de un desplazamiento urbano, iba a 50km/h en 2ª o 3ª velocidad con comodidad.

¿Deportiva o GT? ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTLa deportividad está a un gran nivel, digno de la marca

Entré en la carretera comarcal BV-1221, una encantadora ruta pintoresca y de 21 km de curvas y paellas. Tengo que reconocer que al principio no me acababa de encontrar cómodo. Qué elijo, ¿chip paseo o chip deportivo? Tenía ganas de saborear la dulzura del cambio quickshifter, pero el rango de revoluciones disponible entre marchas es tan amplio y hay tanto el par disponible a cualquier régimen, que apenas salía de la 3ª velocidad. Para este momento elegí el modo “Street”. La carretera estaba en muchos puntos húmeda y el asfalto tampoco era para tirar cohetes. En realidad, este modo tiene la misma potencia que el modo “sport”, pero es más dosificable.

Excepto el modo de conducción “lluvia”, que limita la potencia los nada desdeñables 100 CV, el par motor de esta KTM, a partir de las 3.500 rpm, es salvaje. Aún y así, pensé: “disfruta de este momento y de esta carretera espectacular y confía en esta moto tan alucinante.” El control de tracción es a la vez que intrusivo, casi imperceptible y poco a poco empecé a abrir gas -con más ganas y confianza- saliendo de las curvas y sobresalto alguno. Con una suavidad que no recordaba en otras motos, el control me daba la potencia justa en el momento adecuado para salir tranquilo y feliz en cada una de las aceleracionesver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTLas suspensiones semi activas WP son bastante duras pero muy efectivas

Pero tenía ganas de más, y una vez acabada la sesión de fotos con María y en esta carretera, busqué una ruta con un trazado más rápido y en mejor estado. La elegida fue la N141 que, además, estaba soleada y con buen grip. Ahora sí, el modo más deportivo “Track”, en que se puede elegir programas de respuesta del acelerador, desactivación de anti weheels (caballitos), ajustes de tracción para control de las derrapadas, ABS, toda una joya deportiva más útil en circuito que en otro lugar, y con un resultado brutal, salvaje, divertido, y sólo apto para expertos. Aquí, el sistema integral de frenada comentado es vital. De hecho, la sensación es que ya no hay vuelta atrás. A partir de ahora, cualquier moto que no utilice este sistema la encontraré insegura. 

Y así, poco a poco me entregué a los beneficios de la electrónica y empecé también a confiar en el ABS delantero (desconecté el trasero) y en el control de tracción. La frenada es excelente. El conjunto de pinzas delanteras monobloque y radial y el tren trasero, con un disco de 240mm es intachable. Aquí también encontramos el modo supermoto, que desconecta el ABS trasero y que a mí me encanta. Así que perfecto. Jugar con el tren posterior en las frenadas, y la palanca de freno bastante accesible, me daba más juego.ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTEs una moto preparada para viajar solo o con acompañante

Pero detrás de la excelente frenada de esta Super Duke se esconde un sistema integral de asistencia que mide el ángulo de inclinación la frenada combinada delantera, trasera y un sistema de control electrónico de presión de los frenos, inigualable por ninguna otra marca. Todo un placer de pilotaje que pocas motos pueden ofrecer. Además, la posición cómoda del conductor lo hace todo más fácil. El manillar alto y ancho permiten controlar bien la situación y facilitan la agilidad.

Las suspensiones WP, incluso en la posición más blanda, el tarado es bastante duro. Para mi gusto, tanto era así, que fue la opción elegida para casi todos los días de prueba. El hecho de que esta Super Duke monte suspensiones semiactivas tiene el gran plus de resolver las irregularidades del asfalto de forma imperceptible. Son de esas cosas que, si me paro a pensar, todavía alucino con la velocidad de reacción. Tan sólo en una ocasión pensé que endureciendo el tarado podía mejorar el comportamiento, y fue en una revirada autovía a buena velocidad. 

En rutaver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTLos viajes a buen ritmo son sus preferidos

Ya saliendo del ámbito puramente deportivo y centrándonos un poco más en lo que sería el confort de viaje, resalta la toda la parte delantera de esta KTM. Cuando vi por primera vez la nueva estética de las KTM con el faro de “insecto”, no me gustó nada. Pero reconozco que, a medida de verlo por nuestras carreteras, ha acabado enamorándome. El haz de luz, de leds, es estupendo. Como suele ser ya con este tipo de iluminación, es amplio y nítido. Me fui a pasear por la noche sólo para poder disfrutar de la tranquilidad de las carreteras y de la conducción era relajada. Además, suma los faros laterales adicionales automáticos y de tres niveles de potencia, que llenan el espacio vacío en las inclinaciones. 

La cúpula es sencilla pero está muy bien diseñada. Me ha sorprendido que no se regule de forma automática, pero la regulación manual es fácil y se pueda hacer incluso en marcha. Protege bien al conductor hasta 180 km/h y no vibra ni en la posición más alta. Los días que probé esta moto, hacía un calor de espanto, e iba con la visera levantada sin ningún problema sin sufrir gran impacto sonoro del viento.ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTEn carreteras de curvas es donde más se disfruta la GT

La duda, es saber si protege bien al posible acompañante, aunque como ya he dicho antes, esta es una moto para almas solitarias. Yo que, por mala suerte, me desplazo mucho por autopista de peaje, me pareció súper práctico los dos rinconcitos dispuestos a cada lado para guardar tickets de autopistas, tarjetas o móvil, con su cargador USB. Las manetas –regulables en distancia- tienen un protector de plástico tipo trail. Estéticamente me sorprendían un poco, pero su funcionalidad, junto con los puños calefactables, seguro que serán más que bienvenidos en invierno.

Un punto de los que no hablo mucho en mis pruebas es sobre la autonomía. Ya sé que, en una moto grande y potente, el consumo de va disparando. No me sirven los datos de los fabricantes, que siempre están medidos con cuentagotas y con una conducción que acaba siendo irreal e imposible. Pero hoy, con esta bicilíndrica grandota, tengo que decir que a unos 160 km/h  el consumo rondaba los 6 litros. Me parecía tan raro que hice dos pruebas de consumo. No había error.ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTLa instrumentación es impresionante, muy completa y clara

Esta moto tiene un consumo más que aceptable y si le sumamos los 23 litros de capacidad, nos vamos a una autonomía que supera tranquilamente los 300 km. Perfecto para una GT. Eso sí, cuando ya llevamos unos cuantos kilómetros encima, el asiento empieza notarse un poco duro. Voy bastante en bici, por lo que estoy un poco acostumbrado, pero tengo la impresión que puede causar alguna molestia en viajes más o menos largos. Tampoco acompaña en este aspecto la dureza comentada de las suspensiones.

El hecho de ir cargado también habría que valorarlo en esta moto, que para eso es una GT, pero no dispusimos de maletas ni de acompañante para esta prueba. Eso sí, hay que señalar que todo y haber alargado y reforzado el subchasis para intentar dar comodidad al pasajero, es poco aconsejable viajar a dúo.  El asiento, tal y como reflejan las fotos, es casi casi monoplaza. Para menesteres más confortables, en KTM ya disponen de otros modelos más adecuados. Aún y así, dispone de opciones de reglaje de suspensiones que son “con pasajero, con maletas”. ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTLa cúpula es regulable en altura manualmente

Los neumáticos Continental son de una calidad incuestionable. Pero lo que decía, no juegan solos. El aplomo de esta KTM es excelente. Miraba unos comentarios en un foro y uno decía que la moto se movía y que flotaba demasiado creando inseguridad. Esa moto en concreto tendría algún problema, porque nada más lejos que este comentario. Esta Super Duke tiene un aplomo espectacular, digno de las mejores deportivas, y con el plus, de adaptarse a la perfección a todo tipo de asfalto. Además del aplomo, la conducción es precisa y la pisada pasa por donde el piloto elige.

Lo hace con facilidad y con intuición. Eso sí, no es una moto para noveles. Es una máquina para motoristas con experiencia. Tan sólo hay que saber reglar bien los parámetros y entender que esta es una moto moderna que se conduce de forma moderna. Y no me refiero sólo a la cuestión del pilotaje, si no a entender y confiar en una tecnología que hace que todo sea más fácil y seguro. ver galeríaProbamos la KTM 1290 Super Duke GTLos bajos y medios son muy contundentes, muy útiles en carreteras ratoneras

No he tenido la oportunidad de probar la Super Duke GT anterior a esta, pero hablando con otros probadores me confirman que se ha ganado en agilidad. No lo dudo, no puedo dudarlo. Porque la moto que hoy traemos aquí me causa sorpresa y diría que admiración en cuanto a la agilidad. Es un poco de cada: Un bastidor, el mismo que el de la Super Duke R de cotas deportivas, unas suspensiones que le dan una estabilidad intachable, y unos neumáticos que transmiten todos los movimientos del conjunto al suelo de una forma rápida y ágil.

No es una moto de circuito en que la aerodinámica juega también un papel importante. Una moto GT tiene que ofrecer comodidad y deportividad, y esta es para mí, la mejor GT que he probado. Quiero dejar claro que esta moto me ha encantado, en mayúscula: ME HA ENCANTADO. Incluso he mirado precio porque podría convertirse en mi próxima aventura motociclista.


Los que han leído esta noticia, también han leído...