Kawasaki Z H2: Balística

Eduard Fernández Masó

Las Kawasaki H2 y la H2R son motos muy especiales, que representaron una revolución técnica cuando aparecieron en el año 2015 y que en motos.net las probamos. Motos que montan un compresor que eleva su potencia más allá de los 200CV, concretamente 231CV la H2 y 310 CV la H2R(pincha en los link, para leer los artículos)

Sobre esa misma base de motor, Kawasaki sigue expandiendo su familia H2 y ahora nos ofrece su cuarta entrega, la ZH2. En el Salón de Milán ya os la enseñamos, se trata de una Hyper-Naked, la más potente y poderosa de la familia Z.  

Como no podía ser de otra forma, goza de toda la tecnología actual además de la última versión del motor Supercharged, todavía más afinado y dosificable. Ya con la aparición de la más turística H2 SX, Kawasaki ya dejaba claras las intenciones de expandir sus motores con “supercargador” a otras categorías. Y que mejor manera de acercarla un poco más a lo terrenal que hacer una versión naked dentro de la familia Z.  

Imbatible dentro de la familia H2ver galeríaKawasaki Z H2Presentación internacional Kawasaki ZH2

Una de las cosas más interesantes de la ZH2 es que en Akashi han querido equipar su nuevo modelo con toda la tecnología de última hornada en cuanto a seguridad y comodidad. No se han escatimado recursos en que la nueva Z sea a día de hoy la más equipada de la familia H2 y como ya he comentado, paradójicamente la más asequible. 

En Kawasaki tenían las cosas claras, crear una H2 naked con toda la tecnología, pero al alcance de más usuarios. La más turística, la H2 SX actual, arranca en 20.500€ y la H2 empieza en 32.500€ y sube hasta los 55.000€ la exclusiva versión H2R. Pero no os asustéis, en Kawasaki han hecho muy bien sus cálculos y han abierto un poco más la exclusiva familia H2. 

Con la nueva Z se abre una nueva dimensión, ya que la posibilidad de acceder a una moto como la ZH2 es mucho más fácil de lo que se podía esperar en un principio. La ZH2 arranca desde los 17.300€ en su versión mono color, sin duda un punto a su favor. ver galeríaKawasaki Z H2El motor Super Charged rinde 200CV

Para poder probar en carnes propias de lo que había sido capaz de crear Kawasaki, nos desplazamos hasta la mítica ciudad americana de Las Vegas y concretamente a su circuito de la Nascar, el Las Vegas Motor Speedway, donde en su ovalo podríamos probar sin restricciones de lo que es capaz esta hypernaked. 

Calentando motores 

Pero no hubiera sido inteligente meternos directamente a un ovalo sin tener la posibilidad de probar las reacciones de la moto antes. Primero probamos la moto en un circuito anexo al ovalo, donde pudimos hacernos una idea de la agilidad, aceleración y frenada. Este circuito era “una especie” de circuito escuela. Un circuito de tamaño medio y con un asfalto algo gastado y castigado.ver galeríaKawasaki Z H2La ZH2 es una Hypernaked con toda la tecnología

La primera tanda nos la tomamos con calma. El grip no era el mejor y la moto prometía un gran potencial. Preferí ser prudente y andarme con ojo. A pesar de ello las primeras impresiones fueron muy buenas. La verdad es que para tener un peso de 240 kg la ZH2 se defiende con bastante agilidad y aplomo. La frenada está a un excelente nivel con pinzas y discos Brembo además de un ABS controlado por el sistema KIBS y una IMU que evita cualquier caída en las frenadas de pánico. 

Este sistema IMU me da muchísima confianza ya que puede evitar que te vayas al suelo en una frenada de pánico. El giróscopo que incorpora está continuamente analizando la inclinación de la moto, la apertura de gas, la fuerza aplicada a la maneta etc. Sí, realmente parece un milagro, pero la electrónica está ahí para salvarte la caída y funciona de verdad. ver galeríaKawasaki Z H2La puesta de largo fue en Las Vegas, una ciudad tan peculiar como esta moto

También es muy importante que una moto de semejante potencia trabaje lo más aplomada posible, por eso se ha equipado con suspensiones firmadas por Showa. Éstas consiguen un buen equilibrio para el tremendo potencial de la moto.

La horquilla es una Showa BPF con precarga en un lado e hidráulico en otro. Si eché en falta un amortiguador de dirección ya que la ZH2 tiende a levantar la rueda delantera con bastante facilidad y un buen amortiguador de dirección siempre ayuda a mantenerlo todo bajo control en estas situaciones. 

Pero la electrónica una vez más evita que la Z se levante más de la cuenta y evita que “nos la pongamos por sombrero”. Quizás lo más flojo fuese el amortiguador. Y con lo de flojo no me refiero a la dureza del muelle, sinó más bien al aspecto. Es un amortiguador bastante vulgar, con precarga de muelle por doble rosca. Pero la verdad es que solamente es una cosa estética, ya que a nivel de funcionamiento no noté nada extraño en su rendimiento. ver galeríaKawasaki Z H2La ZH2 toca relativamente rápido con los estribos en el asfalto, pero es muy noble y estable en circuito

No es una moto que permita grandes tumbadas. La verdad es que me encontré más cómodo conduciéndola un poco erguido. Si realizamos una conducción agresiva los estribos terminarán por rozar el asfalto, cosa que no me molesta ya que prefiero eso a perder la rueda por un exceso de fogosidad. Pero teniendo en cuenta que es una moto naked, la deportividad que permite es más que suficiente.  

La ZH2 estrenaba unos Pirelli Diablo Rosso III que se comportaron francamente bien en todas las circunstancias. Hablé con el representante de Pirelli allí presente y me comentó que las presiones habían sido bajadas aproximadamente medio kilo respecto a la recomendación del fabricante. Lo justificó por un tema de adherencia de la pista, que siendo tan baja, se necesitaba de mayor pisada.

Realmente los Rosso III se comportaron perfectamente en esa pista. Después de algunas sesiones de toma de contacto quedaba el plato fuerte. El ovalo nos esperaba para poder dar rienda suelta a todo el potencial del “Supercharged”. 

Gas a fondo en el ovalo ver galeríaKawasaki Z H2Los peraltes del Las Vegas Speedway no son de 90º

La ZH2 y sus 200 CV prometían sensaciones fuertes y nos quedaba por delante el plato fuerte: poder dar rienda suelta a todo su potencial en un circuito pensado para tal fin. Tras algunas vueltas a modo de tentativa y estudiando la trazada correcta, los 2,4 km del ovalo daban para hacer solo en un punto el “gas a fondo”, no más.

Realmente este ovalo no es un ovalo convencional. No es una pista totalmente simétrica, solo hay una recta ya que la parte delantera donde se realizan los repostajes es ligeramente distinta y esa recta solo tiene la mitad de trozo donde acelerar. Los peraltes tampoco permitían entrar “a muerte” ya que el ángulo no es de 90º como una pared. 

En los otros dos ovalos que había rodado antes (Idiada y Contidrom) si se podía entrar a fondo en los peraltes y salir con suficiente velocidad para hacer velocidad punta sin problema. En la recta de atrás llegué a ver los 265 km/h en quinta marcha ya que en sexta el desarrollo era demasiado largo. La verdad es que el motor empuja como un demonio y no parece tener fin en ningún momento. ver galeríaKawasaki Z H2En carretera la ZH2 es una delicia. Se puede ir tranquilo sin problemas

La protección aerodinámica a esas velocidades en una moto naked como esta es prácticamente nula. La fuerza del aire te presiona el casco con tanta fuerza que tienes que buscar un punto de apoyo, como por ejemplo el depósito. Pegar la barbilla al depósito me ayudó a retrasar un poco la inevitable contractura cervical.

Realmente el motor es todo un portento en cuanta a potencia. Los 200CV empujan sin desfallecer en ningún momento y hay que tener mucha pista por delante para conseguir estirar sexta velocidad. Recuerdo que con la H2R llegué a ver los 340 km/h en la larga recta de Motorland Aragón, pero eso ya es estratosférico, toda una experiencia vital.     

Pero faltaba probarla en condiciones “normales” de uso. Al día siguiente pudimos realizar una ruta de unos 200 km por carretera. En los Estados unidos no se permite correr demasiado por sus carreteras y en ningún momento pudimos volver a dar gas a fondo… Eso sí, descubrí una cara muy amable de la ZH2. A ritmo tranquilo es una delicia de moto. Su motor es muy dosificable y goza de unos bajos y medios envidiables.ver galeríaKawasaki Z H2La estética Sugomi es muy particular. Es como una moto salida de un comic manga

Da gusto curvear con la Z, es una moto con dos caras: la tranquila y suave a ritmo tranquilo y la radical e hypersónica si le pedimos guerra. Realmente, si tuviera que comparar con alguna otra moto que he probado sin duda la compararía con la Kawasaki ZZR 1400 o la Suzuki Hayabusa. Evidentemente la posición de conducción es más cómoda que en una Hayabusa y se queda cerca de la ZZR que se podría considerar una moto bastante cómoda. 

Mucho más por menos

Cabe destacar también su gran despliegue electrónico. Su pantalla LCD TFT, permite la conectividad con smartphones y controlar la mayoría de parámetros de la moto desde el móvil. Este modelo está equipado con una función de conectividad a smartphone, que permite la conexión a través de Bluetooth.

Dado que se puede acceder al sistema a través de la tecnología Bluetooth, no hay necesidad de conectar cables, lo que significa que la comodidad se mejora. Además de comprobar la información de la máquina y grabar y descargar registros, los ajustes como el modo de conducción se pueden seleccionar desde el móvil.

ver galeríaKawasaki Z H2Desde el smartphone es posible cambiar todos los parámetros de la moto.

Un chip Bluetooth integrado en el panel de instrumentos permite conectarse fácilmente utilizando la aplicación “Rideology”. A parte de esto, la pantalla ofrece de manera clara todos los menús donde escoger entre 4 modos de conducción, conectar el KLCM o Launch Control, el control de tracción o el Cruise control, muy útil en conducción de autovía y autopista.

También el sistema de embrague anti rebote, actua como un limitador de par y un mecanismo que permite un accionamiento más suave de la maneta de embrague. A parte de todas las ayudas electrónicas, la ZH2 completa su nivel de equipamiento con luces led.

En resumidas cuentas, lo que nos encontramos en Las Vegas es una potentísima moto naked. Con un diseño muy personal y una tecnología fuera de lo común. Con un equipamiento de auténtica moto Premium la ZH2 entra de pleno en el olimpo de las motos naked de altos vuelos.ver galeríaKawasaki Z H2Su uso por carretera puede ser muy deportivo, todo pasa muy rápido.

Como ya he comentado antes la moto arranca en 17.350€ en su versión monocolor, la negra con chasis rojo 17.799€ y la negra con chasis verde 17.999€. Estos precios son de lanzamiento e incluyen un año de seguro gracias al KawaGO. Yo si fuera de vosotros me dirigiría a un concesionario Kawasaki y pediría de probarla, es una experiencia sensorial en todos los sentidos.  


Los que han leído esta noticia, también han leído...