BMW nineT Racer vs Kawasaki Z900RS Cafe

BMW R nineT Racer vs Kawasaki Z900RS Cafe: Café de colores

Víctor Maciel

5 votos

Comparamos la BMW R nineT Racer con la Kawasaki Z900 RS Cafe. Son, sin duda, dos de las Cafe Racer más llamativas del mercado. Son motos con una personalidad muy marcada, con algunos factores en común y muchos elementos diferenciadores, que obligan a que este comparativo se centre en otros factores, además de los puramente técnicos.

No todos los comparativos tienen que hacerse entre motos similares. No siempre la cilindrada o el número de pistones es un factor determinante a la hora de decidir una compra. Cualquiera que haya comprado una moto sabe que ni siquiera el presupuesto es decisivo ¿o crees que eres el primero que empieza mirando motos del precio que quiere pagar y acaba gastando bastante más? Los moteros no siempre nos dejamos dirigir por las estrictas leyes de la lógica y gracias a Dios que ocurre, porque si no casi todos los que nos movemos por una gran ciudad iríamos en transporte público, y en vez de eso, muchos nos dejamos arrastrar por una pasión en la que muchas sensaciones son más importantes que todos los factores que acabo de enumerar.
Da igual lo imparcial que pretenda ser. Lo cierto es que si dispusiera del dinero, tendría la decisión tomada desde antes de subirme a las motos. Mis primeros recuerdos de este amor incondicional por las motos que me ha traído hasta el escritorio desde el que les escribo, se remontan a la Z1000 de 1982 del padre de un gran amigo de mi infancia. Yo no era más que un chaval y aquella bestia gris que para el reportaje habría molado que fuera verde, pero no es el caso, era un auténtica “nave espacial” que muy poca gente podía permitirse. Es esa nostalgia, ese deseo de niño lo que hace que la Kawa fuera mi preferida incluso antes de probarla. Pero está claro que esa es “mi nostalgia” y que cada cual tendrá la suya.
La BMW R nineT Racer y la Kawasaki Z900 RS Cafe son 2 motos que apelan a nuestra nostalgia, no solo por un diseño que el recuerda motos de décadas pasadas, sino por estar decoradas con los colores racing originales de cada marca.
Antes de que la inmensa mayoría de motos de carrera se pintasen a antojo del patrocinador de turno, todas las marcas (no solo BMW y Kawasaki) tenían sus colores de guerra. La franja a tres colores de BMW Motorsport representa a la división responsable del desarrollo de vehículos deportivos y, dentro de la marca alemana, han decorado multitud de vehículos de cuatro ruedas y unas pocas motos de serie.
ver galeríaBMW nineT Racer vs Kawasaki Z900RS CafeFotos: Arnau PuigAhora mismo, solo puedo recordar a la R80G/S Dakar. Es cierto que estos mismos colores han vestido a otras como la S 1000 RR, la F 800 S o alguna más que se me escapa, pero no a modo de franja distintiva y, en cualquier caso: todas ellas son motos míticas, casi “coleccionables”.
El Vintage Lime Green de Kawasaki es un poco menos exclusivo. Tono más o tono menos, uno piensa en Kawasaki y piensa en verde, o a la inversa: si alguien te pide que imagines una moto verde, la inmensa mayoría de los moteros pensaremos una moto diferente, pero tendremos una sola marca en la cabeza. Sin embargo, no todas las Kawasakis son verdes. Algunas, como la W800 ya ni se venden en verde y por eso, que esta fantástica Kawasaki Z900 RS Cafe solo se venda en este color no es un capricho ni una coincidencia. Es más bien un homenaje a los seguidores de la marca y a sí mismos, expresado como decoración de una moto que vuelve a los orígenes de la marca, y, a la vez, resume bastante bien lo que ha hecho de Kawasaki un gran constructor de motos.
ver galeríaBMW nineT Racer vs Kawasaki Z900RS CafeTengo que decir que el color verde, es lo que menos me gusta de la moto, pero puede que se deba a que la moto del padre de mi amigo no lo era… y que si en vez de ser de este color fuera gris, yo ya habría empezado a ahorrar los 13.499 euros que cuesta. Por lo demás es una moto estupenda, no solo porque con su diseño recuerda a la primer Z900 y a las Z1000 que le siguieron, sino porque -homenajes a parte- la Kawa RS es una moto que va realmente bien.

Kawasaki Z900 RS Cafe

Más allá del color, son 3 los detalles que distinguen a la RS Cafe de la RS “normal”: un asiento más bajo para el piloto y más gordo (que no necesariamente más cómodo) para el pasajero, un manillar bajo y la cúpula frontal que exige ir tumbando sobre el depósito para ir realmente protegido. No es muy práctica, porque lo de ir tumbado sobre el depósito es algo que hoy por hoy solo tiene sentido en circuito (y estas no son las motos que me compraría para ir a un circuito) y, sin embargo, es mucho más funcional que la de la R nineT.
El escape es exactamente el mismo que en la RS original, pero no por eso quería dejar de destacar su diseño, que simula ser un 4 a 1 “libre” de los que la industria auxiliar fabricaba para arañar algún caballo más a los primeros 4 cilindros japoneses. La petaca del catalizador queda bastante bien disimulada bajo el basculante trasero, aunque me asombra que en la RS Cafe hayan pintado de negro satinado casi todo lo que no es verde, y se hayan dejado este elemento, que pintado así se vería todavía menos.
El sonido, hay que decirlo: es excelente, aunque el boxer de la nineT en este aspecto no tiene absolutamente nada que envidiarle.
ver galeríaBMW nineT Racer vs Kawasaki Z900RS CafeEl peso de ambas motos en orden de marcha es muy similar. La BMW -gracias a un asiento más incómodo y estrecho- es ligeramente más fácil de mover en parado (a pesar de su pobre radio de giro) pero la diferencia de cuatro kilos -que gracias al centro de gravedad bajo de la nineT es prácticamente inapreciable- favorece a la japonesa, lo que engrandece el mérito de una moto que tiene 2 cilindros más que su rival.
Más allá de los detalles estéticos, el cuatro cilindros en línea de refrigeración líquida, 16 válvulas, 6 velocidades y 948 centímetros cúbicos va realmente muy fino. Mucho más de lo que cualquier dueño de una moto de finales de los 70, o principio de los 80 hubiera podido soñar, y eso que hace 40 años estas motos ya eran “la caña”. Ni los carburadores mejor ajustados del mundo podrían superar en eficiencia a la Inyección de combustible por doble mariposa. Es este sistema el que permite una entrega de potencia gradual, que, sumado a un control de tracción de dos modos, permiten llevar la moto realmente rápido, aun cuando uno recién está haciendo una primera toma de contacto. ver galeríaBMW nineT Racer vs Kawasaki Z900RS Cafe
Un motor fácil de llevar y divertido de conducir que gastó menos de cinco litros y medio a los 100 -5,4 para ser exactos-, aun dándole caña. Este consumo, asociado a un depósito de 17 litros, da una autonomía teórica de 315 kilómetros, nada mal para un motor que además entrega 10 Kgm de par y 111 CV de potencia máxima.

BMW R nineT Racer
El motor de la Kawa es fino, preciso y eficiente, el consumo de la alemana se acerca más a los 6 litros cuando lo apretamos, pero no es este dato lo que más los diferencia.
Curiosamente, el bicilíndrico refrigerado por aire de 1.170 cc alemán, entrega una potencia muy similar al japonés. En los papeles, un motor de 110 CV no puede ser muy diferente a uno que entrega 111 y, sin embargo, no tienen absolutamente nada que ver.
El de la nineT es un propulsor vibrante, tosco y gracias al cardan y a la ausencia del embrague anti-rebote, hasta algo brusco de llevar. Alguien podría pensar que estoy enumerando defectos, cuando para mí, son solo características que definen el carácter de un motor que, para los que sabemos apreciar el carisma de una moto clásica, es hasta difícil de mejorar.
ver galeríaBMW nineT Racer vs Kawasaki Z900RS CafeLos 11,8 Kgm de par convierten a la BMW en una moto divertida de llevar en una carretera de curvas cerradas y muy sencilla de llevar en ciudad. En estas circunstancias puedes conducirla casi sin cambiar de marchas, como quien lleva un scooter de alta cilindrada, pero con una apariencia mucho más elegante, y acompañado de un sonido ronco que muy pocas motos del mercado pueden igualar.
Nunca me ha molestado tener que jugar con el cambio de marchas circulando por ciudad. Cuando alguien me dice que se mueve en scooter porque es más cómodo, pienso: ¿Cómodo por qué? ¿Porque levantas menos la pierna cuando te subes? Porque por mojarte menos cuando llueve no será… y ya puesto a ir en moto: prefiero hacerlo en una moto “de verdad”. Sin embargo, cuando salgo a hacer curvas con mis colegas, sí que prefiero no estar tan pendiente del cambio, poner tercera… y centrarme en “todo lo demás”. Lo encuentro más cómodo que al comportamiento de un cuatro cilindros, y como es la única vez en la que podré utilizar el adjetivo “cómodo” para describir a la Racer, no quería dejar pasar la oportunidad.ver galeríaBMW nineT Racer vs Kawasaki Z900RS CafePor lo demás, la BMW es mucho más extrema.

Contrastes
Para empezar, es casi irreversiblemente monoplaza. Digo “casi” porque sé que si lo afirmo con rotundidad estaré descartando la posibilidad de alguien compre un asiento, un subchasis y unas estriberas. Aun comprando todas las piezas, quedaría el trámite de homologarla, lo que -probablemente- haga más recomendable: comprar la R nineT original y ponerle el carenado frontal. Costaría casi lo mismo y habría conseguido unas suspensiones bastante mejores.
Es muy probable que la cúpula de la nineT, no pueda montarse con un manillar convencional y sea esto lo que obligase a montar unos semimanillares fijos anclados a la tija superior. Tanto Javi Millán como yo -independientemente de que soy alto y él no lo es tanto- los consideramos demasiado bajos y adelantados con respecto a la posición natural del cuerpo.
Los semimanillares adelantados o el ser monoplaza, son solo características que marcan lo extremo de su llamativo diseño y no fallos a criticar.
Si acaso los dos únicos puntos realmente criticables de la nineT son la pata de cabra, que deja a la moto excesivamente tumbada en cualquier superficie que no sea perfectamente plana, y una instrumentación que, por minimalista, a veces parece un poco austera para una moto que cuesta 14.400€
ver galeríaBMW nineT Racer vs Kawasaki Z900RS CafePor lo demás: las barras telescópicas con tubo fijo de 43 mm de diámetro de la Racer, no funcionan mal, pero no están a la altura de las del la horquilla invertida de la primer R nineT y tampoco pueden compararse con las barras invertidas de 41 mm ajustables en compresión, extensión y precarga de la Kawasaki.
En casi toda la parte ciclo, el diagnóstico es casi el mismo: las pinzas de cuatro pistones de la BMW tienen muy buen tacto, pero hay que ser muy fanático de BMW para no darse cuenta que las pinza monoblock de montaje radial son mejores.

Podría extenderme pero es más fácil asumir que en algunos puntos las motos no son comparables técnicamente. Esto nunca ha estado en discusión. Ni siquiera el planteamiento es similar. La de Kawasaki, es una moto perfectamente válida para ser usada cada día. La de BMW es una moto diseñada para llamar la atención. Como un traje de Armani o unos tacones de aguja. Yo nunca he usado ninguna de las dos cosas… pero se admirar la elegancia de quien los lleva, aunque sacrifique en parte -y voluntariamente- su propia comodidad.ver galeríaBMW nineT Racer vs Kawasaki Z900RS CafeNunca un comparativo ha estado tan claro. Una es llamativa, elegante, extrema y -como cualquier moto extrema- bastante exclusiva. La otra es práctica, cómoda y fácil de llevar. Con esto claro, considerar “ganadora” a una o a otra, dependerá exclusivamente de lo que cada uno necesite o se pueda permitir.

5 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...