Kawasaki Z900 vs Suzuki GSX-S 750

Kawasaki Z900 vs Suzuki GSX-S 750: Un buen comienzo

Jordi Hernández Farguell

5 votos

Tras una inolvidable etapa con nuestro carné A2, aprendiendo, disfrutando y conociendo los entresijos del mundo de "las motos grandes", para muchos, toca dar el salto a una nueva categoría. Nunca es tarea fácil elegir nuestra próxima moto, pero hoy nos hemos propuesto ayudaros comparando a las nuevas Kawasaki Z900 y Suzuki GSX-S 750, dos de las naked más novedosas e interesantes de la actualidad y, sin duda, ideales para estrenar nuestro nuevo carné.

Una de las razones por las cuales creemos que nuestras invitadas son dos magníficas opciones para comenzar, es porque cabe la posibilidad de que su peso y tamaño sean muy parecidos, o incluso iguales, a los de nuestra anterior A2. Son motos de tamaño medio que no intimidan y tienen unos pesos que apenas superan los 200 kilos. Esto nos aporta una altísimo grado de confianza, en cierto modo con ellas nos sentimos como en casa, lo que nos ayudará a conducir más a gusto y sin el exagerado respeto que a veces ocasiona enfrentarse a una moto más grande y mucho más potente que no hemos conocido antes. Pese a todo, no hay que perderles la confianza en exceso, ni mucho menos, ya que tras la bondadosa apariencia de una naked polivalente, se oculta una chica mala que no dudará en hacérnoslo pasar canutas si le perdemos el respeto.

Sus diseños tienen un toque sport que se nota, por ejemplo, en la posición de conducción. Aunque no es ni de lejos tan radical como en las deportivas, sí que cuenta con detalles que las recuerdan. Sirva como ejemplo los asientos; bastante elevados en las dos (ambos superan los 800 mm) y con escuetas formas que recuerdan a una SSP. El más alto y el más duro -se nota con los kilómetros- es el de la Kawasaki, aún así, como en el caso de su rival, las estrechas formas de los puentes anteriores favorecen el apoyo de los pies a la hora de maniobrar o al detenernos.

Un toque deportivo

ver galeríaKawasaki Z900 vs Suzuki GSX-S 750Fotos: Arnau Puig

Como buenas naked, los manillares se sitúan varios centímetros por encima de la tija de dirección, en la "Sussie" quedan un poco más abajo, lo que da lugar a una postura sensiblemente más inclinada hacia adelante que en la Z900, aunque, eso sí, sin cargar excesivamente el cuerpo sobre las muñecas. Ciertamente la moto de Akashi parece menos agresiva en este aspecto, las estriberas quedan un poco más adelantadas, por lo que el conductor tenderá a llevar la espalda menos inclinada; lo que le hará quedar un poco más integrado en la moto. Por su parte, como ya hemos dicho, en la GSX-S se tiende a mantener una postura más al ataque, con el peso del cuerpo desplazado hacia la horquilla.

Es innegable que nuestras invitadas son unas motocicletas de altísima calidad, sus diseños son simplemente espectaculares, especialmente en el caso de la Z900 que, como siempre, llama la atención con una imagen tan agresiva como espectacular. Mientras, la Suzuki tampoco se queda atrás en este sentido, como la Kawasaki, apuesta por un diseño de líneas angulosas y afiladas, aunque quizás no llega a ser tan extremista como su oponente en este sentido. A pesar de ello, hay que reconocer que la de Hamamatsu ha mejorado mucho tanto en presencia como, sobre todo, en la calidad de sus terminaciones, en especial si la comparamos con la anterior GSR 750; una moto muy inferior en acabados que nuestra invitada.

Equipamiento imprescindible

ver galeríaKawasaki Z900 vs Suzuki GSX-S 750

En cuanto equipamiento de serie no hay mucho que destacar, como prácticamente todas las nakeds vienen con lo justo, así que tampoco tendremos que esperar demasiado de ellas. De todos modos, encontramos detalles tan prácticos como los llamativos y vistosos pilotos de LED o las manetas regulables en posición. También, en el caso concreto de la Suzuki, destacaremos el ergonómico pulsador situado en su puño izquierdo, ya que este nos permite desplazarnos por el menú del cuadro de instrumentos o variar el nivel de intrusión del control de tracción sin tener que soltar la mano del manillar.La entrega de par en la Z900 es brutal, muy útil en cualquier ambiente y situación

En lo que respecta a los cuadros de instrumentos, la GSX-S es claramente la vencedora en este sentido, dado que tiene un aspecto mucho más claro y legible gracias a su única pantalla digital de buen formato y tamaño. Todo lo contrario a la Z900 que, a pesar de ser también completamente digital, su confuso diseño y pequeño tamaño le restan un poco de visibilidad a la hora de comprobar la información en marcha. Por otro lado, en lo que respecta a la dotación de los tablieres, hay muy pocas diferencias entre ambas. La Suzuki  es la más completa en cuanto a número de testigos luminosos disponibles, pero en lo que concierne a la información obtenida a través de la pantalla LCD, ambas ofrecen más o menos lo mismo; consumos medios e instantáneos, varios parciales, hora, etc. 

Chicas de acción

ver galeríaKawasaki Z900 vs Suzuki GSX-S 750

El equipamiento de serie es importante, no hay duda, aunque en motos como las que hoy probamos, con un marcado talante deportivo y muy enfocadas al uso por carretera, será el equipamiento técnico el que marque las verdaderas diferencias entre una y otra. Hay que decir que ambas van bastante bien servidas en este sentido, al contar con elementos de primerísima calidad y muy renovadas con respecto a sus antecesoras, si bien es cierto, que en la Kawasaki se echa un falta una mejora significativa en el apartado electrónico, ya que, al contrario que la Suzuki, no dispone, por ejemplo, del cada vez más utilizado control de tracción.

Pero en ciclo no tiene nada que envidiarle. De hecho, es precisamente en este apartado donde la Z900 cambia radicalmente y ha recibido una serie de mejoras y avances, que la han convertido en una súper efectiva motocicleta de carretera mucho más ligera, rápida y fácil cuando se trata de gestionar tanto tramos revirados, como carreteras nacionales más rápidas. La Suzuki es una moto también muy mejorada en lo que a parte ciclo se refiere, como ya sabemos, tambien con numerosos cambios -heredados de la versión 1.000 cc- en basculante, frenos o suspensiones que le han llevado a superar, por mucho, los resultados de su predecesora.

¡Al ataque!

ver galeríaKawasaki Z900 vs Suzuki GSX-S 750

Si hay una cualidad que define perfectamente el comportamiento dinámico de nuestras invitadas esa es, sin lugar a dudas, su facilidad de conducción a pesar de ser dos auténticas bestias. Las dos son muy efectivas en carretera, tienen las prestaciones necesarias para hacernos sentir sensaciones muy fuertes y unas partes ciclo que, bien puestas a punto y en buenas manos, no tienen nada que envidiar a las de deportivas más especializadas. Al superar las 6.000 rpm, el sonido de la GSX-S es increíble, hace que te hierva la sangre

Como buenas naked, su efectividad radica en sus geometrías y, también, en la posición de sus manillares que son completamente planos aunque, en sus casos, no demasiado anchos. El efecto palanca será nuestra principal arma en tramos revirados, sobre todo en el caso de la Z900, cuyo tren delantero se muestra muy ágil y fácil de controlar. La entrada en curva con la Kawasaki es rapidísima, la horquilla la sujeta con efectividad en las frenadas fuertes y, cuando soltamos frenos, esta se dirige hacia el vértice de la curva sin dudas ni movimientos extraños, manteniendo la cuerda y llevando a cabo un impecable paso por curva.

En marcha, la GSX-S 750 se nota bastante más rígida que la Kawasaki. Su tren anterior es mucho más estable y nos transmite de forma más precisa la información que nos llega desde el asfalto. Contrariamente, también es un pelo más lenta que la Kawa en los cambios de apoyo, ya que tenemos que hacer un poco más de presión sobre el manillar para dirigir la rueda delantera hacia donde realmente queremos ir. A nivel suspensiones, la Sussie nos propone una respuesta muy consistente, al menos en el eje posterior, ya que la horquilla delantera tal y como viene de serie, sigue pecando de una resistencia de hidráulico que sufre en las transferencias de peso cuando frenamos fuerte. Esto no se puede trasladar a la Z900, ya que de la naked de la firma verde presenta una muy buena puesta a punto de suspensiones, eso sí, demostrando todo momento un tarado que, en general, busca un buen balance entre dureza y suavidad para no comprometer en absoluto su funcionalidad y confort general.

Diferencias en potencia

ver galeríaKawasaki Z900 vs Suzuki GSX-S 750

El apartado mecánico es el que más diferencias revela entre una y otra, la diferencia de cilindrada es palpable y esto hace que, al final, las separen 11 CV. Estos son bastantes caballos de más, pero lo que realmente marca las distancias entre una y otra es la entrega de par; bastante más generosa y mucho más utilizable en el caso de la Z900. Mientras que la Kawasaki tiene una arrancada buenísima ya desde a muy bajas vueltas, la Suzuki -con un tacto de gas inicial más tosco-, necesita de más tiempo y revoluciones para llegar a su zona de trabajo óptima, eso sí, una vez superada las 6.000 vueltas nos traslada a un nuevo mundo. A partir de ahí la moto de Hamamatsu se transforma radicalmente, de repente, la respuesta en el puño del gas es más llena y su sonido, hasta el momento nada fuera de lo normal, ahora surge de su admisión para bramar como una MotoGP.Son motos muy polivalentes, aptas para casi todo, pero su faceta sport es muy evidente

En carreteras muy reviradas, la moto de Akashi tiene todas las de ganar. La respuesta en bajos y medios de su motor la lleva a salir disparada de cada curva y a recuperar con muchísima rapidez. En estas circunstancias la Suzuki requiere de una mayor utilización del cambio, ya que suele ser habitual que, en el mismo tramo, la Z900 vaya de media con una marcha más que ella. Pese a todo esto no es un problema, pues el conjunto de cambio y embrague del remozado motor GSX-R 2005, demuestra en todo momento una suavidad y precisión brillantes. Además, cómo no, tiene la ventaja de disponer del sistema de control de tracción con tres niveles -el primero es el más aconsejable en situación normal-, lo que nos permite abusar del gas incluso sobre asfalto resbaladizo o en malas condiciones, al saber que nuestro “ángel de la guarda” particular está ahí para controlar la situación.

La seguridad manda

ver galeríaKawasaki Z900 vs Suzuki GSX-S 750

Es obvio que la seguridad es uno de los aspectos más importantes de una moto, por ello, poco a poco muchos fabricantes se van animando a instalar, de serie, soluciones como el control de tracción que, seguramente en un futuro, llegará a ser obligatorio como hoy en día lo es el ABS. Hasta que llegue ese momento, el principal elemento de seguridad activa de nuestras invitadas siguen siendo sus frenos que, como acabamos de decir, están en todo momento gestionados y asistidos por sistemas anti-bloqueo de frenada de gran calidad y funcionamiento muy poco intrusivo en las dos.

En una valoración general, el conjunto que más nos agradó fue el ofrecido por la "Kawa", las pinzas anteriores de 4 pistones -pese a ser convencionales-, gozaban de una potencia y capacidad de dosificación muy buena. Por su parte, el conjunto Nissin de anclaje radial disponible en la GSX-S (también de cuatro pistones), demostró muy buenas maneras con un tacto realmente preciso y permitiéndonos dosificar su potencia al milímetro. Solo en conducción deportiva, con frenadas a lo bestia, llegamos a echar en falta un poco más de potencia, pero hay que decir que, a pesar de ello, hay una importante mejora respecto a su predecesora.

En conclusión

ver galeríaKawasaki Z900 vs Suzuki GSX-S 750

Opciones en el mercado hay muchas, pero decantarse por una naked es siempre una apuesta segura, si además, una de esas naked es cualquiera de nuestras participantes, podéis estar seguro que habréis acertado de pleno. Sus precios son de 8.650 euros en la Kawasaki y 9.199 euros en Suzuki, la principal diferencia entre ellas a parte de la cilindrada, claro está, es el control de tracción equipado por GSX-S 750. De todos modos, para ser justos, hemos de decir que este no es ni mucho menos un factor determinante, ya que la Z900 va un paso más allá en prestaciones; lo que de cara a una posible compra puede  igualar un poco la balanza. Se mire por donde se mire las dos son una magnífica alternativa debido a sus diseños atrevidos y de calidad, potencias más allá de los 100 CV y ese puntito deportivo que tantas sonrisas nos sacarán los fines de semana. Pon una naked en tu vida y olvídate de lo demás.

5 votos