Kawasaki W800 Street: ¿Custom clásico?

Kawasaki W800 Street: ¿Existe el custom clásico?

Paulino Arroyo

La Kawasaki W800 cuesta 10.150 €, es clásica y tradicional, con una postura de conducción similar a aquellas motocicletas europeas –y británicas- de los años sesenta que, para “americanizarlas”, recibían un manillar elevado y amplio, estriberas ligeramente adelantadas y poco más. Pero no. Esta Kawasaki W800 Street es eso y mucho más. Es la evolución tras más de 50 años de existencia, de implantar que no imponer, una estética conocida, la de la W1 650 aparecida en 1965: la de la moto de estilo europeo –británico para ser más exactos- fabricada en Japón. Y lo consiguieron imitando a Triumph, BSA… Por supuesto que existe el custom clásico... ¿o así fueron las motocicletas?

La industria motociclista mundial ha caído y se ha levantado en muchas ocasiones, ha sufrido graves vaivenes, golpes duros de la economía, pero siempre resurge más fuerte, más potente, reforzada… La W800 de Kawasaki para este 2019 es un buen ejemplo. Tiene un buen precedente desde 2011, la W650 que en muchos mercados ha sido apreciada y valorada, premiada con ventas que en nuestro país no se han producido. En buena medida su autenticidad es la que motiva las ventas en el resto de Europa pero desde la aparición de la W800 tenemos una segunda oportunidad que espero podamos aprovechar.

La disposición en vertical del motor Twin, de 773 cc refrigerado por aire y la cascada de engranajes para el movimiento de las cuatro válvulas por cilindro en disposición SOHC, son características del modelo W800 de Kawasaki, un elemento rígido (eje de rey) que es el mismo sistema que el de las Ducati Mototrans, las españolas, por poner un ejemplo. Este motor situa la entrega de potencia en la parte baja y media del tacómetro y la suavidad por encima de cualquier otra consideración.

La W800 huye de excesos de todo tipo, tanto estéticos como de prestaciones y electrónicas, para centrarse en las sensaciones, las que aportan los productos sencillos pero con un buen funcionamiento. ¿No eran estas las bases del custom? Pues esta es una motocicleta neoclásica cuya posición de conducción está inspirada en las versiones “América” para llegar al mercado del Nuevo Continente. Y está plenamente justificada por estética y por funcionamiento. ¿Quieres una moto de estilo británico años sesenta y Made in Japan? Pues esta es la única opción.

Un poco de historia

ver galeríaKawasaki W800 Street: ¿Custom clásico?Fotos: Arnau PuigLa Kawasaki W800 tiene un precedente histórico que apareció en 1965 en la cilindrada de 650 cc. Aquella motocicleta fue testigo (no culpable pues sus ventas no fueron significativas) de la debacle histórica y bien documentada de la industria motociclista británica, pues la industria motociclista japonesa desembarcaba en toda Europa e inundaba nuestras calles de motocicletas, en algunas ocasiones, como en este caso, siendo una copia de las BSA y Triumph. 

Afortunadamente las Triumph retomaron el camino de la producción poco después de echar el cierre… en los años 80… Y en 1987 ya disponía del primer -y nuevo- modelo propio.

Y siguiendo con la historia del modelo del que disponemos hoy… la reedición de la W650 aparecida en 1999, dio paso en 2011 a la antecesora de la actual W800. Ahora cumpliendo las normativas medioambientales de la exigente Euro-4 y con el motor de 48 CV el máximo del Carnet A2.

Parte ciclo y estética: clasicismo atemporal

ver galeríaKawasaki W800 Street: ¿Custom clásico?Kawasaki W800 StreetChasis doble cuna en acero, neumáticos de 100/90 y 130/90. La frenada se confía a un disco delantero de 320 mm y uno trasero de 120 mm. Las llantas son de 18 pulgadas… la horquilla es convencional de 39 mm, protegida con fuelles y la suspensión trasera ¡una pareja de amortiguadores con reglaje de muelle en cinco posiciones!. ¡Despierta! No estás soñando. Esta es una moto japonesa de 2019, cuidada en su diseño como lo han sido todas las W, desde la aparición de la primera W650 en 1965. En parado el manillar parece excesivamente ancho. En marcha descubres que, o no lo es tanto o te adaptas a él de inmediato.

Me gusta la sobriedad de los mandos, con lo mínimo e indispensable: luces, intermitencias y claxon en el lado izquierdo; desconectador y botón de arranque en el derecho. Como detalle nada desdeñable es que dispone de palancas de freno y embrague regulables en cuatro y cinco posiciones respectivamente. El asiento se encuentra a 770 mm de altura y la distancia entre ejes es de 1.465 mm, con un largo total de 2.135 mm. Realmente es una moto muy compacta e incluso me atrevo a decir que ligera, pues 221 kilos con el deposito de 15 litros lleno de combustible no parecen muchos para una 800.

Y ¿qué me dices de los relojes de tacómetro y velocímetro? No busques más. Una pequeña pantalla LCD refleja kilómetros totales, parciales y reloj horario. En la del lado izquierdo, la del velocímetro. En la del lado derecho, el tacómetro o cuenta vueltas, se han colocado más testigos luminosos, el del ABS, diagnosis del motor, carga del alternador, presión de aceite, reserva de gasolina y neutral de la caja de cambio.

Motor: exclusivo y único

ver galeríaKawasaki W800 Street: ¿Custom clásico?Kawasaki W800 StreetMencionaba el motor bicilíndrico con configuración SOHC, cuatro válvulas por cilindro y refrigerado por aire. Este entrega 48 CV a 6.000 rpm, pues está pensado para el Carnet A2, con el par de 6,4 Kgm a 4.800 rpm. Por cierto la transmisión es por cadena. No podemos exigirle más dosis de clasicismo pues hay un aspecto en el que es única: el sistema de movimiento de las válvulas.

La cascada de engranajes no es un modo de distribución que resulte habitual. Al contrario. Es como el sistema desmodrómico de Ducati, una excepción. No media una cadena, ni tampoco varillas empujadoras. En realidad es un sistema aparentemente complejo, pero realmente muy sencillo. Entre la apertura de las válvulas y aquello que le da movimiento, lo que hay son engranajes dentados que con su giro transmiten el movimiento desde el giro del motor a las válvulas. Y ello le confiere un punto de exclusividad que conviene valorar e incluso al conducirla las sensaciones son peculiares. Llega a los oídos un ligero rumor que intuyo procede precisamente de ese engranaje.ver galeríaKawasaki W800 Street: ¿Custom clásico?Kawasaki W800 Street

La retención del motor es uno de esos aspectos que sorprende gratamente, sin ser molesto si que se produce sobretodo rodando con marchas intermedias. La aceleración es también reseñable sin olvidar que “solo “ dispone de 48 CV, pero eso sí, a solo 6.000 rpm. Me ha sorprendido lo fácil que resulta, incluso con esta unidad de poco más de 500 km en su marcador, insertar relaciones de cambio y reducir hasta el punto muerto. Todo ello sin sonidos desagradables que procedan del cambio, siempre con mucha suavidad.

La inyección electrónica, el embrague antirrebote y el ABS son las únicas concesiones a la modernidad, unido por supuesto al faro LED (detrás lleva bombilla convencional) y a la pantalla de cuarzo líquido en el reloj velocímetro. El resto es, para los ingenieros responsables de este producto, superfluo. Y doy fe. En la sencillez se encuentra precisamente su mejor baza. 

A sus mandos convence

ver galeríaKawasaki W800 Street: ¿Custom clásico?Kawasaki W800 StreetRecuerdo que fui a buscar la Kawasaki W800 a las instalaciones que la marca de Kobe –Japón- tiene en Barcelona y sin darme cuenta, o tal vez premeditadamente pero sin ser consciente de ello, la mente me llevó por el recorrido más tortuoso posible, menos directo, más largo y por el que tal vez tardaría más en llegar a mi destino. Y fue, seguro, porque la W800 me convenció de inmediato. Quería seguir y seguir, hasta ver iluminarse la luz de reserva, que tardaba y tardaba. El consumo es comedido lo que es una excelente noticia. Si se me permite: esta es una moto muy humana, por muchos factores. Estamos tan rodeados de tecnología que parece difícil imaginar una moto sin modos de conducción pero cuando no es imprescindible por estilo, por necesidad o por carácter, ¿Para que lo necesitas? Y dicho esto...

Detalles

ver galeríaKawasaki W800 Street: ¿Custom clásico?Kawasaki W800 StreetAunque siempre puede parecer que tal vez por su precio, sea excesivamente sencilla. Cableado a la vista; el disco trasero y su anclaje, obligado por el ABS, nos hace recordar el bonito tambor de las versiones anteriores pero su funcionamiento es muy bueno, cuestiones estéticas aparte. También la vista se detiene en el sistema de inyección, tan bien resuelto en otras opciones del mercado. Carece de luz de parking (o de emergencia), esa que queda encendida en otros muchos modelos si bloqueamos la dirección y seguimos girando la llave hasta el final. Tampoco dispone de luces warning, los cuatro intermitentes, y aunque puede parecer anecdótico, solo he de recordar que motocicletas de mucho menor precio lo incluyen de serie. El tacto de las piñas de conmutadores, siendo estas “las de siempre” es buena, intuitivos y de fácil accionamiento. Y lo mismo puede decirse de las levas de embrague y freno delantero, siendo estos además regulables, así como de la palanca del cambio y freno trasero. 

Conclusión

ver galeríaKawasaki W800 Street: ¿Custom clásico?Kawasaki W800 StreetEl precio de la Kawasaki W800 de 10.150 € es elevado. De eso no creo que, al compararla con su competencia directa, tenga dudas ningún testigo mínimamente informado. Pero tal vez algunos vean en ella la opción de disponer de una moto de estilo custom –pero llegada desde Japón, con claras reminiscencias históricas de la “vieja” industria europea, dicho esto con todo el respeto a la potente industria británica de la moto, aquella que motorizó muchos mercados con productos emblemáticos en los años cincuenta y sesenta del pasado siglo XX. ¿Recuerdas la imagen de Marlon Brando en la película El Salvaje? Aquella moto era una Triumph. La W800 actual está muy lejos en infinidad de aspectos, ha sido pero debidamente actualizada con buenos frenos, buena aceleración y bajo consumo… por cierto de 5,2 litros a los 100 Km. Va muy bien, convence a sus mandos y si conoces la Historia, sabes lo que significó la llegada de los japoneses a Europa...


Los que han leído esta noticia, también han leído...