Informe de ‘Estamos Seguros’ y ANESDOR

Motos.net

Barcelona es la ciudad con más moteras de España. En esta localidad, una cuarta parte de las motos las llevan conductoras. Otros municipios donde cada vez es más habitual ver a una mujer manejando uno de estos vehículos son Gerona, San Sebastian, Mijas, Fuengirola, Hospitalet del Llobregat y Cádiz. En todas estas localidades, ellas representan más de un 20% de los conductores de motos, escúteres y ciclomotores. Esta es una de las conclusiones que arroja la tercera edición del informe Las dos ruedas en España elaborado por Estamos Seguros en colaboración con ANESDOR y Centro Zaragoza.

ver galeríaInforme de ‘Estamos Seguros’ y ANESDOR

En ciudades costeras: La moto es la elección

Los vehículos de dos ruedas han generado entusiasmo entre los conductores varones desde su creación, pero no habían logrado despertar el mismo interés entre ellas. Aun hoy, las mujeres apenas representan el 16% de los conductores de motos, de acuerdo con la información de que dispone el seguro. Un porcentaje modesto si se compara con su presencia en otras categorías de automóviles. Ellas son el 25,6% de los conductores declarados de cualquier vehículo a motor y, en el caso específico de los turismos, todavía más: el 28,5%.

Varios factores juegan a favor de la creciente afición de las mujeres por las dos ruedas. Entre ellos figuran los nuevos hábitos de la movilidad urbana, el desarrollo de materiales que permiten que las motos sean más ligeras, el creciente interés por los escúters cada vez más aptos, seguros y rápidos -en ambos sexos- y la existencia de una fuerte cultura motera local.

Las provincias donde más se estilan los vehículos de dos ruedas suelen ser, también, las que presentan porcentajes de conductoras más elevados. Los territorios donde ellas tienen una mayor presencia en el mundo de las dos ruedas son Gerona, Guipúzcoa, Cádiz y Baleares.

Afición motera por provincias

ver galeríaInforme de ‘Estamos Seguros’ y ANESDORPresentación Rieju Tango 125 2.0Las provincias que albergan las mayores ciudades de España son las que presentan una mayor cantidad de vehículos de dos ruedas en términos absolutos. El ranking lo componen Madrid, Barcelona, Valencia… Un análisis en términos proporcionales, es decir, midiendo la cantidad de unidades en función de la población, revela un panorama distinto. Bajo este prisma, Cádiz es la tierra de los ciclomotores (2.576 unidades por cada 100.000 habitantes); Málaga, la provincia con más motos (5.750), y Gerona lidera la clasificación de los escúteres (4.720). Si se toman en consideración todos los vehículos de dos ruedas juntos, el podio de provincias con más afición lo componen, en este orden, Gerona, Granada y Málaga. En cada uno de estos territorios hay un vehículo de dos ruedas por cada 10 habitantes.

El informe incluye una radiografía de las ciudades de más de 75.000 habitantes donde existe una mayor querencia por las motos de alta cilindrada. Este análisis desvela que ocho de las 10 localidades que encabezan esta clasificación son municipios ubicados en la Comunidad de Madrid. Son Las Rozas, Parla, Rivas-Vaciamadrid, Fuenlabrada, Alcorcón, Getafe, Móstoles y Torrejón de Ardoz. Los recorridos diarios a la ciudad, estos de distancia considerable y rodeados de un tráfico intenso -y poco considerado con los vehículos de dos ruedas- pueden ser parte de los motivos. Los dos restantes se encuentran en las Islas Canarias. Son Telde y San Cristóbal de la Laguna.

Conductores: edad media alta

ver galeríaInforme de ‘Estamos Seguros’ y ANESDOREl estudio también realiza un análisis de los conductores. Aunque cada vez más mujeres se animan a ir en moto o escúter, el motero tipo es un varón, de entre 45 y 48 años que, además, es el único conductor habitual de su vehículo. Y es que, si en algo se diferencian las motos de los coches es en que, al contrario de lo que ocurre en los turismos, en los seguros de los vehículos de dos ruedas no suele aparecer un segundo conductor habitual.

La pericia y exigencia física que conlleva manejar una moto se percibe cuando se comparan la cilindrada de los vehículos con la edad de sus conductores. Los conductores de motos van aumentando la potencia de sus vehículos conforme se aficionan más a las dos ruedas.

Pero cumplido el medio siglo, aquellos que continúan al frente de un manillar aflojan su gusto por el acelerador y vuelven a optar por motos menos potentes.

Más de la mitad de motos en España son japonesas

ver galeríaInforme de ‘Estamos Seguros’ y ANESDORCrom Ride 2020El 3º informe sobre Las dos ruedas en España también desvela la pasión que generan las marcas japonesas en España: Honda, Yamaha, Suzuki, Kawasaki… Estas cuatro enseñas niponas suman la mitad de las motos escúteres y ciclomotores que existen en el país.

De acuerdo con este trabajo, Honda reúne un 18,22% del parque nacional de las dos ruedas. Le sigue Yamaha, con otro 17,45% y el tercer puesto es para la italiana Piaggio-Vespa, con un 11,9% del mercado. En la lista de los 10 primeros fabricantes hay hueco para otras enseñas niponas (Suzuki y Kawasaki), así como para europeas (BMW y Peugeot), taiwanesas (Kymco y SYM), además de una estadounidense (Harley Davidson).

Datos de crecimiento

ver galeríaInforme de ‘Estamos Seguros’ y ANESDORInforme Motocicletas neo-clásicas 125En España había a cierre de 2018 (últimos datos disponibles) un total de 3,23 millones de vehículos de dos ruedas. Desde 2010, este segmento del parque móvil ha crecido en unas 490.000 unidades. Este incremento sostenido año tras año se fundamenta en la creciente aceptación que tienen motos y escúteres. Los ciclomotores, en cambio, han perdido adeptos.

Un análisis por cilindradas desvela que un 30% de las motos que circulan por calles y carreteras tiene cubicaje de entre 76 cc y 150 cc. Las motos de entre 500 cc y 750 cc también tienen bastante aceptación pues representan una cuarta parte del parque.

Los vehículos de dos ruedas tienen una edad media en España próxima a los 10 años, si se excluyen las unidades consideradas clásicas (+25 años), propias del coleccionismo. Los ciclomotores, con 13 años de media sobre sus chasis, son los que tienen una vida útil más prolongada. La rotación más rápida se da con las motos ligeras, cuya antigüedad media no llega a los 8 años.

Pero: ¿qué esconden las cifras?

ver galeríaInforme de ‘Estamos Seguros’ y ANESDORDebate movilidad del futuro y los retos de la motocicleta - 2019En realidad las estadísticas son siempre foco de estudio y dependiendo de la perspectiva que tomemos al estudiarlas, las conclusiones pueden ser distintas. Un ejemplo: Existen infinidad de motocicletas matriculadas de más de 25 años, pagando sus impuestos anuales y aseguradas que no circulan a diario, incluso algunas que apenas pisan la calle, una o dos veces al año. ¿En qué lugar del estudio las situamos? Esas motocicletas, por si solas, modifican los resultados por su inacción. Inflan la cifra de la edad media del parque pero ¡no circulan! En el mejor de los casos sus propietarios dispone de otra moto -o escúter- que cumple la función de movilidad. 

Y en el caso de grandes ciudades existe muchos aspectos que se escapan: ¿cuantos habitantes de una gran ciudad tienen registrada su motocicleta en municipios de menor tamaño? Esto permite pagar menos por el concepto "Impuesto de Circulación" e incluso eludir ese impuesto, pues en ocasiones -con más de 25 años- quedan exentos del pago. 

Esta ha sido una radiografía de la situación de la motocicleta en España que han llevado a cabo Anesdor y la Comisión del Automovil de Unespa, cuya conclusión -y resumiendo- es que la situación de la moto en España es muy dispar, muy desigual por territorios y con fenómenos que, para comprenderlos, habría que entrar más a fondo antes de llegar a conclusiones definitivas. Por poner algunos ejemplos: ¿Porqué aun queda un parque considerable de ciclomotores en el litoral de la provincia de Cádiz cuando prácticamente han desaparecido del resto de España? ¿Cuantos de estos ciclomotores están a nombre -y asegurados- de los progenitores de sus usuarios? Preguntas en un mercado complejo que no resulta uniforme ni homogéneo además de presentar muchas distorsiones socio-económicas, hábitos heredados y tendencias históricas.