Comparativo entre Indian FTR 1200 S y Ducati Monster 1200 S

Indian FTR 1200 S vs Ducati Monster 1200 S: Serias rivales

Víctor Maciel

Comparamos la Indian FTR 1200 S contra la Ducati Monster 1200 S. Dos bicilíndricas con muchas características en común pero que parten de conceptos muy diferentes y se han mostrado tan similares en algunos aspectos, como dispares en otros, cuando profundizamos en sus detalles.
Una es la heredera natural de la naked deportiva europea por definición, la otra es la versión de calle de una moto, el la que una empresa americana ha volcado toda su experiencia acumulada al competir en circuitos planos de tierra.

Leyendo este texto sin mirar las fotos, a alguien podría darle la sensación de que
estamos comparando “peras con manzanas”.
Nada más lejos de la realidad. No hay que hacer un gran esfuerzo intelectual, pero
quizás sí leer nuestras noticias, para adivinar los motivos que nos han llevado a plantearnos una prueba como esta.
Hace relativamente poco probamos la Indian FTR 1200 S, una moto en la que me
encontré muy a gusto, más allá de sus múltiples peculiaridades, que -si lo deseáis-
bien podéis conocer más a fondo haciendo click en el enlace de la prueba individual.
La americana es una moto distinta a la mayoría de naked’s del mercado, con la que
he disfrutado mucho gracias a su ergonomía y comportamiento, tanto probándola
en solitario como ahora, acompañada de la Ducati Monster 1200 S.
De entre todas las características que hacen diferente a la Indian, quizás la que más
tuvo que ver con la realización de este comparativo fue la falta de referencias en un segmento en el que la FTR 1200 S, por ausencia de competidoras, domina en
solitario.
No hay motos de Flat Track o Street Track de alta cilindrada. Si evaluamos a la FTR
por el segmento al que dice pertenecer, no es que sea la mejor…. sino que simplemente no hay nada más con la que compararla.
Por postura y prestaciones puede recordar a algunas supermotards y a unas cuantas Scrambler del mercado.
Las supermotards quedaron descartadas desde un primer momento, a sabiendas de que
muchas veces quien escoge una moto lo hace “con el corazón” y que -habitualmente- quien se decanta por una moto de ese estilo, pertenece a un público casi completamente diferente al que preferiría una moto con la estética que comparten las motos de este comparativo.
En cuanto a motos scrambler’s de postura y comportamiento similar, las primeras que se nos vinieron a la cabeza fueron la Ducati Scrambler 1100 y la Triumph Scrambler 1200, pero con 86 CV la primera y 90 CV la segunda, creímos que ninguna de las dos hubiera puesto realmente contra las cuerdas a una competidora tan seria como es la FTR 1200 S y su bicilíndrico en V de 123 CV.
La Ducati Monster 1200 S es una moto muy seria.
ver galeríaComparativo entre Indian FTR 1200 S y Ducati Monster 1200 SFotos: Pau Catlla. Acción: Paulino Arroyo & Victor Maciel. Motos: Indian FTR 1200 S o Ducati Monster 1200 SCon 147 CV para una moto que pesa 213 kilos en orden de marcha, bien puede considerarse la reina de un mercado que ella misma inauguró hace casi 30 años.
Mucho ha llovido desde que Miguel Angel Galluzzi diseñara la primera M900. Aquella primera Monster, que a punto estuvo de no llamarse así, era una moto realmente radical para su época, que no se parecía en nada a lo que una naked había sido hasta ese momento.
Hoy un chasis multitubular perimetral sin carenar no es algo tan raro de ver.
Tal vez porque el resto del mercado ha ido imitando a la Monster original... el modelo actual, se ha acabado convirtiendo es una moto normal, o al menos mucho más normal de lo que es la Indian FTR 1200 S.
La tosquedad de los antiguos bicilíndricos Ducati refrigerados por aire, ha dado paso a un motor moderno que es parte de la estructura del bastidor y que, comparado con los antiguos, destaca por empujar sin baches. La sensación de que la moto estaba a punto de desmontarse cuando acelerabas en una marcha alta a menos de 4.000 rpm, hace ya unos cuantos años que ha desaparecido y en su lugar hay un propulsor muy lineal, de 4 válvulas por cilindro, refrigerado por líquido, que, para mejor, puede configurar su entrega de potencia gracias a una electrónica muy completa, que no solo permite escoger la entrega de potencia entre tres mapas diferentes, sino además elegir entre 8 modos de control de tracción y 8 más de anti Wheelie.
Más allá de una electrónica que ha “domesticado” mucho a la Monster, lo que realmente la
convierte en una moto normal en comparación con la FTR, es que todo está donde
se supone que tiene que estar.
ver galeríaComparativo entre Indian FTR 1200 S y Ducati Monster 1200 SLa IMU de Bosch permite controlar las frenadas en condiciones críticas, incluso con la moto inclinada.En la Indian FTR 1200 S también encontramos un bicilíndrico de 4 válvulas por cilindro refrigerado por líquido, pero el depósito de gasolina está bajo el asiento, la batería bajo el cilindro delantero y el radiador de aceite muy expuesto, si lo que quisiéramos es compararla con motos con alguna -aunque mínima- aspiración off road.
Si la arquitectura de la FTR la aleja de lo que se le presupone a una moto convencional, la ergonomía no la acerca, porque la Indian parece diseñada para tipos que superen el metro ochenta.
En comparación, con 795 MM de altura mínima del asiento - que puede aumentar hasta los 820 MM -, la Ducati Monster 1200 S es mucho más accesible, independientemente de que en los papeles pueda no parecer tanto y siempre que no tengamos que maniobrar en ángulos cerrados. Si lo que toca hacer con las motos es un giro en U o mover la moto para aparcar en algún lugar poco accesible, ambas penalizarán por motivos diferentes: la americana por tener una distancia del asiento al suelo de entre 805 y 840 milímetros que en la práctica parece mayor, y la Monster por tener un radio de giro inferior al de la FTR, que sin ser nada del otro mundo es mejor que el que ofrece la italiana.
La plaza trasera, que en ninguna de las 2 motos es una maravilla, inclina ligeramente la
balanza en favor de la italiana -aunque quizás a simple vista no lo parezca- y no es por la altura o la forma del asiento, que en la Ducati es mucho más radical sino por la posición de las estriberas, que al estar más elevadas en la Indian FTR 1200 S, reducen la comodidad que esta puede ofrecer, que -por otro lado- tampoco sería mucha si los estribos estuvieran más abajo, porque el espacio destinado para el pasajero es poco hasta comparándolo con la Monster, que nunca ha destacado por esta característica.
La electrónica de la Indian FTR 1200 S es mucho más simple que la de la Ducati Monster S y no solo porque la combinación de variantes es infinitamente menor que en la italiana. También -gracias a su intuitiva pantalla táctil- es más sencilla de configurar, y en el fondo -aunque pueda parecer un detalle menor- más fácil de escoger.
En la italiana, tres modos de entrega de potencia, tres más de ABS, ocho niveles de control de tracción y otros tantos de anti Wheelie invitan, después de usar la moto un tiempo, a ponerse “tiquismiquis” con los settings y buscar la configuración óptima para nuestro tipo de conducción.
ver galeríaComparativo entre Indian FTR 1200 S y Ducati Monster 1200 SLa Monster 1200 S gasta 6.3 litros a los 100 km cuando la aprietas y mejora el consumo de la Indian FTR 1200 S.No voy a quejarme de tener muchas opciones entre las cuales escoger… pero en la americana no hay mucho que pensar: lluvia para cuando llueve, sport para cuando quieras divertirte en solitario o hacerte odiar por un acompañante, y modo estándar para todo lo demás.
Si te reprenden por hacer un caballito, siempre puedes poner cara de no “sé que ha pasado” y decir “yo solo puse el modo sport, estornudé a la salida de un semáforo… y así quedé, sin culpa ninguna, retratado en una rueda”.
Con la Ducati Monster 1200 S puedes divertirte tanto o más que con la Indian FTR 1200 S. No es algo que sorprenda, después de todo es 18 kilos más ligera en orden de marcha, tiene 24 caballos más y es casi 4 centímetros más corta de distancia entre ejes. Todo esto sumado a una postura algo más deportiva, da como resultado una moto capaz de reacciones explosivas. Pero para obtener el mismo nivel de diversión que garantiza la Indian FTR 1200 S cuando uno selecciona el modo sport, en la Ducati hay que jugar con la configuración del modo Sport, el control de tracción y el Ducati Wheelie Control. 
Es como salir muy perfumado de casa: lo que no podrás eludir es tu intención de pecar, porque para que la moto lo de todo, hay que ajustar los settings con un poco de malicia previa.
La ventaja de la Ducati Monster 1200 S es que casi todo se puede ajustar a gusto del piloto, incluido el cambio rápido, que puede configurarse solo para subir marchas sin cortar gas ni tocar el embrague, para subirlas del mismo modo y bajarlas cortando gas sin tocar el embrague, o para hacerlo como se ha hecho toda la vida: sin asistencia electrónica.
No entiendo quien pueda querer desconectar el cambio rápido, pero para gustos los colores.
Es cierto que es una utilidad a la que hay que acostumbrarse… y que cuando dudas y desaceleras cuando no toca, la electrónica se lía un poco y los cambios no son finos. Pero en cuanto te acostumbras, la única desventaja es tener que volver a subir a una moto que no lleva Quick Shift, como me pasó a mí una vez terminada la semana de prueba, obligándome a tomar conciencia de nuevo, para no despedazar la caja de cambios de mi moto en la primer rotonda.
ver galeríaComparativo entre Indian FTR 1200 S y Ducati Monster 1200 S8 niveles de sensibilidad para el Ducati Wheelie Control y 8 más para el Ducati Traction Control.No solo las aceleraciones son más intensas con cambio rápido, hasta el sonido, que de por sí es más ronco e intenso en la Ducati, mejora cuando subimos marchas sin dejar que caigan las revoluciones.
Aunque las cifras son claras, en la práctica, la superioridad no es tan notoria. Puede que el único punto en el que la Ducati Monster 1200 S gana claramente a la Indian FTR 1200 S es justamente en el cambio rápido. No es que la americana lo necesite… de hecho su cambio es un poco más fino que en la italiana y el punto muerto entra con mucha más facilidad, pero tenerlo le daría un punto extra de deportividad, a una moto que lo hace todo muy bien y que, siendo menos potente, es prácticamente igual de divertida, algo que de por sí es un mérito, no tanto por rendir de forma similar con 24 caballos de desventaja, sino por ofrecer una dosis de diversión parecida por 2.100 euros menos.
Tampoco puede decirse que Ducati te cobre 2.100 euros más “solo por llamarse Ducati”. A
excepción de la pantalla táctil, que a mi gusto es más intuitiva y fácil de manejar en la Indian FTR 1200 S, todos los detalles de la Ducati Monster 1200 S, sino justifican, por lo menos hacen comprensible la diferencia de precio.
Obviando el monobrazo de aluminio trasero de la Ducati, que bien puede ser considerado como un elemento estético y por tanto subjetivo, en ambas motos hay detalles que hacen a la diferencia perfectamente cuantificable.
Las suspensiones de las dos son completamente regulables, pero mientras que a las de la americana las firma Sachs, a las de la italiana las proporciona Öhlins.
Incluso las pinzas delanteras de anclaje radial, desarrolladas por Brembo, pertenecen a un escalón más alto del catálogo en el caso de la Ducati.
Digamos que los italianos ofrecen un poquito más, pero que no solo lo dan, sino que, además- y como es obvio- lo cobran.
¿Hacen falta que las suspensiones sean Öhlins para divertirse?
Si me preguntáis a mí: “seguro que no”, entre otras cosas porque hay que ser muy buen piloto para llevar a cualquiera de estas dos suspensiones al límite.
El único punto en el que el límite estuvo lo suficientemente cerca para decantarme por una opción u otra fue la elección de los neumáticos. Pero esto no se debe a un tema de calidad o de costes sino a una diferencia de conceptos. Mientras Ducati equipa a la Monster 1200 S con unos Magnificos Pirelli Diablo Rosso III, que son lo más parecido a un neumático de circuito que es legalmente posible, Indian monta unos Dunlop DT3 R que, en carretera en buen estado aguantan el tipo, pero que pierden prestaciones con el asfalto frío y húmedo.
Un forofo del Flat track bien podría argumentar, sin faltar a la verdad, que los Dunlop
son infinitamente mejores para rodar en una pista de tierra que los Pirelli Diablo Rosso III. Nosotros esquivamos las pistas, pero sabiendo que habría sido divertido intentar salir de un circuito de tierra con vida, después de apretar allí a dos motos con más de 120 caballos.
¿Indian FTR 1200 S o Ducati Monster 1200 S?
Currando de lo que curro, no es la primera vez que recomiendo motos diferentes a personas distintas. Si mides metro-ochenta o más o piensas combinar las salidas con alguna pista sin mucha complejidad, probablemente te convenga probar la Indian FTR 1200 S.
ver galeríaComparativo entre Indian FTR 1200 S y Ducati Monster 1200 SLa FTR 1200 S refuerza la confianza del conductor, gracias al control de estabilidad sensible al ángulo de inclinación.Si lo tuyo es divertirte en una carretera de curvas sin apartarte nunca de lo gris, conviene que sepas que, para rodar en asfalto en la Ducati Monster 1200 S - más allá de una parte ciclo exquisita- los neumáticos de son indiscutiblemente mejores y eso es tan cierto como que: para divertirse, ambas motos son excelentes y cada cual escogerá la que mejor se adapte al uso que pretenda darle.


Los que han leído esta noticia, también han leído...