Indian Chieftain Limited 2019

Indian Chieftain Limited 2019: Lejos de lo común

Víctor Maciel

Aquella primera Indian Chieftain de maletas redondeadas y guardabarros delantero envolvente a la que nos subimos por primera vez en 2014 (ver prueba Indian Chieftain 2014), ha evolucionado en cuatro versiones diferentes. De ellas: la Chieftain Classic el que más se parece a la versión que conocimos entonces. La Chieftain Limited que ilustra este reportaje junto con la Dark Horse y Chieftain “a secas” -diferenciadas entre sí principalmente por el color- son las que más pueden considerarse una novedad, ya que montan una llanta delantera de 19 pulgadas y han ido despojándose de adornos superfluos y adoptando líneas más agresivas, para convertirse en las bagger de aspecto ligero que son hoy en dia. Si los cambios “por fuera” son muchos, los que ha experimentado “por dentro” no se quedan atrás.

Todo aquel que visita, por un motivo o por otro, Motos.net, tiene una idea preconcebida -generalmente acertada- de lo que es una moto… y si nos vamos a lo estrictamente descriptivo: dos ruedas, un motor y la capacidad de transportar a más de 45 km/h personas, la Indian Chieftain cuadra perfectamente en esta categoría… pero tan cierto como que existen motos de 3 ruedas, es que la Bagger por excelencia de la renacida marca americana no puede considerarse una moto “normal”. No es que sea más grande o más pesada que la mayoría, es que sirve “para jugar a otra cosa” de lo que lo hacen la inmensa mayoría de las motos que probamos en este portal.
De la premisa de que es diferente quiero partir, porque no quiero que nadie se asuste al leer mis conclusiones, aunque para llegar a este punto me falta todavía mucha “tinta virtual”.ver galeríaIndian Chieftain Limited 2019Fotos: Arnau Puig | Agradecimientos a: L'Abadia del Pont Vell - Sant Fruitós de BagesLos 375 kg con el depósito lleno, es el dato que más impone a los que saben lo que pesa una moto “normal”… y también a los que no lo saben, pero se suben a la moto para probar cómo les quedaría la Chieftain en una selfie, solo para descubrir que si sueltan una mano para coger el móvil, es más que probable que no puedan con la moto y la cosa acabe mal.
Sé por experiencia que mucha gente, independientemente de su experiencia, se sorprende cuando se sube a una moto de gran porte como esta.
He tenido la suerte de colaborar en algunos salones de la moto y dentro de ese marco… muchas veces he oficiado de guía para usuarios que acudían a probar por primera vez una custom “gorda”. Los usuarios con experiencia a lomos de una Sportster o una Indian Scout encuentran que, aunque las dimensiones y el peso de la moto no pasan desapercibidos a ningún novato en este tipo de motos, tampoco resultan un impedimento para que puedan dar un paseo sintiéndose seguros.ver galeríaIndian Chieftain Limited 2019Otra cosa muy distinta es los que vienen de una 500 cc, o de una 650 cc con un peso muy inferior, porque, por mucho que tengan infinita experiencia en motos de ese tipo, todas las grandes custom exigen un tipo de conducción diferente al que están acostumbrados.
Con la Chieftain, incluso usuarios con experiencia en Touring de otras marcas, quedan sorprendidos, porque pesa más o menos lo mismo que la competencia, pero empuja con una contundencia difícil de igualar: 15,39 kg-m de par a 3000 rpm, lo que en la práctica equivale a decir que entrega su par máximo, casi casi “desde parado”.
He tenido la oportunidad de probar los modelos 2016/17 y 2018 de esta misma moto, lo que me ha permitido conocer bastante bien su evolución y también sorprenderme por detalles que, al menos en el catálogo, no me llamaban la atención.

Tres modos de conducción
De todas las novedades del modelo 2019, os juro que: de lo que menos me llamaba la atención, era la de incorporar modos de conducción. Me hacía más ilusión la mejora en el equipo de sonido... que -por cierto- es una pasada, que la posibilidad de elegir entre un tipo de conducción turística, estándar y deportiva. Pensaba -erróneamente- que una mejora de este tipo aportaría poco a quienes -como en mi caso- ya están relativamente acostumbrados a llevar motos de este tipo. Sin embargo, me equivocaba y acabé dando un buen uso a los mapas de potencia, sobre todo el día de la sesión de fotos, que por lo general es el día en el que más aprendo de las motos.
La rutina consiste en que el fotógrafo se acomoda en una curva y el encargado de llevar la moto, pasa por ella varias veces, con la intención de lograr la mejor instantánea posible. Repites una curva dos, tres o cuatro veces -o las que sean- hasta que el fotógrafo te hace una seña y vas a buscar la siguiente curva apta para ilustrar el reportaje. Independientemente de la foto… repetir una curva es por definición, lo mejor que uno puede hacer si quiere saber dónde está el límite propio y también el de la moto.
ver galeríaIndian Chieftain Limited 2019Las curvas cerradas fueron las que más me sorprendieron. La segunda marcha de la Chieftain en modo Sport es tan potente, que es relativamente fácil salir de ellas habiendo sobrepasado el límite de la adherencia. Por suerte para mí, cuando una moto de este porte dibuja una trazada tiene una tendencia exagerada a continuar en esa trazada. La misma característica que obliga a coger las curvas con precisión es la que te libra de que la moto se descontrole cuando te pasas con el gas. Después de pasar varias veces por la primera curva del día, las marcas de caucho negro dibujadas en el pavimento eran más propias de la prueba de una deportiva que de las que pueden verse en la sesión de fotos de una custom… pero ponerse a jugar con una moto de este porte tiene una exigencia alta para el que la conduce. Si no estás dispuesto a cortarte con el gas, es bueno que sepas que en curvas de este tipo, el modo Sport también podría llamarse modo “pro” y convierte a la amable y dócil Indian en una moto capaz de dispararte la adrenalina, pero no sin exigir una cuota tan grande de valor como de pericia.
Cuando sobrevaloraba mi valor y mi pericia en una curva (vamos, cuando me cagaba) y tenía que repetirla, pasaba del modo Sport a uno más “conducible por humanos”, como son el Tour, o el Estándar y repetía la maniobra tal cual, lo que servía para constatar que este simple gesto convierte a la Chieftain en una moto menos agresiva, y mucho más propensa a ser usada para disfrutar sin tomar riesgos innecesarios.

Pantalla de 7 pulgadas
Otra característica que me ayudó a no correr más riesgos de los necesarios, sobre todo cuando el cansancio ya empezaba a hacerse presente, fue la capacidad de configurar la pantalla digital… y eso que esta cualidad, era la única que estaba por encima de los mapas de potencia en la lista de novedades que creía superfluas.
La pantalla táctil de 7 pulgadas tiene un gran contraste con lo que puede verse aún con el sol a la espalda y es sensible a la presión, con lo que puede manipularse con guantes sin ninguna dificultad… pero una cosa es que se vea y pueda usarse, y otra es que yo creyera al principio de la prueba que necesitaba de tanto alarde de tecnología para disfrutar de una moto de apariencia clásica.
ver galeríaIndian Chieftain Limited 2019La pantalla se divide en 2 mitades, y cada mitad puede configurarse fácilmente para que enseñe la información que consideremos más necesaria. En una mitad puedes -por ejemplo- poner las emisoras de radio, y en otra el GPS, o puedes invertirlo… o sin más cambiarlo por la presión de los neumáticos, o el consumo. Aunque esto es mucho más de lo que puedes hacer con la mayoría de las motos, tampoco es que un display de este tipo convierta la Chieftain del 2019 en una moto infinitamente superior a la del 2016, que no lo traía. Al menos así pensaba antes de que el cansancio empezó a hacer mella en una jornada de pruebas mucho más ardua de lo que había supuesto cuando escogí un casco abierto por la mañana. La idea era dar un paseo tranquilo, pero te diviertes… te vienes arriba y te cansas, o eso me pasó a mí, y estando ya un poco agotado, descubrí la que para mí es la combinación ideal para circular con seguridad. En la mitad izquierda de la pantalla dejé los mapas de potencia siempre visibles, para poder cambiarlos en función del estado de la carretera en cada momento… y del lado derecho dejé el indicador de marcha engranada, porque el motor de la Chieftain es tan potente que, si no vas atento, es relativamente sencillo confundir la tercera velocidad con la segunda. Sé que puede sonar a exageración, pero la tercera empuja con fuerza y desde muy abajo. No se queja ni traquetea, con lo que no es imposible despistarse... pero claro: si sales de una curva muy cerrada y aceleras con rabia, la diferencia pasa a estar muy clara, porque la tercera aguanta con entereza el tirón, pero la segunda velocidad puede sacar el culo de la moto a pasear, sobre todo si no has tenido la prudencia de quitar el modo sport.
Más allá de configurar una pantalla óptima, puedes configurar otras dos, a las que es fácil acceder sin más deslizando la pantalla actual como si se tratase de un teléfono móvil. ver galeríaIndian Chieftain Limited 2019También puedes acceder a información utilizando los botones que hay en la parte inferior de la pantalla y actúan como un “enlace rápido”. En un “click” tienes el GPS, la radio AM/FM o la conexión con el móvil y otros dispositivos con Bluetooth. Son todos términos y usos que tengo más asociados a un ordenador que a una Indian. No les hice demasiado caso durante la sesión de fotos… pero que no los necesitara en ese momento no quiere decir que no acabara valorando el hecho de tenerlos allí.
Con el “paseo tranquilo” llegando a su fin me tocó pasar por la gasolinera, lo que me valió para descubrir que cuando circulas el 90% del tiempo al modo Sport y no te cortas a la hora de dar gas, el consumo se acerca mucho a los 7,3 litros a los 100. Era algo predecible, porque todas las motos gastan cuando las aprietan, pero no habría necesitado suponerlo. Me habría bastado con dejar el consumo en tiempo real a la vista y, quizás habría apretado un poquito menos, porque con 20,8 litros de capacidad, el depósito de la Chieftain me recordó que, en realidad, tengo mucho más de pobre, que de prudente.
El gasto ya estaba hecho… y lo que tocaba era volver a la civilización.
En el camino de vuelta, la prioridad era mantenerse alerta. Para esto cada cual tiene sus trucos. Yo sincronicé en un simple gesto el equipo de sonido con el Bluetooth del teléfono y volví escuchando los Rolling Stones a todo volumen. Es impresionante como suenan los 100 vatios de estos altavoces. La idea es que la intensidad se ajuste cuando aceleras… y la realidad es que, en un momento, escuchaba rock yo y cualquiera que estuviera a menos de 50 metros de mí en la autopista. Iba dando el cante sí… pero ¿quién quiere ser discreto cuando conduce una moto como esta?
El estilover galeríaIndian Chieftain Limited 2019Lo cierto es que la línea de la Chieftain es menos recargada que la de años anteriores. No tiene faros auxiliares ni incrustaciones cromadas en el Batwing. Las maletas son menos redondeadas, ganando en practicidad y en elegancia. El soporte del respaldo del pasajero -que se vende como opcional- queda escondido bajo un embellecedor que se quita a presión y da a toda la parte trasera un aspecto sólido e integrado. Estos cambios, se suman al guardabarros delantero menos envolvente, decorado con un indio más pequeño y discreto (no se ilumina) del que utilizaba el guardabarros que se reemplazó el año pasado -que aun utiliza la Classic- que permite lucir la preciosa llanta de palos pulidos de 19 pulgadas.
Toda la moto es más sobria y elegante y no por eso pasa más desapercibida.

Qué mejoraría
La pantalla, regulable en altura desde un botón en la piña derecha, aun en su posición más elevada, es demasiado baja para proteger del viento a un tío de 1.85 como yo.  Lo bueno es que no es un accesorio excesivamente caro, al menos si lo comparamos con los 29.900 euros que cuesta la Chieftain “base” ... o los 31.500 euros que deberemos desembolsar si queremos una combinación de colores más llamativa, como en las gamas Dark (colores mate) y Limited con pintura metalizada o perlada. Por 326 euros puede montarse el parabrisas de los modelos touring y olvidarse de meneos en el casco por mucho que seas el mismísimo Michael Jordan.ver galeríaIndian Chieftain Limited 2019Unos puños calefactables, tampoco le habrían venido mal, porque el batwing te quita aire de las manos, pero tampoco hace milagros, y menos si pruebas la moto uno de los días más fríos del año como en mi caso. Una vez más, no es un problema imposible de solucionar, ya que se puede incorporar como un extra, e incluso integrar en la consola central, que tiene dos teclas “vacías” -justo al lado de las que abren y cierran las maletas- preparadas para tal fin. En defensa de la Chieftain he de decir, que el modelo 2019 desconecta automáticamente el cilindro trasero al ralentí y esto reduce notablemente el calor que el motor desprende. Es una función que se puede desactivar… y que en verano se agradece mucho, aunque yo no tuviera ocasión de sacarle partido.
ver galeríaIndian Chieftain Limited 2019Habría preferido que algunas cosas no fueran un extra, algo que -independientemente de la marca probada- es una epidemia común en las motos de los últimos años. En el balance final, la impresión es que la moto es una base excelente y que si no es todavía mejor es porque Indian -cómo muchas marcas hoy en día- prefiere que sus motos puedan mejorarse como un “extra”.
También es cierto que, no todos los problemas de una moto pueden solucionarse pagando un tanto más, ni todos los inconvenientes son responsabilidad de la moto. En el caso puntual de la Chieftain, al final del día de pruebas el cómputo se acercaba bastante a haber rodado un 90% del tiempo en modo Sport. En estas circunstancias el consumo es el que es y el cuerpo se cansa más de lo normal, si lo comparamos con lo que exige hacer la misma cantidad de kilómetros en una moto más liviana, o en esta misma Chieftain pero yendo a un ritmo más relajado, pero cuando acabas una jornada de pruebas con una sonrisa que no esperabas tener, no puedes quejarte de las cosas que tú mismo has provocado... cuando la moto te dio mucho más de lo que esperabas.


Los que han leído esta noticia, también han leído...