II Dirt Track Rookies: No fue fácil pero… ¡Lo conseguimos!

Paulino Arroyo

6 votos

Este evento es un Just For Fun, con el Dirt Track como protagonista. Pensado para motos customizadas y vintage, para rodar tanto como quieras con motos de cualquier estilo. Sin carreras, por pura diversión. Y lo hicimos. Y repetiremos.

Una sola vez sabe a poco. Y he de añadir que: resultó posible derrapar en un circuito de Short Track o Dirt Track como el del Rancho Canudas de Caserres, Barcelona, con la ayuda de los consejos de Juanjo Olcina (3º en la Copa de España Flat Track Vintage en 2016) que impartió un curso acelerado de dos horas. 

Pura diversión

ver galeríaII Dirt Track Rookies: ¡Lo conseguimos!II Dirt Track RookiesHacerlo con un “mínimo” de garantías de éxito, y digo mínimo, no es fácil. Hay que interiorizar conceptos, aunque la teoría es sencilla... entrada en la curva, trazada derrapando y salida acelerando para repetir de nuevo la operación vuelta a vuelta. Y aunque con reservas y algunos sustos... considero que lo conseguimos. Al final del día, tras varias entradas en pista, y antes que el cansancio hiciera mella, realmente pudimos disfrutar ¡de verdad! del óvalo pequeño, y algunos más atrevidos del óvalo exterior, el de mayor tamaño, el mismo que utilizaba el campeón español de Dirt Track, Ferrán Más (cuyas andanzas sobre tierras británicas se cuentan por victorias) entre otros alumnos aventajados.

Allí nos encontramos con Diego de La Corona Motorcycles –que demostró muy buenas maneras en el manejo de una moto de Dirt Track- o los integrantes del taller de personalización Salvaje Motorcycles como patrocinador además de Zodiac y C59R. Santiago García de Corb Motorcycles, y Xarly Gonzalez de Vintage Addiction fueron los organizadores… y acudieron expertos de la pintura como Sergio Necksbreaker y de la transformación y “viejos” (con todo el respeto) como Juan Fernández y el Napo, que además de muchas motos… ya ha construido su primera Iron Boot o bota de metal para Dirt Track. Lo cierto es que este encuentro ha sido todo un acontecimiento, por la experiencia en sí y por el reencuentro de cantidad de viejos amigos. Y entre muchos de los presentes no fueron pocos los que han decidido sumarse a esto del Dirt Track en un futuro próximo. Les espero.

Desde que lo vi por primera vez

ver galeríaII Dirt Track Rookies: ¡Lo conseguimos!II Dirt Track Rookies

Este Dirt Track Rookies era para mi una incógnita. La primera vez que vi en directo una prueba de Dirt Track me impresionó. Solo era un niño al que le gustaban mucho las motos, recién salido de la EGB. Fue en el Canódromo Diagonal de Barcelona. Después ya fue en USA. Y hasta el domingo día 18 del mes de Marzo de este 2018, lejos quedaba, muy lejos, en 1998, mi experiencia cubriendo -junto al fotógrafo Oleguer Serra- el Dirt Track de Daytona, en el Municipal Stadium de esta ciudad de Florida. Como referencia por entonces corría siendo apenas un niño, el pequeño de los Roberts, Curtis Roberts. Y allí estaban también con una carrera deportiva ya muy consolidada, y apeados en ocasiones del primer puesto del podio por las nuevas generaciones, dos mitos del Dirt Track norteamericano, nada más y nada menos que Scott Parker (9 veces campeón del Grand National Dirt Track) y Jay Springsteen (con 43 victorias en más de 30 años de competición).

En el circuito de cuarto de milla conocido como el Rancho de Kenny, el óvalo de Dirt Track construido junto al Circuit de Barcelona por Kenny Robert “senior”, algunos años después, vi a pilotos norteamericanos como Eddie Lawson, Randy Mamola y Jimmy Filice entre otros pilotos españoles, como los hermanos Bultó… y después sequía. Salvo las exhibiciones en el Trial Indoor del Palau y, más recientemente el Dirt Track en el Palau Sant Jordi con Marc Marquez (que utiliza el Dirt Track como entrenamiento) como dominador, casi, absoluto… he vivido muy alejado, sin pretenderlo, del Dirt Track.

Pero… ¿qué fue y qué será el Dirt Track Rookies?

ver galeríaII Dirt Track Rookies: ¡Lo conseguimos!II Dirt Track Rookies

Será lo que tú quieras que sea... Todo empezó hace ya más de un mes, cuando decidimos participar en el Dirt Track Rookies. Había que preparar un poco la moto, la Beta Alp 200, pastillas de freno trasero nuevas, neumáticos Shinko Classic, endurecer suspensiones, retirar velocímetro, faro, intermitentes, matrícula, hacer dorsales y poco más. Ha sido también una motivación extra para ocupar de modo distinto las tardes en la oficina –con banco de trabajo- en la que mi buen amigo Quim Carrascosa lleva su negocio de distribuidor para España, Portugal y Andorra del catálogo de Zodiac. Por cierto que ya comercializan gomas de Dirt Track. Y después solo quedaba conseguir “engañar” (fue fácil) a un grupo de amigos con furgoneta para poder llegar al circuito.

Ua vez allí, todo fue un montón de recuerdos que llegaban a mi mente, del tipo “esto ya lo he vivido yo antes”, además de una jornada de pura diversión y compañerismo. Al principio fue un "-¡cojo el elevador! hay que quitar la rueda y nos vendrá muy bien". Y acabó el día con un "-¿no tendrás un inflador? He quitado las gomas de super motard y montado estas de Dirt Track"-. -Pues sí, lo llevo en el coche…

No te pierdas la próxima edición

ver galeríaII Dirt Track Rookies: ¡Lo conseguimos!II Dirt Track Rookies

En definitiva: entre el principio del día y el final, además de toneladas de polvo, ha habido un antes y un después. Me explico. El curso de Dirt Track se me antoja muy recomendable, tirando a imprescindible, tanto como la bota de hierro que, por su ausencia, implicó la rotura de mi bota izquierda de motocross. El pequeño grupo de afortunados que tuvimos como monitor a Juanjo Olcina, lo agradecimos después en pista. Cada nueva entrada era un punto mayor de confianza, una derrapada más controlada, una frenada casi simbólica, un pie en mejor posición, un cambio de pesos con el cuerpo más efectivo y también mayor velocidad en todo momento que es en lo que esto consiste.

Fue la primera vez. Mi primera vez, por eso se le llama Dirt Track Rookies y resultó de lo más divertido. Pero pienso repetir. Atentos al Calendario pues lo publicaremos allí. Tal vez la próxima edición se celebre a finales de Mayo o ya en Junio.

6 votos