Husqvarna Vitpilen 701

Husqvarna Vitpilen 701: Inevitable magnetismo

Eduard Fernández Masó

9 votos

Por fin, después de casi 4 años de espera y de diferentes prototipos, se presentó dinámicamente en sociedad, la versión definitiva de la Husqvarna Vitpilen 701. Esta vez la presentación tocó cerca de casa y Barcelona fue el escenario escogido para la prueba dinámica.

ver galeríaHusqvarna Vitpilen 701

A primer golpe de vista la versión definitiva está muy bien terminada, se ve una moto muy baja y larga, el depósito está diseñado de una forma muy estilizada. El colín es corto y compacto y el asiento que puede parecer muy estrecho, es blando y ergonómico. El sitio reservado para el acompañante está terminado en espuma, pero estéticamente parece en colín mono plaza. El color negro, plata y cobre son los protagonistas  y le dan un aire realmente elegante a la Vitpilen. El montar todo el sistema de matricula e intermitentes en un brazo que sale del basculante ofrece una estampa de la moto muy estilizada y futurista. 

La obra
ver galeríaHusqvarna Vitpilen 701

Pero a pesar que muchos la ven como una obra de arte estática, un servidor siempre busca algo más y a parte de admirar las motos como máquinas geniales y piezas de ingeniería rodante, siento la curiosidad de ver como funciona. Es en este punto donde más me ha sorprendido la Vitpilen. No tenia ninguna duda que la moto iría bien, pero he de reconocer que las motos a las que se les presta tanta atención en cuanto a diseño a veces se descuida la dinámica. Husqvarna como marca Premium dentro de KTM, no deja cabos sueltos y se ha volcado en hacer una moto redonda. Realmente la base no dista mucho de una KTM 690 Duke, pero con numerosas mejoras eso si.Husqvarna no deja cabos sueltos y se ha volcado en hacer una moto redonda

El chasis multitubular es muy parecido en estructura al de la KTM y el motor también está basado en la mecánica austríaca. Ya hace algunos años, mientras la marca estaba bajo el paraguas de BMW, pude probar las Husqvarna Nuda 900/900R y también las TR650. Esas motos ya tenían algo especial, diferente. Desde que la marca sueca fuera absorbida por KTM, los modelos presentados hasta el momento han seguido una filosofía muy ambiciosa y acertada, sobretodo con una esencia muy perfeccionista. Me gusta ver como “Husky” sigue una línea ascendente muy importante.

Como una flecha

ver galeríaHusqvarna Vitpilen 701

Vitpilen significa flecha blanca en sueco, nada más cerca de la realidad. La parte ciclo de la Vitpilen se ha cuidado mucho. Las suspensiones a cargo de WP son totalmente regulables y todo un ejemplo de calidad y buenas sensaciones. El nivel de los productos WP no hace más que mejorar modelo tras modelo y en este caso el producto está realmente bien puesto a punto. En la parte trasera encontramos un sistema de bieletas progresivas que suaviza las irregularidades y mantiene la rueda pegada al asfalto como si fuera un imán.

La horquilla es totalmente regulable con una medida de barras de 43 mm. Los neumáticos calzados eran unos Bridgestone S21 que ya conocía ampliamente. Las medidas en esta moto son la ya habitual 120/60/17 delantera y en la trasera se ha montado una 160/60/17. Las llantas de la Vitpilen también son unas viejas conocidas en KTM y son las mismas que han equipado las 690 SM y 690 DUKE fabricadas por Marchesini.

La frenada se ha confiado a Brembo con una pinza de anclaje radial, que muerde disco de 320 mm firmado por Galfer en esta ocasión. En la parte trasera encontramos un disco de 240 mm mordido por pinza de un solo pistón. La bomba de freno es también de la marca italiana y de anclaje radial. Usa una maneta más corta de lo habitual, lo que indica que en Husqvarna consideran que hay suficiente con dos dedos para accionarla y parar la moto. Pero el verdadero protagonista es el sistema de ABS 9M+ de Bosch con un rendimiento deportivo a un gran nivel. Realmente la frenada de la Vitpilen me convenció y en ningún momento eché en falta un segundo disco de freno.

 

Sorpresa mayúsculaver galeríaHusqvarna Vitpilen 701

La prueba dinámica empezó entre las calles de la ciudad. Solamente arranqué y tres semáforos más tarde ya podría decir que la Vitpilen me había impresionado. Increíble el tacto progresivo de su motor para tratarse de un mono cilíndrico de gran cilindrada. Su respuesta a bajas vueltas es realmente bueno y sus buenas sensaciones se mantienen hasta el corte de encendido. El motor empuja con fuerza y con una gran tracción. El sonido es muy suave si abrimos el puño del gas con moderación, si abrimos con más ganas ya se nota más su personalidad. Realmente es una moto que tiene carácter y que puede ser realmente deportiva si le buscamos las cosquillas.Es una moto muy baja y larga, el depósito está diseñado de una forma muy estilizada

El sonido es muy suave si abrimos el puño del gas con moderación, si abrimos con más ganas ya se nota más su personalidad. El cambio semi-automático es el mejor que he probado nunca. Siempre consigue engranar las marchas suavemente y con máxima precisión y aso a cualquier ritmo o conducción. Si se va con el gas abierto a tope y se acciona la palanca para subir una velocidad los milisegundos en que la electrónica está cortando encendido es suficiente para que todo engrane y solamente se oiga un petardeo del escape.ver galeríaHusqvarna Vitpilen 701

Precisamente el silenciador tiene un diseño muy particular terminado en negro satinado. Si el de serie suena así de bien no me quiero ni imaginar como lo hará el Akrapovic que hay como opción. La posición a sus mandos es sorprendentemente cómoda para tratarse de una moto con semi-manillares y un depósito de generosas dimensiones. El asiento a simple golpe de vista puede parecer algo menos que un potro de tortura pero en realidad y tras pasar algunas horas encima puedo afirmar que es más cómodo que en la mayoría de naked del mercado actual.

 

Zigzagueandover galeríaHusqvarna Vitpilen 701

La ruta que no habían preparado tenía un poco de todo, zonas más lentas y ratoneras y otras más enlazadas y rápidas. Tras algunos kilómetros empecé a entender la razón de las buenas formas del conjunto. La moto es bastante baja en general, es larga y el peso está muy bien repartido.

Esto se transforma en un muy buen paso por curva con una estabilidad total. Pero en zonas reviradas su peso contenido, calidad de suspensiones y chasis junto con unas medidas de rueda trasera relativamente estrecha hacen de la Vitpilen una moto super equilibrada. La verdad es que pudimos repetir hasta tres veces un mismo bucle de unos 20 kilómetros y la verdad es que cuanto más le pides más te das cuenta de que la moto está a un gran nivel.La calidad de la ciclo junto con las medidas de la rueda trasera la hacen muy precisa

Es una moto que permite disfrutar mucho y con un margen de seguridad muy elevado ya que la seguridad que transmite es sobresaliente. Para los que están acostumbrados a motos más tirando a ligeras la Vitpilen les sorprenderá por la efectividad. Para los que vengan de motos más grandotas alucinarán con la agilidad y facilidad del conjunto.ver galeríaHusqvarna Vitpilen 701

La velocidad punta de esta moto no es un punto demasiado a tener en cuenta. La protección aerodinámica no se ve resentida ya que no es una moto que incite a altas velocidades. Aun con este escenario la 701 puede mantener ritmos elevados de velocidad sin aparecer vibraciones del motor ni turbulencias destacables. La verdad es que es una moto que se deja timonear bastante con el puño del gas. Es un motor que retiene lo justo para hacer unos pasos por curva cómodos y conservar un rango de vueltas siempre poderoso para salir de cualquier tipo de curva con el par y potencia necesarios para abrir gas y que la moto salga airosa.

Esenciaver galeríaHusqvarna Vitpilen 701

Si hay algo que enamore de una moto tan simplista como la Vitpilen es la esencia a moto sin complicaciones. Esto al final sirve para darte cuenta que no se necesita de grandes deportivas o turísticas para disfrutar de la moto. A veces el concepto simplista puede llegar en algunos detalles demasiado lejos. El mayor reproche que le puedo hacer a la Vitpilen es su parca instrumentación.

Una esfera con una pantalla de cristal líquido donde la escasa información se muestra quizás demasiado simplista. Este es el punto que más negativamente me llamó la atención ya que KTM nos tiene acostumbrados ya desde su Duke 125 a unas completísimas pantallas a todo color. Este y la total ausencia de distintos mapas de potencia que dejaron con un gusto agridulce en cuanto a instrumentación se refiere.  

La verdad es que el resto de la moto es una pasada en cuanto a funcionamiento. Pero por los 10.250 € que costará esta moto, si se añora un cuadro de instrumentos más moderno. A parte de esto es una moto que tiene un magnetismo especial, es simplemente distinta a todo lo que hay en el mercado actual y eso tiene mucho mérito. 

Sin duda es una moto que ha impresionado y que deja huella. Para los que no quieren tanto motor o quieren aun menos peso y tamaño la versión Vitpilen de 401 ya está disponible en las tiendas a un precio sustancialmente más bajo: 6.545€. Ya no hay razones que se opongan a sus cantos de sirena.

9 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...