Husqvarna Vitpilen 401: Atrevida

Simón Saura

La prueba de la Husqvarna Vitpilen 401 es altamente emocional. Como podéis suponer, va mucho más allá de cómo va o de si va bien o no. Para evitar malos pensamientos, anticipo que la nueva Vitpilen es una naked que se muestra ágil, intuitiva y que tiene una parte ciclo que va muy bien, y como todas estas motos, se muestra divertida.ver galeríaHusqvarna Vitpilen 401Fotos: Arnau Puig / Acción: Javi Millán

Luego, además, para mí tiene el plus de subirme en ella y sentirme especial, sobre todo cuando circulé por mi ciudad. Porque la Vitpilen es una moto diferente, tanto que al principio estaba más pendiente de si me miraba el personal o no. Y el resultado fue curioso. Consciente de que estaba a los mandos de una moto diferente, me sorprendió que no despertara muchas miradas de sorpresa, ni de admiración… al revés, a pesar de la estética novedosa –¡vale, también de lo rara que es! - la Vitpilen pasaba más bien desapercibida.Esta Husqvarna es una moto que hay que mirársela varias veces para entenderla.

Así que después de pasearme y fracasar en el intento, decidí aparcarla en una céntrica calle y observar de lejos qué pasaba. Me senté en una terraza cercana, y mientras saboreaba un café con hielo empecé a ver, ahora sí, las caras de sorpresa de muchos de los peatones. ¡Incluso alguno se atrevió a subirse en la moto para hacerse una foto! Qué curioso, pensé, y luego de darle vueltas a este hecho, me di cuenta de que las personas que no entienden de motos, le sorprenden sobre todo las motos grandotas, las grandes trail o bien, las motos que emiten un sonido elevado. Antes se miran una Harley o un BMW GS que esta Vitpilen, que es muchísimo más curiosa y peculiar.ver galeríaHusqvarna Vitpilen 401

Pero sobre la estética, aunque tu mismo puedes opinar gracias a las fotos de esta prueba, no me negarás que esta Husqvarna es una moto que hay que mirársela varias veces para entenderla. La primera sensación cuando la vi en la sede del importador, en Terrassa, fue de sorpresa. En un principio me parecía una moto retro, pero esto fue tan sólo por el recuerdo que me vino a la mente.

Fue fugaz, pero me vino a la memoria la primera moto que tuve de carreras. Era un híbrido con motor Bultaco MK, chasis Yamaha TZ y un depósito y asiento hecho a mano por un amigo de un vecino que tenía un taller en la Avda. Meridiana de Barcelona, y que para entonces (año d.C. 1986) era un crack reparando carenados de fibra. La moto en sí, montaba un depósito también blanco, largo y rectangular. Me atrevo a decir que incluso la posición de esta Vitpilen también me llevó a estos recuerdos, convertidos ya en lejanas y emocionantes sensaciones. ver galeríaHusqvarna Vitpilen 401

Así que, después de la sorpresa inicial, tengo que reconocer que pensaba que me encontraría con una moto también especial, de esas que es mejor acostumbrarse y aceptarla, o mejor la dejas a un lado. Pero no. La Vitpilen 401 es una moto moderna que va fina y es ágil. Pero vayamos por partes.

Sólo mirar esta Husqvarna ya se ve que es una moto que se puede catalogar de pequeña. Tiene un motor monocilíndrico de 373 cc, proveniente de la KTM 390  -igual que el chasis- y aunque se podría incluso catalogar de cilindrada media, en realidad es una moto pequeña y con sensación de ligereza. Por eso me sorprendió que el asiento esté mucho más alto de lo que me podía imaginar. Colocado a 835 mm no es que sea una altura exagerada, pero con mi 1,70 de altura, justito llegaba con los dos pies en el suelo. El asiento es estrecho y plano lo que facilita el manejo para maniobrar. ver galeríaHusqvarna Vitpilen 401

Pero lo que definitivamente marca la peculiar posición del piloto es sin duda el manillar. Como el depósito es más bien largo, la sensación es que el manillar está colocado muy adelante. Éste está compuesto por dos semimanillares anclados directamente a la pletina de dirección. En un principio, me hubiera gustado unos mandos un poco más cerrados y que no carguen tanto peso en las muñecas, pero tengo que reconocer que me acomodé a esta posición antes de lo que a priori me imaginaba y me gustó mucho la sensación que da el ver la rueda delantera. Hacía mucho tiempo que no me subía en una moto así.La Vitpilen 401 es una moto moderna que va fina y es ágil

El cuadro de mandos está reducido a un reloj digital en el que se integra toda la información necesaria, pero queda poco contrastada y demasiado saturada.  No es de fácil lectura. Además, la pantalla redonda es de resolución anticuada, ahora, sobretodo que estamos acostumbrándonos a las modernas y claras pantallas de TFT a todo color y buena resolución.  También podría mejorar la colocación de los botones “mode” y “set” colocados en el reloj en vez de en la piña izquierda. 

Una vez en marcha, empieza la acción. Sorprende la poca sonoridad del propulsor. Esperaba una música rugiente que me sedujera. Sé que este tema es un poco delicado y que por suerte vamos hacia un mundo más silencioso, pero esto es la mi lucha particular entre el corazón y la razón. ver galeríaHusqvarna Vitpilen 401

Primera velocidad y primeras sensaciones. El propulsor da una potencia de 43 CV y gracias al peso contenido general de 148 kg, acaba teniendo un carácter alegre. Para que corra hay que subirlo de vueltas, aunque lo mejor está entre las 6.000 y las 9.000 rpm. Luego, el motor sigue estirándose hasta las 10.500 vueltas, pero la patada se queda en un margen estrecho de rpm. A bajas vueltas funciona muy suave, pero no tiene chicha. Esto hace que vaya bien para un uso diario y para juguetear entre coches, o también para pasear. Pero si se quiere ir un poco rápido, repito, hay que subirlo de vueltas para notar todo su potencial. Se nota que el acelerador es electrónico, porque es muy preciso y sin golpes iniciales.

La posición del conductor es un poco especial. Se trata de una moto naked, pero dentro de este concepto, encontramos que la Vitpilen coloca al piloto con el trasero un poco retrasado y alto y las manos en un manillar bajito y abierto. A mí me recuerda a las primeras Monster. Es una posición curiosa, pero no es incómoda gracias a que las estriberas están muy bien colocadas para buscar una buena ergonomía general. Antes he comentado que las muñecas se cargan un poco, pero si vamos cambiando la posición del trasero según la carretera, se puede conseguir una posición que permite una conducción deportiva, sin pretensiones, pero deportiva. ver galeríaHusqvarna Vitpilen 401

Los neumáticos relativamente estrechos y el peso ligero de la moto hacen que la conducción también sea fácil y muy intuitiva. Es decir, que cuando se insinúa con el cuerpo que queremos tumbarnos para encarar una curva, la moto responde a un leve movimiento. Esta Husqy da la sensación de ser más corta de lo que en realidad es muy agradable en carreteras de curvas enlazadas. Si se hace trabajar al manillar, es sorprendente la velocidad en los cambios de inclinación de apoyo derecha-izquierda. 

El cambio de marchas de relaciones cortitas y el margen estrecho de potencia, hace que estemos accionándolo sin parar y para salir bien de las curvas, hay que dejarla correr (el freno motor actúa muy poco). Hubo momentos que parecía que estaba con una moto de 2 T, con la diferencia de que si dejaba bajar el motor de vueltas, la potencia no caía del todo, y sigue siendo suave y progresivo.Parecía que estaba con una moto de 2T, con la diferencia ésta si tiene bajos

El apartado ciclista es también muy competitivo. En verdad esto no es ninguna sorpresa, ya que tanto el chasis como el comentado propulsor, son 100% KTM 390, una moto sobradamente probada y con un rendimiento y fiabilidad indiscutible. Las suspensiones están firmadas por WP, con una horquilla de 43 mm de diámetro. Funciona bien y da seguridad, aunque cuando decidí atacar algún tramo me hubiera dado más feeling un punto más apretada la compresión. Aun y así, el conjunto es el de una moto muy equilibrada entre ejes, y con un grip aceptable, sobre todo ahora que el asfalto de la carretera está súper caliente -al menos el día que me fui a “curvear”-ver galeríaHusqvarna Vitpilen 401

Como he comentado en otras pruebas, pienso que la medida de neumáticos de 110/70-17 y 150/60 -17 es la ideal para ir por carretera abierta. Entiendo que según las circunstancias podemos encontrarnos un poco faltos de “balón”, pero en términos generales, estas medidas están muy equilibradas para las prestaciones de las carreteras de montaña. Dan agilidad al conjunto y la zona de contacto es buena.

Con los frenos pasa un poco igual que con las suspensiones, son de la marca Bybre y sin ser lo más –es la segunda marca de Brembo-, tienen un rendimiento óptimo. Tan sólo monta un disco delantero de 320 mm con anclaje radial y maneta regulable, un conjunto más que suficiente para detener los livianos 148 kg con contundencia.ver galeríaHusqvarna Vitpilen 401

La capacidad del depósito, de 9,5 litros es justita, pero esta Husqvarna es una moto con un consumo relativamente bajo, y se puede llegar casi a los 200 km de autonomía.

Para que nos entendamos, la Vitpilen 401 es una moto minimalista con un toque especial con la que es muy fácil divertirse. Gracias a su estética tan especial, es una moto que no permite comparación porque si te gusta, el precio de 6.545€ te lo pone fácil, y si no te gusta, no creo que te la compres, ni a mitad de precio.


Los que han leído esta noticia, también han leído...