Husqvarna Svartpilen 701 2019

Husqvarna Svartpilen 701: Cuando lo distinto es mejor

Javi Millán

Aunque la palabra Svartpilen -flecha negra-, siga resultando algo difícil de pronunciar para los que no somos suecos, pasaremos ligeramente por alto su significado y nos centraremos en lo que implica la llegada a la gama de carretera de esta nueva versión 701, esa gama donde en Husqvarna apuestan por lo diferente, el minimalismo elevado a la máxima potencia… Aquí está la Husqvarna Svartpilen 701.ver galeríaHusqvarna Svartpilen 701 2019Husqvarna Svartpilen 701 2019

La herencia de KTM quedó patente en el momento en que la firma austríaca se hizo en 2013 con los mandos de una Husqvarna -por aquel entonces- en manos de BMW. Lejos de aventurarse en plataformas mega potentes se decantaron por aprovechar la base de muchos modelos que ya tenían y darles un toque más sueco. Pero eso fue con las motos de cross y enduro. En el caso de las más “asfálticas” deambularon años y años por los salones internacionales con conceptos y prototipos que fueron tomando la forma definitiva un par de años atrás. El camino no fue fácil ya que la fábrica asiática donde debían empezar a construir las pequeñas 401 no cumplía con los estándares que un producto más exclusivo se merecía y todo ello retrasó la llegada de los primeros modelos. Su fabricación se estableció en Austria y ahora el número de integrantes crece con esta Svartpilen 701 -a mi parecer-, la más interesante del catálogo. 

Las ventas de Husqvarna han sido toda una sorpresa, incluso para ellos mismos, y en los poco más de cinco años de nueva andadura las cifras han llegado a números impensables tiempo atrás. Y es que las 48.000 unidades vendidas son más que considerables, teniendo en cuenta que en el año 2013 se superaban por poco las 10.000 unidades. 15.000 del total se las repartieron las -hasta ahora- tres integrantes de la gama, las Vitpilen 401/701 y Svartpilen 401. La Svartpilen 701 llega para rematar la faena y la misión es bastante clara: repartirse el pastel al 50% con su hermana más radical o Café Racer, la Vitpilen, entre las más altas de gama… Veremos qué pasa en 2019, porque la llegada de nuestra protagonista junto a una pit bike eléctrica a buen seguro que serán un buen apoyo incluso para superar ese crecimiento.ver galeríaHusqvarna Svartpilen 701 2019Husqvarna Svartpilen 701 2019

Del Café al Flat Track

Dentro del catálogo de asfalto existen dos denominaciones -dejando a un lado la más radical 701 Supermoto-: Vitpilen para las de aspecto más “Café Racer” y Svartpilen para las más “Scrambler” o “Flat Track”. Todas de ellas enroladas bajo las denominaciones 401 o 701. La Svartpilen 701 es, sin duda alguna, una de la más esperadas por ser la más versátil dadas sus características y una postura de conducción enfocada al día a día. 

Pero no solo debemos fijarnos en dicha postura, también recibe sutiles cambios con respecto a su hermana Vitpilen que la hacen subir enteros en cuanto a capacidades dinámicas y estilo, en este caso -digamos-, más “rudo”. Ligereza, minimalismo, pureza de líneas son algunos calificativos que podrían definir a esta nueva creación que hemos probado en tierras portuguesas. El aumento de recorrido de suspensiones junto a la llanta delantera de mayor diámetro, son las notas más destacables en cuanto a la parte ciclo, porque el resto se mantiene prácticamente inalterado, siendo una de las motos más ágil y divertida que he probado en los últimos tiempos. Con un comportamiento dinámico impresionante y una puesta a punto de suspensiones excepcional, además de un equipamiento bastante completo y donde no faltan las luces de LED, el control de tracción o el asistente de cambio rápido o Quickshifter. 

En este sentido, aunque existen de entrada algunos accesorios funcionales o prestacionales como el escape Akrapovic, también habrá una versión más equipada y denominada Svartpilen Style 701 con llantas de radios, detalles de embellecedores con terminación en brillo y otros tantos como los retrovisores o las estriberas que hacen de ella más exclusiva. ¡Ah! Se me olvidaba. También el color pasa a ser gris en vez del negro de la versión estándar. ver galeríaHusqvarna Svartpilen 701 2019Husqvarna Svartpilen Style 701 2019

Repaso a lo ya conocido

El diseño es una de las características más importantes, con una línea de cintura muy plana que, en esta versión y con respecto a su hermana la Vitpilen, se ve alterada por un manillar alto, la posición más vertical de reloj de información y un asiento del acompañante con un pequeño deflector en forma de alerón. También destacan el lateral derecho con ese hueco adicional porta número o los protectores de las barras de suspensión delantera. Ahí delante también encontramos un marco del faro que puede gustar más o menos y que la diferencia de su hermana la Vitpilen. 

Así mismo, incorpora neumáticos más tallados, los Pirelli MT60 RS que ofrecen un aspecto más Off-Road engrandecido por esa llanta de 18” delantera. Por su parte, las suspensiones firmadas por WP disponen de un mayor recorrido respecto a la Vitpilen estableciéndose en 150 mm -15mm más- en ambos trenes. Como es habitual, el chasis está construido en tubo de acero al Cromo-molibdeno, en la línea de los productos de la marca y herencia de KTM. Gran cantidad de componentes de primeras marcas como son los frenos firmados por Brembo o el ABS de Bosch, se complementan con una maneta de freno también de la firma italiana y una de embrague de Magura, ambas regulables al igual que las palancas de cambio y freno trasero. El acelerador Ride-by-wire, el mencionado asistente del cambio de marchas tanto para subir como para bajar o el embrague anti-rebote son todos ellos elementos de serie en esta “FlechaNegra”.ver galeríaHusqvarna Svartpilen 701 2019Husqvarna Svartpilen 701 2019

El mono más potente

Si hay un monocilíndrico de grandes prestaciones es éste que equipa. El cuatro tiempos de 692,7 cc ofrece una potencia de 75 CV, dispone de doble bujía y un eje contrarrotante que mitiga las vibraciones, algo de lo que achacaban siempre este tipo de mecánicas. Un motor así permite ajustar al máximo los pesos del conjunto y los poco más de 40 kg del bloque tienen gran protagonismo en una motocicleta que, en orden de marcha, supera por poco los 170 Kg de peso. 

Los más “endureros” dirán que es mucho peso, pero los que están más acostumbrados a conducir motos de carretera dirán lo contrario. La Svartpilen es una de las “peso pluma” entre las motos de media cilindrada y la relación kg/potencia que han conseguido es sinónimo de dinamismo, agilidad y diversión. 

Todo ello adornado con elementos aún más diferenciadores respecto al resto de lo hasta ahora conocido en el mercado. Porque no hay muchas motos de este estilo y características de las que tomar referencia. Sí, por supuesto que buscando entre las bicilíndricas el abanico es más amplio o incluso dentro del propio grupo austriaco están las KTM Duke 690, pero el diseño y el concepto va completamente por otro cambio diferente…ver galeríaHusqvarna Svartpilen 701 2019Husqvarna Svartpilen 701 2019

No, no hicimos derrapadas en tierra

Suele ser habitual en las presentaciones -sobre todo internacionales- encontrarnos metidos de lleno en actividades adicionales y divertidas. Pero en este caso no nos dijeron que llevásemos el mono de circuito o la equipación de Off-Road para derrapar en un óvalo. Tan solo rodaríamos con la nueva Svartpilen por las calles y aledaños de la bonita ciudad de Lisboa en Portugal. Tras una breve charla técnica, la idea era salir de la ciudad y recorrer parte de la costa repleta de curvas y curvas hacia el interior. Allí donde probar de verdad el comportamiento dinámico de una motocicleta que nace ya con una base muy rodada. 

La postura de conducción me la esperaba algo más cargada hacia el tren delantero, quizás más incómoda y lejos de ello, la Svartpilen ofrece una ergonomía mucho mejor, infinitamente mejor a la de su hermana y radical Vitpilen. También me esperaba un manillar como el de la pequeña 401, más de estilo motocross, con la barra superior que aporta rigidez. Pero no, alejándose un poco del estilo “Scrambler” esta 701 se adentra más en el del “Flat Track”, esas pistas ovales que se recorren en su solo sentido con la motocicleta completamente cruzada y tumbada. ver galeríaHusqvarna Svartpilen 701 2019Husqvarna Svartpilen 701 2019

Algunas unidades iban equipadas con el silencioso de escape Akrapovic, otras con el de serie. Realmente no encontré diferencia en cuanto al sonido y sí algo en recuperaciones, con mejoras casi inapreciables en el caso de las equipadas con el opcional. El embrague hidráulico es pura suavidad arrancando en primera y tanto subir como bajar marchas ayudándote del Quickshifter una delicia. Lo recordaba más tosco la última vez que probé la Vitpilen. 

También me encantó la ergonomía, con un manillar que, si en un primer momento me resultó curioso por tener las puntas algo dobladas hacia el atrás, luego se convirtió en algo que ayuda también en el confort y el control de la dirección. Una dirección que a la mínima insinuación permite unos cambios de trayectoria ultrarrápidos, perfectamente compenetrada con el resto del conjunto que parece hecho de una sola pieza. Tan solo el mullido del asiento me hubiera gustado algo más blando, sobre todo porque esta versión te permite salir de la ciudad y recorrer largos trayectos sin problemas. 

El control de tracción funciona a las mil maravillas y las suspensiones con esos 15 mm más de recorrido permiten absorber mejor los baches y la incorporación de una bieleta de anclaje al amortiguador trasero, es definitiva para que la tracción en aceleración sea la que necesita su explosivo monocilíndrico que ofrece 72 Nm de par a 6.750 rpm. Ese que a la mínima insinuación te hace llevar la rueda delantera en el aire. La ligereza del conjunto es la nota predominante en cualquiera de los casos. En ciudad permite moverte sin problema alguno, en carretera es divertidísima y en vías más rápidas aun siendo una motocicleta liviana, muestra un aplomo suficiente, sin titubeos notables provocados por el aire. ver galeríaHusqvarna Svartpilen 701 2019Husqvarna Svartpilen 701 2019

En cuanto a los frenos, el tacto de su conjunto es bueno en general y tan solo se echa en falta un segundo disco delantero yendo a ritmo muy alto. Además, el mordiente del trasero no es muy destacable para no interferir con el embrague APTC (Adler Power Torque Control) que ayuda en las maniobras más complicadas tanto en entrada en curva como en la salida, maximizando el agarre y evitando el rebote de la rueda frenando fuerte o bajando marchas sin contemplaciones.

En un lugar único

Como he dicho anteriormente esta Svartpilen llega para reforzar la gama de mayor cilindrada, pero sin tener una referencia clara en el mercado a la que podamos agarrarnos. Es casi única, considerando su mecánica monocilíndrica, su potencia y el nivel de acabados que supera incluso al de la mayoría de sus hermanas “naranjas”. 

Sí, por supuesto que tiene algunos detalles a mejorar, pero quedan compensados por el resto. Ya por pedir, un cuadro de información más vistoso, colorido o con conexión bluetooth no estaría mal. Tampoco un asiento con un mullido más agradable y sin olvidarnos del caprichoso sensor de nivel de combustible, ese que tiene vida propia y te dice que ya no te queda gasolina para volver al hotel, abres el bonito tapón del depósito, meneas la moto ligeramente y ves en la oscuridad unos cuantos litros de combustible diciéndote que era broma, que aún tienes para llegar. Sí, mira de nuevo el cuadro y verás que estaba bromeando. Misteriosamente vuelven a aparecer iluminados dos o tres niveles. Pero eso solo es una anécdota, ya me pasó también con la Vitpilen 701 y no debe preocupar. ver galeríaHusqvarna Svartpilen 701 2019Husqvarna Svartpilen 701 2019

Lejos de ese curioso y anecdótico detalle, la Svartpilen me ha sorprendido mucho y para bien. Es más bonita de lo que las fotos puedan mostrar y a sus mandos todo es fácil, agradable, misteriosamente sorprendente. Agradará más o menos su estética, ese minimalismo llevado al límite en esa marcada asimetría trasera o, el más o menos, criticable diseño frontal. Pero lo que no se podrá criticar es de ser una motocicleta sin personalidad o poco divertida y con mayor versatilidad de la imaginada.