Ducati Scrambler vs Husqvarna Svartpilen

Ducati Scrambler 400 vs Husqvarna Svartpilen 401: Juguetes urbanos

Jordi Hernández Farguell

Las firmas Scrambler Ducati y Husqvarna nos proponen dos formas distintas de disfrutar de la renacida filosofía Scrambler, en un uso principalmente urbano. La primera, con su Sixty2 400, lo hace desde un punto de vista más purista y tradicional, mientras que la segunda, con la recientemente aparecida Svartpilen 401, utiliza un estilo mucho más atrevido e innovador. ¿Cuál de ellos se ajusta mejor a ti? Vamos a averiguarlo.ver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenFotos: Arnau Puig

Si tienes el carné A2 y estás buscando moto, seguramente te habrás dado cuenta de que la posibilidad de elección en esta categoría es bestial. Entre la legión de motos que se pueden limitar y los modelos A2 puros, elegir nuestra futura montura entre tal maremágnum puede ser una absoluta locura. De entre tanta variedad, hemos reunido en este comparativo dos opciones que se escapan de lo habitual, posiblemente, son dos de las alternativas más originales que podemos encontrar hoy en día en esta categoría. 

Ambas siguen el estilo "scrambler", y aunque cada una de ellas lo hace desde un punto de vista muy personal, existen, como es lógico, muchas similitudes. Las más obvias son que pertenecen a la cilindrada de los 400 cc y que sus potencias rondan los 40 CV, pero también lo es que están diseñadas para ofrecer un mejor desempeño urbano, un escenario que, todo sea dicho, casa muy bien con el estilo “todo-terreno” que caracteriza a las Scrambler.ver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018400 cc y 40 CV de potencia, ambas se ajustan perfectamente a las exigencias del carné A2

La novedad absoluta de este enfrentamiento es la Husqvarna, pero si hay una referencia en esta categoría esa es, como su propio nombre indica, la Scrambler-Ducati Sixty2 presentada ya hace un par de años. El modelo italiano es todo un referente en esta exclusiva categoría, tiene un diseño muy tradicional con un manillar ancho y elevado, gruesas ruedas mixtas y una líneas suaves y redondeadas que le otorgan un aspecto muy atractivo que gusta, por igual, al público femenino y masculino.

Por su parte, la Svartpilen rompe moldes, su increíble aspecto, muy atrevido y moderno, no se parece a nada de lo que hayamos visto. Apuesta por un diseño más rectilíneo y minimalista, con una carrocería extremadamente compacta y con detalles tan rompedores como una parrilla sobre el depósito de gasolina o su soporte de matrícula e intermitentes que, de forma muy original, parece quedar suspendido tras la rueda trasera.

La ciudad como objetivover galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018

Como ya hemos dicho, la filosofía Scrambler, basada en el todo-terreno, resulta muy práctica en motos cuyo principal radio de acción se centra dentro de las grandes urbes. En ellas, un buen radio de giro, una carrocería o manillar estrechos, así como una elevada altura libre al suelo, pueden ser determinantes para disfrutar de una buena movilidad. Ciertamente las dos han conseguido sorprendernos en este sentido, ya que en muchos casos y situaciones no tienen nada que envidiar a los scooters, por muchas razones, considerados los vehículos urbanos por excelencia.

Nos encontramos ante motos con diferentes volúmenes, ya que mientras la Svartpilen es un modelo creado para ser una 400, su rival, la Sixty2, hereda la corpulencia de sus hermanas mayores. Esto da como resultado una moto de mayor tamaño, con una distancia entre ejes superior en 103 mm y unos 23,5 kg más pesada; lo que se nota desde el momento en que la levantamos del caballete lateral. Para compensarlo, el asiento de la Scrambler-Ducati está 45 mm más cerca del suelo -aunque se puede seleccionar dos alturas más opcionalmente-, por lo que podremos hacer pie algo más fácilmente que en la sueca.ver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018

Comparativamente la Svartpilen es un auténtico juguetito, estrecho, ligero y manejable. Está claro que en su desarrollo el diseño fue uno de los aspectos primordiales, pero también lo fue que su propietario gozara de una facilidad de manejo y capacidad de maniobra destacables. De ahí que sea una moto que se desenvuelve especialmente bien en los espacios cerrados, gracias a su reducido ángulo de giro -menor que en la italiana- y a unas cotas muy contenidas. Esto, por otro lado, limita algo el espacio y, aunque un conductor de gran estatura no se sentirá especialmente incómodo sobre ella, es obvio que en la Scrambler-Ducati dispondrá de más espacio, sobre todo, si se propone circular con pasajero. 

Ciertamente no se las puede considerar unas motos especialmente cómodas para recorrer largas distancias, por un lado, su protección aerodinámica es cero -a lo que tampoco ayuda la amplitud y altura de los manillares- y, sus asientos, no gozan precisamente de un elevado confort de marcha. El aspecto de estos corresponde al de motocicletas de cortas distancias en las que se antepone el diseño, de ahí que pequen de una ergonomía muy básica y su mullido sea más bien duro y escaso. ¡Ah! y, por si fuera poco, en el caso de la Husqvarna el pasajero no tiene prácticamente donde sujetarse, ya que, a pesar de contar con unas discretas agarraderas de serie, el fabricante solo las montará si el cliente lo pide.ver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018

Sea como sea las dos se desenvuelven muy bien entre el tráfico urbano, en el caso de la italiana sus retrovisores son los que mejor pasan entre coches, mientras que, en las dos, encontraremos unas suspensiones de largo recorrido que resultan ideales para enfrentarse a los maltrechos asfaltos de algunas ciudades. El buen recorrido de las suspensiones (delante y detrás se mueven entorno a los 150 mm) o lo fácil que son de calibrar los amortiguadores posteriores para ajustarlos a nuestro gusto, nos ofrecen una gran capacidad de adaptación. Pero en general, teniendo en cuenta la suavidad de su respuesta, en ambas, se acaba echando en falta unas bieletas que suavicen aún más sus reacciones ante obstáculos de mayor profundidad.

Motores con pegadaver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018

Ambos fabricantes priorizan el uso de sus motocicletas en ciudad, pero en ambos casos observamos unas actitudes interurbanas o por carretera que son dignas de ser mencionadas. Su configuración lo dice todo; por un lado la Husqvarna confía en un monocilíndrico de 373.2 cc de ciclo 4 tiempos, refrigerado por líquido, con culata DOHC de 4 válvulas que alcanza una potencia de 43,52 CV a 9.000 rpm y desarrolla un par de 3,7 kgm a 7.000 rpm. Además, esta unidad, monta como opción, junto a su cambio de 6 velocidades, un embrague automático Rekluse -ya visto en modelos de enduro de KTM- que le confiere un comportamiento realmente eficiente y funcional en ciudad.

Por su parte, Scrambler-Ducati, fiel a sus tradiciones, monta el característico bicilíndrico en L de 399 cc, refrigeración por aire, con distribución Desmo con 2 válvulas por cilindro, embrague manual y cambio de 6 velocidades. En definitiva, un propulsor mucho más complejo que el de su rival y con una base muy veterana pero puesta al día para cumplir con las normativas actuales. A pesar de ello, da la talla en prestaciones y se enfrenta a su dura oponente con una potencia algo inferior de 41 CV a 8.750 rpm y un par de 3,4 kgm a 7.750 rpm.ver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018Bicilíndrico en L vs Monocilíndrico; mecánicamente no tienen absolutamente nada que ver

Respecto a su funcionamiento, estamos ante mecánicas de una gran finura, la Sixty2 no sorprende tanto dada su configuración bicilíndrica, pero que la Svartpilen alcance unos resultados similares, siendo un monocilíndrico, es digno de elogio. Y es que incluso a máxima velocidad -que es mucha-, no desprende vibraciones molestas que puedan incomodarnos, como tampoco sucede, todo sea dicho, en el caso de la italiana que también es exquisita en este sentido.

Un aspecto muy importante de nuestras dos invitadas y a tener presente es su capacidad para gastar lo mínimo posible. Dada su baja cilindrada y potencia es fácil que abusemos a la hora de abrir gas, pero si somos capaces de controlarnos en ese sentido y buscar la máxima eficiencia, ambas nos brindarán unos consumos verdaderamente interesantes para unas motos que, por norma general, vamos a utilizar a diario. En este sentido, realizando una conducción "responsable", con la Svartpilen podemos alcanzar unas medias de 4 litros a los 100 km fácilmente, mientras que en la Sixty2 resultaba más complicado bajar de los 4,2 litros en la misma distancia.

Con estas cifras no es de extrañar que se obtengan unas autonomías medias impresionantes para motocicletas teóricamente urbanas, especialmente en el caso de la transalpina que, con un depósito de nada más y nada menos que de 14 litros, arroja una impresionante cifra de 333 km. En el caso de la nórdica, que se conforma con un depósito de solo 9,5 litros, su autonomía teórica no se extiende más allá de los 237 km. Lo que tampoco está nada mal.

400 cc de diversiónver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018

La efectividad en carretera no es mérito únicamente de los motores, las partes ciclo, sin ser espectaculares, gozan de una gran efectividad, pues cumplen en todos los aspectos con lo esperado en unas motos de su cilindrada. Lo mejor es que incluso pueden ir un poco más allá, los chasis multitubulares, con estructuras muy sencillas, hacen gala de una muy buena rigidez, aunque podemos observar dos geometrías y comportamientos radicalmente distintos.

La Svartpilen es pura agilidad, sus movimientos y reacciones son rapidísimos, cuenta con una geometría de dirección bastante cerrada y una distancia entre ejes ajustada que la hacen reaccionar de forma inmediata a la más mínima orden que le llegue desde el manillar. Además, es una moto extremadamente liviana y tiene el centro de gravedad muy bajo -el motor está muy cerca del suelo-, lo que le confiere una gran facilidad de manejo y capacidad de maniobra.ver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018

En el caso de la Scrambler-Ducati la virtud que mejor la define es la estabilidad. Resulta especialmente estable en el paso por curva, donde se nota más firme y precisa que su rival; aunque también algo más lenta en los cambios de peso. También se la puede definir como una moto con un centro de gravedad bajo, una geometría de dirección más bien abierta y una distancia entre ejes considerable, argumentos que nos garantizan una grata sensación de aplomo y seguridad al inclinar. En recta, cómo no, mantiene este excelente nivel, de hecho, a alta velocidad se muestra impasible, mientras que a su rival le afectan más los inconvenientes como las juntas de dilatación, los baches, el aire, etc.

Otro aspecto en el que van bien servidas nuestras invitadas es en frenada, en el caso de la Scrambler-Ducati observamos que, con relación a sus hermanas mayores, se ha simplificado un poco la frenada montando un disco delantero de 320 mm acompañado por una pinza de dos pistones (detrás mantiene el disco de 245 mm y la pinza de un pistón). Aunque no es una mala opción y los resultados que ofrece son buenos, comparándola con la Svartpilen se encuentra en inferioridad de prestaciones, y es que la sueca monta delante un conjunto formado por un disco del mismo diámetro que la italiana (320 mm) pero mordido por una pinza de 4 pistones y de anclaje radial. Gracias a ello, la Husqvarna nos ofrece una frenada un poco más potente, con un tacto muy directo, aunque no mucho mejor que el de su rival. Por supuesto, en las dos, se monta el ABS de serie.

¿Estilo clásico o actual?ver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018

Lejos de decantarnos por una o por otra, nos dimos cuenta de que cada una de ellas responde a un estilo de conducción muy concreto, quedando muy claro que, en ningún caso, la virtud de una no era, jamás, el detrimento de la otra. La Husqvarna responde a los gustos de usuarios que, aparte de necesitar de un medio de transporte rápido en el día a día, también le gusta exprimir su montura a tope a la mínima ocasión que se le presenta. De hecho, la pronta respuesta de su monocilíndrico con aceleraciones desde parado rapidísimas y unas recuperaciones muy dignas -el embrague Rekluse limita un poco su respuesta hasta que supera las 5.000 rpm-, nos invitan a ir todo el día a mango.

La Scrambler-Ducati es una moto más tranquila -aunque no más lenta-, su motor sube más de vueltas con más calma y, a pesar de no tener la pegada del Husqvarna, en marchas largas se alía con la estabilidad de su parte ciclo para garantizar una conducción rápida y segura. En su caso, el conductor siente que le apetece tomarse las cosas con más calma, disfrutando del momento y sin la necesidad de apurar cada marcha o de tirar de frenos en el último momento. Tiene su punto de traviesa, cierto, pero como su propio aspecto nos recuerda, la Sixty2 es una moto que evoca otros tiempos.Estética y filosóficamente hablando, están a años luz la una de la otra

En pocos comparativos tomar una decisión será tan fácil. Estética y filosóficamente hablando nuestras invitadas están a años luz una de la otra, así que solamente has de saber de qué lado posicionarte. Mientras la Scrambler-Ducati recurre al estilo vintage y la nostalgia para robarte el corazón, la Husqvarna basa su estrategia en lo atrevido de su diseño y lo vanguardista de su tendencia. ver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018

Afinando un poco podríamos decir que, en general, la Sixty2 tiene unos acabados un poco mejores, mientras que en equipamiento, la Svartpilen tiene un cuadro de instrumentos más completo -cuenta con indicador de marcha-, es Full-LED en cuanto a iluminación -la Sixty2 solamente los monta en el piloto posterior y la luces de posición- y cuenta con una original parrilla sobre el depósito de gasolina. Por último, Husqvarna ha ajustado el precio de su Svartpilen 401 hasta los 6.545 €, mientras que la Scrambler-Ducati Sixt2, penalizada por el coste de fabricación de su bicilíndrico, asciende su precio hasta los 7.790 €.

ver galeríaDucati Scrambler vs Husqvarna SvartpilenComparativo Scrambler Urbano 400 - 2018

¿Qué es y cómo funciona un embrague Rekluse?

Utilizado desde hace mucho tiempo en el mundo del enduro -su uso en esta especialidad sí que está plenamente justificado-, Husqvarna comienza a trasladar, de forma opcional y con un coste de 595 €, la funcionalidad de este tipo de embragues a las motos de calle o carretera, como es el caso de la Svartpilen 401. Son muchos sus argumentos y pueden resultan muy prácticos para una moto de estas características; conozcámoslo.

El embrague centrífugo Rekluse Radius X montado en la Svartpilen es, dejando a un lado los tecnicismos, un embrague automático. Este se basa en la fuerza centrífuga para controlar sus discos de la forma que lo haría un embrague manual (por muelles), solo que en este caso el piloto se sirve del acelerador y del control sobre el régimen de giro del motor, para acoplarlos y desacoplarlos. Esto es posible gracias a un mecanismo que mantiene la placa de presión lejos de los discos cuando el motor está apagado o nos encontramos parados con el motor en marcha, y, una vez accionamos el acelerador y el motor aumenta el régimen de giro, la misma fuerza centrífuga dentro del embrague se expande y hace que los disco se acoplen.

Hay que aclarar es este sistema no se trata de una transmisión automática, ya que el accionamiento de las marchas continua siendo manual a través de la palanca de cambio situada en el lado izquierdo de la moto. A pesar de ello, las ventajas son evidentes, ya que al no tener que estar pendientes del embrague, por ejemplo, la conducción urbana se vuelve más eficiente y segura. Tampoco debemos olvidar que, para los más desconfiados, la palanca de embrague sigue estando operativa, de modo que siempre podremos tirar de ella y anular el efecto del Rekluse. Eso sí, su tacto no resulta tan suave y progresivo como el de los embragues convencionales.


Los que han leído esta noticia, también han leído...