Honda Crosstourer VFR1200X DTC

Honda Crosstourer VFR1200X DTC

Eduard Fernández Masó

5 votos

Inteligencia artificialver galeríaHonda Crosstourer

Tengo que confesar que mi primer contacto con la Crossturer fue de atracción total, se presentó en el salón de Milán y me robó el corazón desde el minuto uno. Me confieso un amante de la tecnología, además de un admirador del concepto trail, pero siempre me había frenado un poco el paso a las polivalentes "motos para todo", por la falta de innovación técnica en este segmento, pero últimamente las cosas están cambiado...

El concepto trail está evolucionando rápido, seguramente parte de la responsabilidad de la reactivación de esta categoría sea la récord de ventas BMW R1200GS que después de 30 años en el mercado, parece que vive una segunda juventud. No es extraño pues, que viendo el éxito de la alemana, las marcas de la competencia hayan puesto a sus ingenieros a trabajar, con resultados que no se han hecho esperar, cada uno a su manera eso si.

Yamaha con su Super Ténéré con motor tipo "Crossplane" y control de tracción, Ducati con la deportiva Multistrada 1200 con suspensiones Öhlins regulables automáticamente y electrónica por doquier, la recién llegada Kawasaki Versys 1000 con un motor tetracilíndrico y llantas de 17 pulgadas y la Triumph Tiger Tourer con un poderoso tricilíndrico y multitud de extras de serie, y ahora la Honda, todas ellas han llegado para llevarse su trozo de pastel dentro del segmento. Cada una con un estilo diferenciado, más o menos asfálticas, más o menos cargadas de electrónica o con motores de dos, tres y cuatro cilindros, ya sean en V, en línea o bóxer, eso si, parece que la cilindrada que manda es 1200 c.c. y siempre con mucho par motor.

PVP:

Honda Crosstourer Dual Clutch 16.599 €


Herencia HRC

ver galeríaHonda Crosstourer

Viendo que la competencia reeacionaba con modelos muy elaborados, Honda no podía ser menos, y después de más de una década con la veterana Varadero en el mercado, tenía que apostar fuerte y con la Crosstourer parece haber dado en el clavo. El principal gancho ha sido escoger una configuración de motor históricamente muy empleada en la marca, un V4, en este caso heredado de la VFR 1200F, pero debidamente adaptado a su nuevo cometido, sin duda una apuesta por todo lo alto. Pero solamente con eso no había suficiente, y una larga lista de innovaciones técnicas más propias de HRC que del departamento de gran producción ponían la guinda.

Como decíamos, el motor está heredado de la VFR 1200F, evidentemente el carácter se ha modificado para ofrecer una mejor respuesta en bajos y medios, resultando mucho más agradecidos que en este modelo. La electrónica también se ha cambiado, optimizando todo el comportamiento, con lo que el conjunto de la nueva Crosstourer rinde ahora unos progresivos y sobretodo llenos, 130 CV. ver galeríaHonda Crosstourer
Pero todos estos cambios quedan en segundo plano en la versión Dual Clutch, que es la que probamos en esta prueba para vosotros. El nuevo sistema funciona tan bien y ofrece un abanico tan amplio de posibilidades, que pasa a merecer todo el protagonismo. No nos vamos a extender demasiado en detalles técnicos, ya que en la presentación internacional, nuestro compañero José María Marfil ya explicó todas las particularidades de esta maravilla de la técnica, hoy nos centraremos en las sensaciones que transmite esta innovación en distintos escenarios.

Hay que decir ante todo, que la Crosstourer con Dual Clutch no tiene maneta de embrague, pero en su lugar encontramos integrados en la piña de mandos izquierda, unos botones "+ y -" que nos servirán para subir o bajar las marchas. Tampoco monta palanca selectora de pie, pero en este caso si existe la opción de montarla como accesorio original, de esta manera de podrá prescindir de los pulsadores de mano y seleccionar las marchas con el pie. Además de todo esto, se podrá escoger entre el modo automático, para que la moto gestione los cambios de marcha según los programas que trae de fábrica, o si se prefiere de manera manual.


Inteligencia artificial

ver galeríaHonda Crosstourer


Ante todo avanzar que esta versión de Crosstourer con sistema de cambio automático no representa la panacea, pero si va a enamorar a los amantes de las innovaciones electrónicas y las filigranas de la técnica, sin llegar a ser un rompecabezas para los más clásicos y fieles a las motos de toda la vida. Un servidor se declara simpatizante de la "new age" de las motos actuales, sin olvidar por supuesto las sensaciones que ofrece una buena moto de toda la vida, claro está y a mi humilde entender, lo mejor es combinar los dos mundos y la Crosstourer lo consigue.

Pero si tengo que confesar, que esta moto me ha sorprendido muy gratamente, y en especial me han encandilado las sensaciones que es capaz de transmitir siendo automática. Además de todo esto, lo mejor es que me quedo con la sensación de que hay una especie de comunicación entre la moto y el piloto, ya que el sistema es capaz de hacer una previsión de nuestra conducción ya sea tranquila o más deportiva, ¿y cómo puede ser esto? ver galeríaHonda Crosstourer
Dentro de la opción automática, se pode escoger entre dos modos, el D y el S. El D está recomendado para todos aquellos que quieran una conducción tranquila, y sin aspiraciones deportivas. El cambio de marchas siempre actúa pronto y no deja que el motor trabaje alto de vueltas y solamente con girar el puño de gas en un cuarto de recorrido y en pocos metros, el sistema ya habrá engranado casi todas las marchas. Pero lo bueno y digno de admiración es, que si empiezas a ser generoso con el gas abriéndolo con ganas y buscando las cosquillas al motor, la moto automáticamente lo detecta y entiende que te estás animando y necesitarás un rango de vueltas mayor para poder aprovechar mejor la potencia. ver galeríaHonda Crosstourer

A partir de este momento el motor cambiará a más vueltas y el nuevo comportamiento se asemejará en ese periodo de tiempo al modo más deportivo S. Lo mismo sucede a la inversa, el modo S es más fogoso y cambia de vueltas mucho más arriba, también retiene más al cortar gas al entrar en una curva. Si eres cometido con el gas el motor se relaja, sin llegar a los niveles del modo D, pero sí se nota que trabaja mucho más desahogado.

El secreto está en que el sistema está analizando continuamente la apertura del acelerador, que al ser electrónico -ride by wire- recoge toda la información y la compara con las revoluciones del motor, la velocidad y muchos más parámetros que sirven para que el "cerebro de la moto" decida por ti. Pero si a ti lo que te gusta es tener el control total sobre la máquina, entonces puedes usar las levas o incluso montarle la palanca de pie o quizás la versión estándar con el cambio de todo la vida te convenza más, para gustos colores... yo seguro que me quedaría con el automático.


Trail deportiva

ver galeríaHonda Crosstourer

El nuevo sistema de doble embrague puede ser realmente deportivo si se desea, pudiéndose realizar una conducción muy alegre, como por ejemplo bajar dos marchas de golpe, pudiendo usar el freno motor. Llegados a este punto de deportividad, es donde entran en acción dos elementos que a priori estarían más indicados para motos deportivas, pero en una moto como la Crosstourer cobran una vital importancia, estos son el control de tracción y el embrague anti-rebote.

El control de tracción es desconectable, un punto muy interesante si se quiere hacer alguna pista de tierra. Pero si solamente usamos la moto en asfalto, es mejor dejarlo siempre conectado, ya que el motor V4 empuja con mucha fuerza y nos salvará seguro de algún que otro susto. Los 130 CV pueden ser muy divertidos si los sabes llevar, pero si te despistas puedes llegar a ponerte en un compromiso, ya que el peso y volumen de la Crosstourer es considerable.ver galeríaHonda Crosstourer


Pero para poder gestionar de una manera realmente impecable todo el potencial de la Crosstourer, el chasis está más cerca de una moto totalmente asfáltica, que de una moto mixta, de hecho Honda insiste en que la Crosstourer está especializada en asfalto y no tanto en uso off-road. Las maxi-trail hace mucho tiempo que dejaron de estar orientadas a las pistas de tierra para centrarse en devorar kilómetros cómodamente. Un gran chasis de aluminio doble biga ofrece rigidez y buenas sensaciones, a las que se suman unas suspensiones de calidad, capaces de transmitir mucha información.

La horquilla es de largo recorrido y totalmente regulable para poderla adaptar a nuestras necesidades. De serie se ha optado por un compromiso más indicado para el turismo, siendo un poco blanda sobre todo en las frenadas fuertes, nada que no se solucione endureciéndola con un par de "clicks". El amortiguador trasero usa como es habitual en la marca, el sistema Pro-Link, con bieletas progresivas, asegurando una muy buena tracción. Un buen detalle es que el amortiguador dispone de un pomo para dar precarga en el caso de usar la moto a dúo.ver galeríaHonda Crosstourer

En tramos de curvas la moto se mueve muy bien a lado y lado, sigue una línea perfecta y tanto al acelerar como al frenar inclinado la moto responde con total estabilidad. La moto se siente muy aplomada en cualquier circunstancia y las llantas de radios con aros estancos para poder montar directamente neumáticos tubulares tienen mucho que ver. A parte de una presencia de lo más elegante, estas llantas son más ligeras y soportan mucho mejor los golpes. En el apartado frenada, la Crosstourer está sobradamente cubierta por pinzas Nissin y la frenada combinada C-ABS, sin duda una garantía de seguridad. El ABS de Honda trabaja conjuntamente con el repartidor de frenada de una manera impecable, si cualquiera de las ruedas está a punto de bloquearse o derrapar, el C-ABS reduce la presión hidráulica aplicada al freno correspondiente y distribuye la fuerza óptimamente entre ambos frenos, asegurando una frenada potente y segura en cualquier condición.


Hasta la fin del mundo

ver galeríaHonda Crosstourer

Si hay algún factor que no se puede pasar por alto en una trail como la Crosstourer, es una buena ergonomía. Un asiento estrecho a la vez que cómodo, hará las delicias de los que les gustan hacer unos cuantos centenares de kilómetros de un tirón. La posición de los brazos también es muy cómoda, y unas torretas muy altas dejan el manillar muy cerca del cuerpo. La protección aerodinámica corre a cargo de una pequeña pantalla regulable en tres posiciones, siendo recomendable montar una más grande que hay en el catálogo de accesorios de Honda, para los más corpulentos o ruteros sin límites.

La instrumentación es realmente completa, está situada justo bajo la línea de visión del conductor, para poder mantener la vista hacia delante el mayor tiempo posible, la pantalla del cuadro está dominada por un gran velocímetro digital. Este, está flanqueado por relojes que indican la gasolina que queda y la temperatura del motor. A través de la parte superior de la pantalla hay un tacómetro de tipo barras, que se mueve de izquierda a derecha cuando las rpm del motor aumentan.También ofrece la información de un odómetro, dos parciales, gasolina restante, consumo de gasolina (actual y medio), kilometraje hasta vaciar el depósito, indicador de posición del cambio, un reloj horario y el modo seleccionado S o D. La iluminición del cuadro de instrumentos también se puede ajustar.ver galeríaHonda Crosstourer

También hay otros detalles en la Crosstourer que marcan la calidad con la que ha sido construida, como el transportín y las asas para el pasajero integradas, donde se fijan directamente las maletas opcionales. Los cubremanos son de inspiración off-road y ofrecen una importante protección contra el viento además de ser regulables. Otro buen detalle que ahorrará mucho tiempo a los más aventureros es la capacidad del depósito de 21,5 litros, eso asegurará cerca de 270 km sin repostar ya que el consumo mixto que pudimos calcular rondaba los 8 litros los 100km.

Hay una larga lista de accesorios originales para dejar la Crosstourer a punto para cualquier aventura, lo que manifiesta una vez más que la intención de Honda es ofrecer una moto para viajar solo o a dúo de una manera cómoda, elegante y disfrutando de la ruta.ver galeríaHonda Crosstourer

El único argumento que se le puede girar en contra es su elevado tamaño. La Crosstourer es una moto muy grande y con un peso considerable, por lo que se tendrá que ser muy hábil si mides menos de 1,70 metros o eres de pierna corta, ya que moverla en parado requiere un poco de pericia y también fuerza. Por todo lo demás esta Crosstourer es una moto que enamora por su funcionamiento refinado, también por su facilidad de uso una vez en marcha y por el nivel de acabados que utiliza. La posibilidad de escoger entre la versión estándar o la Dual Clutch con una importante reducción de precio también animará a más de uno que haya sentido el flechazo con la Crosstourer pero no se quiere liar con innovaciones tecnológicas, eso si, los que no queráis caer en la tentación electrónica de la Dual Clutch sobretodo no la probéis...



5 votos