Honda CB1000R C-ABS Tricolor

Honda CB1000R C-ABS Tricolor

Eduard Fernández Masó

4 votos

ver galeríaHonda CB1000R C-ABS Tricolor

Honda sabe muy bien lo que hace, y con la CB1000R ha creado la alternativa ideal que muchos estaban esperando. Una naked capaz de satisfacer a los moteros más sibaritas, pero a la vez enamorar y complacer a los que querían dar un paso adelante en cilindrada y potencia pero sin comprometer su seguridad.

Un diseño atractivo, acabados de calidad, de esos que se notan a la vista pero también al tacto, además de un motor poderoso pero no radical, hacen de la CB1000R, la moto que muchos habían soñado. La CB capaz de cumplir sobradamente las exigencias de cualquier tipo de motero, del más experimentado, al que se inicia con una moto de alta cilindrada. Una Honda como las de antes, de las que ponían el listón muy alto a la competencia, sin tener que ser necesariamente la más potente o la más cara de su gama.


PVP: Honda CB1000R ABS Tricolor 11.899 €

Deportiva utilizable

ver galeríaHonda CB1000R C-ABS Tricolor

Pequeños retoques estéticos y nuevas decoraciones han bastado para afinar la excelente CB1000R, que tras cuatro años en el mercado, se mantiene como la naked referencia de alta cilindrada de Honda. Si por algo se ha caracterizado siempre la familia CB, es por la facilidad con que se conducen y, la CB1000R a pesar de su apellido R, no es una excepción.

Es la más deportiva de las naked de Honda, pero la posición encima de ella es confortable y nos será familiar desde el primer momento en que te pones a sus mandos. Precisamente el manillar es una de las novedades de este revisado modelo, ahora es más ancho y tiene un acabado dorado mate, lo que le hace ganar tacto con el tren delantero. Justo delante de este también se encuentra otra de las novedades, el piloto de posición por leds.ver galeríaHonda CB1000R C-ABS Tricolor

Volviendo a la ergonomía, la CB1000R es una moto que permite largos recorridos sin agotarte, su asiento es cómodo y estrecho, lo que facilita que la posición de las piernas sea agradable. Un buen detalle es que la parte baja del depósito, donde se junta con el asiento, está forrada con una almohadilla de goma muy cómoda y que también ayudará a sujetarnos con las piernas en depósito las frenadas más fuertes.

El espacio encima de la moto es generoso, por lo que es perfectamente apta para usuarios de gran estatura pero no incomoda para los menos grandes, incluidas chicas. No es una moto excesivamente alta -la altura del asiento es de 825 mm- y al tener un asiento generosamente estrecho permite hacer pié fácilmente. La suspensión es otro de los puntos en el que se ha apostado por el confort por encima de la deportividad. Los que vengan de una moto deportiva la van a encontrar demasiado blanda, nada que no se pueda solucionar con un par de vueltas de pre-carga de muelle y cerrando el paso hidráulico.ver galeríaHonda CB1000R C-ABS Tricolor

La horquilla heredada de la Fireblade del 2006, permite múltiples regulaciones, para que el abanico de posibilidades sea del agrado de cualquier perfil de motero. El sistema de suspensión trasera trabaja con un amortiguador también firmado por Hmas, que se ancla directamente al basculante mono brazo sin ayuda de bieletas progresivas. Las sensacion que transmite la suspensión trasera es de total confort, pero sin decepcionar en el apartado deportivo cuando se le exige una conducción más rápida. Lo mismo acurre cuando se sube un acompañante, la estabilidad sigue siendo igualmente correcta y en ningún momento tendremos que sufrir un mal comportamiento de la suspensión trasera.

A pesar de sus rasgos claramente deportivos con un colín muy pequeño y estilizado, la imaginación de los diseñadores de Honda han permitido crear un sistema de asas traseras escondidas en la parte baja del colín, que permite prescindir de las habituales y poco estéticas agarraderas. Los estribos del acompañante también son benévolos con la comodidad, por los que la CB1000R sorprende con una faceta más que aceptable para ser disfrutada a dúo.

Carácter domesticadover galeríaHonda CB1000R C-ABS Tricolor

El afinado motor de la CB1000R, es una de sus principales particularidades, ya que no deja de sorprender que este propulsor de 998 cc, DOHC, 16 válvulas y rafrigeración líquida de herencia deportiva, solamente declare 125CV. No es hasta que lo pruebas, que te das cuenta que se han sacrificado caballos en la parte alta del tacómetro para concentrarse en los bajos y medios. La verdad es que el temperamento de este tetra cilíndrico en línea es todo un ejemplo de suavidad y progresividad, pero sin perder el carácter que le da derecho a su apellido R.

El sistema de inyección PGM-FI tiene mucho que ver en esta respuesta tan progresiva de entregar la potencia. Solamente con arrancar el motor, engranar la primera velocidad y emprender la marcha ya te das cuenta que este motor funciona muy fino. Se va cómodo en cualquier marcha, puedes circular por una carretera de curvas en cuarta velocidad sin la necesidad de hacer trabajar demasiado la caja de cambios, ya que el motor te ofrece un amplísimo par de potencia prácticamente desde las 2.000 rpm hasta el corte de encendido, que se produce más allá de las 10.000 rpm.ver galeríaHonda CB1000R C-ABS Tricolor

La ausencia total de vibraciones es otro factor a tener en cuenta, ya que otras rivales de la misma categoría pecan un poco de molestos hormigueos, ya sea porque los motores son más potentes o simplemente por estar menos afinados. La respuesta al puño del gas es instantánea y el propulsor responde sin dilación a nuestras exigencias, la respuesta es muy directa. El consumo nos ha sorprendido muy gratamente, en una conducción tranquila por carretera se ha situado en 6,2 litros a lo 100km, que para tratarse de un motor grande, está muy bien, claro está que si realizamos conducción deportiva el consumo se disparará.

Hay varias razones que justifican un consumo tan contenido, primeramente el carácter dócil y con generoso par a bajas vueltas, que no precisa de grandes aceleraciones para disfrutarlo. La conducción realizada durante la prueba fue por carreteras secundarias sin demasiado tráfico y pocos tramos de ciudad, por lo que los kilómetros cunden mucho más, la afinada inyección de la CB a buen seguro también contribuyó.

Con presencia y seguridadver galeríaHonda CB1000R C-ABS Tricolor

Si algo no se le puede negar a la CB1000R es que sus líneas son realmente atractivas a la vez que bien terminadas. Como nos tienen acostumbrados en la marca, todos los componentes son de alta calidad, pero a esta CB en concreto se le tiene que sumar un diseño realmente bello. Esto no es fruto de la casualidad, la CB1000R se diseñó en Italia y eso se nota en muchos detalles estéticos innovadores. El basculante mono brazo, casi una tradición en Honda, deja en primer plano el diseño de la llanta trasera, mucho más atrevido de lo habitual en la marca japonesa.

El colín minimalista, el escape lateral corto y elegante además del renovado frontal, imprimen un sello inequívoco de la elegancia del diseño italiano. Si a todos estos ingredientes, le sumamos la espectacular decoración del modelo tricolor, inspirada en los colores de guerra HRC, la combinación es tremendamente atractiva. Las llantas en color dorado conjuntan a la perfección con la mítica combinación de blanco, azul y rojo. La figura esbelta y compacta de la CB1000R combina las líneas afiladas con algunas las sutiles curvas para obtener una presencia agresiva pero a la vez con personalidad.ver galeríaHonda CB1000R C-ABS Tricolor
La instrumentación es muy clara y atractiva a la vista, se reparte en tres displays totalmente digitales, con la iluminación en un elegante azul eléctrico que no cansa en absoluto. En la pantalla principal encontramos el tacómetro en forma de escala, y a lado y lado dos pantallas que se reparten el resto de información. A la izquierda la temperatura del líquido refrigerante y la velocidad en grande, a la derecha un valioso indicador de nivel de gasolina, reloj horario y kilometraje completan la información. No estaría de más un ordenador de abordo con consumos y un indicador de temperatura exterior.
Honda se toma muy en serio la seguridad de sus clientes, es por ello que la unidad probada montava el completo sistema CBS (Combined Brake System) que reparte la frenada entre ambos ejes de una manera muy cómoda y efectiva. Además el sistema antibloqueo ABS funciona realmente bien sin ser demasiado intrusivo, lo que permitirá realizar una conducción deportiva a la vez que segura. Estuvimos poniendo a prueba el ABS sobre asfalto húmedo, con un resultado muy satisfactorio, con plena confianza frenando fuerte y ningún aviso desagradable por parte de los neumáticos. Totalmente recomendable montar este sistema, que por 700€ más te puede salvar de una desagradable caída mucho más costosa.

Apuntes y conclusiones

ver galeríaHonda CB1000R C-ABS Tricolor

Uno de los puntos que más gustó de esta CB1000R es la facilidad con que negocia los virajes, el paso por curva es muy estable y fácil, no hay que forzarla en absoluto para que siga la línea marcada. A pesar de ser un tetracilíndrico en línea, la anchura es muy contenida y los pesos están muy bien centrados, lo que influye claramente en la agilidad final. Es una moto con la que disfrutar el fin de semana haciendo una ruta, pero perfectamente válida para ir al trabajo a diario.

No es una utilitaria, en ciudad se calentará rápidamente, el peso es considerable y el ángulo de dirección no es el de un scooter, pero se podrá usar perfectamente sin quedar escarmentado. Incluso se podría usar en algún que otro cursillo de conducción deportiva estando a la altura y haciéndonos disfrutar. Es muy buena alternativa a una moto R, si la queremos disfrutar por carretera, alguna que otra escapada rutera y también para sentir las sensaciones de una moto capaz de hacernos vibrar en conducción deportiva. Honda sabe muy bien lo que hace y en esta ocasión ha dado en el clavo con la CB1000R.

4 votos