Moto GP de Aragón: Un fin de semana de carreras

Jose María Marfil

2 votos

Fuimos a MotorLand para asistir al Gran Premio de Aragón. Viví las carreras a pie de pista, conocí las interioridades de algunos de los boxes más importantes del campeonato y pude disfrutar de las fantásticas rutas moteras del Bajo Aragón. Un fin de semana inolvidable, tanto en la carretera como en el circuito. Os cuento.

ver galeríaMoto GP de Aragón: fin de semana

Todo empezó el viernes 22 a las 15 h en Santa Perpetua de la Moguda. Desde ahí pusimos rumbo al GP de Aragón sobre las motos de prueba que Honda España puso a disposición de la prensa especializada. Un poco antes, desde Madrid, lo hacían los compañeros de la zona centro.

Arrancar los motores y empezar a llover fue todo uno. Mezclar viernes tarde, lluvia y autopista metropolitana solo podía acabar en colapso circulatorio. Como así fue. Llegando a Martorell, el tráfico y el cielo empezaron a despejarse. Menos mal. Dejamos la autopista en Montblanc. De ahí hacia Flix por Vimbodi y Granadella. Todo por carreteras de montaña muy divertidas, pero húmedas. Había que ir con cuidado. Pasado Ascó, por la preciosa “Redia” N-420 apuntamos hacia Calaceite, el pueblo que sedujo, allá por los 70, a lo más granado de la literatura iberoamericana: José Donoso, García Márquez, Vargas Llosa, Cortázar y demás pasaron por allí. Merece una visita.ver galeríaMoto GP de Aragón: fin de semana

Desde allí, giramos en dirección a Cretas y Valderrobres. La carretera, repleta de rápidos curvones, ya con asfalto totalmente seco, nos permitió quitarnos la espinita. Las curvas anchas, rápidas y con buen asfalto son una constante en las carreteras del Bajo Aragón, por no hablar del fascinante paisaje: cerros repletos de árboles de cultivo mediterráneo, en perfecta formación, con los espectaculares picos del parque natural Dels Ports como telón de fondo. Lo llaman la Toscana Española. No es para menos. Al alojamiento, en Fuentespalda, llegamos a media tarde. Minutos después, casi de forma coordinada pero sin proponérnoslo, llegaron los de Madrid. Ducha, cena y animada tertulia entre la canallesca.

La ruta la hice sobre una Africa Twin sin DCT. Su motor, con un buen par motor, pero repartido de forma progresiva y predecible, me ayudó con el suelo mojado. Y su cómoda posición de conducción y ese ancho manillar fueron ideales para lidiar con las curvas desconocidas. Hicimos algo de fuera carretera y la Africa se movió con cierta soltura a pesar de una tierra, seca y suelta, especialmente deslizante.

Sábadover galeríaMoto GP de Aragón: fin de semana

A las nueve de la mañana volvíamos a estar sobre las motos para emprender ruta. Bajando hacia Castellón, hasta el Portell de la Morella, quebramos hacia el oeste en dirección a Cantavieja. El tramo, discurriendo entre imponentes picos, frondosos desfiladeros y rocas de formas caprichosas, nos dejó con la boca abierta. No deberíais perdéroslo. Las carreteras eran estrechas, sinuosas, bacheadas pero muy divertidas. Un verdadero test para las suspensiones de la Africa Twin, que superó con buena nota. Poco a poco el terreno se fue abriendo. Para entonces había cambiado la Africa por el X-ADV. Con menos potencia, pero también con menos peso y con el sistema electromecánico DCT, en modo Sport, sacándole hasta la última gota al par motor, pude seguir sin problemas a los compañeros de las Africa. Evidentemente la postura no era tan cómoda ni las suspensiones funcionaban tan bien como en la trail, aunque la llanta delantera de 17", más directa y rápida, ayudó a limar algunas asperezas. Ya conocía al X-ADV. No me sorprendió. Es más que un Maxi. Se mueve sin complejos por carretera y con cierta dignidad por la tierra; esto último impensable con cualquier otro maxiscooter.ver galeríaMoto GP de Aragón: fin de semana

Por Alcorisa llegamos a Calanda, villa natal de Luís Buñuel, un pueblo mundialmente conocido por sus melocotones. No sabía que el secreto estaba en cubrir el fruto con bolsas de papel parafinado para proteger sus delicadas virtudes. Deberíamos haber parado a comprar un par de kilos. De ahí nos fuimos directos a MotorLand.

El circuito

Tras acreditarnos y vestirnos “de calle”, almorzamos en el paddock. Al finalizar los entrenos pudimos acceder a los boxes del Estrella Galica 0,0 de Moto3 y a los del Idemitsu Honda Team Asia de Moto2. Tras acribillar a los técnicos a preguntas, descubrimos no pocas curiosidades. Jordi Arquer, el coordinador del equipo nos explicó que los motores de Moto3 se distribuyen en régimen de alquiler. Disponen de seis unidades que hay que devolver al final de temporada y su coste es de 60.000 euros. Jordi nos dejó caer que el presupuesto se está acercando al de un equipo de Moto2. El desarrollo técnico, la competencia entre marcas (Honda, KTM, Mahindra), dificulta el control de los costes. Al menos se han acabado los privilegios con el material. Todas las piezas y mejoras quedan consignadas en un catálogo, homologado por la organización, y están a disposición de cualquier equipo. Eso sí, previo pago. Hablando sobre la evolución, nos dijo que desde la primera NSF250R de 2012 (47 caballos a 13.000 rpm) a la de este año, se han ganado alrededor de 5CV. Cada vez se está más cerca de los 55 CV de las últimas Aprilia de 125 de 2T.ver galeríaMoto GP de Aragón: fin de semana

La visita al equipo de Idemitsu Honda Team Asia de Moto2, la hicimos de la mano de Carlos Lacasa, su coordinador técnico. Nos sorprendió el trato dispensado a los neumáticos. Un responsable del equipo se dedica a inspeccionarlos minuciosamente en busca de pequeños defectos, a controlar las presiones, la temperatura y demás. Los inflan con nitrógeno –para minimizar los cambios de presión por el efecto de la temperatura en pista-. En MotorLand, el neumático trasero iba a tan solo 1,3 kg/cm2. La presión es objeto de un estricto control por parte de la organización desde la telemetría. Quieren evitar que los equipos, buscando más huella de pisada -mayor tracción-, los inflen por debajo de los límites mínimos de seguridad. Como curiosidad, nos facilitaron el dato de consumo. En MotorLand, su Moto2 gasta alrededor de 0,5 kg de combustible por vuelta, unos 15 l/100. Carlos nos contó que la igualdad mecánica (motor de CBR600RR con 120CV aprox.), ha hecho de la puesta a punto un asunto de vital importancia. Una tarea en manos de los telemétricos y de los ingenieros de suspensiones con el piloto de por medio.

El domingover galeríaMoto GP de Aragón: fin de semana

Llegamos a tiempo para presenciar, a pie de pista, el warm-up de MotoGP y la carrera de Moto3. Me impresionó ver cómo apuran entrando en las curvas y cómo mantienen el gas abierto con las motos tan inclinadas.

Antes de la carrera de MotoGP, tuvimos el privilegio de entrar en el sanctasanctórum del equipo Repsol Honda: su box. Hubo condiciones. Nos dividieron en dos grupos. La visita se circunscribió a un tiempo limitado y, evidentemente, nada de fotos. Entramos acompañados por Rubén Castells, el coordinador del equipo. Preguntándole sobre la potencia máxima de la RCV213V, nos dijo que estaba alrededor de los 240 CV. Un compañero insinuó si era posible llegar hasta los 270 CV y Rubén ni confirmó ni desmintió… Nos explicó que el motor de 2017 había recibido una profunda revisión. Ya lo habíamos advertido por el sonido en la pista, ahora más bronco, menos chillón, menos “screamer”. El 2017 suena más “big bang”.ver galeríaMoto GP de Aragón: fin de semana

Me sorprendió el elevado número de técnicos que integran el equipo. Cada piloto dispone de ocho mecánicos y hay quince ingenieros repartidos entre las dos motos. Más de treinta técnicos para dos pilotos… Los recursos para ajustar, en muy poco tiempo, la moto a cada pista, ayuda a marcar la diferencia entre los equipos oficiales y los satélites.

Hay seis motores por piloto y temporada que, una vez precintados, solo pueden ser manipulados en la parte que afecta a la transmisión (embrague y cambio). En un GP, entre entrenos y carreras, las motos recorren cerca de 300 km de media. Algo así como 5.500 km por temporada por lo que la vida útil de un motor estaría en torno a los 900 km. A la pregunta de si la rotura de Silverstone les había puesto en un aprieto, Rubén dijo que no. Reconoció que les hará ir un poco más justos, pero que en HRC siempre trabajan con cierto margen de maniobra. También aquí me sorprendió el espacio y el cuidado que le dedican a los neumáticos. Los tenían en vitrinas transparentes, parecidas a las neveras verticales de los supermercados, a temperatura constate y envueltos en mantas. El orden y concierto imperante en ese box impresiona. Todo está previsto y organizado hasta el más mínimo detalle. El método japonés se masca en el ambiente.

Después de comer nos fuimos a pie de pista, a ver la carrera. El resultado ya lo sabéis: doblete del Repsol Honda. Un resultado que permitirá a Marc afrontar la gira asiática con algo más de tranquilidad.ver galeríaMoto GP de Aragón: fin de semana

Acabada la carrera, todos para casa en un ambiente de primera, con motos por todas partes y circulando en orden y concierto. Agradecer, desde aquí, el trabajo de la Benemérita gestionando el desalojo del circuito.

Un buen fin de semana. Sí señor. Y es que Aragón, además del Gran Premio, tiene unas rutas moteras que no deberías perderte. Cualquier excusa debería ser buena para acercarse por esas tierras. Incluso el Gran Premio.

2 votos